sábado, 25 de enero de 2020

Es mi palabra contra la mía

El cartel, anunciando el combate de Piedrahita VS Piedrahita.

"No estamos contentos con lo que tenemos" era el leit motiv del monólogo del genial humorista Luis Piedrahita, al que ya fui a ver allá por 2013

Debo decir que me gustó, pero también debo decir que me gustó más la otra vez. En esta hubo el problema externo del ruido de una bocina de la calle que interrumpía constantemente a Piedrahita, que salía al paso como podía pero cortaba mucho el rollo. Por otra parte, este número buscaba mucho la participación del público, y eso interrumpía mucho el ritmo, por eso me quedo con la otra. 

Pero si me quedo con lo bueno, me reí muchísimo con las reflexiones sobre el Primark, la parte de las mudanzas (que me pilla bastante reciente) y sobre todo me quito el sombrero ante la labia y la cultura de este señor, que tiene carrete sea el tema que sea.

viernes, 24 de enero de 2020

Te quiero, imbécil

Una comedia romántica con cartel amarillo, seguro que a nadie se le había ocurrido antes.

Marcos es tiene 35 años, y la misma semana en la que le deja su novia con la que llevaba 8 años le despiden del trabajo, con lo que tiene que volverse a casa de sus padres y reinventarse del todo, y su vida dará un giro cuando se encuentre con Raquel, una amiga del instituto a la que no había visto desde entonces, y que revolucionará su vida. Para más inri, Raquel era una chica gordita, que estaba enamorada de Marcos en aquella época pero ahora se ha puesto mucho más guapa. No cuento cómo acaba por no hacer spoiler, y por no insultar a la inteligencia de nadie, pues si algo tiene esta película es que es previsible. 

A ver, eso no es necesariamente malo, pues no creo que pretenda ir más allá del mero entretenimiento, y es en lo que se queda. Tiene sus cosas buenas, como su crítica a algunas conductas de masculinidad tóxica (que, viendo el resto de la película no sé si son voluntarias o casuales) y la gracia de Quim Gutiérrez (aunque aquí está un poco encasillado en su registro de Quim Gutiérrez, perdedor adorable), y tiene otras malas. El videoblogger gurú interpretado por Ernesto Alterio (que aquí da ya por culminada su transformación en Héctor Alterio) que aconseja a Marcos era un poco recargado, y algunos chistes un tanto rancios que llegaban a la vergüenza ajena. Especial sonrojo provoca la escena de la transexual, por ejemplo. Alguien debería avisar a 1993 diciendo que se les ha escapado el chiste.

¿Aporta algo más allá de hora y media de entretenimiento? Creo que no, que se queda en eso. Y que juega tanto con los clichés que se acaba convirtiendo en uno.

jueves, 23 de enero de 2020

2084 ya tiene fecha

El próximo jueves, este chiquitín estará en las tiendas.

Evidentemente yo ya conocía la fecha, pero hasta hoy no la he podido decir, pero por fin puedo decir que el 30 de enero, el juego de rol 2084 estará a la venta, con un PVP de 34,99 euros, tapoa dura y colorines. También estará disponible en PDF, no sé por cuánto pero más barato, claro. 

Así que espero que todos los lectores de bien de este blog acudan formales a comprarlo, o recibirán una visita de los cascos azules por su, eh... seguridad.

Y ahora pongo un par de páginas que la editorial me permite poner, para que veáis qué aspecto tendrá el libro:

El relato de 13263055, origen de todo esto.

Muestra de texto maquetado.

Al final s ofrece un breve anexo con las ilustraciones orignales de Alfonso Berroya y Josu Jorquera.

miércoles, 22 de enero de 2020

Multiseriando: enero 2020

Se me acumulan los deberes.

