lunes, 1 de junio de 2020

Horario de verano raro

No puedo ir, pero sí poner la foto.

Una cosa buena de mi horario actual es que el horario de verano es más largo que el que tenía antes, y el mismo que tuve en Gobierno Vasco: 4 meses enteros, de junio a septiembre.

Pero este año está siendo un año muy atípico en todos los sentidos, y el laboral es el más obvio. Tras dos meses de teletrabajo y solo un día de trabajo presencial, por fin la semana pasada se abrió la oficina al público y fui cinco días a trabajar. Pero era un horario raro, pues la mañana la hacía en la oficina y la tarde cogiendo llamadas desde casa.

Esta semana, como estamos yendo la mitad de la plantilla solo, me toca teletrabajar (y con este volumen de llamadas, de verdad que prefiero ir al mostrador, que el sonar-golgar-sonar es horrible), aunque como es horario de verano, ya solo por la mañana. Hoy a la 15:30 no me tendré que enchufar al ordenador.

Ya el lunes que viene (o antes, si así nos lo comunican durante la semana) volveremos a trabajar con horario normal, lo que paradójicamente supondrá estar más tiempo en la oficina que con el horario de invierno. Eso sí, ahora ya no tendré que estar en casa pendiente del teléfono.

Por otra parte, y esto es algo con lo que estoy muy cabreado, va a ser un verano atípico, pues como este año nos obligan a gastar el 75% de las vacaciones antes del 4 de septiembre, disfrutaré menos de la jornada de 6 horas, pues suelo ser muy fan de llegar a agosto con las vacaciones sin tocar, gastarme 2-3 semanas y llegar a otoño con un montón de días. Y este año eso se me chafa. Claro que, para más añadidura, también será mi primer verano desde 1999 en el que no voy a tener jornadas de rol. 

En fin, confiemos en que 2021 sea mejor. 

domingo, 31 de mayo de 2020

Saga Modern Warfare

Aunque he jugado la versión sin remasterizar.

Esta franquicia es todo un clásico de los videojuegos de tiros, que tiene ya unos cuántos años pero que yo no había jugado hasta ahora. Jugué, en su día, el primer Call of Duty, ambientado en la segunda guerra mundial, pero no esta trilogía (recientemente reiniciada en 2019, con una nueva entrega que supongo que terminaré jugando) que nos traslada a la actualidad (bueno, la actualidad de hace ya casi una década), para que los liemos a disparos con soldados modernos, empezando como un juego casi procedimental (ve a esta misión y mata) pero que va cogiendo cuerpo y nos termina por ofrecer una historia digna del mejor cine de acción, con un planteamiento distópico en el que nada menos que a Rusia le da por mandar misiles y tanques a suelo americano. Y acaban metiéndonos una trama de terrorismo internacional bastante chula, aunque bajo el manto un poco maniqueo de "mira cómo molan los soldados americanos".

Me gusta del juego que ofrece una tremenda variedad de armas y escenarios, así como de mecánicas de juego, encontrando siempre la forma de sorprender al jugador. 

La parte mala es que a veces con tanto lío de nombres costaba un poco ponerse en situación (¿por qué estoy aquí y por qué estoy matando a toda esa gentee? ¡Meh, da igual. Waaaaagh, morid!), cosa que en el 3 van limando bastante, pero que en los dos primeros se lleva algo peor. Esto es así porque la historia nos va cambiando el foco, de manera que vamos cambiando el personaje al que manejamos. Pero como todo lo que vemos de él son las manos con las que agarra el arma, pues dificulta acordarse de qué personaje éramos en tal misión, y es pena porque cuando las historias empiezan a hilarse, uno tiene ya un cacao en la cabeza que no se acuerda de quién es quién. Pero aquí se viene a matar, y eso está muy logrado.

No he probado, ni probaré, el que se supone que es el punto fuerte del juego, que es su modo multijugador, de manera que todo lo dicho aquí ha de entenderse referido al modo campaña. Y este es una historia trepidante con intriga, sorpresas argumentales, infiltración y muchas bajas. Ideal para descargar adrenalina.

sábado, 30 de mayo de 2020

Subida a Artxanda

Si no puedo hacer turismo, me lo invento.

Toca un poco de vida social, que a medida que las normas se van relajando, hay cosas que podemos ir retomando si mantenemos las debidas precauciones. Hoy el plan ha sido con gente de la lonja, del grupo que solemos quedar para hacer planes mundanos y que no nos habíamos visto desde el fin de semana en la casa rural de principios de marzo. Hemos subido dando un paseo al monte Artxanda, al que por primera vez en 42 años he subido andando (lo típico suele ser en funicular) y ahí hemos estado de charleta, con bocadillos y tal, tras comprobar lo que cuesta subir las pendientes más inofensivas con los factores "mascarilla" y "abotargados por dos meses sin salir de casa". 

