viernes, 24 de junio de 2022

A Plague Tale: Innocence

Los hermanos Amicia y Hugo de Rune.

La Francia de 1348 (el boom de la peste negra) es el escenario donde este juego nos presenta la historia de dos hermanos, hijos de una rama noble menor, que tienen que escapar precipitadamente cuando su casa es atacada, viéndose envueltos en una carrera por su vida, huyendo de los enemigos, tanto los mortales como una enigmática y sobrenatural plaga que lo envuelve y pudre todo.

Aunque está catalogado como aventura, yo casi podría encajar este juego en la categoría de survival horror, ya que cuenta con muchísimos elementos propios del género, como son la vulnerabilidad del personaje, la oscuridad visual, tanto de ambiente como de iluminación (soberbio el juego en el apartado gráfico), la escasez de recursos y la sensación de que un paso en falso nos puede matar, así como los puzzles a los que nos vamos enfrentando, pues realmente todo el juego en sí no deja de ser un puzzle en el que hay que aprender a resolver cada obstáculo que nos aparece. La infiltración también es un componente clave, por lo que hará las delicias de los aficionados a este tipo de juegos.

Sin embargo, donde realmente reside la fuerza es, además de la atmósfera de horror, que nos traslada a una oscurísima Francia medieval, en la historia y en sus personajes, concretamente la pareja de hermanos protagonistas, que durante gran parte del juego solo se tienen el uno al otro, y con los que es muy complicado no empatizar. 

La dificultad, con excepción del jefe final, que sí se me atragantó bastante, está bastante bien medida, de modo que no hay atascos gordos, y la mayoría en un par de intentos, a lo sumo tres, se acaban sacando. 

Un juego muy recomendable, a menos que no se disfrute con los juegos de terror, porque aquí hay momentos en los que el culillo se puede llegar a contraer bastante.

jueves, 23 de junio de 2022

El insoportable peso de un talento descomunal

Nicolas Cage, la película.

Nicolas Cage es un actor capaz de lo mejor y lo peor, cuyo estilo histriónico y su costumbre por aceptar cualquier papel que le pongan por delante hace que protagonice truños absolutos, pero también cuenta con hitos memorables del cine de acción noventero, como La Roca, Cara a Cara o mi querida Con Air y es un tipo que, en general, siempre me ha caído bien y en esta ocasión procede a hacer un ejercicio de metacine y autocrítica para traernos esta maravilla, divertida de principio a fin, plagada de referencias y que consigiuó sacarme carcajadas en la sala del cine.

Nicolas Cage interpreta a Nicolas Cage, un actor de Hollywood que... correcto, hace de sí mismo, y es contratado por un millonario mallorquín (Pedro Pascal), admirador suyo y traficante de armas entre otras cosas, que quiere que juntos hagan una película, y así nace una amistad entre ambos,  que vertebrará una descacharrante comedia de acción que explota el clásico tropo de héroe por accidente.

Muy, muy divertida, y con un Nicolas Cage excelso, sabiendo reírse muy bien de sí mismo.

miércoles, 22 de junio de 2022

Bandeja desbordada


 Hacienda somos todos, dijeron las entradas. 

Siempre, o casi siempre que hablo por aquí del trabajo lo hago para contar cosas que me pasan en el mostrador o cuando atiendo llamadas telefónicas, pero hay otra parte importante, a la que me dedico las semanas que me toca arriba (en oficina en vez de en mostrador), que es atender la bandeja de tareas.

Antiguamente toda la documentación que llegaba lo hacía en papel, pero de un par de años a esta parte, y sobre todo a raíz de la pandemia, se implantó una presentación telemática en condiciones, de la que soy bastante partidario, ya que es más cómoda para nosotros y más fiable para el usuario. Convive con el papel, que siguen llegando cosas por correo, pero ya menos que antes.

La cuestión es que todo lo que se mete por sede electrónica, tanto como lo que se presenta en mostrador, nos llega a una bandeja, y nuestra función es ir a esa bandeja, ver qué son las cosas y redirigirlas al departamento o servicio correspondientes. A veces alguno puede dar algo de guerra, pero en general no es difícil, y siempre terminamos el día habiendo dejado la bandeja vacía.

Pero aunque la dejemos vacía, como la ventaja de la tramitación electrónica es que no hay horarios, no es raro que desde que nos vamos aun día hasta que volvemos al siguiente, cuando nos conectamos por la mañana haya entradas esperando en la bandeja. Lógico y normal. 

¿Y dónde está lo extraordinario de hoy?

