miércoles, 28 de marzo de 2018

A Zalla, a omicronear

Aquí me voy a pasar cuatro días.

Ya ha llegado el día D. Aunque las jornadas #omicron2018 empiezan mañana, nosotros tenemos que ir el día antes, que por alguna extraña razón las jornadas no se montan solas (¡malditas!). Delante quedan 4 días a tope, que son la consecución del trabajo de todos estos meses previos. Algunas cosas saldrán bien, otras serán un desastre, pero espero que todo esto sirva para que la gente que vaya a nuestras jornadas a Zalla se vuelva a casa con un buen sabor de boca.

Y espero que sea ya domingo, para poder descansar. :D 

martes, 27 de marzo de 2018

Knightfall

Jorge Cremades en el papel de Landry du Lauzon.

Entretenimiento, no se le puede pedir más. Knightfall es una serie cuyo único propósito parece ser el de buscar excusas argumentales para plantar trepidantes peleas a espadazos, como resoluciones a conjuras inverosímiles y tramas que a veces parecen sacadas de un videojuego.

Tras la pérdida de Acre, los templarios se vuelven a Francia, donde una turbia conspiración, digna de novela barata de Dan Brown, que incluye el Santo Grial y una peligrosa sociedad secreta, amenaza con tambalearse el poder en el trono, donde el malvado de turno mete toda la cizaña que puede. Y a esto tendrá que enfrentarse el protagonista, que se debate entre su deber como caballero y sus sentimientos hacia la mujer a la que, prohibidamente, ama.

Está claro que con esto la cosa no puede dar mucho más de sí, y no se hace un análisis muy riguroso del contexto sociopolítico de la época ni de los sucesos que desembocaron en la trágica caída de la orden del Temple. Valga como ejemplo que uno de los ejes principales es la tensión cuasibélica entre los reinos de Francia, Navarra, Inglaterra y... Cataluña.

A esto le sumamos recursos narrativos que rozan lo ridículo, algún exagerado Deus Ex Machina y tramas que se traga la tierra sin demasiado disimulo y tendremos una serie tirando a cutre, en la que tampoco ayuda que algunos actores estén lejos de destacar con sus interpretaciones. Sin embargo, debo decir en su defensa dos cosas. Una, que la segunda mitad mejora un poco, tal vez porque uno ya se ha hecho a la idea de que esta serie es bastante pobre (cosa que, por suerte, dejan claro desde el capítulo piloto), y la otra, muy importante, que pese a todo resulta una serie divertida y resulta una buena opción para dejarse llevar viendo espadazos y echándose las manos a la cabeza con enigmas dignos de película de Nicholas Cage o que aparezcan ninjas... porque dirán lo que quieran, pero eso son ninjas. Por momentos, era casi como ver una versión medieval de mi odiada a la vez que adorada Flashforward, aunque sin llegar a los niveles de delirio de aquella, eso sí.

lunes, 26 de marzo de 2018

La muerte de Stalin

KЯEMLIN: La película.

Comedia negra ambientada en los últimos días de Stalin, y las tortas que hubo por su sucesión, y ver quién se llevaría al agua de gobernar en Moscú. (Spoiler: históricamente fue Nikita Kruschev). Nos muestra a los personajes históricos que protagonizaron aquel episodio de la historia, y las puñaladas traperas en su pelea por el poder. Con algunos detalles bastante graciosos, sobre todo por ese humor tan fino como negro que mencionaba al principio y que decora algunos de sus momentos, sí se me hizo en ocasiones un tanto complicada de seguir, con tanto nombre y tanto personaje (y mi aclamada capacidad de distraerme, que a veces ayuda, claro). 

Me gustó especialmente la caracterización de los personajes, aunque el Georgi Malenkov al que da vida Jeffrey Tambor descolocaba un poco, confieso.

