domingo, 30 de septiembre de 2018

Apasionante fin de semana (literal)

La partida que da el título a esta entrada.

Bueno, pues otra reseña de domingo tarde-noche y empezamos por el viernes. Por la tarde en casa haciendo un poco la croqueta, con salida para hacer la compra y luego una vuelta por ahí, para quedar finalmente con unos amigos y hacer videofórum del nuevo capítulo de The Good Place y un par de capítulos de Hilda (muy cuqui).

El sábado por la mañana visito el gimnasio para sudar un poco y de sobremesa estudio un poco las reglas para la partida de la tarde: Pasión de las Pasiones, el juego de rol de los culebrones, en el que nos reímos muchísimo y los jugadores acaban convirtiendo un culebrón mexicano en un capítulo de Narcos, con balasera incluida.

Tras la partida vamos a cenar y tomar algo y luego volvemos a la lonja, donde jugamos alguna cosilla ligera y nos retiramos prontito.

Domingo por la mañana aprovecho para dar caña al Bioshock Infinite y algún capítulo de series y la tarde de nuevo rol, otro capítulo de la campaña de Warhammer.

Y eso ha sido más o menos todo.

sábado, 29 de septiembre de 2018

Volvió The Good Place

El chiste es complicado de traducir.

La espera ha sido larga pero ha merecido la pena, y el jueves Netflix colgó los dos primeros capítulos (o un capítulo doble) de la tercera temporada de una de las mejores comedias que he podido ver (reseñada aquí). Pero son malvados y en vez de colgar la serie completa, como suele hacer esta plataforma, los irán poniendo a ritmo de uno a la semana, así que hasta diciembre no sabremos cómo termina la temporada.

De momento parece que empieza bien la cosa. A ver qué tal, aunque se han ganado mi plena confianza-.

viernes, 28 de septiembre de 2018

Tarde otoñal de playa

Haciendo gala de mis capacidades atléticas.

Parece que el verano no se quiere ir, y tampoco le íbamos a hacer el feo, así que ayer fuimos en grupo (y hacía la tira que no iba a la playa en grupo) a darnos un chapuzón, pues aunque el agua estaba fresca y muy sucia, había olas considerables y se estaba muy a gusto en el agua.

La pena fue que, como estaba casi toda la playa con bandera roja y solo una pequeña franja de baño en amarillo, el socorrista no nos dejó meter en el agua el enorme unicornio hinchable que habíamos llevado. Duro pero justo.

Ya tras el baño, apurando la luz solar, ahí estuvimos haciendo el tonto con las palas, actividad a la que hacía también muchos años que no me dedicaba. Todo ello sin obviar que aprovechamos para conspirar en lo que parece ser una rápida escapada a Londres, a realizar a finales de noviembre.

Tarde entretenida, sin duda.

jueves, 27 de septiembre de 2018

Carnet de donante

La carta que me llegó ayer.

A punto de empezar la liga, compruebo mi buzón en busca del carnet de socio que me habilite para ver los partidos del Bilbao Basket. Pero no era ese carnet el que tenía ayer, sino que la carta era de Osakidetza, y en ella estaba el carnet de donante de sangre, que luzco con orgullo desde mi primera donación en verano.

Se supone que la próxima vez que tengo que ir es a mediados de octubre, pero ahora que tienen mis datos vivo con miedo a que irrumpan en mi casa para sacarme la sangre, como en el célebre sketch de los Monty Python.

Ahora tendré que dormir con cuidado.

miércoles, 26 de septiembre de 2018

El Capitán

A lo Pablo Casado.

En 1945, cuando la guerra se está terminando y Alemania es ya un país completamente roto, un soldado alemán se hace con un uniforme de oficial y se va haciendo con el poder hasta convertirse en uno de los muchos monstruos del nazismo y un criminal de guerra, con un grupo de hombres que le siguen y cometen con él actos horribles, saqueando, matando y violando con impunidad, sin que nadie se percate de la falsedad de su rango. Esto, que podría parecer una idea demasiado peliculera, es la historia real de Willi Herold, el "Verdugo de Emsland", que hizo exactamente eso en la vida real.

La película nos cuenta esa historia, y nos va mostrando cómo Willi Herold pasa de ser un superviviente que tiene que hacer lo que sea para sobrevivir, a veces actos atroces, y va poniendo a prueba la capacidad del espectador y buscar ese punto que separa el "cualquiera habría hecho lo mismo en su lugar" al "¡ahí ya te has pasado!", y es que hace pensar si es el relato del impostor que va siendo devorado por su propio personaje o si es que ya era un psicópata de antes y esto fue simplemente lo que le sirvió de excusa para soltarse la melena.

No es de extrañar que yendo de lo que va "El Capitán" tenga escenas duras, algunas visualmente incómodas, y aquí el que esté en blanco y negro (con una desconcertante excepción cerca del final, en esa especie de epílogo adelantado) ayuda a generar esa atmósfera de crueldad y degeneración. Degeneración tanto a nivel individual como colectivo, en ese país que sabe que se hunde en sus propias cenizas de una guerra que tiene perdida, y un ejército que intenta sostener una insostenible sensación de normalidad.

martes, 25 de septiembre de 2018

Multiseriando: otoño 2018

Con Netflix es fácil acordarse

Tengo unos cuántos frentes abiertos en cuanto a series, y llevo una época en la que prácticamente todo, salvo alguna excepción, es comedia. Parece que estamos en época de capítulos cortos, y veamos qué hay por aquí:

The Office: Vi el primer capítulo hace meses y la retomé en verano no sé muy bien por qué, pero me ha ido enganchando. Se ve claramente que es la antecesora de Parks&Recreation.
Brooklyn 99: Tiene muy buena prensa, y también la mano de Michael Schur (The Good Place), pero aunque me entretiene no me termina de entusiasmar del todo.
Bojack Horseman: Otra que tal. Tiene muy buenas críticas pero no pasa de parecerme divertida, aunque sí es verdad que admiro la acidez de algunos golpes que tiene.
Glow: La segunda temporada, tan divertida como la primera.
Better call Saul: La verdad es que la veo un poco por inercia y no me termina de enganchar. Voy por la cuarta temporada, y aunque hay quien la pone a la altura de Breaking Bad, para mí no le llega ni a los talones.
Ray Donovan: Las aventuras de un arreglador de lujo en Los Angeles y sus dramas familiares. El problema es que no soporto al protagonista.
(Des)encanto: Injustamente apaleada por parte de la crítica, la serie medieval de Matt Groening me parece muy divertida y con puntos muy tronchantes.
Paradise PD: Serie de humor bruto y de brocha gorda, un poco al estilo de Padre de Familia y demás gamberradas.
Final Space: Space Opera de animación que veo de vez en cuándo y que merece la pena ver solo por lo mono que es Mooncake.
Hora de aventuras: Esta ni siquiera tengo claro si ponerla en series que estoy siguiendo, pues a pesar de mis esfuerzos no consigo que me guste, y hace que me pregunte qué narices le ha visto la gente de más de 5 años a esta serie.

lunes, 24 de septiembre de 2018

Matar a Dios

La película favorita de Nietzsche.

Curiosa película, a caballo entre el terror, el thriller y la comedia negra, nos pone en la situación de una familia no demasiado bien avenida que va a celebrar la nochevieja en su aislada casona rural, cuando en medio de la noche aparece un hombre en casa, que dice ser Dios, y les presenta una extraña oferta: va a diezmar a toda la humanidad salvo a dos personas, y deben ser ellos quienes elijan qué personas se van a salvar.

La película nos ofrece una atmósfera inquietante y un buen trabajo actoral, encabezado por la aquí soberbia Itziar Castro (cuesta creerse que es la misma actriz que en Vis a Vis) y algunas reflexiones interesantes en boca del extraño visitante. También cuenta con un final que tiene bastante mala baba.

No es nada del otro jueves, pero entretiene y es original.

domingo, 23 de septiembre de 2018

Primer finde de octubre

Uno de los paseantes del sábado.

Ya se acaba el verano, pero por suerte no el concepto de los fines de semana. El viernes al salir de trabajar me dirigí a Sarriko, al colegio de fisioterapeutas, donde una amiga impartía una charla, al finalizar la cual nos pusimos tibios a canapés, que había lunch.

Por la noche mi señora novia y yo nos fuimos a dar un paseo, acercándonos a ver un poco por encima el festival de ciencia-ficción feminista Ansible, y cuando empezó a llover un poco nos retiramos ya a ver la tele en el sofá, que el cansancio lo pedía.

Más movido fue el sábado, que tras ir al gimnasio me fui al Casco Viejo, donde había quedado con unos amigos de Santa Pola (más agregados culturales y tres perros), y todo el día por ahí deambulando, de pintxo-pote. Cuando se retiraron, me pasé por la lonja, a jugar algo a juegos de mesa (Roborally) y ya a casa.

Hoy domingo, un poco de hierros en el gimnasio por la mañana y a la tarde cine. Quería haber ido a Maxcenter, con la clásica "cine+paseo", pero la perspectiva de que me pillara la lluvia de camino me ha hecho quedar en Bilbao.

Y entre el cine y el Bioshock Infinite he pasado la tarde del domingo.

sábado, 22 de septiembre de 2018

Cuidado con los formularios al volar a los EEUU

Esperando a que la señora Johnson haga lo que tiene que hacer.

Parece que fue ayer cuando viajé a los New York, pero ya hace casi diez años. Y una de las cosas recuerdo fue descubrir que era un mito aquello de que te preguntaban si ibas a matar al presidente de los Estados Unidos, pero a cambio sí que te preguntaban si eras terrorista o habías sido nazi (aunque ahora con Trump lo mismo da puntos). Pues ayer leía a una amiga en Facebook escribir lo siguiente: ¿Sabéis cuando estáis rellenando la aplicación del ESTA para ir a EEUU y os morís de la risa al leer preguntas del tipo “¿viajas con la intención de cometer un acto terrorista, de espionaje, sabotaje o genocidio?” Pues una pobre inglesa ha salido en las noticias por contestar sí “por error”.

Esto me ha traído a la cabeza las coñas que tuvimos al respecto en su día, y me he imaginado la siguiente escena:

10 días más tarde, la señora Mary Johnson está facturando el viaje de vuelta cuando el operario de aduanas comprueba su pasaporte, carraspea, introduce unos datos en el ordenador y frunce el ceño.