La oferta de series es tan grande que es imposible llevar al día todas las que salen, e incluso es difícil tener muy claro cuáles se están viendo. Es más fácil cuando solo se sigue una o se coge la costumbre de asignar una cada día (como he hecho otras veces), pero como ahora lo llevo un poco caótico, creo que estas son más o menos las que podría decir que estoy viendo actualmente:

-The Office: Con esta llevo tiempo, pues la empecé en verano de 2018. He tenido temporadas de verla con más contunidad, pero aunque me gusta la tengo como serie de picoteo ocasional, faltándome dos temporadas.
-Brooklyn 99: Con esta tres cuartos de lo mismo, y eso que me costó pillarle la gracia al principio y ahora sí que me gusta.
-You: ¿Por qué me puse a ver esto? No lo tengo muy claro, o sí. Es la típica serie de ver en el gimnasio mientras hago cardio.
-The good place: Amo esta serie, pero me da penita pensar que cada capítulo que veo me acerca más a su final.
-The end of the f***ing world: La primera temporada me gustó mucho y la segunda tampoco me disgusta, pero por A o por B la tengo medio aparcada.
-Vikings: La verdad es que la veo casi por inercia. Me falta por ver justo la última temporada.
-1983: Una distopía polaca de la que he visto un par de capítulos. Pinta interesante, y obviamente "distopía con nombre de año" fue un factor importante.
-El cuento de la criada: En verano vi la primera temporada y me gustó. Algún día seguiré. 
-Final space: He visto un par de capítulos de la segunda temporada, en algún momento me pondré con el resto. 
-Bojack Horseman: Esta la tengo por ahí empezada, pero no le pillo el punto. 

Y seguro que me dejo más, pero es lo que tiene tener tantos frentes abiertos... que acabas no haciendo caso a ninguno. 

martes, 21 de enero de 2020

Personaje para Las brujas de Salem

Este seré yo.

Ya sé a quién interpretaré el fin de semana del 13-14 de junio cuando representemos la obra de teatro de Arthur Miller "Las brujas de Salem". Daré vida al implacable John Hathorne, un severo juez puritano, inmune al dolor ajeno y que roza el fanatismo, por lo que no le tiembla la mano a la hora de mandar gente al patíbulo al más mínimo atisbo de sospecha.

Ese seré yo.

lunes, 20 de enero de 2020

¡Feliz 2084!

¡La caja, la caja!

Hoy es un hito muy especial para mí, que no por esperado es menos ilusionante, y es que por fin tengo entre mis manos 2084, el juego de rol que escribimos Ainize y yo, lo que significa la culminación de este proceso creativo que empezó hace más de 10 años y que por fin ha visto una luz que no siempr tuvimos claro que llegaría a ver.

Pero aunque todavía no me lo creo del todo, 2084 es ya una realidad. 

La imprescindible dedicatoria. 

domingo, 19 de enero de 2020

Fin de semana con comida, rol, Disney y otras cosas

La partida del domingo.

Posiblemente podría haber titulado esta entrada "finde pre2084", pues es posible que esta semana pueda tener en mis manos mi ejemplar de 2084 (lo que para mí supone un hito importante), pero como ya había escrito el título, pues así se queda.

El viernes por la tarde la verdad es que no hice gran cosa. Jugar al ordenador, ir al gimnasio a sudar calorías y luego al cine a ver Jojo Rabbit. Me acerqué por la noche a la lonja, pero ante la ausencia de planes me volví a casa a jugar al RDR2.

El sábado por la mañana más gimnasio, que tenía que hacer espacio para la comida. El cumpleaños de una amiga nos llevó a comer al Colombo, con una comida deliciosa y una sobremesa que entre pitos y flautas se acabó estirando casi a las 10 de la noche. Luego, sin cenar ni porras, que seguía lleno, me fui a la lonja, donde sufrí una derrota, como cazador, en La furia de Drácula.

El domingo un día muy rolero, probando por la mañana una partida de princesas Disney con un prototipo de PbtA del amigo Willy y por la tarde hago pira al basket (me perdí una nueva victoria del Bilbao Basket ante Manresa), pero es que ya había quedado hacía tiempo, antes de saber que el partido iba a ser por la tarde, así que fui a la partida, con una nueva entrega de la campaña de Warhammer, ya cercana a su final.

Eso ha sido más o menos el fin de semana. Tema socorrido para los domingos por la noche.

sábado, 18 de enero de 2020

Jojo Rabbit

Inclasificable.

