miércoles, 28 de junio de 2017

Implante de muela

Así veía hoy al dentista.

Esta entrada podría decirse que es la secuela de una que fue publicada hace 9 años. En ella contaba que una muela carida decía adiós a las demás en una atroz sesión de extracción, dejando tras de sí un hueco, que ha estado ahí unos cuántos años. Y por fin, después de darle vueltas y sopesar múltiples variables me decidí a ponerme la prótesis. Bueno, no yo, sino un dentista, que para eso ha estudiado, y si lo hago yo, lo mismo no queda bien.

La intervención huelga decir que no es agradable. Por suerte no muy dolorosa, gracias a la anestesia, aunque de alguna punzada no se libra uno, y ahora aquí andamos, con la herida en la boca y unos cuántos días a dieta de amoxicilina a las finas hierbas. 

Sin embargo, y para mi desgracia, la de hoy solo era la primera fase, la de cimentar. Esto va de que perforan, meten un tornillo diminuto (aunque yo lo sentía como si me estuvieran incrustando la pata de la silla) y dan puntos para que cierre la herida. Y tras unos meses, cuando se ha consolidado, se pone lo que es la prótesis. Es decir, que hoy han puesto los cimientos, septiembre tocará poner el "edificio".

De momento no parece que esté dando mucha guerra, a ver a la noche.

martes, 27 de junio de 2017

Selfie

¿Gilipollas entrañable, o solo gilipollas?

Juntemos dos tópicos recurrentes; el rico que se ve obligado a vivir entre pobres y la crisis económica española. Démosle un aire de falso documental y tenemos Selfie, una comedia en la que Bosco, un niño pijo, de familia muy adinerada, se ve obligado a bajar al mundo real cuando su padre, ministro de Rajoy, es encarcelado por una larga serie de delitos y no solo se escapa el dinero sino también los amigos.

Bosco pasa de la Moraleja a Lavapiés, y ahí sufre su particular catarsis. En ese sentido me recordaba un poco a Igelak, de Gorka Otxoa, solo que ahí el personaje del banquero tenía seso. Aquí, el Bosco que tan genialmente dibuja Santiago Alverú, oscila entre la mezquindad y la estulticia, sin que a veces quede muy claro si es así de capullo por malicia o porque simplemente no le da.

Selfie es una nada disimulada crítica al clásico tema de las dos Españas, con esa dualidad entre "pijos" y "perroflautas", aquí marcada con líneas muy gruesas (no tanto por el humor que usa, que tira más por lo simpático), siendo casi a veces un poco producto facilón y de "consumo interno". 

Pero sinceramente, no es una película que viera por su mensaje, que realmente en ese sentido no aporta nada nuevo, sino como producto de entretenimiento, y en ese sentido me gustó. Como me gustó que contaran la historia desde el punto de vista del malo, o del idiota, o de no sé muy bien cómo definir a ese personaje que casi intentas que te caiga bien, y cuando parece que lo va a conseguir... pues eso.

lunes, 26 de junio de 2017

Por trece razones

En inglés, 13 reasons why.

Hannah Baker es una adolescente que se suicida y antes de morir graba en unas cintas de casete los motivos que le han empujado a tomar tan drástica decisión y las envía a la gente que más ha tenido que ver en ello.

La premisa, que es verdad que puede no tener demasiado sentido, o cuando menos quedar muy forzada, es simplemente la excusa para contar una historia sobre el bullying, acoso escolar, problema que a esas edades sucede mucho, y puede ser especialmente grave cuando se tiene la cabeza hecha un cacao y la necesidad de encajar.

Lo interesante de la serie es verla teniendo muy claro que es necesario empatizar con los personajes, y vencer la tentación de pensar "no es para tanto", que en cierto modo puede ser así, y no todos los motivos son igual de poderosos, pero hay que saber entender que quien lo sufre sí lo vea de esa manera. Esto no va de juzgar si esos motivos justifican o no, sino de ponerse en su piel y entender que no a todos nos afectan las mismas cosas. Además, tiene el acierto de que va soltando madeja poco a poco, y cuando al final se ve todo en su conjunto, el puzzle empieza a encajar muy bien.

Debo decir sin embargo, pese a que le reconozco sus virtudes, que no me ha terminado de gustar. No por nada, sino porque a ratos se me hacía un poco aburrida, bien por el tema que toca, bien por el ritmo, o porque a veces la forma de ir contando la historia no me terminaba de encajar. Pero sin más, un tema de gustos. Desde luego no es una serie que me arrepienta de haber visto, y además, tampoco es especialmente larga, con 13 episodios de 50-60 minutos.

