domingo, 19 de mayo de 2024

Finde muy pasado por agua

Con el amigo Koldo.

Fiel a la costumbre de dedicar el domingo a contar el fin de semana, esto empieza el viernes, con el glorioso fin de campaña del ¡Aventureros al tren! Leyendas del Oeste, a la que ayer dediqué unas palabras. Al acabar la partida, al cine, a ver Disco, Ibiza, Locomía, la inesperada biopic del icónico grupo musical de los abanicos.

El sábado por la mañana una de Falllout en casa, pintxopote y por la tarde a Etxebarri, donde tenía plan social en sesión doble, con sendos amigos residentes en Etxebarri. Primero con uno a las 17 y luego con otro a las 19, con caminata hasta bilbao (aprovechando un rato que no llovió= y cena en el restaurante nepalí incluidos.

Hoy domingo, una mañana similar a la del sábado y por la tarde asamblea de Abaco, para terminar el fin de semana con un poco de sofá y sushi (no a la vez, claro).

Y entre medias lluvia, mucha lluvia.

sábado, 18 de mayo de 2024

¡Aventureros al tren! Leyendas del Oeste (Ticket to ride legacy)

Posando victorioso junto al juego.

Ayer terminamos la campaña que empezamos en noviembre de este juego, versión legacy (en resumen, de un solo uso) del juego ¡Aventureros al tren! (en original Zug um Zug, pero más conocido por su título en ingles Ticket to ride), con el que me pasa una cosa muy curiosa, que creo que no se me da nada mal, pero no lo suelo disfrutar porque me estresa muchísimo y nunca juego. Sin embargo, esta campaña nos ha encantado.

Para quien no conozca el Ticket to Ride, es básicamente un juego de ir rellenando recorridos ferroviarios con unas cartas de colores, con una estrategia que consiste en saber cuándo robar cartas y cuándo jugarlas, sin quedarte vendido ni que te pisen las estrategias, para poder cumplir unas misiones secretas (siempre "conecta ciudad A con ciudad B"), y a poder ser chafar las de los demás. Esto así exageradamente resumido.

En esta verisón, la ficción nos traslada a mediados del S. XIX, la conquista del Oeste, y nos pone en la piel de compañías ferroviarias, que tienen que poblar el país de vías, para conectar ciudades, y esta sensación de crecimiento está muy lograda, porque (esto no es spoiler) el mapa se va haciendo más grande, a medida que avanzan las partidas. Primero empezamos con Nueva Inglaterra y poco más, y en la última sesión ya tienes todo el territorio.

Además, y ahí está la magia, cada territorio tiene sus peculiaridades, que no se conocen al empezar. Lo que tenemos son unas cajitas "Cascadia", "California", etc, cuyo contenido se desconoce hasta que se desbloquea esa región y toca abrir la caja, con sus nuevas reglas, cartas, pegatinas y componentes especiales, algunos de los cuales le dan un giro muy divertido al asunto (y descubrirlos es parte de la emoción). Además, este cambio obliga a estar adaptando constantemente la estrategia para poder ganar.

La campaña la empecé con buen pie, ganando varias de las primeras partidas, pero el juego tiene un sistema bastante bien pensado, para compensar al que queda último en una partida, con lo que nunca te puedes confiar, y aunque llegué a la última sesión con algo de ventaja, y en esta pude sacar bastantes puntos y terminar ganando con cierta holgura, bien es cierto que de haberse desarrollado las cosas de otra manera, podría no haber sido así.

Así que, sin poder decir mucho de su contenido, he de decir que ha sido una experiencia muy grata, que por 22 euros por cabeza nos ha proporcionado 7 tardes de emocionante diversión y la peor parte es el vacío que nos deja ahora. Puede que en un futuro haga una reseña con spoilers.

viernes, 17 de mayo de 2024

El reino del planeta de los simios

Les falta un cuarto para ser los Trotamúsicos.

Siguiendo con la saga de precuelas simiescas, esta nueva entrega nos lleva a un momento de la historia en la que los macacos ya se han hecho con el control del planeta. 