-Disculpe, señora Johnson, aquí pone que usted vino a Estados Unidos con intención de cometer un acto terrorista, de espionaje, sabotaje o genocidio.
-Ay, qué vergüenza. Ya puede usted perdonar, es que con los nervios lo marqué por error.
-En cambio aquí vemos que usted no ha cometido ningún acto terrorista, de espionaje, sabotaje o genocidio.
-Ya, bueno, es que al final he andado liada, y ya le digo, que no tenía intención.
-¿Pero señora Johnson, usted ya sabe que el perjurio es un delito muy grave, verdad?
-Perdóneme, de verdad, me confundí y marqué la casilla que no era. Si tengo que pagar una multa o algo, dígame cómo solucionamos esto.
-¿Señora Johnson, usted se cree que puede venir aquí a reírse de las leyes de nuestro país y que con pagar una multa está todo solucionado?
-Eh...
-No, señora Johnson. No sé cómo serán las cosas en su país, pero aquí, cuando alguien dice que va a hacer algo, lo hace.
-Pero...
-Ni pero ni pera. Usted ha dicho que ha venido a Estados Unidos a cometer un acto terrorista, de espionaje, sabotaje o genocidio y hasta que no lo cometa no pienso dejarle subir a este avión.
-Pero, pero... no sé, es que así de repente, no se me ocurre nada.
-A ver, mujer. No me diga que no se le ocurre nada. Algún colectivo étnico habrá que odie, algún político que le caiga mal. No sé, ponga usted de su parte.
-¿Y si me deja usted un arma y disparo a alguien?
-No me sea cutre, señora. El arma se la dejo, pero al menos dispare indiscriminadamente contra la gente que está haciendo cola por su culpa.
"¡Eso, eso, dispare y acabe ya con esto, que tenemos ganas de subir al avión" -le espeta el hastiado hombre que tiene detrás
-¿Y eso contaría como cometer un acto terrorista, de espionaje, sabotaje o genocidio?
-Yo creo que sí, señora Johnson. Mate a 5 o 6 personas, y le dejo pasar.
-Ah, pues muchas gracias, no sabe cuánto se lo agradezco.
-A mandar. Que tenga usted un buen viaje, señora Johnson.

Y es que está feo cometer actos terroristas o genocidios, sí. Pero desde luego mucho más feo está mentir.

viernes, 21 de septiembre de 2018

Pasión de las pasiones

La portada, escapada de novela de Corín Tellado.

Hace poco adquirí por Internet este gracioso juego en PDF, que va, como puede deducirse, de jugar a los culebrones hispanoamericanos. Así, con mucha intensidad y humor.

El juego, cuya idea me parece una absoluta genialidad por lo original, busca emular el espíritu de las telenovelas, y los jugadores interpretan por una parte a sus personajes y por otra a los espectadores del programa, que también tienen su influencia en el devenir de los acontecimientos.

Y ahora que me he leído el libro, el siguiente paso será dirigir una alocada partida. A ver qué tal, pero lo que está claro es que será obligatorio jugarla en español latino. 

jueves, 20 de septiembre de 2018

Las distancias

Creían que se conocían.

Un grupo de amigos deciden ir a hacer una visita a su viejo amigo Comas, residente en Berlín, para celebrar su cumpleaños, y deciden plantarse por sorpresa. Pero una vez allí se dan cuenta de que el tiempo ha cambiado muchas cosas, y no todo es tan idílico. Se generan algunos roces y todo se complica cuando Comas desaparece sin dar señales de vida. Eso será el comienzo de un nada cómodo fin de semana, que cambiará muchas cosas para ellos.

¿Y qué me parece la película? Pues en breve: una atmósfera interesante, pasan cosas que hacen la película sea muy entretenida pero al final no explica una mierda y te deja con el regusto amargo de que te han tomado el pelo.

Muy teatral, tiene el toque curioso del tetralingüismo (catalán, español, alemán e inglés), y verla de otra manera, aunque se podría perfectamente, le quitaría mucha personalidad y le privaría de ese toque de realismo que hace que los personajes sean tan de carne y hueso, lo que es el verdadero acierto de la película.

Pero el fallo, las incógnitas que deja en el aire, y que se quedan sin responder. 

¿Por qué desapareció Comas? ¿Es realmente suyo el hijo de Olivia?

miércoles, 19 de septiembre de 2018

Mecenazgo: Ratas en las paredes

Supongo que esto será la portada.

Al rebufo del hype de las jornadas cthulhuoideas del pasado sábado, me he apuntado al juego de rol "Ratas en las paredes", que salía hoy en mecenazgo, a pocas horas de salir ya ha conseguido la recaudación inicial y todo indica a que completará todas las metas.

El juego promete, además de unas reglas propias, una reinterpretación de todo lo que envuelve a los mitos; desde nuevos primigenios, centrados en el terror más personal, así como consejos para dirigir (que nunca vienen mal).

Dicen que para finales de año estarán, así que con el libro en la mano podré opinar. Y si luego no me convence mucho, pues bueno, solo habrán sido 15€.

Aquí la web, por si alguien quiere cotillear. 

martes, 18 de septiembre de 2018

South Brooklyn 99

Jeffords, Holt, Linetti, Díaz, Santiago, Peralta, Díaz, Boyle, Hitchcock y Scully.

Una de las sitcoms de moda, obra de Michael Schur (autor de la maravillosa The Good Place), que estoy viendo actualmente, y que reseñaré cuando termine. De momento, y porque me apetece pongo la versión con monigotes de South Park.

lunes, 17 de septiembre de 2018

Vuelta al horario de invierno (aunque todavía es verano)

Con estos calores a currar.

Hoy breve entrada de drama queen, pues ya se me ha terminado el maravilloso horario de verano, con lo que vuelven las largas jornadas y las tardes de los lunes a trabajar. Ay, con ese solete tan majo que hacía en la calle...

domingo, 16 de septiembre de 2018

Último fin de semana veraniego

Cosas de la partida.

Otro fin de semana que se termina (el último antes de empezar con el cruel horario de invierno en el trabajo), y a falta de nada mejor que contar, pues lo reseño.

El viernes después de comer, hacer la compra y echar la siesta hice mi incursión al gimnasio, para pedalear y sudar durante media hora, y luego un paseo por ahí con mi señora novia, que terminó con el visionado de la película "Número 9".