Pues que normalmente por la mañana suele haber 20-30 entradas, alguna vez a lo sumo 40 (lo gordo suele entrar durante el día), pero hoy hemos amanecido con que la bandeja tenía más de 2500, casi todas de la Agencia Tributaria. Hechas las comprobaciones, hemos visto que no es ningún error informático, así que no quedaba otra que coger pico y pala, y ya iremos capeando esto al cabo de los días. Como referencia, haciendo solo esto, se podrían sacar unas 60 por persona y hora, puede que alguna más, pero a esto hay que sumar el resto de cosas que hacemos, y la siempre inoportuna atención telefónica, por lo que esto nos va a lastrar unos cuántos días. 

Así que hoy ha sido la primera vez que nos hemos ido sin poder dejar la bandeja vacía y mañana tocará volver con el miedo a encontrarnos otro envío masivo de estos. Mañana se verá.

martes, 21 de junio de 2022

Nosotros no nos mataremos con pistolas

No negaré que a mí a veces sí que me daban ganas de dispararles.

En primer lugar es preciso decir que esta película está rodada originalmente en valenciano y yo la vi doblada (cosa que deduje mientras la estaba viendo y corroboré más tarde, comprobando que el título original es Nosaltres no ens matarem amb pistoles), y si bien no soy especialmente quisquilloso con esto, me saca completamente cuando en una película unos personajes están doblados y otros no, de modo que esto puede altarar a mi percepción de la película y hacer que a lo mejor me pareciera peor de lo que realmente es. 

Pero como no puedo valorar lo que no vi, pues ahí va mi comentario sobre lo que me topé en el cine. Es un poco la típica película de grupo de amigos de toda la vida, que se reencuentran un fin de semana en el que aprovechan para ponerse al día sobre qué ha sido de sus vidas y, como parte inherente al género, empieza a salir mierda enterrada por todas partes y afloran conflictos que han estado mucho tiempo latentes, algunos mejor contados, que otros, y por el camino enlaza con el costumbrismo y toca temas como la precariedad laboral, la soledad, las relaciones de pareja... la receta típica vaya.

A ratos intenta adentrarse en el terreno de la comedia, y lo hace con tan poca gracia que esos momentos son sin duda lo peor de una película que ya de por sí me parece floja, pero afortunadamente quedan más concentrados hacia el principio de la película, pasando de ser mala a ya no tan mala, aunque nunca llega a funcionar del todo. 

lunes, 20 de junio de 2022

Adiós al teletrabajo

El objetivo de todo esto: pasar de sobremesa a portátil. 

El título es completamente engañoso, ya que llevo desde mayo del año pasado sin teletrabajar (tampoco es que lo eche en falta, la verdad), pero el portátil que nos facilitaron para ello seguía en mi casa, hasta que por fin este viernes nos lo reclamaron, pues la idea es ir paulatinamente reemplazando los ordenadores de sobremesa con los que trabajamos por ordenadores portátiles, así que el ordenador que he entregdo hoy, será mi herramienta de trabajo a partir de septiembre. Lo que no queda claro es si en los puestos de atención al público nos dejarán los ordenadores fijos o si tendremos que ir con ellos todo el día arriba y abajo, lo que sería un terrible engorro que espero que no suceda. 

Lo sabremos a la vuelta del verano.

domingo, 19 de junio de 2022

Caluroso fin de semana

 La imagen lo dice todo.

Aunque teóricamente quedan unos días para que empiece el verano, este fin de semana hemos tenido una ola de calor como hace tiempo que no recordaba. Pero además de sudar he hecho más cosas, así que voy a hacer un poco de memoria.

El viernes hubo reunión para organizar los turnos de txozna de fiestas de Bilbao (en una lonja que era una bendición por lo fresquitos que estábamos dentro) y luego un cumpleaños, con margaritas de mango y luego cena de hamburguesas en Deusto. El plan incluía ver luego la noche blanca de Bilbao, pero para cuando terminamos de cenar ya era tarde, así que fuimos a tomar algo y luego retirada. 

Está frío, me vale.

El sábado por la mañana lo dedico básicamente a quedarme pegado al ventilador y por la tarde-noche voy a la lonja, donde organizábamos jornadas. Un poco de tertulia, partida con derrota al Blood Bowl Team Manager (¡qué malo es el equipo de vampiros!) y victoria sufrida en el Tigris&Eufrates, al que llevaba cerca de 20 años sin jugar.

Nos come Chu-chu-Cthulhu.

El domingo por la mañana me armo de valor y voy al gimnasio (dentro se estaba fresquito, todo hay que decirlo) y por la tarde partida de Mansiones de la Locura, donde con relativa facilidad superamos el escenario del tren.

Eso, y mucho calor.

sábado, 18 de junio de 2022

Un fresco tesoro

Mejor que un portal a Narnia.

Por si algún despistado no se ha dado cuenta, estos días están siendo bastante calurosos en Bilbao, con temperaturas superiores a los 40º, lo que hace que sudar se convierta en deporte nacional y el mero hecho de existir ya sea agotador.