Antes de meterme en spoilers voy a dar mi opinión, y esta es bastante desfavorable. Si bien visualmente es una película muy vistosa y no se complica en demasía con su argumento (película bastante típica de aventuras), a mí no me ha terminado de funcionar, y aunque tiene momentos que sí me gustaron, tiene otros que se me hacían terriblemente aburridos, y las 2 horas y media que dura me resultaron exageradamente largas. Creo que el hecho de que esté protagonizada por monos CGI y no por humanos tiene mucha culpa de eso.

Ahora sí, mi resumen con spoilers, haciendo la previa advertencia de que es muy posible que mezcle personajes, ya que al ser todos monos, algunos me costaba diferenciarlos.

Han pasado varias generaciones. César ha muerto y nos cuentan que el virus ha hecho más listos a los monos y más tontos a los humanos, pese a lo que los listísimos monos, con todo el acceso que tenían a la tecnología humana, siguen viviendo como en el neolítico. Entre esos monos está Noa (sutilísimo spoiler en el nombre, por cierto), un chimpancé que vive feliz en su aldea haciendo monerías, hasta que la aldea es asaltada por los monos malos, a lo Conan, que matan a su padre, pegan fuego a la aldea, secuestran a todos sus amigos y le dejan tirado en el yermo.

Como si de un RPG de mundo abierto se tratara, Noa explora su entorno, saquea inventario y, como es un hábil entrenador Pokemon, se hace con un caballo y un águila. Por el camino se encuentra con el primer NPC importante, un orangután que parece ser antepasado del icónico Dr. Zaius y con una humana, a la que adopta.

Por el camino tienen algunos encuentros con monos malos, de esos que persiguen humanos a caballo, como si de su fiesta regional se tratara, para marcar que hay monos buenos (Noa y Zaius) y monos malos. En algún momento Zaius acaba muerto, por culpa de los monos malos, claro, y Noa se va con la chica a un asentamiento simiesco en una presa junto a la playa, gobernado por el Rey Louie (el jefe de los que la liaron en la aldea de Noa) y su guardaespaldas, el feroz Donkey Kong.

Nos cuentan que en esa playa hay un silo nuclear (no nos lo cuentan así, pero se sobreentiende) al que el Rey Louie quiere acceder, para hacerse con su tecnología, pero no pueden entrar. Quien sí puede entrar es la humana, que se conoce la puerta de atrás, y pese a haber sido criada en un entorno primitivo, parece ser una experta en todo tipo de tecnologías. Con Noa y sus amigos se meten dentro, activan las luces y abren las puertas, aprovechando la humana para hacerse con un cartucho de Supernintendo (lamentablemente esto solo es metafórico) que es lo que ha ido a buscar. Empieza a parecer que la humana es algo más que una troglodita estándar (que viviendo así esté siempre perfectamente maquillada y depilada también era otra pista).

Decir "qué chica tan mona" se postula como candidata a chiste menos original de la historia.

Bueno, que cuando se abren las puertas, al Rey Louie se le pone la cosa morcillona, ya que quiere acceder a toda la tecnología humana, y amenaza con matar a la hermana de Louie, pero la humana (que si la vemos desde el punto de vista de los monos es una amenaza peligrosa y una psicópata) saca una pistola, se carga a uno de los guardaespaldas de Louie y vuela la presa para inundar el silo, con todos los monos dentro. El protagonista se llama Noa y hay un diluvio, sutil. Entre la confusión y el caos, Noa se pelea y derrota a Donkey Kong, y llega a la batalla final contra el Rey Louie, al que derrota cantando y tirándole águilas encima, a lo Gandalf.

Mientras tanto, y a modo de epílogo, la humana se va a un refugio de Fallout, lo que explica por qué sabía de tecnología. Allí, con otros humanos listos, meten el cartucho de Supernintendo en una máquina, encienden el Internet, se conectan con otros humanos y termina la película, pero no la saga, porque seguro que seguirán estirando el chicle.

jueves, 16 de mayo de 2024

X-Men ´97

La patrullosa.

A principios de los 90 llegó a Telecinco una serie de animación sobre el grupo de supermutantes más famoso de todos, y aunque tenía muy buena pinta y lo poco que vi me gustó, como por horarios no me cuadraba muy bien (y no es como ahora, que uno ve las cosas cuando le apetece), no le pude hacer mucho caso. Sí pude verla años más tarde, gracias a las plataformas de streaming.

