sábado, 25 de marzo de 2017

El bar

Alex de la Iglesia. Nuff said.

Nueva película de este genio del cine al que no es ningún secreto que admiro. Vuelve a jugar con encerrarnos en un sitio angosto, como tan bien funcionara en La Comunidad, con esta película que encuentra sus reminiscencias en Última Llamada, La Niebla o incluso Rec·.

Un grupo de gente sin, en principio, nada en común, solo el hecho de encontrarse en el mismo sitio a la misma hora, se queda encerrada en un castizo bar del centro de Madrid cuando unos inquitantes y enigmáticos hechos les impiden salir. Empieza la lucha por la supervivencia en un entorno aislado.

La trama no ofrece grandes sorpresas, pues ya los títulos del principio nos van dando una pista bastante gorda de por dónde van a ir los tiros, y el desarrollo sigue en muchos puntos el esquema de "gente que no se conoce encerrada en sitio peligroso", pero lo hace muy bien, y en parte es gracias a lo que mejor sabe hacer Alex: construir personajes y sacar lo mejor de los actores, con un Joaquín Climent que se come la pantalla el rato que sale, un perturbador Jaime Ordóñez y un Mario Casas al que ya no se hace tan raro ver actuando bien. De Carmen Machi y Terele Pávez no digo nada, que son apuestas seguras.

Una atmósfera lograda, un conflicto latente entre personajes que estás deseando que explote y una película cuyo defecto más gordo es que se hace corta. Alex, avisa cuando hagas la siguiente, que allí voy.

viernes, 24 de marzo de 2017

El guardián invisible

Del giliboicot y la polémica absurda ni voy a hablar.

Novela negra llevada al cine, pero en este caso con un toque cercano, pues se desarrolla en Navarra, en el ambiente lluvioso y rural del Valle del Baztan, lugar de destacada mitología y que es aquí el escenario para un thriller en el que la Policía Foral tiene que encontrar al asesino que mata chicas adolescentes de manera ritual.

La protagonista es Amaia Salazar (Marta Etura), una policía con experiencia en el FBI, que tiene que retornar a sus orígenes, al pueblo de Elizondo, para lidiar con la investigación a la vez que se enfrenta a sus terribles monstruos internos.

En lo que parece una no del todo lograda adaptación de libro a pantalla (confieso que no he leído la novela) nos encontramos con una ambientación muy lograda, con esa atmósfera entre mágica y sombría, siempre misteriosa y cargada de la sempiterna lluvia (lo que en Bilbao llamaríamos "tiempo normal"), pero unas actuaciones que a pesar de contar con un buen reparto resultaban mejorables y un argumento interesante pero confuso, y una resolución a veces algo atropellada, en la que cuesta enterarse de qué está pasando, y tiene pinta de que son partes del libro en las que hubo que apretujar y comprimir demasiado, con lo que ello implica.

Ahora, arriesgándome a pisar terreno de spoilers, debo decir que no me gustó especialmente ese epílogo que cierra la película, en una escena sobre la que es verdad que la película nos va dando pistas desde el principio, y no sé cómo estará en el libro, pero aquí, tal y como se había ido desarrollando, le queda como a un Cristo dos pistolas. Aunque es verdad que, si como parece anunciarnos ese final tan abierto, hay secuela, a lo mejor ahí cobra más sentido.

Hablo, claro está, de cierto personaje peludo al que podemos ver, que se supone que da sentido al título.

jueves, 23 de marzo de 2017

Con el nUevo móvil

 
En mis manos. Bueno, solo en una.

Hoy me ha llegado el nuevo teléfono móvil que pedí el martes: un BQ Aquaris U, que viene a sustituir mi ajado Aquaris 4.5, que tan buen resultado me ha dado, con la pretensión de que sea lo mismo pero mejor. Sin embargo, son varios los motivos por los que su estreno aún tendrá que esperar.