El sábado por la mañana lo dediqué a vegetar y preparar la partida de la tarde en las jornadas. ¿A que nadie adivina qué hice por la tarde? ¡Premio! Dirigir la partida, partida que tuve que repetir a la noche, dada la demanda. Resultado: en dos sesiones, de 10 jugadores solo dos terminaron la partida sin que se les muriera el personaje. Como ya les avisé, "hoy no he venido a hacer amigos".

Así que ayer me pasé básicamente el día dirigiendo. Hoy a la mañana, para compensar, me he quedado en casa haciendo nada, y por la tarde nueva sesión de la campaña rolera de Warhammer, acompañada (no a la vez, claro), de refrescante visita a la piscina con mi señora novia.

Eso ha sido todo por este fin de semana.

sábado, 15 de septiembre de 2018

Hoy dirijo... Cthulhu

El cartel

Con el nuevo curso hemos dado una vuelta al formato de jornadas de Abaco y vamos a optar en vez de hacer jornadas de solo rol, o de solo juegos de mesa, por hacerlas mixtas y temáticas. Y como puede deducirse, la temática esta vez va a ser Lovecraft y derivados.

Como de costumbre, ahí estaré dirigiendo, pero en vez de dirigir Cultos Innombrables, que sería lo suyo, he optado por repescar el clásico "La llamada de Cthulhu" y el módulo King´s Rock, de la revista Líder, que tiene ya unos cuántos años y es bastante simple... pero no fácil. De hecho, se me suelen morir los personajes. 

De vez en cuándo uno se suelta la melena y dirige un poco a cara de perro. :P

viernes, 14 de septiembre de 2018

Nacidos de la Bruma

La trilogía.

Me habían hablado hacía mucho tiempo de esta saga de literatura fantástica de Brandon Sanderson, quien merecidamente está considerado como uno de los grandes escritores del género actual, pues "Nacidos de la Bruma" me parece una de las mejores sagas que he leído de fantasía.

Mi primer contacto con esta saga fue, curiosamente, por una partida de rol ambientada en el mundo del "Imperio Final", y me pareció bastante curioso. Y más adelante, tras varias recomendaciones (entre ellas mi señora novia, que me comunicó que había decidido democráticamente que me los tenía que leer), me lancé a por ellos.

¿Qué es Nacidos de la Bruma, y qué la hace tan especial?

Sanderson nos habla del Imperio Final, un lugar terrible y opresivo, donde la tierra es estéril, apenas se ve el sol, llueve ceniza y la gente no se atreve a salir de sus casas por la noche, por miedo a ser devorados por la bruma. Es además una distopía con todas las de la ley donde la población vive bajo el yugo del Lord Legislador, un rey-dios que hace mil años se hizo con el poder y gobierna con mano de hierro, ayudado por sus temibles obligadores y sus más temibles inquisidores. 

La sociedad está divididida en dos estamentos; los nobles y los skaa, siervos cuya vida no vale nada,  que son relegados a los trabajos más penosos y a los que un noble puede matar a capricho.

Pero también hay magia en este mundo. Y es lo que caracteriza a esta saga: la alomancia.

Sin embargo, algo que caracteriza a Brandon Sanderson (un poco como pasa con Patrick Rothfuss) es que su magia trata de ser coherente, e introduce unas reglas para la misma para que en su contexto sea creíble. No tendremos magos lanzando rayos, chisteras que sacan conejos o alfombras voladoras.

La magia en el Imperio Final reside en los metales, y es que hay gente capaz de quemarlos para obtener poderes. Son los llamados brumosos, y según el metal que puedan quemar obtienen unos u otros poderes. Por ejemplo los que queman peltre pueden aumentar tremendamente su fuerza física, los que queman estaño aumentan sus sentidos, los que queman latón aplacan las emociones de los demás... así hasta los 8 metales básicos. Aunque ojo, que toda acción tiene su reacción, y en eso se basa la magia, y todo metal tiene su aspecto negativo. 

Además de los brumosos hay unos pocos seres especiales, que son los nacidos de la bruma, capaces de quemar todos los metales, lo que les convierte en seres de increíble poder. Y la primera novela nos habla de Kelsier, un nacido de la bruma que sobrevivió a la esclavitud skaa y ahora organiza una banda para conseguir lo que nadie ha logrado: derrocar al Lord Legislador. Pero la verdadera protagonista es Vin, una pequeña ladronzuela a la que Kelsier adopta como su pupila para que se una a su banda en Luthadel, capital del Imperio.

No me voy a meter en más detalles de la trama y de lo que sucede, pues tiene su miga, y tanto la historia y los personajes, como el mundo que nos presenta, del que poco a poco nos va revelando cosas que cuadran perfectamente, merecen muchísimo la pena. Voluminosos pero muy bien escritos, a veces cuesta un poco arrancar, pero una vez le coges el ritmo no puedes parar. 

Y, aunque no voy a hablar aquí de ellos, tiene no pocos momentos en los que deja al lector el culo verdaderamente torcido.

jueves, 13 de septiembre de 2018

El dilema de la isla de Brooklyn 99

Holt no pudo. ¿Podrás tú?

En uno de los capítulos de la serie Brooklyn 99 (a los efectos de esta entrada no hace falta haberla visto) plantean el siguiente acertijo:

"En una isla desierta hay 12 náufragos, de los cuáles 11 pesan exactamente lo mismo pero hay uno que pesa un poco más o un poco menos (no lo sabemos). Tenemos que averiguar qué náufrago es el que tiene un peso distinto al resto, y para ello contamos con una balanza de precisión milimétrica, que no tiene margen de error.

Pero solo la podemos usar un número limitado de veces. Concretamente tres. Así que, ¿cómo podemos, con tres pesadas, saber cuál de los 12 es el que tiene un peso diferente al de los demás?"