Pero no voy a hablar de aquella, sino de esta que no deja de ser su continuación, ya que incluso han mantenido el estilo de animación noventero. Sin embargo, donde se desmarca muchísimo es que si bien aquella era más simplota, esta presenta historias mucho más trabajadas y profundas, mostrando una gran fidelidad a los cómics y definiendo muy bien los personajes y sus conflictos. 

No voy tan lejos como para decir, como dicen algunos, que es lo mejor de Marvel (está lejos de Endgame o Wandavision), pero sí es un muy buen producto y sin duda imprescindible para todo fan de la Patrulla-X que se precie.

miércoles, 15 de mayo de 2024

Tarot

Al menos no son cartas Magic.

Un grupo de jóvenes se va de fin de semana a una apartada casa rural, y en una curiosa noche de borrachera (curiosa, porque están todos completamente sobrios, a pesar de haberse bebido hasta el agua de los floreros) se meten en el típico sótano chungo lleno de cosas esotéricas que toda casa rural yanki que se precie tiene, y como el Necronomicón ya está pillado, se encuentran una baraja de cartas de tarot, de esas que se supone que te hacen crípticos spoilers de la vida real. Y como la protagonista está licenciada en magufadas, zodiacos y adivinación, se pone a leerles las cartas, con tan mala suerte que desata una maldición sobre la cuadrilla, y sus componentes empiezan a morir, tal y como dijeron las cartas.

Así discurre una película que cuando menos es amena y en la que la gracia esá en ver cómo van a irse hilando las muertes en relación con lo dicho por las cartas, aunque a veces queda un poco forzado y se abusa de la participación del mayor asesino de adolescentes en la historia del cine de terror: la propia estupidez de los adolescentes. Todo desemboca hacia un final con más interés en lograr un climax apoteósico que en tener algo de sentido, y un epílogo que también renuncia a la credibilidad, en favor del peliculeo. Pero rinde adecuadamente en su propósito de entretener, de modo que por mi parte le doy el visto bueno. 

Miedo no da, salvo alguna escena un poco tétrica, pero si uno no se la toma demasiado en serio, es una película, aunque llena de clichés, fresca y resulta entretenida.

martes, 14 de mayo de 2024

Fantasía en la zapatería

Como un niño con zapatos nuevos.

Hay una cosa que odio y es ir a comprar ropa o calzado. Sería feliz si la vida real fuera como en los videojuegos, donde das un botón, te desaparece el dinero de la cuenta y te aparece ya la ropa, perfectamente ajustada a tu talla. Pero no es así, y si añadimos que dado mi tamaño me cuesta encontrar cosas de mi talla, esta actividad suele ser un suplicio. 

Hoy iba, resignado, a comprar zapatillas. Preparado para el rito habitual, de cantar mi talla y de entre lo que hay elegir lo que menos me disguste. Pero hoy se ha hecho realidad una de mis fantasías: justo a la entrada, en el expositor, había unas de liquidación, de mi gusto y de mi talla. De la misma me las he probado y me las he comprado. Total tiempo dedicado, menos de cinco minutos.

Una chorrada, lo sé, pero hay que saber ilusionarse con las pequeñas alegrías de la vida, y más cuando es algo tan infrecuente.

lunes, 13 de mayo de 2024

La no comisión

No me toca volver.

Hoy se ha resuelto la comisión de servicios para el puesto de responsable de atención ciudadana, oficina de la que salí en febrero para incorporarme a mi actual puesto de trabajo. Y aunque no tenía (ni tengo) el más mínimo interés en volver, me sabe un poco mal el resultado, ya que no he sacado la comisión.

¿Y cómo se come eso? ¿De entrada, para qué me apunté si no quiero ir?

Es un poco raro de explicar, pero allá voy. Cuando en diciembre se jubiló la anterior titular del puesto, lo cogió en comisión de urgencia una compañera que, en los meses que la tuve de responsable, funcionó muy bien, se lleva muy bien con los compañeros y conoce el sitio. ¿El problema? Tiene pocos puntos, y cualquiera que se apuntara le iba a levantar la comisión ordinaria cuando saliera.