Sin hacer una reseña demasiado sesuda, aunque tiene sus cosas (la escena que abre la película, con la repetición del concierto es genial), tampoco me parece que impacte tanto como para recomendarla, más allá de ser un entretenimiento. Tal vez para quien tenga interés en el tema.

domingo, 25 de marzo de 2018

Finde pre-#omicron2018

Aquí empezaba el fin de semana.

Retomo el blog, que llevaba un par de días sin tocar, para irme al socorrido narrar el fin de semana. Lo que se ve en la foto es el salón árabe del Ayuntamiento de Bilbao, conocido por ser lugar donde se ofician bodas, y es que el viernes había sarao. Unos compañeros de trabajo y amigos de mi señora novia se casaban, y comparecía yo en calidad de acompañante. Mucha gente desconocida no fue problema para mi capacidad de hablar hasta con las piedras, en una fiesta-lunch con mucha comida y... ¡jamón infinito!

El sábado por la mañana tocaba descansar, pero también acercarme por Fnac, donde Abaco organizaba el torneo de Catán, para ver un poco cómo iba todo. Luego comer, y por la tarde autobús, pues íbamos mi señora novia y yo a hacer un poco de turismo por el Sur, es decir, Vitoria.

Y hoy, ya de vuelta en Bilbao, tarde de cine (La muerte de Stalin) y a la lonja a la última reunión antes de las jornadas. Dentro de 7 días estaré de nuevo hablando de ellas, para contar cómo han ido.

jueves, 22 de marzo de 2018

Presentando #omicron2018 en Fnac

Ahí estamos (aunque diga que es la V edición, cuando es la IV)

Seguimos promocionando las jornadas, hoy le tocaba el turno a la presentación en Fnac, que ha sido hoy a las 19:00. 

¿Y cómo hacemos la presentación de las jornadas? Bueno, el movimiento se demuestra andando, y tenía poco sentido dar una charla como tal, de modo que lo que hemos hecho ha sido llevar algunos juegos de mesa, para que la gente que se acercara pudiera probarlos, y ahí hablarles de las jornadas. No ha sido un evento especialmente concurrido, la verdad, pero si sirve para que al menos una persona sepa de las jornadas por lo de hoy, pues bienvenido sea.

miércoles, 21 de marzo de 2018

A Tele 7 con las #omicron2018

Y por esto no me dedico al diseño.

Seguimos con los preparativos de las jornadas, y hoy tocaba labor de promoción. Nuevamente, igual que hicimos hace un año, hoy hemos ido hasta Lutxana, a los estudios de Tele7, a hablar de las jornadas que organizaremos en Zalla... ¡dentro de una semana!

Es curioso, pues hablo de Tele7, y 7 son los días que falta para ponernos a montar el chiringuito. Ya no falta nada.

martes, 20 de marzo de 2018

Encamisetado

La mía es azul.

Estos días previos a Semana Santa las jornadas se comen gran parte de mi tiempo, sobre todo en correos, mensajes y muchas idas y venidas a la lonja. Pero hoy al menos no me he vuelto con las manos vacías, pues ya tenemos las camisetas y, ventajas de estar en organización, yo ya me he podido hacer con la mía. La de la foto es azul, pero este año hemos sacado en dos colores, siendo la otra versión en negro.

Hay para elegir.

lunes, 19 de marzo de 2018

domingo, 18 de marzo de 2018

¡Victoria! (En serio)

A Mumbrú le ha costado entrar en el partido, pero la ha liado.

El diccionario de la RAE define victoria como "Superioridad o ventaja que se consigue del contrario, en disputa o lid." y eso, por raro que suene últimamente, es lo que ha conseguido Bilbao Basket hoy contra el Real Betis en un partido en el que ambos se jugaban mucho (concretamente no comprar muchas papeletas para bajar a LEB) y se ha decantado con un bonito 93-79, lo que sirve para dejar, de momento, el monstruo del descenso a 2 victorias más average.

