martes, 20 de agosto de 2019

Turno de barra improvisando

En el escenario.

Si un clásico de la Semana Grande de Bilbao es el monólogo de Goyo Jiménez, otro es el turno de barra en la txozna de Moskotarrak (con este ya van 20 años sirviendo bebidas), día que aprovecho para juntarme con muchos amigos, que vienen a echar una mano.

Pero este año hubo una razón por la que me tuve que ausentar, y es que a las 20:15 tenía en el escenario de Txomin Barullo una actuación de teatro improvisado en la que, como puede deducirse en la imagen, yo era uno de los actores.

Me divertí bastante haciéndola, ya que soy muy fan de hacer el tonto, pero la pena es que las condiciones sonoras no eran muy allá, y entre que el sonido era atroz y que el micrófono nos lastraba, no pudimos llevarlo por donde realmente nos habría gustado, e incluso había momentos en que nos era imposible oírnos entre nosotros.

Pero me lo pasé pipa, que es lo que cuenta.

lunes, 19 de agosto de 2019

Confusio

Anunciando flanes.

Un clásico de la semana grande de Bilbao es ir a ver a ese maravilloso monologuista que es Goyo Jiménez, ya una tradición por estas fechas. 

Esta vez nos presentaba un show con un poco de refrito, todo hay que decirlo, recuperando chistes viejos y combinándolos con otros nuevos, pero con una gracia que hace que ya se puede tirar dos horas contando en bucle el chiste del perro Mistetas, que te vas a reír igual.

Con un humor algo más bruto que en otras ocasiones (yo encantado con eso), tal vez no haya sido uno de sus mejores números, pero tampoco ha sido de los peores (ese diría que fue el de 2016), de modo que salgo otra vez contento y con ganas de repetir.

domingo, 18 de agosto de 2019

Umbras 2019

El retorno de las meninas.

Este mes tengo el blog tan abandonado que temo que me lo quiten los servicios sociales, y el motivo es que este fin de semana también he estado fuera. Concretamente en Huarte (Navarra), disfrutando como todos los años de las Umbras de Alter Paradox, mi metadona para superar la resaca de las TdN.

Empezaron el jueves, que nos reunimos a mediodía para ir en el coche, y una vez allí la clásica rutina de comer en el centro comercial, inscribirnos y tomar posesión del hotel. Por la tarde asisto a una interesante charla sobre PbtA y por la noche juego un rol en vivo de Star Wars, Torneo de Sabacc, haciendo de wookie.

Ese día no me retiro muy tarde, lo que me permite estar vivo por la mañana del viernes, con lo que aprovecho para probar el juego de rol Dancú, que tenía curiosidad. La partida y la ambientación bien, pero el sistema... creo que hace 25 años ya me habría parecido malo.

Por la tarde juegos de mesa sin nada especial que reseñar y por la noche a reír un poco, dirigiendo un pase de Pínteme usted esas meninas que, lógicamente, no mola tanto como el pase con disfraces, aunque también disfruto. Mas no acababa ahí el viernes, ni mucho menos, pues es el día de la fiesta, así que por ahí anduvimos, con la música y los cubatas, hasta las 6 de la mañana, más o menos.

El sábado a la mañana no da mucho de sí, y por la tarde, además de probar algunos juegos de mesa (quería jugar a Apocalypse World pero no quedaban plazas) termino jugando como artista invitado la sesión de la campaña de Masks de unos amigos.

La noche tiene un plan bastante parecido, pues hago otro pase de Las meninas, pero esta vez por invitación (iba fuera de programa) y el resultado es maravilloso, con una partida que alcanza niveles de absoluta genialidad. De ahí un rato a tomar el aire (hacía mucho calor) y sobre las 3 a la camita.

Domingo por la mañana, pues poca cosa; desayunar, probar algún juego de mesa, la clausura y al coche. Vuelta a Bilbao y ganas de que vuelva a haber jornadas de este estilo, que me dan muchísima vida.

miércoles, 14 de agosto de 2019

¡Vacas!

Estas no, de las metafóricas.

Hoy toca otra vez echar la persiana, para estar dos semanas sin trabajar. Aunque me hubiera gustado cogerme agosto entero, eso en mi trabajo es una quimera, por lo que me he tenido que contentar con esta dinámica de una semana sí, una semana no, y ahora al fin podré coger un periodo más o menos "largo" y no volver hasta septiembre. Parecido al año pasado.

martes, 13 de agosto de 2019

Martes 13

Se supone que da mala suerte, pero es mono.

