domingo, 24 de octubre de 2021

Último finde con días largos

Mejor que el Titanic. 

Si no me fallan los cálculos, la semana que viene toca adelantar los relojes una hora, lo que hará que anochezca antes. Pero no es de eso de lo que he venido a hablar, sino de los típico de los domingos a esta hora.

El viernes por la tarde tuve que recibir al fontanero, ya que la ducha llevaba unas semanas en las que no terminaba de dar agua caliente, sino tibia, y ducharme no era un sufrimiento, pero tampoco todo lo agradable que sería. Por suerte la solución era tan fácil como cambiar la pieza y ale, a cocer marisco alegremente. Luego al gimnasio y después reunión abaquera, de cara a ver qué hacemos con proyectos de jornadas futuras.

El sábado por la mañana la pereza y el Borderlands 3 me impiden ir al gimnasio, pero no a dar una vuelta y tomar unos pintxos en la plaza nueva. Después, una sobremesa de vagueo hasta la hora del poteo, pues teníamos la celebración cumpleañera de mi señora novia, con rica cena en el Ipindo, con ese barco lleno de sushi. Luego unas copichuelas por el ensanche y a casa, más tarde de lo que estoy acostumbrado últimamente a volver.

El domingo por la mañana tampoco voy al gimnasio, pero me acerco a Megapark, como algo por ahí y vuelvo dando un largo paseo. Por la tarde, aunque había partido, como ya había quedado para la partida de rol, campaña de Pendragon (pensando que el baloncesto era por la mañana), cedo el carnet y me entero del resultado por Whatsap (y van y ganan).

Luego intento ir al gimnasio, pero descubro que los fines de semana cierran una hora antes, de modo que me vuelvo a casa. Y ya está, eso ha sido.

viernes, 22 de octubre de 2021

El casi retorno

¡Contra el Imperio del mal!

Esto es la historia de lo que pudo ser y no fue, pero que sin duda habría tenido su guasa. 

El miércoles recibí un correo electrónico de la sección de Seleción en el que me ofrecían, por estar en la bolsa de empleo a la que me presenté en 2010, una comisión de servicios como Técnico de Administración General. Pero no en cualquier sitio, sino en el servicio de Inclusión, que es básicamente donde estuve trabajando más de 11 años y de donde me tuve que ir contra mi voluntad. La idea molaba, mucho, ya que sería volver a "casa" y cobrando muchísimo más. Pero la realidad tenía trampa, ya que hablé con la compañera que deja la vacante, y a la que tendría que cubrir, y me explicó que ella a su vez está en otra comisión, pero que no sabe si va a estar mucho tiempo o se tiene que volver a su puesto en 3-4 meses, lo que significa que yo me tendría que ir. Y no me volvería a Laguntza, donde estoy muy a gusto, sino a donde me tocara. 

Aunque de verdad me apetecía, el riesgo era demasiado grande, y las posibilidades de que me saliera mal la jugada elevadas. Me la jugaba a que igual estaba en febrero o marzo trabajando en un sitio peor, más lejos de casa y cobrando menos que ahora.

La verdad es que me apetecía, sobre todo por la parte del reencuentro con la gente que se quedó allí, pero aunque me pese, sé que renunciar ha sido la opción correcta. 

jueves, 21 de octubre de 2021

Midnight Mass (Misa de Medianoche)

El cartel me gustó más que la serie.

En la pequeña y aislada comunidad de Crockett Island, donde sus habitantes son muy religiosos, empiezan a sucederse eventos extraños, que podrían interpretarse como milagros, coincidiendo con la llegada de un nuevo sacerdote, el padre Paul, que llega para sustituir al cura del pueblo de toda la vida, y el retorno de Riley Flynn, el hijo pródigo del pueblo, que llega tras cumplir una pena de prisión.

Esta serie ha tenido cierto éxito, y en parte lo entiendo, pues la atmósfera está muy lograda, logrando ambientar mucho esa comunidad tan cerrada y tan religiosa, a lo que ayudan algunas actuaciones excelentes, como Hamish Linklater como padre Paul y Samantha Sloyan como la odiosa Bev Keane. 