Pero que nadie piense que ha sido una mañana tranquila, que ha tenido su espacio para las taquicardias, siendo un concurso de quién lo hacía peor. Es cierto que hemos empezado muy bien (7-0 de inicio) y que en ningún momento hemos estado por debajo en el marcador, pero cada vez que abríamos brecha ellos se acercaban. Lo más alarmante, cuando de ir 12 arriba a un par de minutos del descanso, se han puesto a 4 y luego a 1, haciendo saltar todas las alarmas. Pero si nosotros éramos malos, ellos aún peores, con buenos jugadores pero cada uno haciendo la guerra por su cuenta, y ha sido un correcalles en el que nadie defendía y la emoción ha estado en el marcador hasta que a 4-5 minutos del partido ellos han desconectado mentalmente y el marcador se ha quedado en ese bonito +14. Y así, los últimos 2 minutos, siendo como han sido, un insulto al baloncesto, han servido para disfrutar un poco relajados, que buena falta hacía. 

Que nadie piense que esto está hecho, pero hoy hemos salvado un importantísimo match-ball, y hoy toca disfrutarlo.

viernes, 16 de marzo de 2018

Gaseados

El amigo Co2, principal sospechoso.

Sin duda hoy ha sido un día atípico en el trabajo, y una jornada más corta de lo habitual. La mañana se estaba desarrollando con normalidad, pero hemos empezado a notar un olor como a quemado, que más tarde dejaba paso a un olor como de escape de gas. Yo he notado un ligero mareo y he salido a la calle, para que me diera un poco el aire, y al volver, me he cruzado con unos compañeros diciendo que han evacuado el edificio. Siguiendo el protocolo de los simulacros (pero que esta vez no era un simulacro), hemos ido al punto de control, y ahí hemos estado un rato, viendo venir a los bomberos, a los de prevención y demás, a ver si encontraban el origen. Sin que quedara muy claro el porqué, nos han dicho que podría ser un escape de Co2 de las obras del edificio anexo, que no estaban seguros, y finalmente, sobre las 13:00 nos han dicho que nos vayamos a casa. Y que el lunes ya se verá.

jueves, 15 de marzo de 2018

Lady Bird

Saoirse Ronan, soy incapaz de escribirlo sin buscar en Google.

Había leído muy buenas críticas de esta película, que la ponían por las nubes, poco menos que como la película del año, y la verdad es que me siento un poco decepcionado. No es que la película no me haya gustado ni me parezca mala o poco interesante, pero sí que me quedo con un claro "no era para tanto".

Es el relato costumbrista de la vida de una adolescente que se llama Lady Bird por decisión propia, y nos cuenta las cosas propias de la adolescencia; sus preocupaciones por los estudios, sus conflictos generacionales, su lucha por encajar, sus amoríos (bueno, de esto en mi adolescencia, como que no hubo mucho), a principios de siglo, y sin entrar en detalles, pues de eso va la película. Está bien, me ha gustado, pero tampoco he encontrado nada que me merezca la pena destacar. Sinceramente, habría agradecido haberla visto sin la expectativa de tan pomposa crítica, pero también es verdad que puede que en ese caso ni quiera me hubiera animado a  verla.

miércoles, 14 de marzo de 2018

El "chollo" de la cárcel

Si envidias esto, tu vida es muy triste.

Una cosa que me cabrea mucho es escuchar a alguien decir que las cárceles son como hoteles de lujo y que el sistema penitenciario es muy blando. Me irrita tanta ignorancia, y me gusta mucho el siguiente hilo de Twitter, obra de @Rommelwood, que voy a reproducir aquí (esta es la semana de las entradas robadas), y que suscribo palabra por palabra (lo he adaptado un poco, para pasar de hilo a texto):

Me fascina la visión que la gente tiene de las cárceles españolas. Le enseñas a unos cuantos unas fotos de las mejores estancias de una cárcel de mínima seguridad A ESTRENAR y creen que todas son así. 

¿Pero habéis estado alguna vez en una, chiquets? 

