jueves, 5 de diciembre de 2019

miércoles, 4 de diciembre de 2019

El batasuni y el euskera

El otro protagonista de esta historia

Esta es una historia que se remonta a los años en los que salía de fiesta los fines de semana, cuiando estaba yo en una popular tienda de bocadillos del Casco Viejo de Bilbao (para quienes lo conocieran, el Dorreko Labea), que se caracterizaba por dos cosas: unos bocadillos embadurnados en mahonesa, que a las 3 de la mañana eran ambrosía de los cielos y un ambiente y decoración muy propios de la izquierda abertzale (algo bastante habitual en el Casco Viejo de Bilbao). 

Yo, que tengo la suerte de ser bilingüe, cuando iba a esa bocatería pedía indistintamente en euskera o en castellano. Ese día me dio por pedir en castellano, y el amigo que estaba conmigo me preguntó cómo es que a veces pedía en euskera y otras en castellano, a lo que le respondí que según me diera usaba un idioma u otro, que para algo sabía dos. 

Entonces hizo su aparición un niñato, con su uniforme de izquierda abertzale y la actitud chulesca propia de la postadolescencia (yo tendría unos 25 y él unos 17-18) y me dice, arrogante, “Euskalherrian euskaraz egin behar da, eta kitto” (en Euskalherria hay que hablar euskera y punto), a lo que le respondí “beno, hori zure iritzia da, baina ni ez nago ados. Gizarte elebiduna gara eta bi hizkuntza dauzkagu, beraz bi hizkuntza erabil ditzakegu”. 

Se quedó mirando con la misma cara de vaca contemplando trenes que tendrá el lector no vascoparlante, así que salté al castellano, “y como veo que no has entendido ni media palabra de lo que te he dicho, te lo traduzco al castellano: somos una sociedad bilingüe y tú parece que no, pero yo sé dos idiomas, así que utilizaré cada vez el que prefiera. Venga, agur”. 

El niñato se fue de ahí con el rabo entre las piernas mientras sus amigos se reían de él. Nunca me ha sabido más rico un bocadillo.

martes, 3 de diciembre de 2019

Perros de presa

Título original: Licántropo.

En los últimos estertores de la segunda guerra mundial, unos niños polacos, recién liberados de un campo de concentración nazi, al no tener a nadie que se haga cargo de ellos son abandonados a su suerte en un castillo abandonado. Sin agua ni comida, y con la amenaza de los perros hambrientos de los alemanes.

El resultado es un híbrido raro entre thriller y película de terror, a ratos El señor de las moscas, a ratos película de susto con monstruos, en la que el ritmo no termina de cuajar y si bien tiene escenas muy interesantes, sobre todo al principio, acaba resultando confusa y aunque muestra muy bien lo alienados que salen los pobres niños del campo de concentración (¡como para no!), nunca termina de quedar muy claro qué nos quiere contar la película y acaba deambulando errática hasta un final un tanto soso.

Bien las actuaciones y bien la ambientación, pero no terminó de captar mi interés del todo.

lunes, 2 de diciembre de 2019

Whamagedon!

Las reglas en inglés (abajo la traducción).

No soy nada fan de las navidades (ahí-ahí ando con el Grinch), pero para una tradición navideña que me hace gracia, pues vamos a compartirla. ¡Es el juego del Whamageddon!

¿Y cómo se juega a Whamageddon? Puede que usted no lo sepa, pero ya está jugando, y estas son las reglas.

Primera regla

El objetivo es aguantar tanto como sea posible sin oír el clásico tema de Wham! "Last Christmas".

Segunda regla

El juego empieza el 1 de diciembre y termina a medianoche del 24. 

Tercera regla

Solo cuenta la versión original. Covers, versiones y remixes no influyen.

Cuarta regla

Quedas eliminado en cuando reconozcas la canción.

Regla de bonus

Publica en redes sociales con #whamageddon cuando seas víctima de la canción.

¿Novato?

Aunque no podemos impedir que envíes deliberadamente a tus amigos al Whamhalla, la intención es que esto sea un juego de supervivencia y no un Battle Royale, así que no seas capullo, ¿vale?

Explicadas las reglas, no podía terminar la entrada sino poniendo el vídeo. Obviamente si lo reproduces con la finalidad de saber qué canción es, porque por el título no caes, no cuenta a los efectos de eliminación. 

Es "casita".

domingo, 1 de diciembre de 2019

Finde pre-Rolea

Plan para una tarde de domingo.

Llega el domingo por la noche, llega la entrada resumen.

El viernes ya hablé por aquí de las jornadas Vieja Escuela y no me voy a repetir. Luego fuimos a cenar unas hamburguesas, para terminar en la lonja con juegos varios, entre ellos Los autos locos.

El sábhado por la mañana la verdad es que se me va un poco en no hacer nada. Pero era la idea, pues a las 3 había quedado para ir a Barrika, pues había un bonito plan teatral. Con motivo del First Saturday habíamos organizado un espectáculo de teatro improvisado para los ancianos de la residencia de Barika, y quedamos contentos con el resultado, pues además pudimos entretener al público, sobre todo cuando nos lanzábamos a cantar,

Por la noche partida de Galactica, con derrota in extremis de los humanos (y bastante que tuvimos opciones con lo que se nos torció la partida).