Un plan muy agradable, pero físicamente cansado, lo que me ayudará, o debería ayudar hoy a dormir como un bendito.

viernes, 29 de mayo de 2020

Llegó la Accion Mutante

El libro en mi poder.

Hoy, cuando ya me estaba yendo de la oficina, ha llegado el mensajero con un paquete a mi nombre. Era un paquete enviado por Nosolorol y en él estaba el juego de rol oficial de Acción Mutante, película dirigida por mi adorado Álex de la Iglesia, escrito por el genial José Lomo, autor entre otras maravillas de la campaña Estrellas Anónimas.

Era este un juego al que le tenía bastantes ganas, pues me consta que José le ha puesto muchísimo mimo, y ha puesto un gran trabajo (muestra de ello fue el interrogatorio al que me sometió para que le contara cosas de Bilbao, que en esta ambientación apocalíptica es la neocapital.

Con una cuidadísima maquetación y un lenguaje muy al estilo de la ambientación que se define como rancioapocalíptica, el libro tiene también muchas imágenes que resultan muy evocadoras y hace que me entren ganas de dirigir una partida en ese mundo lleno de pis y gasolina que creó Álex de la Iglesia.

Me hace mucha ilusión porque, aunque diminuta, pude hacer una aportación que ha servido para que mi nombre salga en los créditos. Y ver mi nombre escrito tan cerca del de uno de mis directores de cine favoritos, es todo un honor. 

Son las pequeñas cosas las que nos hacen felices.

jueves, 28 de mayo de 2020

Sin #tdn2020


Este año le toca descansar.

Una noticia que no por esperada es menos triste. Hoy se ha anunciado oficialmente lo que ya era un secreto a voces, y es que no se van a poder celebrar las jornadas Tierra de Nadie, a las que he estado asistiendo ininterrumpidamente desde 2004, y que para mí son algo muy importante, una cosa que espero con ilusión todos los años y donde he conocido a muchísima gente a la que aprecio un montón.

Es difícil de explicar, pero cualquiera que me conozca sabe lo que las TdN significan para mí.

Sin embargo, si para mí es duro, mucho más lo es para los organizadores del evento, que año tras año se dejan la piel en crear un espacio que para los asistentes es pura magia. No puedo sino mandarles un enorme abrazo y transmitirles el mayor de los agradecimientos y mi intención de, cuando se pueda organizar algo, estar ahí colaborando. 

miércoles, 27 de mayo de 2020

Marvel Champions: primeras impresiones

La caja y las instrucciones.

Hace un par de semanas me compré este juego, del que había oído buenas referencias, pero aún no había tenido ocasión de probarlo, y fue anteayer que por fin me animé a darle circulación, probando el modo solitario: Spiderman contra Rhino.

Derrota humillante, apalizado por el bicharraco pero divertido y con ganas de más. De hecho, ayer hice un segundo intento, esta vez con la Capitana Marvel, y derroté a Rhino, pateando su blindado culo. Aunque mi gozo en un pozo, al releer las instrucciones vi que había hecho trampas.

Pero me divertí, que es lo que cuenta, y la verdad es que el juego me parece que tiene unas mecánicas bastante simpáticas y tengo ganas de probarlo a más jugadores, donde probablemente luzca en todo su esplendor. Siendo muy distinto, me recuerda al juego de cartas del Señor de los anillos, en tanto a que es un juego de cartas cooperativo bastante difícil de ganar y con un arte que, sin duda, entra por los ojos. 

Ya haré un análisis más sesudo cuando le haya metido más partidas, pero de momento estoy contento con él. 

martes, 26 de mayo de 2020

Más autos pintados

Pedro Sánch Bello

A falta de nada mejor que comentar, continúo lo que ya inicié aquí, cuando hablaba de que estaba encargando a un pintor que me pintara las figuritas del juego de mesa de Los autos locos. 

Ahí enseñaba a Pierre Nodoyuna, al que más tarde siguió Pedro Bello y hoy me han sido entregados los Hermanos Macana, como puede verse aquí:

Recién venidos de la manifestación contra el Gobierno.

Próxima entrega: el Espantomóvil.

lunes, 25 de mayo de 2020

Vuelta al coronocole

La entrada parecía una rayuela.

Hoy no me ha tocado teletrabajar, lo que no es del todo una novedad, pues desde que empezó el confinamiento he estado yendo a la oficina un día a la semana, básicamente porque las cartas que llegaban en papel no se iban a registrar solas. Pero sí ha sido el primer día que he trabajado de cara al público, atendiendo en el mostrador y dando entrada a los documentos. Eso sí, con mampara, guantes y todo el ritual. Que es necesario, pero también una incómoda barrera a la hora de dar y recibir uinformación.