A simple vista parece muy sencillo. Yo había hecho alguno similar, pero con 8 o 9 elementos, pero cuando me puse a resolverlo vi que tenía más miga de la que aparentaba.

¿La solución? Debajo de la foto.

Así sería fácil: la respuesta es Hurley.

SOLUCIÓN

PRIMERA PESADA: Cogemos 8 náufragos al azar y ponemos 4 en cada plato de la balanza. Puede ser que ambos platos pesen lo mismo, con lo que sabremos que el diferente está entre los otros cuatro (y ya tenemos el misterio casi resuelto) o que ambos platos tengan pesos distintos.

Si nos quedamos con 4 es muy sencillo. De esos cuatro, en una segunda pesada, ponemos dos en la balanza, con lo que sabremos si el distinto es uno de esos dos (la balanza muestra pesos diferentes) o de los otros dos (la balanza da que pesan igual). Y cuando solo nos quedan dos posibilidades, pesamos cualquiera de ellos (tercera pesada) con uno de los que ya sabemos que tiene el peso correcto; si pesa distinto, es él nuestro hombre. Si pesa igual, es el otro.

Ahora vamos al otro supuesto, que los dos platos pesen distinto y tengamos que indagar entre 8.

SEGUNDA PESADA: Aquí viene lo complicado, voy a ver si soy capaz de explicarlo sin liarme yo solo. Si estamos aquí es porque los dos platos pesaban distinto, o lo que es lo mismo, uno pesaba más que el otro. Así pues, procedamos a numerarlos; a los del plato que pesaban más los llamaremos 1, 2, 3 y 4. A los del plato que pesaban menos 5, 6, 7 y 8. Los cuatro que se quedaron fuera, serán 9, 10, 11 y 12.

Ahora pongamos en un plato (plato A) a 1, 2, 5, 6 y 7 y en el otro (plato B) a 8, 9, 10, 11 y 12. Pueden pasarnos tres cosas:

A y B pesan lo mismo: entonces el que pesa menos es 3 o 4, que estaban fuera.
A pesa más que B: Esto nos deja como sospechosos a 1, 2 y 8 (los primeros porque puede que hayan hecho que su plato pese más y el otro porque puede haber hecho que su plato pese menos).
A pesa menos que B: Los sospechosos serían 5, 6 y 7.

TERCERA PESADA: Ahora puede ser que estemos entre 3/4, 1/2/8 o 5/6/7 (9, 10,11 y 12 sabemos que no, de la primera pesada).

Si es 3/4 es muy sencillo: los ponemos en un plato y el que pese más.

Si es 1/2/8, pesamos 1 y 2, y el que pese más será nuestro hombre. Si pesan lo mismo, pues entonces es el 8.

Si es 5/6/7, lo mismo: ponemos 5 y 6, y el que pese menos es el que buscamos. Pero si pesan lo mismo, será el 7.

Y así hemos resuelto el enigma que traía de cabeza al Teniente Raymond Holt.

miércoles, 12 de septiembre de 2018

¡Mi computadora fue atacada!

He podido sacar una foto del hacker en acción.

Hoy me ha llegado un alarmante correo en el que un vil hacker me comunica que ha accedido a mi ordenador cuando veía páginas inapropiadas y me pide dinero a cambio de su silencio, o amenaza con enviar mis fotos íntimas a mis contactos (digo yo que entonces lo suyo sería que les extorsionara a ellos, "dadme dinero u os mando fotos de Jokin"). 

Pero hay algo, llamadlo instinto, que me hace pensar que el hacker pueda estar yendo de farol, y que realmente no ha accedido ni a mi ordenador ni a mi webcam (sobre todo a esta segunda, que lleva años guardada en un cajón), así que voy a reproducir aquí el correo, para que veáis que da perfectamente el pego, y parece escrito por gente muy profesional.

Saludos Codriales mi querido chamaquito. 

Somos jeffes del gueco vicioso que tu un tiempo antes visitaste. 

Con todos pasa esto! Usted no es ni unico ni ultimo! Pasando tiempo en nuestro sitio su browser se prendio el nuestro troyan. Que horror... El virus infecta absalutamente todo que se produces en compu tambien con los cookies. 

Pero mas bueno es que mi maldad se inicia su camera web y transpasa toditititos los amigos de su mail. Actualmente nosotros tenemos puerta a su correo tambien con todititos paginas tuyos. 

Ahoritita!!! Yo tengo los fotos donde vos esta sin ropa y haces la paja. Si vos no quiere que nosotros enviemos estos archivos a sus familiares, socios, collegas del estudio y collegas laborales, aparecen en internet, en portales mas divertidos y activos de la internet como un meme yo trato organizar el mi resolucion y salida salida de su problema. 

Tu envias 600 EUR a mi crypto billetera btc 1Hr4xthbc7RfdCzSXeqtuJRhHFGuzzdxdÑ

Despues de recibir su btc y emediatamente borro todos los videos contra de usted y vos jamas acuerdaras de los compromatos segunda vez. 

En la otra manera, si yo no confirmo su crypto monedas durante 24 horas del momento que esta carta esta leida yo mando todos sus finos cosas sucias a su familia, chamos, collegas de la escuela y collegas del trabajo. 

Ademas de esto yo voy hacer un meme gif de su masturbacion y voy llenar el internet con su cara. 

No respode a esta carta. Esto mail jamas y nunca sera involucrado mas.

Creo que me la jugaré a pasar de la carta extorsionadora, pero más que nada por la pereza que me da meterme a crear una criptobilletera, que no sé ni cómo se hace. Más me habría preocupado si la amenaza consistiera en "si no me das el dinero, te volveré a mandar mensajes con esta ortografía tan dañina". Ahí sí que me habría acojonado vivo.

martes, 11 de septiembre de 2018

Cuando los ángeles duermen

Y esta, señoría, es la versión de mi defendido.