Domingo por la mañana una nueva sesión de rol con El resurgir del dragón, para luego la tradicional ingesta de pizza argentina, y para cerrar la tarde una de juegos de mesa, con sendas victorias en las partidas de Colonos del Imperio y Blood Rage (donde casi doblo en puntos al segundo clasificado).

sábado, 30 de noviembre de 2019

Jornadas Vieja Escuela

Dirigiendo.

A menos de una semana de las Rolea, ayer tenía jornadas de rol pero en Bilbao. Eran las jornadas de rol Vieja Escuela Con (creo que en su tercera edición), que se celebraban nuevamente en el edificio de la Bolsa de Bilbao, y a las que nuevamente fui a dirigir. Esta vez King´s Rock, un clásico de La llamada de Cthulhu que he dirigido ya unas cuántas veces, aunque tanto el módulo como el sistema de juego tienen algunos arreglos que le he metido para adaptarlos a mi estilo de dirección.

El ambiente genial, una tarde divertida, y aunque al principio parecía que la acústica iba a ser horrigle (muchas partidas de rol en una sala es lo que tiene), no fue un escollo tan insalvable como parecía al principio, de modo que la partida se pudo desarrollar con normalidad. 

jueves, 28 de noviembre de 2019

Enviados personajes para #Rolea2019

Dos de mis partidas fusionadas en una.

Una semana queda para las Rolea, y por fin hoy he podido terminar de enviar los personajes a los jugadores preinscritos a mis vivos. Había mandado ya los de La llamada de Cthulhu y Pínteme usted esas meninas, pero me faltaban los de 2084: Numerus Clausus.

Y es que esto no siempre es tan fácil, pues a la dificultad de cuadrar bien las preferencias de los jugadores y tratar de atinar qué personaje irá mejor a cada participante, hay que añadir que algunos se toman su tiempo para responder a los correos, y esto dificulta un poco la tarea. La verdad, no entiendo por qué hay gente a la que le cuesta tanto contestar a un correo que además saben que van a dirigir y en el que a veces es simplemente decir "confirmo que me he inscrito, esta es mi foto".

Además, en el caso de 2084 estaba la dificultad adicional de tener que unificar criterios con la otra directora de juego, aunque en este sentido la verdad es que no ha habido grandes discrepancias. Ahora toca esperar que hayamos acertado y los jugadores disfruten de sus personajes. 

miércoles, 27 de noviembre de 2019

Presentación: Todo lo peor

En la firma de libros.

César Pérez Gellida es un escritor vallisoletano al que descubrí con Memento Mori y me cautivó con Khimera, que presentaba hoy en Bilbao su última obra Todo lo peor, continuación de Todo lo mejor, un thriller con la guerra fría como telón de fondo, y que he aprovechado también para comprar.

La presentación ha sido muy mesa redonda, donde él iba contando cosas sobre su obras, su metodología de trabajo (aunque no lo reconozca, lo que hace es jugar una campaña de rol en la que él es a la vez jugadores y director) y en general de todo un poco. Especialmente interesante es que confirmara que Memento Mori verá la pantalla, en forma de serie, aunque no ha podido decir en qué plataforma.

Con un estilo muy directo y cercano, la charla ha tenido mucho ambiente de colegueo, así como la firma, donde me ha dedicado mi ejemplar de Khimera y mis recién adquiridos Todo lo mejor y Todo lo peor. 

martes, 26 de noviembre de 2019

Los méritos de la OPE

Algo así está siendo mi trabajo estos días.

Estos están siendo días de muchísimo movimiento en el trabajo, y la causa hay que buscarla en las oposiciones, pues la semana pasada empezó el plazo para presentar los méritos de los que han aprobado los exámenes de la OPE de administrativos de la Diputación de Bizkaia, y tienen hasta el lunes para entregar los papeles. Claro, eso es mucho papel y mucha gente, lo que unido a que ya de normal viene mucha gente al registro (en eso no ayuda que cada vez vayan cerrando más registros y manden a todo el mundo al nuestro) hace que días como el de hoy sean de verdadera locura. No habíamos abierto la puerta y ya teníamos a 10 personas en espera, lo que está siendo y será hasta el lunes la tónica habitual.

Sin embargo, aunque es estresante casi no poder ni levantarme para ir al baño, también me sirve para darme cuenta de lo afortunado que soy, y de que que por duro que resulte atender a tanta gente, estoy en el lado bueno de la oposición. 

¡Pero afú!

lunes, 25 de noviembre de 2019

Adquisición: los autos locos

La caja.

Sobran presentaciones para la serie de animación en la que se basa este juego de mesa que probé el viernes y hoy he decidido comprarme. En él, cada jugador maneja uno de los conductores (no se puede ser Pierre Nodoyuna, pero aparece con unas reglas especiales, que son de lo mejor del juego) y con unas mecánicas muy ligeritas simula la carrera para ser el primero en llegar a la meta.

Pero no fueron las mecánicas de juego lo que me enamoró, sino los materiales, y en especial las figuritas, que son una maravilla, sobre las que dejaré que hable la foto.

Solo por esto ya vale la pena.

Ahora buscaré alguien que me las pinte, y cuando tenga el juego más trillado ya haré la oportuna reseña por aquí.