Entonces me acordé de que cuando compré la casa, uno de los electrodomésticos que había era un ventilador viejo, que se ha tirado tres años encerrado en un armario hasta que hoy me he acordado de él, lo he enchufado y mágicamente mi casa es ahora un sitio más habitable.

Pocas cosas más relevantes que esa podría contar hoy. 

viernes, 17 de junio de 2022

Far Cry: New Dawn

Mad Max, pero con colorines.

Primera entrega de la saga Far Cry que es una secuela directa del anterior, New Dawn nos lleva a una ambientación postapocalíptica que nos muestra cómo se queda el condado de Hope unos 20-25 años después de los acontecimientos de Far Cry 5, con lo que algunos sitios y personajes se repetirán.

Cambia bastante con respecto a sus antecesores, y como es normal algunos cambios me han gustado más que otros. En lo negativo, que los enemigos tengan una barra de vida y distintos niveles, que entiendo que querían darle un toque más RPG, pero me chirría que varios disparos a la cabeza hagan que un malo de nivel alto ni se inmute si el arma no es de su mismo nivel. Dicho de otra manera, no me gusta que lo hayan convertido en Borderlands. 

Tampoco me gustan las villanas, las gemelas Lou y Mickey, que están lejos de otros como Pagan Min o Joseph Seed (Vaas Montenegro, que es tan obvio que ni lo nombro) y se hacen especialmente insoportables, aunque el villano que se desvela como malo final es aún más soso. 

Otro cambio que al principio me chirrió, aunque al final me acabé haciendo, y que además hay que reconocer que casa con la ambientación, es que desaparece el dinero como recurso y en su lugar hay que conseguir metal, muelles, pólvora... con los que puedes ir comprando y (novedad interesante) armas.

Sigue igual el tema de cazar animales (mejorando la pesca, que aquí sí podemos pegar un tiro a esa maldita trucha listilla) y la toma de fortalezas, pero con una interesante adición, que es que podemos "vender" la fortaleza a los malos, con lo que ganamos recursos pero perdemos su control, de modo que podemos tomarla una y otra vez.

Vuelve a haber, como en FC5 pistoleros, que también irán ganando habilidades y además tendremos la posibilidad de mejorar nuestra base, con un muy simple pero eficaz efecto de logística. Lo que viene siendo jugar a las casitas. Y como novedad más interesante, las misiones, con mapas ajeno al condado de Hope, a los que podemos ir a liarla, matando mucho y consiguiendo recursos. 

En resumen, al margen de los cambios es más de lo mismo, lo que por mi parte es bien. No es el mejor de la saga, pero me he divertido.

jueves, 16 de junio de 2022

Reservando avión

¡Con espacio para las piernas!

No podría imaginar, cuando en diciembre de 2019 volvía de las Rolea, que estaría casi tres años sin volver a ver Mollina. Pero todos sabemos lo que pasó en marzo de 2020 y lo que implicó para eventos en general y TdN en particular. Ese año, como era de prever no hubo y en 2021 tampoco, pero este año por fin anunciaron que habría, por lo que marqué esos días en rojo en el calendario, y hoy, por no irlo dejando (que luego se dispara el precio) he cogido el vuelo. Y como en los dos últimos años me he ahorrado, por desgracia, mucho dinero que se habría ido a jornadas, he decidido pagar un poco más y volar en primera fila, como hice cuando fui a Alicante. Que la comodidad luego se agradece mucho.

¡Ya falta menos para volver a ver el CEULAJ!

miércoles, 15 de junio de 2022

Empieza la temporada de playa

En la foto no se aprecia, pero había solazo.

Oficialmente la temporada de playas en Bizkaia empezó hace un par de semanas, pero hoy ha sido el primer día que he ido yo, y eso es lo que cuenta, al menos a los efectos de este blog.

Sobre las 5 de la tarde, cuando mi señora novia terminaba de trabajar, nos hemos ido directos al metro (previo paso por farmacia a por mascarilla, que no tenía en casa) y hemos ido hasta Getxo, concretamente a Bidezabal, para bañarnos en la playa de Arrigunaga. 

Una vez ahí, los clásicos; embadurnarse de crema solar, cual capa de imprimación, paseo por la playa, meter el pie en el agua, venirse arriba, meter la parte central del cuerpo en el agua, gritar como bebés asustados, meter el resto del cuerpo y ya con las terminaciones nerviosas congeladas, disfrutar del baño.

Luego un poco de fotosíntesis, quedar con una amiga para comer un helado y a casa, agradeciendo haber ido a Bidezabal y, por lo tanto, haber podido coger asiento, antes de llegar a la masificada estación de Neguri.