Entonces la jugada era que yo, con más puntos que ella, me apuntaba, pero sin intención de cogerla. ¿Que resulta que yo salía y era el único por delante? Renunciaba sin llegar a tomar posesión. ¿Que salía y y había gente entre medias? Tomaba posesión, estaba un día y renunciaba, para que se quedara vacante y, al menos hasta que saliera otra vez la comisión (que lleva su tiempo), ella seguiría con la de urgencia. Y con un poco de suerte, con ese plus de antigüedad en el puesto que le permitiera quedarse.

Pero no ha sido el caso, y se ha presentado bastante más gente de la que pensábamos, varios de ellos con más puntos que yo. Así que más cómodo en cuanto a que no tengo que hacer nada (yo lo intenté y no coló), pero me sabe mal por la compañera y el resto de la oficina.

Habrá quien piense que le estoy echando muchísimo morro e intentando trampear el sistema con una triquiñuela. Y puede que algo de razón tenga, pero es una triquiñuela con la que yo no habría ganado nada y en cambio con ello habría beneficiado no solo a la compañera y al resto de la oficina, sino que habría sido en beneficio del servicio, pues si bien no dudo que la persona que ha sacado la comisión (no la conozco) será alguien perfectamente válido para el puesto, y con el tiempo lo hará igual de bien que lo que lo habría hecho la otra, va a tener que pasar por un periodo de adaptación que, de otra manera, no habría sido necesario.

domingo, 12 de mayo de 2024

Fin de semana y de liga, con txupitos

Tuve mala suerte en el sorteo.

Llega el domingo y reseño el fin de semana. La parte del viernes ya la conté ayer, con el monólogo de Arizmendi. Antes había estado dando caña al Fallout 4.

El sábado por la mañana sigo con las aventuras del yermo y a mediodía aprovechamos que hace bueno para un pintxopote. Por la tarde me doy el gustazo de seguir con el Fallout (hacía muchísimo que no tenía una sesión tan larga) y por la noche el Eurotxupito, donde me tocan un total de cero. Fracaso toral.

Hoy domingo, pues más de no hacer nada y por la tarde subo a Miribilla, donde cerramos con derrota (68-72) contra un Barça muy superior.

Y eso ha sido todo.

sábado, 11 de mayo de 2024

Situaciones incómodas

No me iba a poner a hacer fotos durante la actuación.

El título de la entrada no es en alusión a la silla, que era normalita, sino que es como se llamaba el show de Marcos Arizmendi al que acudí ayer, cortesía de mi señora madre. Un divertido monólogo de cien minutos de un humorista que no conocía de nada, pero que sin ser sobresaliente (ahora, como imitador era la hostia) nos entretuvo y nos hizo reír.

Sí es verdad que a veces tenía ramalazos algo rancios, muy del estilo de humor de hace 20 años, y que como es normal, hay referencias que cuando no se pillan no terminan de hacer gracia (que eso no es culpa del humorista). Sí era culpa suya que a veces era un tanto repetitivo con algunas cosas, pero también tuvo sus momentos de genialidad.

Entre el público estaba también, y lo menciono porque tuvo su relevancia, un tal Luitingo, que debe de ser algún cantante famoso (me sonaba cero) y que además de eso deduje que su padre era amigo Arizmendi, y por eso lo sacó al escenario a cantar ambos juntos, y metió en su monólogo algunas coñas con lo que después del show me enteré de que era el título de su nuevo disco.

No es el mejor show de humor que he visto en mi vida, pero tampoco iba con esa intención, y la verdad es que nos sirvió para pasar un rato bien entretenido y reírnos, que es lo que se le pedía.

jueves, 9 de mayo de 2024

El especialista

Ken doble de acción.

Colt Seavers (Ryan Gosling) es un especialista de escenas de acción que debido a un accidente en un rodaje tiene que dejar el mundillo, pero vuelve para incorporarse al rodaje de una superproducción de cuya directora (Emily Blunt) está profundamente enamorado y termina metido en un berenjenal de tres pares de narices, con explosiones, tiros y persecuciones de verdad.

Mezclando los tropos de la comedia romántica con el cine de acción más desenfadado, El especialista es un ejercicio de diversión y adrenalina, que se toma también sus momentos para divertidos ejercicios de metacine referencial y no está exenta de su dosis de psicodelia, que no me esperaba. 

David Leitch vuelve a traernos una película fresca, divertida, con escenas de acción exageradas y malos de jajejijojú que da lo que promete y mezcla muy bien los elementos con los que juega. 

Muy recomendable.