En teoría solo funcionamos con cita previa, pero dado que teníamos muchos huecos, hoy sí teníamos la instrucción de, si estábamos libres, atender a todo el que entrara por la puerta, lo que nos ha dado un momento bastante animado de atender a mucha gente seguida. Y francamente, después de dos meses sin casi contacto humano, uno casi hasta lo agradece.

Poco a poco vamos volviendo a la añorada normalidad, y aunque todavía falta para verla, estos pasitos son agradables.

domingo, 24 de mayo de 2020

Finde con pase de pantalla, digo de fase

El paseo del viernes.

Como si de un videojuego se tratara, vamos avanzando de fases, y esta es bastante relevante, pues supone que mañana vuelvo a la rutina de ir todos los días a la oficina a atender al público.

Pero veamos cómo fue el fin de semana que ancetede a esta pseudonormalidad.

El viernes fue una mañana laboral bastante tranquilita, con no demasiadas llamadas y un volumen aceptable de documentos en la bandeja de entrada, por lo que no hay mucho que reseñar. La tarde básicamente me la pasé jugando a Civilization VI, que acaba de salir expansión nueva, y hacia las 20:00 me di un buen paseo, debidamente enfundado en mi mascarilla.

Del sábado poco que reseñar, la verdad. No había dormido muy bien por la noche, así que la mañana se me pasó entre desayunar y dormitar. Luego la compra, tarde de sofá y otro paseo largo.

Domingo por la mañana sin mucha historia y por la tarde rol, con el épico desenlace de la Ruta del Oeste, campaña ambientada en la Tierra Media, donde nos vamos con la satisfacción de haber derrotado a Sauron (gracias al heróico sacrificio de Frodo) pero el regusto triste de saber que esa campaña que tan buenos ratos nos ha dado, se ha acabado. Pero ahí quedará para siempre el bonito recuerdo.

Y por último, para llegar al kilometraje necesario, otro paseo. Eso ha sido todo por este fin de semana.

sábado, 23 de mayo de 2020

Series a letra cambiada

Los bisitantes

Si cambias una letra, te sale una serie completamente distinta. Basado en el juego más o menos viral que vi en Twitter, de cambiar una letra del nombre de una banda de música para hacer juegos de palabras, y que ya saltó a otros ámbitos, he decidido hacer mi propia versión con series, lo que me ha dado de sí una mañana entretendia en Twitter. En el enlace hay muchas más, aquí pongo algunas a modo de muestra. 

BETTER CALL SEUL: Remake coreano del spinoff de Breaking Bad.

BREAKING BED: Cuando a un profesor de química le diagnostican un cáncer incurable, decide pasarse los últimos días de su vida follando como un mono, al menos mientras le queden fuerzas para hacerlo.

BURRO JIMÉNEZ: Las increíbles peripecias del asno bandolero.

EL CHAVO DEL ACHO: Remake murciano de la popular comedia mexicana.

EL HAMBRE EN EL CASTILLO: Historias de aristócratas estadounidenses, empobrecidos por la victoria de Alemania en la segunda guerra mundial.

LA CAZA DE PAPEL: En los primeros días del confinamiento, una banda organiza un atraco con rehenes en la fábrica de Scottex.

LAS CHICAS DE ARO: Unas ancianas de la Rioja que, por circunstancias de la vida, no pudieron estudiar y de ortografía andan regular.

PENA, LA PRINCESA GUERRERA: La triste historia de una heroína que trabajaba para Hades en la Grecia clásica.

PIJOS DE LA ANARQUÍA: Una banda de moteros que se creen los más malotes, con sus motos de diseño y sus chupas de cuero de Louis Vutton.

PRISON FREAK: Un jugador de rol entra en prisión, y sus compañeros de celda juegan a rol usando el mapa que tiene tatuado en su cuerpo como si fuera un dungeon.

RAQUEL BUSCA SU LITIO: El drama de una chica con trastorno bipolar. (By Hugo Espadas)

SANCIÓN TRISTE DE HILL STREET: Unos policías se deprimen cada vez que tienen que poner una multa.

SHITS: Va sobre unos abogados de mierda que, mucho traje, pero luego ni puta idea de Derecho.

SIX FEET ANDER: Las historias de una funeraria regentada por vascos.

THE CLOWN: ¿Y si Isabel II, en lugar de ser reina de Inglaterra hubiera sido payaso de circo?

TÍSICA Y QUÍMICA: Las aventuras y romances de Marie Curie en el instituto.

TURBO DE OFICIO: La vida en un juzgado especializado en juicios rápidos.

VARANO AZUL: Un grupo de chavales de vacaciones descubren un misterioso lagarto azul al que deciden llamar "Chanquete". Menuda llorera cuando se les muere.

YA, CLAUDIO: Una visión del reinado del emperador romano Claudio en la que todo el mundo le da siempre la razón, como a los tontos.