No, no es que me haya dado por adoptar un gato (mi alergia no me lo permitiría), simplemente que no se me ocurría qué contar hoy en el blog y el recurso de la fecha era ir a lo fácil.

lunes, 12 de agosto de 2019

Improvistories

¡Y el guion sin estudiar!

Este sábado empiezan las fiestas de Bilbao, la Semana Grande, y me apetece tanto como una ración de callos con tachuelas para desayunar. Pero dentro de las pocas ganas que tengo a dichas fiestas hay algo que sí me apetece, y es una improvisada (no podía ser de otra manera) actuación teatral que tendrá lugar el lunes por la tarde (y a ver cómo me apaño, que ese día tengo turno de barra) con algunos compañeros de la familia Sagaz. 

Pero aunque pudiera parecerlo, el enfoque será muy distinto al habitual, y para este espectáculo, en la txozna de Txomin Barullo, ofreceremos un formato nuevo, y que esperamos que sea del agrado del público.

domingo, 11 de agosto de 2019

Finde postTdN

El vaso molón.

Entre una cosa y otra estoy teniendo el blog un poco a dieta, y como no me gusta que pasen muchos días sin actualizar, pues me voy al recurso fácil de siempre, que es contar el fin de semana.

El viernes, al salir del trabajo, recibí visita de Piero y Valle, amigos de jornadas, que este año no asistieron a TdN pero vinieron al norte a hacer turismo, con lo que aprovechamos para quedar y comer juntos, una visita guiada por Bilbao y luego a Gorliz a visitar a Ainize (¡y el peluchoso perro Pixar!).

El sábado se me fue el día un poco en nada, aunque aproveché para ir trayendo la colección de Batman, que descansaba en el trastero de mi padre. Luego quedé con unas amigas para tomar algo y cenar, antes de ir con más gente de Abaco a tomar unas copichuelas, como la que se ve en la foto. La bebida no me gustó mucho de sabor, pero el vaso molaba infinito.

Hoy domingo, he aprovechado la mañana para dar una vuelta, luego un poco de sofá de sobremesa, y por la tarde rol, con una nueva sesión de una campaña corta de Vampiro: Edad Oscura, que empezó con un one shot y ya va por la cuarta entrega.

Y eso ha sido más o menos todo.

jueves, 8 de agosto de 2019

El sofá

El chiquitín.

Aunque lleva ya una semana en casa, todavía no le había dedicado una entrada y creo que le merece, pues es una de las joyas de la casa y algo sobre lo que voy a pasar mucho tiempo.

Lo cierto es que tenía el chincho de comprarme un buen sofá, acostumbrado a haberme apañado con sofás normalitos que, por baratos o demasiado clásicos, no me terminaban de enamorar, y como tenía espacio para ello me decidí por un amplio sofá con chaise-longue (es decir, cheslong) y me fui a la tienda para comprarme un sofá de capricho.

Quiso el destino que la fecha de entrega fuera justo el día posterior a mudarme, pero el karma tuvo a bien lesionar al repartidor, por lo que recibí el fatídico mensaje de que la entrega se retrasaba. 

Esto era el domingo, y yo el miércoles me iba a Mollina, de modo que ya me estaba viendo que me quedaba sin sofá hasta septiembre. Afortunadamente, el mismo lunes me llamaron para decirme que me podían traer el sofá el martes, y a la salida del trabajo, ya me estaban esperando los repartidores en el portal, sofá en ristre, para subirlo y montarlo.

Y como creo que ya he estado hoy mucho rato sin usar el sofá hoy, apago el ordenador y me voy un momento al salón. Es para una cosa...

miércoles, 7 de agosto de 2019

Crónicas Tendeneras - 2019 edition (2)

Si Vampiro: La mascarada es rol gótico, esto es rol barroco.

Seguimos con esto de contar qué pasó en las jornadas:

Sábado

Toca, con dolor, madrugar, porque tenía que dirigir. 2084, en una partida que termina con los personajes sometidos a un trámite de audiencia (eufemismo de 2084, y no es agradable), y como la partida es corta, me voy a la piscina. Simultáneamente se dirigen mis vivos Bob Esponja y Grease, por parte de los directores sustitutos. 

