miércoles, 31 de marzo de 2021

Sky Rojo

¡Se va a acabar la tontería!

De los autores de La casa de papel llega esta desenfrenada serie que, con una historia muy a lo Tarantino o Hermanos Coen, se centra en tres mujeres que se fugan del megaburdel en el que el proxeneta las tenía esclavizadas y obligadas a prostituirse, y esa fuga con persecución da de sí para una road movie (road TV show, en realidad) muy dinámica y que además nos muestra la cara turbia que se esconde detrás de la prostitución de lujo.

Repleta de fantasmadas y cosas nada creíbles, donde la trama es un instrumento al servicio de la diversión, Sky Rojo (cuyo título hace referencia al tapizado de un sofá) se convierte en un caramelito del entretenimiento, con capítulos cortos de los que se ven como pipas y resulta ideal para pasar una tarde tonta.

martes, 30 de marzo de 2021

Convocado el concurso

Funcionario intentando pillar las plazas buenas.

Hoy se ha convocado el concurso unitario de provisión de puestos de trabajo, mediante el cual los funcionarios de la Diputación podemos intentar cambiar de destino. No es el primero que se convoca siendo yo funcionario, y técnicamente no es el primero en el que participo, pero sí será la primera vez que vaya con intención de cambiarme de plaza, puesto que aunque estoy a gusto donde trabajo, cabe recordar que es una comisión de servicios y a mi plaza, en el Departamento de Acción Social, no quiero volver (aunque no haya ido ningún día).

Así que ahora me toca coger el listado de plazas, mirar a cuáles tengo que optar y enfrentarme a la ardua tarea de colocarlas en orden de preferencia, lo que implicará también un poco de labor previa y un componente de tiro a ciegas, pues en realidad no tengo ni idea de, si me sale algo, dónde será. Aunque, dado que lo que quiero es mover mi plaza de donde está, dispararé a todo lo que se mueva.

El 22 de abril termina el plazo para inscribirme, tengo casi 4 semanas para dar vueltas al tema.

lunes, 29 de marzo de 2021

Monster Hunter

Da exactamente lo que promete.

Una película basada en u videojuego al que no he jugado nunca y que vi en el cine por error. Aún así, sabía desde el principio lo que me iba a encontrar, ya que Monster Hunter es sin lugar a dudas la película que cabría esperar que es.

Unos rangers americanos por el desierto se encuentran con una especie de portal mágico que los transporta a un mundo lleno de bichos de pesadilla. Una tarasca los hostiga hasta que llegan a una cueva llena de asquerosas y letales arañas gigantes y todo podría haber terminado ahí, pero una de los rangers es nada más y nada menos y nada más que Mila Jovovich, que no se iba a morir tan fácilmente.

Lo que sigue, un festival de carrera, saltos imposibles, bichos feos muriendo y las leyes de la física y la biología llorando en un rincón, mientras el cerebro del espectador abandona indignado la sala con un sonoro portazo.

Cojan Aliens: el regreso y Starship Troopers, quítenle toda la chicha y profundidad, añadan efectos especiales más modernos y ahí está Monster Hunter. Obviamente no una gran película, pero no es tan atroz si lacomparamos con los estándares del infame Paul W.S. Anderson (aún estoy esperando que responda ante una corte penal internacional por las películas de Resident Evil o Pompeya), y al menos entretiene. Eso ya es un logro.

domingo, 28 de marzo de 2021

Finde con cambio horario y mucho andar

Antes de la derrota.

Que se termine el fin de semana es más llevadero cuando la semana que se avecina es de solo tres días, pues viene la semana santa y podré tener unas minivacaciones para hacer tranquilamente la seta, que siempre es de agradecer. Entre tanto, a los clásicos del domingo.

El viernes pcoa historia: comer, capítulo de Culopollo y Muñeco de Nieve (o sea, Falcon&Winter Soldier) y a la lonja a socializar un rato, que es más seguro que estar metidos en un bar.

Del sábado cabe destacar mi genialidad al equivocarme de cine, de sala y por lo tanto de película, que queriendo ver Godzilla VS Kong acabé viendo Monster Hunter y luego un largo paseo hasta Bilbao. Ya en casa, me meto a cocinar y me preparo la comida del domingo: pollo con curry Madras.