Pero la serie tiene dos grandes problemas, por los que no me ha gustado nada. Uno es que en realidad no terminaba de interesame la historia que pretendía contar y otra su ritmo plomizo, a veces pedante, en el que por cada diálogo interesante (que los hay) me encontraba con 4 infumables y la sensación de que a veces quería contar en 20 minutos lo que se podía contar en 5. El capítulo final es una buena muestra de esto.

No voy a decir que sea especialmente mala, pero sí que esta serie no era para mí. Lo bueno, que aunque se me hacían largos (hora y pico de duración), solo tiene siete capítulos y la historia se queda bastante cerrada. 

miércoles, 20 de octubre de 2021

10 años sin ETA

Esta imagen forma parte de la historia.

Nací y crecí con ETA. Viví la "normalidad" con la que de vez en cuándo los telediarios se detenían con la noticia de otro secuestro o asesinato y por desgracia era algo habitual. Era horrible, pero estábamos habituados, que no acostumbrados, a la violencia, y cuando nos vino la noticia de que eso se terminaba por fin, costaba creerlo. 

La noticia era maravillosa, ¿cómo no iba a serlo? Pero tras tantas treguas rotas era fácil caer en el escepticismo, aunque con el paso del tiempo, el miedo se fue diluyendo y nos dimos cuenta de que, a pesar de la insistencia de algunos medios de comunicación en hacer creer machaconamente lo contrario, la pesadilla había terminado. Lo que creímos en su día imposible, se hizo realidad.

De lo que no nos hemos librado, y lamentablemente costará que nos libremos, es de todos aquellos nostálgicos que echan de menos a ETA. Tipejos miserables que se lucraban, política y económicamente con el dolor ajeno, y que no son capaces de superar su pérdida, lo que lleva a que estén todo el santo día con el "todo es ETA" en la boca. 

"Esto es mentira", decían. No lo fue. "Vale, pero no se han disuelto oficialmente". Lo hicieron. "Vale, pero no han entregado las armas". Las entregaron... Y así seguirán, por mucho que la evidencia muestre día a día lo contrario: ETA dejó de existir, y cualquiera con un poco de humanidad se alegra por ello. 

martes, 19 de octubre de 2021

Empecé en la academia

La norma foral tributaria ateniense establece que...

Como ya comenté por aquí la semana pasada, me ha dado el aire y me apunté a las oposiciones de promoción interna, y aunque no voy a comerme mucho la cabeza, una cosa que hice es apuntarme a la acdemia, a la que iré un día a la semana y hoy ha sido el primero. Tres horas de clase más o menos llevaderas que si no me sirven para rascar una nota digna y entrar en bolsa, al menos me servirán para aprender alguna cosilla sobre fiscalidad y tener la mente activa.

A ver si soy capaz de soportarlo de aquí a enero.

lunes, 18 de octubre de 2021

Venom 2: Habrá Matanza

Título alternativo: "Aquí va a haber hostias".

La primera película de Edie Brock y su simbionte me gustó bastante poco, de manera que fui a ver esta sin una expectativas demasiado elevadas,y eso siempre acaba jugando a favor de la película. En efecto, me ha gustado bastante más que la anterior, puesto que exploran más la parte divertida de la primera, que era la relación entre Brock y el simbionte, convirtiéndola prácticamente en una budddy movie y generando momentos muy divertidos.  

Tiene también algo de lo que la primera parte carecía, un villano en condiciones, que aunque queda para mi gusto un poco desaprovechado, consigue que esta película funcione mejor, y sirve de excusa para meter espectaculares escenas de combate, teniendo que reconocer que la parte visual la han cuidado bastante bien. Tal vez peca demasiado de escenas oscuras en las que cuesta enterarse, pero en general pasa el corte.

Sin embargo, si tengo que destacar una cosa de la película, esto es sin duda la escena postcréditos, que me dejó con el culo torcido y aplaudiendo como una foca, por todas las posibilidades que abre.

Y hasta aquí puedo leer.

domingo, 17 de octubre de 2021

Finde con... ¡por fin victoria!

17 meses y 9 días desde la última vez que me llevé una alegría en Miribilla.

