miércoles, 1 de diciembre de 2021

Last night in Soho

El cartel está en castellano pero yo la vi en inglés.

Edgar Wright, conocido por su trilogía del Cornetto y la maravillosa adaptaciñón de Scott Pilgrim, cambió de registro para regalarnos (es un decir, que yo mi entrada la pagué) la soberbia Taxi Driver y ahora vuelve a cambiar para traernos otra maravilla, un thriller muy noir, con referencias a Hitchcock, Lynch, Tarantino, Aranofsky y muchas otras que sin duda habré pasado por alto.

Nos habla de Ellie, una chica de pueblo que se va a estudiar diseño a la gran ciudad y empieza a tener sueños muy vívidos que la transportan al Londres de los años 60, donde se transforma en cierta manera en Sandie, una chica misteriosa y sofisticada con sueños de ser cantante, que conoce a Jack, un hombre magnético, al principio un galán maravilloso, que la introduce en la noche londinense. Esos sueños se irán repitiendo y Ellie tendrá que sufrir un inquietante descenso a la locura a medida que los sueños de Sandie se van convirtiendo literalmente en pesadillas.

En esta última noche en el Soho, tanto el director como las actrices protagonistas (en especial MacKenzie, que se come la pantalla cada vez que aparece) son capaces de generar una atmósfera cautivadora y opresiva, que atrapa al espectador, haciendo querer saber qué va a pasar y a dónde va a llevar este camino. Ayuda también, y mucho, la música, con una genial banda sonora con la que Wright vuelve a dar vida a la película, integrando muy bien las canciones con la acción. Sin llegar al nivel que alcanazaba en esta faceta con Baby Driver, pero rayando a gran nivel. Sobre la música, por cierto, fue toda una sorpresa descubrir que la mítica Eloise de Tino Casal no es sino una versión del tema homónimo de Barry Ryan. 

Un clásico instantáneo que eleva a Edgar Wright a la categoría de "director del que voy a ver todo lo que estrene". 

martes, 30 de noviembre de 2021

lunes, 29 de noviembre de 2021

Un pequeño chaparrón

¿Basauri o la entrada al templo del agua?

No es ninguna noticia que llueva en Bilbao, pero si llueve tanto como esta semana empieza a serlo un poco, y eran impresionantes algunas de las imágenes que llegaban desde sitios como Zorroza o Basauri, recordando al infausto verano del 83, aunque esperando que no llegue a tanto. Mañana parece que las nubes nos darán un respiro, pero el miércoles vuelven a la carga.

Esto es en Zorroza, por donde paso andando a menudo. Me deja sin palabras.

domingo, 28 de noviembre de 2021

Frío y lluvioso fin de semana

La granizada del sábado en todo su esplendor.

Fiel al lema de la casa Stark, se acerca el invierno y este fin de semana hemos podido verlo, con mucho frío, mucha lluvia y bastante granizo. Pero además de eso, otras cosas.

El viernes fui al cine, a disfrutar de la última (y única decente) adaptación de Resident Evil. Luego, aprovehando que la lluvia dio tregua me di un largo paseo y terminé en la lonja, donde gané sendas partidas de Wingspan y Dune Imperium. 

El sábado por la mañana una de corretear por el gimnasio y un pintxo-pote antes de comer. Por la tarde a la lonja, a jugar a Downforce (que no se me da tan bien como las partidas del viernes) y La tripulación. Pero me voy pronto, que tocaba evento en el Teatro Campos, pues me habían regalado entradas para ver el show de Facu Díaz y Miguel Maldonado "No te metas en político".

La parte de Facu bien, con algunos momento graciosos y sin ser uno de mis monólogos favoritos me divertí. El problema vino con la intervención de Maldonado, que me pareció lo menos gracioso que haya visto nunca en un escenario y que además costaba entender lo que decía. El show en sí tenía momentos muy graciosos y con potencial, como el sketch de la entrevista a España, que conceptualmente era genial, pero la ejecución no nos gustó nada. De hecho, no llegamos a terminar de ver el monólogo de Maldonado y nos marchamos de ahí a la mitad. Luego cena y a casa bajo la lluvia.