La crítica de esta película no empezaba así, pero cuando la he terminado de escribir me he dado cuenta de que es una de esas películas que, como algunas salsas, está mejor al día siguiente que recién hecha, y que me está pareciendo mejor ahora que cuando salí del cine, viendo ciertas cosas desde la perspectiva.

Dicho eso, transcribo la crítica original, tal como la escribí. 

Estamos ante un angustioso thriller en el que podemos ver una situación angustiosa desde dos partes. Por una tenemos el inverosímil relato de un hombre al que le pasan todo tipo de desgracias y se come el marrón de que parezca que ha atropellado a una chica, cuando en el fondo es inocente, y por el otro el de una pobre chica que sale de fiesta, le pasan todo tipo de desgracias y encima se encuentra con un chalado que atropella a su amiga y la secuestra.

Básicamente, y sin entrar en spoilers, la historia es esta: Germán es un currito que sale tarde del trabajo porque le lían y tiene que volver rápidamente a casa porque es el cumpleaños de su hija, pero nada más coger el coche le dan un golpe y se dan a la fuga, luego le para la guardia civil, luego se pierde, se da un golpe y se encuentra una chica atropellada... y de ahí una espiral de despropósitos que irán metiéndole más y más en ese agujero.

Que nadie espere, ojo, una película simpática o amable, pues aparte de la tensión psicológica y esa sensación de agobio constante cuenta con escenas muy violentas, explícitamente violentas, algunas hasta el escalofrío. A la escena del arroyo me remito.

La película deja sensaciones encontradas, pues está bastante conseguida, y la interpretación de Ester Expósito, con esas explosiones de rabia, es soberbia, y consigue convertirse en la verdadera protagonista de la película.

¡Aquí viene spoiler gordo!

Lo que no sé si me convenció tanto, y aquí recomiendo a quien quiera verla que deje de leer, es ese desenlace. No me gustó que al final Germán, que se acaba convirtiendo en un verdadero monstruo (o, quién sabe si ya lo era y esto solo lo despertó) se salga con la suya con total impunidad y la película nos dé ese final... ¿feliz?

O, bueno, tal vez esa era exactamente la idea que nos quería transmitir, y ese final es entonces desagradable e insultante pero sencillamente sublime. 

lunes, 10 de septiembre de 2018

Presentación: Sarah's Scribbles

La autora firmando ejemplares.

Sarah Andersen es la autora del webcómic Sarah´s Scribbles en el que con trazo simple y un estilo muy simpático va contando las cosas que le pasan, y que se ha hecho bastante popular, sobre todo en redes sociales. 

Hoy venía a Bilbao a firmar ejemplares de su último libro (en castellano "Domando Gatos"), y siendo mi señora novia bastante fan (a mí también me hace bastante gracia, debo decir), allá que hemos ido, a la caza de la firma. 

Afortunadamente hemos ido más o menos pronto, pues la cola que se ha formado ha sido morrocotuda. Como referencia nosotros hemos llegado sobre las 18:15 (esto empezaba a las 18:30) y más o menos hasta las 19:10 o así no nos ha tocado el turno, y la cola que había para entonces era el doble que la que había cuando hemos llegado. 

Pero ha valido la pena, y además del libro de los gatos adquirido por mi señora novia, nos ha firmado otro par de ejemplares para sendas amigas que no han podido acudir al evento.

Y como muestra, una de sus muchas tiras que dedica a las relaciones de pareja:

¡Gracioso y cierto!

domingo, 9 de septiembre de 2018

El desafío del mes sin bebidas con gas

Esa es toda la Coca Cola que he bebido este mes.

Por suerte no siempre hace falta que la salud nos dé un toque de atención para adquirir buenos hábitos o desterrar otros negativos. En el caso que nos ocupa, tranquilidad, no me ha pasado nada malo, es simplemente un reto personal que me he impuesto, y es que quiero estar todo un mes entero (septiembre) sin tomar ninguna bebida con gas.

La realidad es que soy bastante aficionado a la Coca Cola Zero, demasiado, y me di cuenta de que la tomaba en una cantidad demasiado grande (sacando cuentas, entre medio litro y un litro al día, lo que es una burrada), y muchas veces, sobre todo si tengo partida, me he llegado a trasegar botellas de 2 litros yo solo como si tal cosa.

Lo cierto es que, salvo algún desorden puntual del sueño en días sueltos en los que haya podido tomar demasiada cafeína, no he sentido nada físico que me haga decir "¡quieto parao!", pero no es menos cierto que no es preciso esperar a que el cuerpo nos manden estas notificaciones, y como ya tenía claro de antes que tanto líquido burbujeante no es bueno para el organismo, así que me dije a mí mismo "voy a ver si soy capaz de tirarme un mes entero sin beber nada con gas".

Pues con hoy ya llevo 9 días, y con excepción del sábado pasado que fuimos a tomar unos cubatas y me tuve que pedir un vodka con ron de naranja (que no era plan empezar mi apuesta haciéndome trampas desde el primer día), no lo he echado especialmente en falta. Parece que era más "vicio" que adicción.

Ahora espero poder estar escribiendo dentro de tres semanas que el desafío del mes sin bebidas con gas, #msbcg, ha sido un éxito.

sábado, 8 de septiembre de 2018

Presentación contra los chinos

¡Llenazo total!

Esto ya está en marcha. Ayer fue el partido de presentación del nuevo Bilbao Basket contra un exótico rival, el Shenzen Leopards chino, y el partido era en el vetusto pabellón de La Casilla.