Pues resulta que yo sí he entrado en una prisión por dentro, como voluntario; a hacer tareas de animador sociocultural. Una prisión normal, de provincias. Ni siquiera de las peores de España. Y creo que la sensación es increíblemente desagradable. 

Vosotros diréis... Animador sociocultural, asistencia de un trabajador social... qué putos lujos, que se pudran. Bueno, veréis, vamos a ilustrar mi experiencia y decir unas cuántas cosas aquí. 

La primera es que una cárcel es una institución total; un sitio donde estás 24/7 con tu consentimiento o sin él y dónde TODA tu vida está regulada. Comes a esta hora, está comida. Sales al patio a esta hora. Tienes esta actividad a esta hora, y si no te gusta tienes ninguna. Se apagan luces a esta hora. No estás comunicado con el exterior. Tu descanso, tu ocio, tus visitas, tu información, TODO está regulado. Tus posesiones están limitadas. Tu intimidad, en constante entredicho. Rodeado de gente que te controla, o que compite contigo. 

Constantemente. Incluso cuando entras de visita o como colaborador, eres sometido a registro, identificación, se te quita móvil y otros aparatos, otro registro. Nunca hay dos puertas seguidas abiertas. La cárcel es un sistema de esclusas. Pasas una puerta. La cierran. Abren la siguiente. Estar en un sitio sin justificación te mete en un lío. 

Las actividades también son estrictamente controladas. Si no le gusta a un montón de responsables, no hay actividades. Y no puede ir todo el mundo, quedan excluidos los reclusos en régimen de castigo, como aislamiento. Otras no son válidas tampoco para reclusos con delitos de sangre, por ejemplo. En general, los reclusos conflictivos son apartados de ellas. Así que si quieres hacer algo diferente que celda-gimnasio-patio-celda más vale ser un "buen recluso". 

¿Y por qué estas actividades? Porque el aburrimiento ENLOQUECE. Y no exagero, el aburrimiento (meses, años aislado), la misma rutina inamovible, la privación de derechos, el ser constantemente un número ACABA con la salud mental. No sólo en las cárceles, pasa en toda institución total. Neurosis institucional. 

"Venga, Rommie, seguro que exageras". Vale, pues os doy un experimento. Quedaos 72 horas en vuestra casa: no podéis salir para nada. No podéis usar móvil o Internet excepto una hora al día, o podéis comprar nada esos días, que una persona os de un horario por cumplir, no podéis recibir visitas y la comida os la elige una tercera persona. Sólo eso. No os hagáis trampas. Contadme al cuarto día qué tal estáis. Y eso que estáis en casa, con vuestras cosas, y no corréis peligro.  Ahora imaginad eso... no sé, 6 años, sin pausa. Suena bien, ¿eh? 

Ahí van datos: aproximadamente el 41% de los reclusos permanece en prisión con un trastorno mental (sin contar adicciones a sustancias). Pero sale con un trastorno hasta el 80%. De ellos, un 67.6% no recibió nunca asistencia psico-psiquiátrica antes de entrar en prisión. Un 76.5% de la población reclusa en España sufre alguna adicción, abuso de sustancias. Pero no entra más que un 44% de adictos, según las peores previsiones. Ni hablamos de las enfermedades crónicas en prisión como el VIH o la hepatitis C. Algo falla ahí, ¿no os parece? 

Pero eh, tienen actividades de ocio, acceso a la educación, acceso a trabajadores/educadores sociales. Sí, y el 64% de los presos no accede a ellas, porque no cumple los requisitos, lo desconoce o... no sé les permite. Un 91% de los presos españoles no tiene asistencia externa como un Trabajador Social. Ni hablemos de un psicólogo. Y luego, después de cinco, ocho, diez años ahí esperáis que no hay consecuencias. 

Pero seguid pensando que una cárcel común es un hotel. Que sois unos majaderos. Visitad una si podéis. A ver qué pensáis.

martes, 13 de marzo de 2018

Y les dieron las diez...