Domingo por la mañana, lo más parecido que he tenido en un año a unas jornadas de rol; una kedada para jugar a Marvel Champions que se organizaba en Distrito Zero, una tienda de juegos de Bilbao (en la que el Supervisor ha apalizado con la ayuda de Ronan el Acusador a Mercurio, Bruja Escarlata, Antman y Thor), luego paseo hasta el Arenal, un poco de pintxopote y a casa. Allí me esperaban el pollo al curry y una tarde de sofá, viendo capítulos de Sky Rojo uno tras otro. 

Luego salir un poco a que me diera el aire y retirada, que mañana es lunes. Con aires de miércoles, pero lunes al fin y al cabo. 

sábado, 27 de marzo de 2021

Kongodzilla Hunter

Algo no encaja aquí.

Hoy he ido al cine, pero lo verdaderamente interesante de contar no es la película que iba a ver, y tampoco la película que he visto, sino las cómicas circunstancias que rodean el asunto. 

Quería ir a ver Godzilla VS Kong, así que he comprado mi entrada por Internet y me he ido tan contento al cine. Paso la entrada, error de lectura. Mierda, he sacado la entrada para el cine que no era. Por suerte, como coincide que estaba esa película a la misma hora y los dos cines son de la misma cadena, he podido ir a taquilla y solucionarlo. 

Ya con la entrada buena me voy a todo correr a la sala. Empieza la película, con una escena un tanto confusa de lo que parece un lagarto gigante dando caza a una especie de barco medieval chino en un desierto. Raro, porque están ambientadas en la actualidad y lo del barco de arena no me llega,pero será la típica escena de orígenes. Sigue avanzando la escena, con el bicho matando gente a cascoporro y entonces la película muestra su título: 

MONSTER HUNTER.

Lo peor no es que me haya equivocado de sala y en vez de meterme a ver Godzilla VS Kong, que es lo que quería ver me haya metido a ver Monster Hunter. Lo peor es que no me he dado cuenta hasta que llevaba 15 minutos de película.

Soy un genio.

viernes, 26 de marzo de 2021

Más autos locos

Los recién llegados.

La colección de miniaturas de los Autos Locos que me venían con el juego y poco a poco he ido encargando que me pinten. Hoy ha sido el turno del Superchatarra Special y la Antigualla Blindada, que forman a engrosar una escudería que estará completa tan pronto como me terminen de pintar los que quedan, que son el Alambique veloz y el Troncoswagen.

jueves, 25 de marzo de 2021

Cosas de la wishlist rolera

Escrita poir Álex de la Iglesia, fin de mi alegato.

No es algo que haya descubierto ahora, que lleva tiempo anunciado, pero a falta de nada más interesante que contar, cualquier excusa es buena para hablar de esta campaña para La llamada de Cthulhu que debe de estar al caer, y que sin duda me agenciaré, seguramente para leerla y dirigirla. 

A ver cuándo, eso sí.

miércoles, 24 de marzo de 2021

Crece la colección de Marvel Champions

Ya obran en mi poder.

Con algo de adelanto, pues en teoría no salían hasta el viernes, ya me he hecho con las 4 nuevas expansiones del Marvel Champions, el juego de cartas de los superhéroes, que traen lo que se ve en la foto: Bruja Escarlata (a la que, con el hype de Wandavision tenía bastantes ganas), Mercurio, Antman y Avispa, teniendo estos dos últimos cartas especiales, de tamaño variable (o sea, que se pueden plegar), para simular su poder de crecer y encogerse.

Ahora toca la tarea de enfundarlas y ver cuándo las puedo probar.

martes, 23 de marzo de 2021

El informe Auschwitz

Título original: The Auschwitz report. 

Otra película, esta vez eslovaca, sobre un tema tan recurrente en el cine como es el holocausto judío y más concretamente el campo de concentración más conocido, Auschwitz-Birkenau. 

En esta se nos cuenta la historia de dos prisioneros que consiguieron escapar del campo y sobrevivir, hasta llegar a territorio enemigo (enemigo de los nazis, claro) y reportar los horrores que se estaban viviendo en el campo. Paralelamente, pues la historia de la fuga y relato es solo una parte del metraje, tenemos escenas del terrible día a día en el campo, nazis asesinando de forma creativa (especialmente truculenta la del oficial nazi cabalgando su caballo entre cabezas de prisioneros enterrados vivos hasta el cuello) y tomando medidas aún más crueles y represivas en respuesta a la fuga. 