Uno es una tontería, que es comprar una funda, pues llevar el móvil nuevecito en el mismo bolsillo que llevo las llaves, sin protección, da cosica. El otro es que me tiene que llegar el duplicado de la tarjeta SIM, para que se adapte al nuevo teléfono. Esto en principio tampoco debería ser un problema, ya que creo que la que tengo sirve perfectamente. Pero eso no he podido comprobarlo, y es el verdadero motivo por el que la sustitución va a tener que esperar un poco, ya que no he sido capaz de abrir la ranura de las tarjetas, ni con el punzón-llave que viene. Y dado que no me quiero cargar el teléfono tan rápido, lo llevaré mañana a la tienda.

Así que de momento, sigo con el viejo, y el nuevo es... una bonita tablet.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Kong: La Isla Calavera

Esta vez el Rey juega en casa.

¿Otra película de Kong Kong? ¿Pero no hicieron una hace poco? Vale, "poco" son 11 años, pero tampoco es un plazo tan largo, que es King Kong, no Spiderman, como para andar reiniciando la saga cada dos por tres. 

Pero esta vez tiran por una vía más original, y en vez de repetir el esquema clásico de "llegar a isla, ver mono gigante, capturarlo, mono secuestra a rubia y se sube al Empire State", cuentan una historia completamente distinta, que sin ser original (no deja de ser muy "Parque Jurásico") que sirve de vehículo para hacer una pura película de aventuras, sin más pretensiones que esa, saltando de cliché en cliché y mostrando todo tipo de horrores y letales bichos gigantes en la mítica Isla Calavera. Tampoco se puede decir, por motivos evidentes, que sea una secuela (no hago spoiler si digo que la versión de 1933 acaba con el simio ligeramente muerto), y tampoco puede decirse que sea una precuela, pues se desarrolla a principios de los años 70. Así que, ¿un reboot? Bueno, podría ser, pero con un argumento muy diferente.

La película en sí no pasa de ser un producto de puro entretenimiento, y de ver lo bien hecho que está y lo grane que es el mono, con todo un elenco de personajes secundarios a los que solo les falta una diana en la cabeza, pero a fin de cuentas están para eso. Esta película va sobre el Rey, y los humanos son solo unos invitados en su casa, que es la isla.

Aunque entretenid, no me parece que sea una película imprescindible, pero lo que sí me parece imprescindible, si se va a ver, es quedarse hasta la escena de después de los créditos, pues conseguirá que el pequeño friki que muchos llevamos dentro dé saltos en la butaca. Solo daré una pista: no es Samuel L. Jackson, que ese ya sale antes de los créditos del final.

martes, 21 de marzo de 2017

El móvil anoréxico

No eres tú, soy yo.

Me da rabia, y me he estado resistiendo hasta ahora, prolongando su vida más allá de lo habitual, pero me temo que va a tocar jubilar el Bq Aquaris 4.5 que tan buen resultado me ha dado, pero que a pesar de que todavía funciona perfectamente, y la duración de la batería es aceptable (llego a casa a la noche con un 30% si la cargo antes de salir, algo impensable con el anterior), tiene un problema gordo, que lleva tiempo arrastrando, no tiene arreglo y puede acabar por darme un disgusto.

El problema es de alimentación, y es que la ranura en la que se mete el cargador está ligeramente torcida, y cuando lo enchufo se sale con un soplido, pasando muchas veces que lo dejo a cargar por la noche, el cable se sale y me lo encuentro por la mañana con un 10-15%, y es una chufa, ya que, ahí viene el otro problema, la mayoría de los cargadores no me sirven. De hecho, alguna vez que lo he tenido que cargar en el trabajo he tenido que andar casi momificándolo con gomas para que no se salga el cable del cargador de su holgada ranura.

Así, aunque el resto funciona de perlas, temo que cualquier día haga puf y deje de poderlo cargar, de manera que me tengo que rendir a la evidencia y cambiar ya de terminal, Ha tenido una vida larga (2 años y medio, lo que en años de móvil son como 115 años humanos, más o menos) y feliz, 

El jueves llega el flamante reemplazo. ¡Arf, qué pereza!

lunes, 20 de marzo de 2017

Spameando para #omicron017

Se hace saber, que del 13 al 16 de abril en Zalla...