Reloj, no marques las horas...

Hoy toca una de publicar contenido vilmente robado, y es que este texto que publicaré a continuación está adaptado de un genial hilo en Twitter de Nacho Vigalondo, cuyo original se puede ver aquí.

Me acabo de dar cuenta de que la letra de “Y nos dieron las diez”, de Joaquín Sabina, contiene un problema logístico. 

“Fue en un pueblo con mar”, “el último bar que vimos abierto”. El retrato conciso y transparente de un negocio familiar en una localidad con pocos habitantes. “Los clientes del bar, uno a uno, se fueron marchando”, “Tú saliste a cerrar”. No es un bar que se cierre de forma firme, con horario estricto; es un lento fade-out muy reconocible en bares y tascas de vieja escuela. 

La letra de la canción especifica que, una vez cerrado el bar, el protagonista y la camarera están flirteando un rato allí mismo. Vamos a imaginar que el bar ha cerrado a las doce, una hora realista para un negocio pequeño que cuenta con una clientela no muy diversa y numerosa, pero muy fidelizada. Entre el flirteo in situ y el tiempo implícito necesario para limpiar el bar, ordenarlo y hacer la caja del día pasa, pongamos, una hora. 

Ya son la una de la madrugada. “Caminito al hostal me besaste en cada farola”, vamos a dar por hecho que el hostal no está a la vuelta de la esquina, porque el verso sugiere una caminata alumbrada por varios postes de luz. Vamos a darles quince-veinte minutos. El estribillo de esta canción “Y nos dieron las diez y las once, las doce y la una y las dos y las tres” siempre se ha interpretado como la especificación del tiempo que dura una noche de sexo. Pero la lógica que detalla la letra sugiere que, si acabaron a las tres, la pareja sólo estuvo follando algo más de hora y media, ¡que no está mal! Pero que palidece ante la bravuconada que siempre nos ha sugerido el estribillo. 

O eso, o la tia curraba en un STARBUCKS.

Había quien razonadamente decía que tal vez se hubieran ido al hotel a dormir la mona, y que se podrían haber puesto a darle al tema a las 10 de la mañana, hasta que empezara el telediario, pero eso me temo que es un enigma que solo el Sabina, quien jura y perjura que no lo soñó, tal como consta en el informe de los agentes de la Policía Municipal que procedieron a su arresto cuando la emprendió a pedradas contra una sucursal bancaria.

lunes, 12 de marzo de 2018

Crónicas Nocturnas 2018

Más barata que la de octubre, pero sin comida incluida.

A finales de abril me volveré a dejar los colmillos largos, pues ya me he apuntado al Encuentro Nacional de Crónicas Nocturnas que se celebrará en Alcalá de Henares del 27 al 30 de abril, y supongo que será un poco en la línea del evento de Toledo en octubre. No es el formato de jornadas que más me guste, y tampoco soy tan fan de este juego como hace años, y de hecho algunas de las actividades que se ofrecen, como el torneo al que hace mención la imagen, no me interesan ni lo más mínimo, pero sí me interesa, y es lo que me hace ir, el componente social de todo esto, que es el de encontrarme con gente a la que solo suelo ver en jornadas y pasar unos días completamente despreocupado.  

domingo, 11 de marzo de 2018

Fin de semana microteatral

SOY LA MUERTE.


Venga, al lío. El viernes tras la sobremesa hago algo sano, yendo a quemar calorías en el gimnasio, para compensar que con la cosa del curso me había ahorrado la caminata al trabajo. Luego a la lonja, donde toca seguir con el trabajo de las Ómicron y elaborar los cuadrantes de turnos. 

Sábado por la mañana voy a hacer unas compras, entre las que está el maquillaje del disfraz que se ve en la foto, y por la tarde tras el cine, a Barakaldo, a celebrar el cumpleaños de una amiga, entre comida a cascoporro, chupitos y juegos de mesa. 