Domingo por la mañana replicamos el plan del sábado y por la tarde probamos una partida al Castle Party, donde sufro para ganar, pero gano. Pero lo mejor es ver.

sábado, 27 de noviembre de 2021

Resident Evil: Bienvenidos a Raccoon City

Staaaaars!

La mejor adaptación que he visto de videojuego a película, así de claro. El trailer tenía muy mala pinta y las expectativas eran muy bajas, pero la verdad es que me he llevado una sorpresa muy agradable con esta película, que se nota que está hecha con muchísimo mimo y amor a la saga de Capcom, y que además funciona muy bien como película de terror y acción para quien no conozca los juegos de los que bebe.

Como ya nos mostraba el anuncio, la historia coge elementos de Resident Evil 1 y Resident Evil 2, con algunas cosas de Code Veronica y nos va contando y entremezclando, con bastante acierto, ambas historias. Cambia cosas, cierto es, y algunos cambios que introduce son de calado, llegando incluso algunas a arquearme bastante la ceja, pero en realidad son cambios que encajan muy bien con el resto. Me refiero, claro está, al origen de los hermanos Redfield, que bueno, no es como en el juego pero tampoco queda mal. Otros cambios, sin embargo, creo mejoran el original, como por ejemplo el personaje de Leon Kennedy, para mí de lo mejor de la película, que a diferencia del del videojuego, este sí me lo creo. Y eso no pasa solo con Leon. También pasa con Albert Wesker, que vale, el de esta película es un personaje completamente distinto al villano de la saga videojueguil, pero pasamos de tener un villano de opereta y jajejijoju a un personaje con unas motivaciones y un comportamiento que para película queda mucho más verosímil.

Y ese es, sin duda, uno de los grandes logros de esta película, que dentro de que es una historia de megacorporaciones y zombis, consigue ser creíble. La forma de actuar de los personajes, exceptuando las necesarias concesiones al peliculeo, te las crees, la forma de actuar de los civiles te la crees y en general todo fluye bastante bien y con sentido. Y hay escenas de acción que verdaderamente consiguen transmitir el caos y la angustia que la situación merece.

Ahora vamos a los zombis, los que para mí tiene un enfoque muy, pero que muy acertado, y que consiguen dar verdadero miedo, más que en la mayoría de películas del género, pues no se limitan a ser esa masa desdibujada de masillas matables, sino que se nos muestra a los zombis como lo que realmente son: humanos víctimas de los experimentos de Umbrella, y gente que está sufriendo. Nos va mostrando el proceso de degradación física e incredulidad por el que pasan, hasta irse poco a poco convirtiendo en los cadáveres andantes que son. 

Vamos ahora al apartado estético, que cuando hablamos de una adaptación de videojuego es importante. A este respecto, me tengo que quitar el sombrero ante los decorados, que nos trasladan a los sitios icónicos como la mansión Spencer o la comisaría de Raccoon City, recreándolos con un cariño que hace que parezca que nos hemos ido al videojuego, y algunas escenas del videojuego no solo las replica de forma perfecta, sino que además consigue que encajen de forma perfectamente natural en la historia, y a veces con ganas de llegar al aplauso. También consigue emular, en general, el aspecto noventero, un poco de serie B, que en realidad tenía el juego original. Pero sin dar vergüenza ajena en la escena introductoria de las montañas Arklay. Por poner alguna pega, es cierto que los diseños de algunos personajes son muy distintos, y puede que hace algunos años me hubiera quejado de esto, pero a estas alturas ya me suele importar menos. Y cogeremos como ejemplo a Jill Valentine, que siendo tal vez lo que menos me haya gustado, la prefiero a la versión de Siena Guillory, que estéticamente clavaba la del juego pero no dejaba de ser un florero muy bonito cuya función en la trama era básicamente estar buena.