Tiene, hay que advertir, algunas escenas que resultan bastante duras. Algunas por lo visual, y otras por el mazazo emocional que supone, sobre todo si consigues hacer el ejercicio de empatía que comentaba al principio.

Lo que no termino de ver es que vayan a hacer una segunda temporada, pues creo que la historia ya quedaba lo suficientemente cerrada con esta primera.

domingo, 25 de junio de 2017

Como gustó

Abajo el telón.

Todo el trabajo de un curso condensado en una hora, tras la que se mezclan el hormigueo de haber representado la obra y la pena de saber que ya está. Hoy ha sido la representación de "Como gustéis", que a pesar de algunos errores en escena (alguno nos obligó a improvisar una escena casi entera, pero sin que se notara) y la casi ausencia de uno de los actores por temas de salud (hoy a mediodía no sabíamos seguro si iba a poder hacerse la obra) ha salido a pedir de boca y yo he quedado muy contento. Además, creo que he sido capaz de no tragarme ninguna frase y ha sido, creo, mi mejor actuación hasta la fecha en un escenario.

Parragón se despide.

Termina con esto el curso 2016/17, el año que viene habrá que trabajar en una obra nueva, esperando que dentro de un año la sensación de haberlo hecho bien sea al menos tan positiva como la que nos queda hoy.

sábado, 24 de junio de 2017

La noche más corta más larga

El cartel del evento.

Ayer era la noche más corta del año, y a tal fin hicimos en el local unas jornadas de juegos de mesa, abiertas a todos los públicos. Y aunque yo en estas no estaba de organizador, me acerqué igualmente y pude probar un par de juegos. Uno, el Marco Polo, muy eurogame, donde estuve más cerca de ganar de lo que pensaba, y el otro, la joya de la tarde: el "¡Ruiz!", juego consistente en... hacer frases de Mariano Rajoy.  Es complicado de explicar, pero es tan delirante y divertido como parece. Más información aquí.

También me quedé de espectador viendo la frikiparty, y a eso de las dos, aunque seguía el tema, me marché a casa, que ya era buena hora.

jueves, 22 de junio de 2017

Cajeros de la BBK

¿Pajeros automáticos?

Absténgase quien busque un sesudo análisis socioeconómico o una meditada crítica a la política publicitaria de Kutxabank, pues esta entrada solo busca el cachondeo a costa de los, en mi opinión, desafortunados carteles que acompañan a algunos cajeros automáticos de esta entidad financiera. 

El primero que me topé fue el de la izquierda, en el que una mujer (¡haciendo womanspreading!) tiene un cajero automático a la altura de su vagina, lo que casual o intencionado es fuente de chistecitos, que si flujo de dinero, que si depósitos a plazo fijo. Rentabilidad garantizada a los 9 meses... ¡toda una mina!

Un coñazo de anuncio.

Pero como Kutxabank es una entidad concienciada con la igualdad de género, no podían dejar que esta Eva de las finanzas no tuviera su Adán, así que ayer me pasaron esta otra foto que, sin ser tan clamorosa, es la polla.

¡Vas a sacar dinero de mis cojones!

Tanto si es una metedura de pata o algo provocado (tampoco sería de extrañar, que la publicidad tiene estas cosas), desde luego es algo que da mucho juego (¡chistes de dinero y sexo, nunca a nadie se le ocurrió algo semejante!) y con lo que me podría tirar la mañana haciendo chistes. Creo que solo lo mejorarían con una tercera variedad que fuera un cajero automático colocado encima de la foto de un culo.

Pero yo me pregunto: ¿Qué nos quieren decir con esto? ¿Es Kutxabak realmente un banco de semen? ¿Es una publicidad encubierta de alguna inminente fusión con Rabobank?

PD: Con cómo maneja aquí Kutxabank los tradicionales roles de género, en los que la mujer se queda en casa con los niños y el hombre con las cosas de ocio, mejor hoy no me meto.

miércoles, 21 de junio de 2017

¡Calor!

¡Me derrito!

"Oh, va a hablar de la ola de calor. ¡Qué original!" Ya sé que no es original, me la suda (literalmente). Pero con este calor que aplatana, con temperaturas que pasan de los 40º y unas sudadas criminales que no se van ni yendo a la piscina (el gimnasio mejor ni mirarlo), el cerebro no da para más. ¡Afú!

martes, 20 de junio de 2017

Señor, dame paciencia

El señor Recio tiene pelo.