A falta de 24 días para las jornadas, una de mis labores (la más importante), es darles publicidad, y aunque los medios están haciéndonos bastante poco caso (a pesar de mi insistencia), no decaigo en mi labor de anunciar y promocionar, sobre todo en redes sociales, y en especial actualizando mucho el blog, varias veces al cabo del día, y dando ruido a todas esas entradas. 

Hay dos especialmente importantes, que son las de actividades,las que son rol y las que son otro tipo de actividades, que van creciendo día a día, pues así a lo tonto, entre las que ponemos nosotros y las que nos aportan los asistentes, la cosa va creciendo.

Y con esto, de forma nada disimulada, mato dos pájaros de un tiro: hago una entrada para hoy en este blog y de paso promociono un poco más el evento.

Como dirían en los Simpson, la publicidad puede ser de tipo subliminal, liminal y superliminal: ¡VENID A LAS JORNADAS

domingo, 19 de marzo de 2017

Fin de semana mur...marciano

Hoy paso de hablar de baloncesto. >:(

Fin de semana terminando, pasemos a comentar el fin de semana. El viernes es fácil de deducir: cine, y la película se adivina sin problemas, que por algo la reseñé aquí mismo.

El sábado paseo matutino a la caza del cómic (me hago con mi ejemplar del Neonomicon de Alan Moore) y termino de preparar la partida de la tarde. Llegan las jornadas y dirijo, por tercera vez "La Centuria A" (mi versión del Equipo A con romanos para FATE Acelerado), partida que tiene bastante tirón. Además me hace ilusión sentar en la mesa a gente de la asociación que es más de juegos de tablero y rara vez le da al rol.

Por la noche, entre la cena, el charloteo y un par de partidas de Los inseparables, me voy a casa.

Domingo, por la mañana voy a Miribilla, donde no sucede nada que merezca ser mencionado y luego a comer. Por la tarde, otra vez frikerío, con partida de la Guerra del Anillo en la que gano como señor del mal a un jugador que, pese a ser novato, me deja contra las cuerdas (hay que ver, lo que me gusta ese juego y lo terriblemente mal que se me da).

Y más o menos eso ha sido todo. Para rematar, algo de Spartacus y/o Birderlands 2. Mañana semana nueva.

viernes, 17 de marzo de 2017

La Bella y la Bestia

Se oye una canción...

Remake del clásico de Disney, al que algunos han calificado de "innecesario". Desde un punto de vista estrictamente maslowiano es verdad, no era necearia. ¿Pero qué película lo es? A mí me parece un acierto, ya que da otra visión del clásico, al que es completamente fiel, para hacer sentir lo mismo con esa historia, en esta película divertida, bonita y emotiva, sin que esté de acuerdo con los "para ver esto me veo la original". Punto uno: la original no desaparece porque exista esta versión, punto dos, esta es para ver lo mismo de otra manera. Es como escuchar una versión distinta de una canción que nos guste.

Y en este caso esa versión, ese "cover", me gusta. Está muy logrado el traslado a imagen "real", con escenas y personajes que prácticamente cobran vida para saltar a la pantalla, y con algunos añadidos que encajan muy bien, algunos casi sin notarse que lo son. Aunque es verdad que algunas, aun siendo adecuadas y no quedar en absoluto como un pegote, parece que solo busquen alargar el metraje.

Un miedo que tenía era que las canciones tuvieran, como pasaba en El libro de la selva o el musical de El rey león, una letra distinta, pero ese miedo se difumina, pudiendo disfrutar de las canciones como las recordaba, e incluso se atreve a introducir algunas nuevas, pero que se mimetizan muy bien con el resto. 