Sí, por fin he podido ver ganar un partido al Bilbao Basket, lo que rompe con la racha de derrotas en liga (llevaba 0-5) y la racha más larga de no verles ganar en directo. Pero eso no ha sido lo único del fin de semana, así que seré, como siempre, cronológico.

El viernes poco reseñable, con gimnasio (donde aprovecho para empezar la tercera temporada de You) y luego a la lonja, donde jugamos una partida al Clank! (pierdo miserablemente) y luego vamos al parque a bebernos unas cocacolas.

El sábado por la mañana gimnasio, aunque no tardaría en recuperar las calorías quemadas, pues para comer me habían invitado unos amigos a su casa y por la noche tenía cena. Así que sospecho que el balance calórico me sale positivo.

Domingo, llega la cita marcada en rojo en el calendario, pues perder el partido de hoy habría sido ya desastroso. Y madre del amor hermoso, menudo sufrimiento. A punto he estado de pedir que me dieran la epidural, pues un partido que ha sido apretado todo el rato ha tenido un momento en el que el equipo visitante, el Fuenlabrada, se ha puesto 13 puntos arriba a falta de 8 minutos. Todo parecía muy negro, pero con la inestimable colaboración de los rivales se ha podido voltear el partido y, con un final muy emocionante, ganar. Saboreemos el momento, que este año me temo que va a haber pocos días así en Miribilla.

Y ya para cerrar, por la tarde cine, a ver la segunda de Venom y un paseo para volver a casa (que era en Megapark, y aunque nada me impedía coger el autobús, he cogido la costumbre de volver a pie).

sábado, 16 de octubre de 2021

Las leyes de la frontera

El regreso del cine quinqui.

Daniel Monzón, que hace tiempo se redimió de "El corazón del guerrero", nos transporta en esta ocasión a 1978, para contarnos la historia de Nacho, un adolescente de Girona, lo que se diría un pardillo, que es víctima constante de bullying y al que le cambia la vida por completo cuando conoce a Zarco y Tere, dos maleantes que lo adoptarán en su banda, y poco a poco se irá metiendo en una espiral de la que ya no podrá salir. Un poco la clásica historia de ascenso y caída criminal, pero en la España de la transición.

Muy bien hecha, muy bien recreada y con algunas escenas de acción impecables, consigue mantener el interés y no decepciona en absoluto. Y los actores, en su mayoría poco conocidos, cumplen perfectamente con su papel. 

Tal vez no sea una obra maestra, pero sí una buena película,

viernes, 15 de octubre de 2021

Más de Marvel Champions: Nebula y The Hood

Los recién llegados.
La colección de Marvel Champions sigue creciendo con una de cal y otra de arena. Aún con la caja de Thanos recién abierta, traen a otro integrante de los Guardianes de la Galaxia (de las películas quedaría Mantis, pero no creo que vaya a tener pack propio, al menos en el corto plazo) como personaje jugable y a un villano, Capucha, que la verdad es que ni me sobaba, pues en los cómics es bastante reciente, pero trae un montón de conjuntos modulares de encuentros que permiten expandir el juego y sus posibilidades. Y algunos parecen bastante puñeteros, por cierto. 

jueves, 14 de octubre de 2021

Mare of Easttown

Kate Winslet es Mare Sheehan.

En un pequeño pueblo Pennsylvania, llamado Easttown, donde hace años desapareció una joven sin que nadie llegara a saber lo que sucedió, todo se revoluciona cuando otra joven aparece asesinada. Esto removerá especialmente la vida de la detective Mare Sheeran, que además del trabajo policial tiene que lidiar con su vida personal.

Así contado no suena muy espectacular, pero el mérito de la serie está en cómo está hecha, pintando muy bien los personajes, sus relaciones y un retrato costumbrista de ese pueblo estadounidense. Sin grandes artificios, pero una buena factura, la serie nos va contando la resolución del caso, hasta llegar a un final del que no voy a hablar aquí, pero puede haber quien lo encuentre demoledor. 

Tampoco puedo decir de ella más que es lo que esperaba de ella, que en general está bien hecha, y que me gustó especialmente el personaje interpretado por Evan Peters, como el agente Collin Zabell. KAte Winslet bien también, pero no perdono que el Emmy se lo dieran a ella y no a Elizabeth Olsen.