La verdad es que del partido poca conclusión se puede sacar, pues falta rodaje y el equipo rival era muy malo. Además faltaban dos jugadores presuntamente titulares (Schreiner y Martínez), lo que hizo que 4 chavales del Santurtzi tuvieran su oportunidad de jugar unos cuántos minutos. Y aun así, se ganó muy fácil, con un engañoso 86-69, que no demuestra la exagerada diferencia de nivel entre ambos equipos, con distancias en el marcador que llegaron a pasar de los 30 puntos. Está bien, porque creo que llevaba 8 años sin ver ganar al equipo en Miribilla. 

Y ahora, sin que sirva de mucho, la impresión que me dieron los jugadores:

-Salgado: Sabe de qué va esto, y en LEB va a ser un base sólido y solvente
-Rigo: Ni fu ni fa. Solo metió tiros libres.
-Brown: Nos va a dar muchas alegrías, posible máximo anotador del equipo
-Matiulonis: Ha tardado en entrar en el partido, pero vaya si ha entrado.
-Cruz: Va a ser de los mejores del equipo.
-Sinica: Esperaba más de un jugador con su trayectoria y tablas.
-Larsen: Un tronco que intimida y poco más.
-Lammers: Muy verde el pobre. Ya puede coger el ritmo, o estamos apañados.

Ya falta poco para que empiece la temporada, y seguro que será mejor que la anterior, pues peor es imposible.

jueves, 6 de septiembre de 2018

Vis a Vis

Un grupo de independentistas catalanas que son encarceladas por listillas.

Empezamos bien, pues una cosa que siempre se ha dicho de esta serie es que es la versión española de Orange is the new black, y yo no he visto Orange is the new black, de modo que toca comentarla por sí misma. 

Tenemos que Vis a Vis es una serie de trama carcelaria que empieza cuando Macarena (Maggie Civantos) es encarcelada (si nos ponemos quisquillosos, el juez de instrucción dicta auto de prisión provisional a la espera de juicio) y acaba en Cruz del Sur, una cárcel privada (mi carrera de Derecho, al igual que la protagonista, solo piensa en escapar) y mezclada con las reclusas comunes, entre las que hay asesinas, ladronas, etc. Es que si fuera realista, sería muy sosa.

Así, dándole a veces un toque de falso documental, que tiene su encanto, nos va contando esa espiral de mierda en la que se va metiendo la protagonista, que no sale de una y ya está metida en la otra. Y como hacer una serie de tramas normales de cárcel, sería muy aburrido, así que tiene que pasar de todo. Y en ese de todo acaba mezclándose una trama de un atraco y una célula terrorista, que sirve para mantener entretenidos al padre y al hermano de Macarena. Y la verdad es que pese a sus pipadas, la trama funciona y entretiene. Dentro de la cárcel está Zulema (Najwa Nimri), que es una presa peligrosa y más mala que la tiña, pero muy lista (de estos listos de tele que siempre tienen respuesta para todo), jugando un poco a ser la antiheroína, que lo mismo la adoras que la meterías en una lavadora industrial, y que marea a presas y personal de seguridad de la prisión, de entre los que destaca Fabio (Roberto Enríquez), el superguardia tipo duro guaperas, que tendrá sus más y sus menos con Macarena. 

Pero por si fuera poco está el médico multiusos de la prisión, que lleva todos los temas sanitarios y burocráticos de la cárcel, y entre consulta y consulta saca tiempo para abusar sexualmente de las reclusas. Pero como también es otro listo de tele, pues siempre se suele salir con la suya, y la directora de la cárcel (fue un shock descubrir que no era Natalia Millán), la pobre, ni se entera.

Lo bueno de la serie son sus personajes, con un buen elenco de secundarias bien interpretadas, de entre las que destaca Saray (Alba Flores, que me parece una fabulosa actriz), una gitana con bastante mala hostia.

Como decía, la serie tiene su aquél, y pese al salto de fe que hay que dar para tragarse algunas cosas pues engancha. Pero el problema viene con la tercera temporada, en la que la serie pega un volantazo brusco y opta por instalarse en esa zona maloliente que navega entre la mediocridad y el sinsentido y convierte una serie que es cuando menos correcta en algo que se hace difícil de tragar en su intento de rizar el rizo y cierra con un final bastante vergonzante. Si bien cierra la temporada pero no la serie, pues lleva tiempo anunciado que habrá una cuarta temporada. Le daré una oportunidad, pero viendo la tercera, miedo me da.

miércoles, 5 de septiembre de 2018

En las estrellas

Charlot y el chico.

Película algo raruna, con unos ciertos aires al esperpento de Valle-Inclán en Luces de Bohemia, y que parece querer ser un poco homenaje a ese cine antiguo de barrio, o a esos efectos especiales añejos, jugando un poco también a recordarnos Cinema Paraíso, así como a esa suerte de Chaplin moderno en el que convierte al genial Luis Callejo. 

En esencia es la historia de un perdedor, un cineasta frustrado y alcohólico, que vive con su hijo en la pobreza, y es tan pobre que solo tiene sus sueños rotos. Y alternando con la historia principal nos cuenta la historia que siempre quiso hacer, compuesta por ilusiones perdidas y sus fantasías, con un toque que podría evocar un cierto Terry Gilliam.

Como puede deducirse, no carece de su componente psicodélico, y busca también ser emotiva, aunque no termina de funcionar. Al menos a mí no me cautivó. 

martes, 4 de septiembre de 2018

Yucatán

¿Se hundirá el barco?

Daniel Monzón me parece un director un tanto irregular. Me ofendió a varios niveles con El corazón del Guerrero pero me gustó mucho con su gran éxito Celda 211. Correcto sin más con La Caja Kovak y bastante bien con El Niño, aunque no cubriera las expectativas. Incluso puede verse una cierta progresión ascendente en la que el balance es positivo si obviamos su ópera prima. 