Siendo fácil con el tema que trata, la película busca muchas veces perturbar al espectador, lo que a veces intenta con un uso y abuso de recursos sonoros y visuales un tanto mareantes, con algunos enfoques torcidos o invertidos, o altos ruidos de sirena. Pero aunque en general está bien hecha, no deja de dar la sensación de que es otra película más sobre un tema ya muy trillado, aunque como es un tema que me suele interesar bastante, pues bien. 

A destacar, siendo esto spoiler, que además de lo obvio, resulta también escalofriante la sensación de impotencia e indefensión que genera la escena en la que los prisioneros fugados están relatando sus vivencias y no les terminan de creer del todo, pues han perdido las pruebas materiales por el camino y no cuentan más que con su propia palabra como aval.

lunes, 22 de marzo de 2021

Pollo al curry

Bien acompañado de arroz.

Ayer me apetecía comer pollo al curry, pero me daba pereza llamar al restaurante indio, así que aproveché que tenía los ingredientes para hacer un plato que resulta sorprendentemente fácil de hacer. 

Ingredientes:

-Una cebolla 

-Un chorrito de aceite de girasol 

-Una cucharadita de tomate frito, tipo Orlando

-Una pechuga de pollo

-Un bote de leche de coco

-Una cucharada sopera de curry en polvo

-Una bolsita de anacardos

Primero procedemos a pelar y picar la cebolla. Luego la tenemos un buen rato dorándose en la sartén. Echamos el tomate, el curry y la leche de coco, mezclando todo bien mientras se cuece. Eso hará la salsa.

El pollo se puede cocer ahí mismo, aunque en mi caso, como no me gustan los tropezones de cebolla, antes le pasé la batidora, para que fuera más cremoso, y entonces sí, eché el pollo, para que se cociera. Hay quien sugiere dorar el pollo antes con un poco de curry espolvoreado para sellarlo, antes de cocinar la cebolla, en la misma sartén, aunque eso no lo he probado.

Como último toque, espolvoreamos con un poco de anacardo triturado y ya tenemos nuestro delicioso pollo al curry.

domingo, 21 de marzo de 2021

Puente de marzo y salida extraprovincial

Concretamente este.

Los fines de semana, cuando son de tres días vienen muy bien, y ese ha sido el caso, pero sigue invariable la costumbre de llegar al domingo sin ideas mejores, o ganas de escribir otra cosa.

El viernes más o menos madrugué, con la ilusión de un niño pequeño, para ver el primer capítulo de Falcon and Winter Soldier. Luego me acerqué a Megapark, más saturado de gente de lo que esperaba y me habría gustado, y tras comer me fui al cine a ver la ayer mencionada Inmune (Songbird). A la salida, quedé con mi señora novia en Cruces y fuimos hasta Bilbao dando un buen paseo. 

El sábado era día de coche, pues cogimos uno de alquiler para practicar un poco, y nuestro destino fue Deba (por la tontería, yo llevaba desde verano sin salir de Bizkaia). Paseo, comer, mojar los pies en la playa (fría, pero qué gustito) y volver a Bilbao.

Hoy mañana de adulto funcional, con visita al gimnasio y utensilios de cocina (hoy me he hecho un rico pollo al curry, que será devorado mañana), una de poteo con rabas (calamares rebozados) y a casa. Por la tarde un rato de vegetar en el sofá, paseo y a casa, que mañana toca trabajar.

sábado, 20 de marzo de 2021

Inmune (Songbird)

Soplaré, soplaré y la puerta contagiaré.

Esta película, completamente oportunista y prescindible, es bácicamente como si a alguien que hubiera estado en coma desde diciembre de 2019 le contáramos dentro de unos años cómo fue la pandemia de COVID-19, entendiera la mitad porque está mirando el móvil y se dedicara a hacer una película al respecto.

Esto va de que han pasado un par de años y el coronabicho (ahora COVID-23) ha mutado tanto que su letalidad acaba con cualquiera que lo contraiga en el cómodo plazo de 48 horas, por lo que el confinamiento ya es total y solo los declarados inmunes pueden salir a la calle. Los demás, ni para bajar la basura. Para el cumplimiento de esta medida, el Gobierno se pone serio y dispara a matar a cualquiera que se salte el confinamiento.