Y hoy domingo, la explicación a la foto: la obra "Vivir para siempre" en la que hago, a la vista está, de Muerte. Iba sin demasiadas ganas, tengo que confesar, pero me he divertido representando al personaje.

Y, bueno, tras acabar, sesión de desmaquillaje y a casa, donde ha tocado más desmaquillaje..

sábado, 10 de marzo de 2018

Sin rodeos

Su día de furia.

Maribel Verdú protagoniza esta comedia de amiguetes dirigida por Santiago Segura, en la que aparecen muchas caras conocidas y cameos, para una película que sirve para lo que parece, para pasar un rato entretenido.

Ya el tráiler nos cuenta qué nos vamos a encontrar, cuando la protagonista, después de un día horrible que resulta ser la gota que colma el vaso, termina por explotar y mandarlo todo a la mierda, para iniciar un camino que le lleva a encontrarse a sí misma, y a lidiar con toda esa banda de patanes con los que se va cruzando, de los que no se salva ni uno.

Graciosa, relativamente predecible, y me gusta que aunque usa muchos elementos que son clichés del género, rompe con otros, mostrando que no hace falta repetir siempre los mismos esquemas, y reparte además cera en todas las direcciones.

Puede que no sea gran cosa, pero es entretenida para pasar el rato, y para fans de Verdú. 

viernes, 9 de marzo de 2018

Día de curso

A ratos parecía un poco esto.

Hoy no tocaba ir a la oficina, y he tenido la suerte de que la jornada laboral fuera todavía más cerca de mi casa, pues era jornada de formación y el tema era la nueva ley de Contratos, lo que no auguraba nada bueno, pues la anterior la estudié para la oposición y era un verdadero ladrillo. Sin embargo hay que aplaudir el enorme mérito del ponente que con sus dotes para la oratoria, su cabeza privilegiada y sus maneras de showman, ha conseguido hacer que la sesión fuera interesante y todo, con ejemplos tan chorras como didácticos, y todo un clinic sobre planchas de viaje.

miércoles, 7 de marzo de 2018

Errementari: El herrero y el diablo

Cartel.

Bajo el auspicio de Alex de la Iglesia, aunque con un tono completamente distinto, nos encontramos aquí con una suerte de precuela espiritual de El día de la bestia que, no teniendo nada que ver, se topa tangencialmente con aquella.

Esto va de que en las guerras carlistas hay una película en euskera en la que sale Eneko Sagardoy y... ¿eh, esto no lo vimos en Handia? Sí, pero ahí acaba toda similitud. Errementari toca el género fantástico en estado puro, con muchas reminiscencias a la maravillosa El laberinto del Fauno, pues aquí nos cuentan la historia de una niña que se cuela en la casa de un siniestro herrero, de quien se dice que tiene pactos con el demonio, y que está siendo investigado por las altas esferas.

Me gusta de esta película la atmósfera que crea, con ese Euskadi rural del S. XIX y su aire también a ratos al Drácula de Coppola, y el escenario en el que se desarrolla el clímax de la película. Me gusta un poco menos ese final excesivamente abierto, que da la sensación de película inacabada y un poco de "¿pero cómo, que ya?". También se le puede poner algún pero al apartado de fotografía, con algunos momentos en los que el maquillaje de Sagardoy queda un poco cantoso, pero también es cierto que esta película alcanza niveles de superproducción rara vez vistos en el cine vasco. 

Así que poniendo pros y contras en una balanza, la película aprueba de manera casi sobresaliente. Pena del cierre.

martes, 6 de marzo de 2018

Colocando actividades

Un auténtico Tetris.

¿Y por qué me meto yo en estos fregados? Ayer terminó el plazo para presentar actividades en #omicron2018, lo que significa que ahora toca confeccionar el programa, ubicando las actividades en las distintas franjas horarias, a lo largo de los espacios del frontón y teniendo en cuenta las indicaciones de cada organizador. Compadezco al pringado que tenga que hacer eso... ah, no, que soy yo.