La verdad es que Jojo Rabbit no se parece a lo que yo me había imaginado viendo el trailer, aunque me ha encantado igual. Con la premisa de un niño nazi que tiene a Adolf Hitler como amigo imaginario, esa fotografía tan colorida y un director ran gamberro como Taika Waititi yo me estaba imaginando una gamberrada con forma de comedia absurda, de carcajada constante. Pero para mi (agradable) sorpresa me he encontrado una película que, cumpliendo con la premisa de ser divertida, tiene bastante más profundidad, y nos ofrece una historia sencilla pero tierna, con momentos entrañables y tocando el amor, la amistad, el sacrificio, el cambio de valores...

Jojo es un niño nazi que, producto de su época, aspira a ser el übermensch perfecto y llegar a formar parte de la guardia personal del Fuhrer. Leal al Reich, odia a los judíos, aunque no sabe ni lo que son, y acude con gran ilusión al campamento de las juventudes hitlerianas donde, con la ayuda de su amigo imaginario Adolf Hitler, llegará a ser el supersolado.

Pero un ridículo accidente cambia las cosas y se ve obligado a quedarse en casa, donde descubre que su madre esconde... ¡una chica judía! Y no cuento cómo sigue, que no quiero hacer spoilers.

Con un estilo muy particular, Jojo Rabbit encaja perfectamente en la categoría de clásico instantáneo, logrando una peculiar combinación de ternura, humor ácido y escenas de gran tensión (maravilloso el agente de la Gestapo) que no dejará indiferente a nadie.

Maravillosa.

viernes, 17 de enero de 2020

The wolf among us

¿Quién teme al lobo feroz?

La versión en videojuego del (por cierto estupendo) cómic Fábulas de Bill Willingham que, con el planteamiento lúdico de The Walking Dead de Telltale, nos transporta a una historia completamente noir en la que nos ponemos en la piel de Bigby Wolf, el lobo feroz de los cuentos, metido aquí a sheriff y detective de Villa Fábula, que tendrá que meterse en los bajos fondos para llegar hasta lo más hondo de un asunto muy turbio.

Sin entrar en demasiados detalles, habría que contar algo del cómic del que procede. Fábulas es una reinvención de los cuentos clásicos que se basa en que un evento obliga a los personajes de cuento a venir a nuestro mundo y, adoptando formas humanas, se tienen que integrar más o menos en la comunidad mundana, aquí concretamente en Nueva York. Aunque, a espaldas de la humanidad, mantienen sus propias leyes y costumbres.

En ese contexto, el lobo feroz es el encargado de velar por la seguridad, y trabaja a las órdenes del gobernador Ichabod Crane y la ayudante del gobernador, Blancanieves.

Esa base da un material muy jugoso para una aventura gráfica que, al más puro estilo point&click, nos permitirá ir avanzando en la historia y avanzar por el camino de las decisiones que tomemos en los diálogos y acciones que tomemos, logrando crear una atmósfera fascinante y un misterio en el que nos vamos adentrando cada vez más y más, al tiempo que el protagonista lucha no solo contra los malos, sino contra sus propios y viscerales instintos.

Las palabras no siempre son suficientes.

Gráficamente muy similar a The walking dead, con una estética de cómic en movimiento que le va como anillo al dedo, The wolf among us ofrece una historia que sobre todo está aposentada sobre unos personajes, tanto protagonistas como secundarios, muy bien construidos, y con los que es fácil empatizar, nos caigan bien o mal.

Tiene también a su favor, que es un juego no demasiado largo y que la dificultad es bastante escasa, siendo muchas veces más una película interactiva, un "elgie tu propia aventura". Y eso también está bien, que no siempre se tienen cientos de horas para dedicar a un juego.

El lobo con su amada Blancanieves.

Una obrita de arte, la verdad, que aunque no llega al nivel de emotividad de The walking dead, es un más que digno sucesor.

jueves, 16 de enero de 2020

Día de la croqueta

Crujiente y cuqui.

Todos los días es efeméride de algo, y según veo, hoy ha sido el día de la croqueta, esa deliciosa pieza de comida rebozada y con bechamel, que triunfa allá donde va. 

Hoy no he comido ni cocinado croquetas (y tampoco es plan de ponerme a hacerlas ahora), pero me he acordado de la primera (y hasta el momento única) vez que me puse a manufacturar croquetas caseras.