Además de todo lo citado, toca decir que es una película con la que me he divertido mucho, pues tiene acción, humor en su justa medida (el jefe de policía Irons tiene momentos estelares), tensión y saber jugar con la incertidumbre de qué cosas serán como la historia que ya conocemos y cuáles no. 

Por último, toca avisar de que tiene una escena postcréditos que abre la puerta a una posible secuela que, viendo lo que han hecho aquí, me encantaría que se hiciera. Porque Resident Evil: Bienvenidos a Raccoon City me ha parecido una carta de amor a Resident Evil. Por fin una película a la altura. 

jueves, 25 de noviembre de 2021

Llegó Hawkeye

La serie para estas navidades.

Sea película o serie, una novedad audiovisual de Marvel siempre es motivo de alegría, y ayer le tocaba el turno a una serie a la que le tenía bastantes ganas, y en especial desde que vi el trailer. Además, pese a que tal vez no sea el más popular de los Vengadores, Ojo de Halcón es un personaje que siempre me ha gustado bastante y recuerdo que de nño me encantaba su diseño en los cómics.

De momento han echado dos capítulos, que fueron consumidos ipso facto en cuanto llegué ayer a casa y parece que da lo que promete: una serie desenfadada, con acción y humor. Concretamente con la escena en la que tocan los juegos de rol, que me reí bastante.

Ahora, hasta el 22 de diciembre, ya tengo plan para la noche de los miércoles. 

miércoles, 24 de noviembre de 2021

Zombi Child

No son infectados, son zombis.

Una aproximación al mito del zombi, pero desde su visión originaria, contando la historia de Clairvius Narcisse, un haitiano que "murió" en 1962 y al "volver" de la muerte fue esclavizado durante años, hasta que por fin pudo salir de ese estado y volver a llevar una vida relativamente normal.

Paralelamente a la historia de Narcisse nos cuentan la historia, aparentemente inconexa de un grupo de adolescentes de un elitista colegio femenino de París, al que llega una nueva estudiante haitiana y se hace amiga de la protagonista. Esto ya va dando más pistas de cómo conectan las piezas, ¿verdad?

Con ese título uno podría esperar que en un momento dado algo pasará que vaya a llenar el instituto de cadáveres andantes y convirtiendo aquello en un sangriento festival de colegialas destripadas, aunque nada más lejos de la intención de la película, que es una película sobre zombis, sí, pero no una película de zombis. Afortunadamente iba sobre aviso, de modo que no tuve el problema de ir al cine esperando una cosa y encontrarme con otra. Aquí, sobre todo el enfoque es sobre el mito, la cultura vudú, los loas, el Barón Samedi y todo eso.

Por lo demás, siendo una película que prefiere mostrar a narrar, durante gran parte del metraje queda la sensación de que no está pasando nada y es como ver una versión modernizada de Las Niñas de Palomero, pero sin el aliciente de la nostalgia, y el ritmo lento ayuda en poco. A destacar, en lo positivo, que lanza algunas pinceladas en la boca del profesor de Historia, que invitan a la reflexión, y que se agradece que se trate el tema zombi desde este enfoque, pero por lo demás... digamos que no tiene papeletas para convertirse en mi película favorita. 

martes, 23 de noviembre de 2021

Way Down

En algunos países estrenada como "The Vault".

Un atraco perfecto, orquestado por mentes maestras, al edificio más seguro del mundo y que además está en Madrid, rodeado de un circo mediático, en este caso porque coincide con la final del mundial de fútbol de 2010 y el edificio está rodeado de gente viendo el partido en las pantallas gigantes. Con esos antecedentes es difícil no acordarse de La casa de papel, pero en realidad es un planteamiento muy distinto. Tienen en común que pertenecen ambas al género de las heist movies (o sea, películas de atracos), pero dentro de las similitudes propias del género no guardan especial parecido entre sí.