En cuanto a los personajes, muy bien Emma "Hermione" Watson y muy bien Luke Evans, con un Gastón totalmente despreciable y chuloplayas, pero a su manera con carisma. Los secundarios manteniendo el encanto que ya tenían en la película de animación, y con Bestia pasa lo mismo: está mejor de bestia que de príncipe. Muy bien elegido el actor, eso sí. 

Buscaba en esta película, como decía más arriba, encontrar exactamente lo mismo que me daba la de 1991, y en cierto modo sentir lo mismo. Otros tal vez no tengan la misma suerte, pero yo he de decir que lo he conseguido. Ahora me queda la ardua tarea de quitarme las cancioncillas de la cabeza.

jueves, 16 de marzo de 2017

De lobos y orcos

¡STOP matanzas!

"Los orcos de Mordor son unos seres mucho más civilizados y considerados de lo que se piensa, como muestra esta foto. En las primeras posiciones marchan siempre los orcos más desfavorecidos, los que tienen menores oportunidades laborales para que tengan la oportunidad de quedarse con la mejor parte del botín. Detrás de ellos van siempre voluntarios veteranos, cuya función es asesorar y aconsejar a los de la vanguardia. En la zona central está Timmy, montado sobre un huargo. Timmy nació con una grave discapacidad, pero en vez de marginarlo lo llevan con los demás a la batalla, pero está en el medio, protegido siempre con sus compañeros. Por último, en retaguardia van los orcos más fuertes y mejor equipados, protegiendo siempre a sus compañeros. Que no te engañe la propaganda élfica, los orcos son criaturas sensibles y maravillosas"

Esto viene a raíz de este clásico bulo, que regularmente reaparece por redes sociales sobre la peculiar organización de una manada de lobos.

Etología alternativa, una nueva ciencia.

"Manada de lobos: los primeros 3 son los más viejos y/o los enfermos, ellos le marcan el paso a la manada. Si fuera al revés, los dejarían atrás y perderían contacto con el grupo, en el caso de una emboscada serían sacrificados. Luego siguen en la fila los 5 más fuertes, son el frente del grupo. En el centro va la mayoría de la manada, y detrás de ellos siguiéndolos el segundo grupo de otros 5 fuertes. El que va de último, va solo, el Lobo Alfa. Desde esa posición controla todo, puede verlo todo y decide la dirección. El Alfa puede ver a la manada completa. El grupo se mueve acorde al paso de los mayores, se ayudan unos a otros, se cuidan entre ellos."

¡Oh, es sorprendente y maravilloso! Y como muchas de las cosas sorprendentes y maravillosas que nos encontramos por Internet, una completa gilipollez (aquí lo explican bastante bien). Evidentemente el alfa es el que va primero, que para eso es el alfa, y lo de ir el último decidiendo la dirección... tal vez cuando inventen los walkie-talkies para lobos.

La historia es muy bonita, pero los lobos son lobos, y como tales se comportan. Ah, la foto de los orcos también es falsa. El del huargo es el jefe.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Exceleando

Pero con cosas escritas.

Semanas de picar datos. Por una parte, en el trabajo, pasar a la tabla las solicitudes de inscripción de un evento que se organiza mañana en la Universidad de Deusto. Por otro, picar los datos de las solicitudes de preinscripción a las #omicron2017, que el primer día fueron de locura (y que, por cierto, estoy a un tris de anunciar que se han acabado las plazas de pernocta. Creo que queda una), y que aunque se ha ido calmando, el agradable goteo es incesante. Con el otro la cantidad ha sido mayor, pero es un poco frustrante ver que hay quien no tiene muy claro el concepto "campo obligatorio". ¿Será que se piensan que la cosa va de rellenar el formulario con el portátil en la naturaleza? Bueno, ahí la lista está cerrada, y en las jornadas la gente se porta mejor, y me rellena bien los campos (qué remedio, si no lo hacen, la web no deja seguir).

Para sacar la plaza me pedian acreditar el Excel, y otras cosas no, pero esta vaya si la uso.

PD: No se me ocurría absolutamente nada interesante que contar hoy. Creo que se nota.