Un hombre de ideas férreamente tradicionales, arquetipo del carpetovenínico y rancio español de caverna, lector de ABC y oyente de la COPE. Y por supuesto, del Real Madrid, que a efectos de caticaturizar al estereotipo, va en el bote.

Y tiene que irse de viaje con sus tres yernos; un catalán del Barcelona, un nini perroflauta andaluz y un vasco... negro... gay. El choque cultural está servido, y es imposible no acordarse de la francesa "Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?" (hasta el título recuerda), con elementos de "Es por tu bien", un poco de "Cómo sobrevivir a una despedida" y un claro intento de seguir la estela de "8 apellidos..."

El resultado es una película con altibajos, entre momentos de risa fácil y algunos un poco cutrecillos (David Guapo es un gran cómico, pero no es actor) y mucho momento emotivo, en un argumento sencillo, de los de resolver panel en el minuto uno, donde el espectador sabe desde el principio qué le va a deparar el destino a ese señor Scrooge que tiene que enfrentarse a muchos de sus más terribles fantasmas, empezando por su propia obstinación.

Un fresco pasarratos, ligera y emotiva, ideal para estas calurosas tardes de domingo.

lunes, 19 de junio de 2017

Último ensayo de la temporada

La próxima vez que haga de Parragón será en el escenario y con público.

Alea jacta est, que dijo Julio César y dice todo el mundo antes de un examen o actuación importante, después de la última sesión preparatoria. Hoy ha sido el turno de teatro, con la última clase del curso 2016/17. Dentro de 6 días el telón habrá bajado y habrá que mirar hacia delante a otro año.

El domingo será el día clave, donde pondremos en práctica todo lo aprendido a lo largo de la temporada, con la intención de que la representación con público sea la mejor de todas y colmen nuestro ego con aplausos. 

El guión nos lo sabemos, los disfraces lo tenemos. Ahora solo falta que llegue el 25 de junio.

domingo, 18 de junio de 2017

Despedida asturiana de no padre

Interactuando con un lugareño.

No era exactamente una despedida, pues el protagonista de nuestro evento lleva ya unos meses casados, sino una despedida de no padre, pues en septiembre él y su señora tendrán una niña. Y dado que lo de la prole es una barrera más real para lo de salir de fiesta que el mero papeleo del matrimonio, tenía más sentido hacerlo ahora. Además, cualquier excusa es buena para juntarnos los amigotes y montar una fiesta.

A tal fin, el plan incluía los mandatorios disfraz y secuestro, para pasar el fin de semana en otra comunidad autónoma. En este caso el destino elegido fue Avilés, donde nos dispusimos a ingerir cachopo y sidra en cantidades moderadas. Muchas cantidades moderadas.

Un ligero piscolabis.

Nos plantamos en su casa a las 9 de la mañana del sábado y acto seguido cogimos los coches rumbo a Asturias. Una vez en Avilés, checkin en el hotel y poteo, acompañado en todos los bares de alguna tapa. Llega la hora de la comida y... comidos para ese día, cenados y casi desayunados. Croquetas, rabas y los inevitables cachopos.

Dado que el día iba a ser largo y no queríamos estar derrotados a las 23:00, nos pasamos por el hotel a por una siesta y al recuperar algo de energía nos vamos nuevamente a reconocer bares callejeros, en lo que acabaría siendo una nebulosa de sidra, ron, compuestas y cerveza (salvo yo, que la cerveza la odio). Por ahí anduvimos, sin alejarnos demasiado de la plaza del Carbayedo (del Zodiaco) hasta que a las 3-4 ya optamos por retirarnos. Y hoy domingo, dormir hasta las 11 o así, checkout y vuelta a Bilbao.
No podía faltar la parte de hacer el tonto con las estatuas, por supuesto.

Es cierto que no hicimos ninguna actividad de deporte-aventura, que suele ser tradicional en este tipo de eventos, pero sí que hicimos deporte cuando en nuestro paseo nos topamos con un evento de spinning callejero que organizaba el Ayuntamiento, y en el que durante un rato nos pusimos a pedalear como si no hubiera mañana. Había mucha comida que quemar.

En la parte negativa: mi querida camiseta de Pornstar, que me llevaba acompañando desde 2003, se me quedó olvidada en el hotel, por lo que pasa a formar parte ya del mundo de los recuerdos.