A la tarde me toca dirigir rol en vivo, y me pongo en la piel de Michael Curtiz, pues Casablanca vuelve al CEULAJ, un sitio idea donde dirigir esa partid, ya que el espacio con dos pisos y piano es ideal para simular el Rick´s y jugar esa partida, lo que unido a los disfraces sirve para emular la atmósfera de la partida.

Por la noche juego otro rol en vivo, Xperience, ambientado en el mundo de Westworld, donde soy un niño rico con problemas de odio hacia su familia, sometido a una cruel terapia por parte de un psicólogo perturbado. La partida la disfruto como un gorrino, pero se me hace demasiado rápida, tanto que cuando parecía que empezaba... se terminó.

Después de eso, para no variar, a por unas copichuelas al Pepe´s.

Domingo

Esto ya se está terminando, pero aún hay mucho rol que dar. Nuevamente una de 2084 por la mañana, piscinazo y a preparar la partida a la que más ganas le tenía de estas jornadas, esa gamberrada que es el rol en vivo Pínteme usted esas meninas.

Tenía mis dudas sobre cómo iba a salir, pero pese a alguna gamba que se me cuela al escribir, funciona muy bien y los jugadores (que son realmente quienes tienen el mérito) me regalan una comedia maravillosa, que me arranca no pocos ataques de risa. Y el tema visual, creo que la foto lo define. 

Para terminar, una partida de rol de mesa, la peliculera Mentes en blanco, con el sistema Hitos, y de ahí al Pepe John´s, donde por fin puedo salir de fiesta sin el freno de mano echado, y cosa que es poco habitual en mí, estoy hasta que cierran el bar y vuelvo a dormir ya de día, tras desayunar unos churros en alegre compañía.

Las TdN son eso a lo que todos los años dedico dinero, tiempo y esfuerzo, pero cada euro invertido, cada tecla pulsada, cada hora de sueño perdida y cada kilómetro viajado merecen la pena por la experiencia de vivir 4 días en un oasis de despreocupación y absoluta felicidad.

martes, 6 de agosto de 2019

Crónicas Tendeneras - 2019 edition (1)

Con esto comenzaban mis jornadas.

Venga, al turrón. Ahora que he dormido algo, voy a hacer la clásica crónica de las jornadas TdN, con las partidas jugadas y dirigidas, y los eventos en general.

Jueves

Por la mañana, tras acreditarme, me voy al sitio de referencia de estas jornadas: la piscina, donde me doy el proverbial baño de antes de comer. Para no salir del CEULAJ y evitar aglomeraciones, me como unas patatas en el merendero, en compañía de Luis Barbero (coautor de Cultos Innonbrables), y aprovechamos para dar forma a un par de ideas roleras.

Otro baño en la piscina y me lanzo a dirigir mi primera partida, de 2084. El juego parece gustar, recibo críticas positivas y la pregunta que más he oído en las jornadas "¿y cuándo se publica"? Pronto, pronto...

Por la noche una de zombis, con Until your second death, donde me toca ser el presidente en funciones de Australia en un laboratorio, tratando de salvar a un grupo de civiles, pero se convierte en un gallinero, más parecido a pastorear gatos, y por no escucharme mueren todos de forma horrible.

Habían terminado las partidas del jueves, pero aún quedaba carrete, pues había que salir de fiesta, lo que es uno de los alicientes de estas jornadas (y de las pocas veces a lo largo del año que salgo de fiesta motu proprio). Un par de copazos (estúpidos, sensuales y sobre todo baratos cubatas de Mollina) me voy a dormir sobre las 5 o así.

Duermo unas tres horas, voy a desayunar y me apunto a una partida de rol en mesa de Dungeon World, donde me lo paso pipa con un explorador y su búho-mascota Ow, en este juego de fantasía épica y narración compartida que me encanta. Evidentemente tras la partida, y después de comer, piscinazo. Creo que no perdoné ni una.

Por la tarde juego La caja Schrödinger, una partida en vivo de ciencia ficción, de las de estar sentados alrededor de una mesa, que no está mal, y tiene momentos de debate filosófico muy interesantes. 

Llega la noche y sacamos la droga de la caja para ayudar a Marina a dirigir Descenso al Infierno, un rol en vivo con un toque narrativo, muy onírico, cuya estructura es muy similar a los ejercicios de improvisación teatral y en el que la poesía juega un papel muy importante. 

¿Y a dónde vamos cuando termina la partida? ¡Premio, al Pepe´s!

Mañana sigo con el resto de la crónica.