La verdad es que es una tarea compleja, puesto que hay que manejar muchas variables (compleja si se quiere hacer bien, claro), y supone ajustar espacios, medir plazas, tener en cuenta que todo el mundo lleve su actividad a gusto, pedir confirmaciones... un horror. Pero alguien tiene que hacerlo, y me ha tocado a mí. Asumo que se me colarán cosas y habrá errores, pero espero no cometer ninguna cagada irreparable, y por lo menos hacer constar que si hay fallos u omisiones no habrá sido por dejadez.

Ahora me vuelvo al Excel.

domingo, 4 de marzo de 2018

Fin de semana de jubilaciones, horrores baloncestísticos y otras cosas

La mesa de juego.

Sin mucha hostia que contar, y con medio fin de semana ya narrado, escribo por no dejar la entrada de hoy en blanco. Poco destacable del sábado, con la mañana jugando a Civilization y la tarde peregrinaje a Megapark, para luego tomar unos potes por Bilbao. El domingo por la mañana nuevo horror en Miribilla (la triste costumbre ya) y por la tarde algo mejor, con continuación de la campaña de rol de Warhammer. Y eso es todo por hoy, entrada breve.

sábado, 3 de marzo de 2018

Despedida jubilosa

Vistas desde el restaurante.

Ayer tocaba día social, pues organizábamos la comida en la que celebrábamos la jubilación del jefe de sección, a quien sin duda echaremos de menos, pues juntando las cosas buenas y las malas el balance es de sobra positivo y puedo decir que he tenido la gran suerte de tener un buen jefe estos últimos diez años, así que el homenaje de ayer era de sobra merecido.

Para el evento nos juntamos casi 60 personas en el restaurante Tamarises de Gexto, donde la comida y el buen ambiente hicieron que el día, con la sesión posterior de bailoteo (donde tengo que acabar haciendo casi de DJ) que fue muy divertido.

A eso de las 21:00 tocó recoger, pero no me fui a Bilbao, sino que me acerqué a Romo, donde mi señora novia estaba de poteo con unos amigos, grupo al que me uní. Así que, como ya adelantaba, fue un día muy social.

jueves, 1 de marzo de 2018

Jugando a "El resurgir del dragón"

Primera tirada de la partida (para los no roleros: la peor tirada posible)

Hoy campaña nueva de rol, con un clásico renovado: El despertar del dragón, que es un juego que utiliza las reglas de la 5ª edición de Dungeons&Dragons y se ambienta en el ficticio mundo de Voldor. 

No me voy a poner a dar la chapa con el personaje (un bárbaro hijo del jefe de la tribu, en un viaje iniciático para ser aceptado como miembro de pleno derecho), sino que me centraré en las sensaciones que me ha dado el nuevo sistema, que a pesar de que no soy muy "dungeonero", me ha gustado.

Me ha gustado lo que he visto, ya que la sensación que me da es que simplifica bastante las reglas, sin convertirse en ese festival de combos, dotes y optimizaciones que era la 3ª edición, para centrarse en otros elementos más de mi agrado, y me gusta especialmente el tema de los puntos de inspiración, que se ganan por actuar de forma acorde al trasfondo del personaje, y que tanto recuerdan a mis queridos puntos de drama de otros sistemas. El regusto que me deja es que se va un poco más hacia la narración y la interpretación que hacia la simulación, y eso es algo que como jugador de rol me tira bastante. Ahora bien, tampoco puedo hacer un análisis muy a fondo del sistema, ya que ni me he leído el manual, ni creo que vaya a hacerlo. No por nada, sino porque soy rematadamente vago para esto, y bastantes textos de reglas leí durante la carrera y la oposición. :D

Y de la partida, pues bueno, introductoria, de presentar personajes, ir viendo cómo va el sistema y un par de peleas para que rueden los dados, que, como puede verse, han empezado la campaña graciosillos.