Tenía mis recelos hacia esta película, pues pese a que es de director español, está ambientada en Madrid y tiene unos cuántos actores españoles, no pude verla en VO, y temía que el doblaje me chirriara demasiado, pues cuando los actores se doblan a sí mismos el resultado no suele ser bueno. Por suerte, como pude comprobar después, duranta gran parte de la película hablan en español en el original, de modo que el audio es el mismo que si fuera VO, así que por ese lado bien.

Volviendo a la película, sobre la historia poco que contar: cuando unos rescatadores del tesoro encuentran un tesoro hundido y lo pierden en un pleito contra el Gobierno de España, en una trama que me recordó mucho a El tesoro del Cisne Negro (Paco Roca), deciden que no están contentos con el fallo judicial y recurren a los servicios de Thom, un brillante ingeniero, para penetrar en la sala del tesoro más impenetrable, reuniendo para ello a un grupo de superexpertos. Y todo eso coincidiendo con la gran hipnosis colectiva que provoca el partido más importante de la historia del fútbol español, lo que en este país tiene tintes de gran ceremonia religiosa. 

El resultado es el esperado, con una película divertida, escenas poderosas y repletas de tensión, hacia un final climático que, como era de esperar, coincide con el celebérrimo gol de Iniesta, pero que si se rasca un poco se derrumba en un mar de sinsentidos y preguntas que jamás encontarán respuesta (Tosar mola, pero lo de que pueda mover él solito 500 kilos de nitrógeno líquido me parece un poco exagerado, que tan de Bilbao no es). Pero eso también va con el género, y como esto va de divertirse y eso la película lo consigue, pues yo contento con ella.

lunes, 22 de noviembre de 2021

Crónica: El guateque de Thanos

 
Foto de la organización, sin quienes esto no habría sido posible.

El sábado mencioné que iba a ir al evento y ayer dije que había estado. Hoy toca hablar un poco más en profundidad del evento en sí.

Lo primero que me llamó la atención, para bien, es la cantidad de gente que había. Me suena que me dijeron que unos 80, lo que para un evento de estas características está muy bien. Ahí me encontré con un par de conocidos, y se nos unió a la conversación un aficionado al juego que venía nada menos que desde Gante. Y una cosa que me encanta de estas cosas es que es muy fácil socializar. De hecho, es donde está la gracia, que te pones a hablar con el que tienes al lado, y muchas veces es como si la gente ya se conociera de toda la vida.

Abren, a la hora prevista, y procedemos a entrar. Nos identificamos y cogemos una mesa, un poco donde pille. Me junto con Mora, un conocido de años de jornadas, con quien también me junté en el anterior evento de Marvel Champions y otros dos, uno de Bilbao y el otro de Zaragoza. Presentaciones y como la mañana es de juego libre, nos ponemos a jugar. Un poco como cuando tienes 8 años y bajas a jugar al parque con los demás niños, vaya, fenómeno que se repetía en las demás mesas. Lo chulo aquí esque uno puede llegar sin conocer literalmente a nadie y en seguida es muy fácil integrarse. Insisto mucho en esto, pero es la magia de este tipo de eventos lúdicos.

Vamos al lío, que es la partida de la mañana. Jugamos con Hulka-Protección (un mazo que en mi cabeza era espectacular, pero en la práctica una fustaña), Rocket-Justicia, Capitana Marvel-Liderazgo y Adam Warlock, que es su propio aspecto. El villano es Cráneo Rojo, al que adornamos con Legiones de Hidra, Patrulla de Hidra y Asalto de Hidra. Nos pega tal paliza que no sabemos si hemos venido al Guateque de Thanos o al Guateque de Hidra. 

Después vienen las charlas, ambas muy interesantes pero lastradas por la acústica del lugar. Una de Juncal sobre construcción de mazos y otra de Rafa sobre los villanos del juego y su conexión con sus contrapartidas del cómic.