Aquí repite de nuevo con Luis Tosar, actor capaz de arrastrarme al cine a ver cualquier cosa que haga, y se lanza al terreno de la comedia de estafadores con Yucatán, donde varios timadores pugnan por dar el golpe definitivo que les retire, y se pasan toda la película poniéndose trabas unos a otros, rodeados del lujo del crucero.

Entonces, ¿esta incursión de Monzón en la comedia es buena, es mala? Se deja ver y es bastante simpática, sin llegar a aburrir. Tal vez el final se alarga un poco, pero es cierto que tiene algún giro ingenioso, si bien en general es una película bastante fiel a las convenciones del género. La sensación que me deja es que es una propuesta aceptable para una tarde de verano, pero que tampoco viene a revolucionar nada, ni parece pretenderlo. Correcta, aunque con alguna cosilla un poco chusca..

lunes, 3 de septiembre de 2018

Vuelta al cole 2018

Un atardecer de septiembre es muy representativo del final de las vacaciones de verano.

Empieza septiembre y, aunque nadie lo adivinaría, se acabó agosto. Esto fue el sábado, pero hay una cosa llamada fin de semana, de modo que mi vuelta al trabajo ha sido hoy. Mis vacaciones de verano han sido un poco raras, pues empezaron el 1 de agosto (31 de julio realmente) pero a la vuelta de las TdN volví a Bilbao para trabajar 4 días, con un fin de semana en medio, y ya me cogí la segunda quincena, con lo que realmente solo he estado dos semanas sin aparecer por la oficina. Sin embargo, el efecto psicológico de "cambio de curso" hace que hoy haya aparecido con la sensación de no haber ido por ahí en milenios, con el clásico "a ver si me acuerdo de cómo se hacen las cosas". Claro que es posible que a esto contribuya el haberme despertado a las 5 de la mañana, de modo que estaba que me moría.

Sin embargo esto de no haber cogido el mes entero tiene un efecto positivo, y es que todavía me quedan unos cuántos días de vacaciones sin gastar de aquí a que se termine el año. Y eso siempre está bien. 

domingo, 2 de septiembre de 2018

Hive - La Colmena

El juego de los insectos.

Hive es un juego de estrategia cuya sencillez de reglas lo convierte en un juego perfecto para matar el rato entre dos jugadores, y que tiene además un factor pique bastante serio, y que permite tirarse un buen rato jugando una partida tras otra.

Es un juego con toques de ajedrez, aunque a mí personalmente me parece más divertido. El objetivo es rodear con fichas (del color que sean) la abeja reina del contrario, antes de que la nuestra sea rodeada, y para ello habrá que aprovechar los diferentes tipos de movimientos de las diferentes piezas.

La abeja: Como el rey en el ajedrez, es la pieza más importante, pero también tiene sus movimientos muy limitados. Solo se puede mover un paso.

La hormiga: La unidad más versátil, se puede mover de cualquier sitio a cualquier sitio.

El saltamontes: Salta de extremo a extremo, por encima de todas las piezas que tenga delante en línea recta.

La araña: Mueve exactamente tres pasos.

El escarabajo: Puede subirse encima de otras piezas (y taparlas) e irse desplazando por el "piso de arriba".

El mosquito (es de la expansión): Copia el movimiento de cualquier pieza adyacente.

El despliegue es muy simple: el primer jugador pone una de sus piezas en el tablero, la que quiera, y el rival pone otra pieza adyacente. A partir de ahí empiezan a jugar, y cada jugador puede en su turno añadir una pieza al tablero (sin tocar ninguna pieza del rival) o mover una de las que ya ha puesto. Importante: antes de terminar su 4º turno cada jugador debe haber puesto la pieza de la abeja en juego.

Así de fácil, y observando dos reglas básicas en todo momento: una, la unidad de la colmena. Si un movimiento hace que queden dos grupos separados, ese movimiento es ilegal, y otro, que los movimientos han de ser físicamente posibles deslizando la pieza por el tablero. Es decir, que si una ficha está rodeada, no se puede mover. Excepción a esto son el escarabajo, que trepa y el saltamontes que salta.

La reina negra y el saltamontes blanco no se pueden mover porque romperían la colmena, y la reina blanca no puede mover porque está atascada.

Así se va jugando hasta que una de las reinas (o las dos, lo que daría un empate) es rodeada. Un juego simple, rápido y adictivo, que suma a su atractivo el material del que está hecho, con esas piezas gordotas y nacaradas, que animan a echar una partida tras otra. 

sábado, 1 de septiembre de 2018

Mañana de monte

Los valientes hobbits.

¿Qué mejor manera de empezar septiembre que con un poco de ejercicio subiendo al monte? La respuesta la doy yo: subir al monte habiendo dormido una cantidad decente de horas, pues ayer aunque me acosté razonablemente pronto no fui capaz de conciliar el sueño hasta muy pasadas las 5 de la mañana, así que cuando ha sonado el despertador a las 8:30 creí morir.

Pero intento ser hombre de palabra, y ya que había quedado para subir al monte, pues ahí hemos ido mi cadáver y yo. La subida, al Pagasarri, no es excesivamente dura, así que salvo algunos tramos de mucho sudar, no se hace tan difícil, y la bajada es lógicamente más relajada.

Una vez abajo, como todavía era pronto (hoy ha sido subida exprés, como quien dice), hemos ido a frikear un poco, y como pasábamos por delante de la lonja, pues hemos echado una partida de "La Furia de Drácula" (que he ganado :P), antes de ya huir a casa, comer y echar la necesaria siesta.