Comemos, en el propio sitio, y llega por fin lo que todos estábamos esperando, el juego organizado. 

Las hojas.

Nos dan una hoja con instrucciones y un sobre cerrado. La hoja con instrucciones nos indica cuál es el villano contra el que nos tenemos que pegar (Klaw, acompañado por los Hjos de Thanos y la  Orden Negra), y que cuando derrotemos la primera fase del villano abramos el sobre. 

Somos Avispa-Agresividad, Capitán América-Liderazgo, Antman-Protección y Venom-Justicia. Con relativa facilidad pateamos el culo de Klaw, pero he aquí nuestra sorpresa cuando a mitad de escenario las reglas del evento hacen que haya que cambiar a Klaw por Ultron. Ganamos, y con una victoria épica, pues la partida era literalmente contrarreloj (las reglas establecían un tiempo límite) y hubo un momento en el que nos quedamos varios jugadores con un punto de vida. Por suerte, los mazos eran mejores que los que usamos contra Cráneo Rojo.

Y llega por fin el plato gordo del menú, la batalla que todos esperábamos: el propio Thanos en persona, contra el que vamos con Capitán América-Protección, Spiderwoman-Justicia/Agresividad y Pantera Negra-Agresividad. Lo más curioso de este evento es que Thanos tenía, entre sus dos formas, más de 2000 puntos de vida y había que derrotarlo conjuntamente entre las 18 partidas.

Esta resulta ser la más fácil, pues los combos nos salen perfectamente y en una partida que se convierte en el vodevil de Maria Hill, que la estaba jugando literalmente todos los turnos (y esto a 4 jugadores es una barbaridad), nos damos un paseo de lo más plácido, que nos lleva a ser la mesa que más daño inflige a Thanos en su primera fase (y algo me dice que en la segunda no andaríamos muy lejos). Incluso nos permitimos el lujo de que Sif, la aliada con la que, por reglas del evento, empezábamos la partida, no abandone la mesa en ningún momento. Para el recuerdo el mágico momento de jolgorio colectivo en el que los organizadores anuncian que ha caído Thanos.

Terminadas las partidas llega el sorteo, donde me tocan una bolsa,un par de posters y el cómic con el origen de Los guardianes de la galaxia, así que no se puede pedir más (salvo que haya más encuentros como este, claro). La verdad es que le tenía muchas ganas a este Guateque de Thanos y quedé muy satisfecho. 

domingo, 21 de noviembre de 2021

Fin de semana marveloso

La partida que perdimos estrepitosamente.

Para recibir la semana en la que vuelven novedades del UCM (la serie de Hawkeye) no había mejor manera que con un evento de cartas y una partida de rol, ambos directamente relacionados con Marvel.

El viernes rompí la racha y no fui al gimnasio, pero sí a dar un amplio paseo, antes de reunirme con el otro comaster de la campaña rolera que hemos empezado hoy y de la que hablaré más adelante. 

El sábado toca hablar de un evento al que tenía bastantes ganas, y sobre el que mañana me extenderé con más detalle, que hoy me apetece más hacer entrada exprés. Me fui dando un paseo hasta la tienda, allí me encontré con algún conocido, estuvimos jugando hasta la hora de comer, comí tarde y mal (un pollo con una tikka masala horrible) y estuvimos jugando hasta las 21:00. De ahí al metro, a Etxebarri, pues celebrábamos el cumpleaños de una amiga.

Hoy domingo una de gimnasio matinal, sobremesa con siesta y tarde de rol, dando comienzo a la campaña "Avengers: Aftersnap", que responde a la pregunta "¿Y si el chasquido de Thanos hubiera afectado a otras personas distintas?", en la que hemos resuelto a sorteo puro quién vivía y quién moría tras la maniobra del titán loco. Y ha quedado un panorama muy distinto al del final de Infinity War.