Los inmunes, como es el caso del protagonista, llevan una pulsera cutre, como la que te podrían dar en cualquier festival de música, y cada vez que un militar les amenaza de muerte por la calle, enseñan el plasticote amarillo, agitan un poco el brazo y ya son caballito blanco.

Nico (el protagonista), como decía, trabaja de repartidor para una especie de Amazon, una empresa que tiene dos empleados, su jefe y él, y por lo visto es la única empresa de repartos de todo Los Angeles, pues salvo policías no se ve a nadie más que a él por la calle. Nico tiene además una novia, a la que nunca ha visto en persona, ya que ella no puede salir y él, aunque es inmune, no puede entrar a su casa, para no contagiarla.

Pero por arte de birlibirloque, la abuela de la chica (con quien convive) se contagia, y esto lo saben porque tienen una app en el móvil que te hace un selfie, te saca la temperatura y si das positivo llama a la policía, para que manden a gente a tu casa a detenerte y te lleven al distrito C, que se intuye que es algún tipo de leprosería (que digo yo que si se van a quedar en su casa estén bien o mal, esa recogida puerta a puerta no tiene mucho sentido). Y esto tiene conexión con la otra trama de la película, en la que un matrimonio de ricachones, empleados del Ministerio de Sanidad, se dedican al tráfico de pulseras. Y el marido, que es un putero, aprovecha que tiene la pulsera para hacer visitas de índole sexual a una youtuber que además de dar título a la película y alegrar la vista (es Alexandra Daddario), podría estar en la película o no, que daría igual.

Con esto y un par de chorradas más, con sinsentidos de los de querer gritar muy fuerte a la pantalla del cine, transcurre una película carente de sentido, que solo sirve para quien quiera darse el gustazo de ver una película mala, sabiendo que es mala y quedarse a gusto viendo algo absurdo. 

viernes, 19 de marzo de 2021

Llegan Falcon y Winter Soldier

Culopollo y el Hombre de Nieve.

El final de Wandavision dejó un hueco en la parrilla de los viernes, que se quedaban huérfanos de serie. Por eso, he estado esperando con ilusión a la siguiente serie de Marvel, The Falcon and the Winter Soldier, que por fin ha empezado hoy. 

Protagonizada por los dos mejores amigos del Capitán América (Sam Wilson y Bucky Barnes), tiene toda la pinta de ser una serie de superespías colegas, mezclando tropos de las buddy movies con las películas de 007, aderezando superpoderes y el aliciente de desarrollarse en el universo de Marvel. A esto hay que sumarle que Falcon es uno de los personajes que más me gustaron de los Vengadores, así que genial.

Por fin han estrenado el primer capítulo y más o menos es lo que esperaba. Y, como es de esperar, al ser serie puede tener un ritmo más pausado y detenerse en detalles y contarnos cómo es la vida de los superhéroes cuando no están salvando el mundo. Pero lo que más me ha gustado, sin duda, ha sido la escena inicial, con Falcon repartiendo estopa, que era 100% adrenalina y espectáculo.

Seguiremos sus progresos con atención.

miércoles, 17 de marzo de 2021

Viralizando con los gremlins

¿Subirán los retuits?

Yo en 1987 viendo Gremlins: Son tres putas reglas y bien sencillas. En la vida real sería imposible que pasara. 

Yo en 2021 viendo la pandemia: Vale, ya me callo.

Esas frases son una de tantas y tantas tonterías que suelo poner en Twitter, red social que uso para muchas cosas, pero sobre todo para matar el rato, y donde publico las reflexiones que en ese momento me puedan parecer graciosas o interesantes. Y por pura estadística a veces pasa que pongo una, hace gracia y la empieza a compartir gente. Ha sido el caso de esta gracieta

Vale, que no llega ni a mil retuits, y esto de viral tiene poco, pero a mi ego le hacen gracia estas cosas y, dado que no tenía nada mejor de lo que hablar hoy en el blog, pues esto me soluciona el día. 

martes, 16 de marzo de 2021

Nuevo Orden

El cartel.

Todo comienza con una fiesta de la alta sociedad mexicana, con una boda en la que todos son blanquitos, ricos y guapos. Alegría, diversión y lujo, pero en un momento dado una nota discordante, agua verde saliendo del fregadero, avisa de que algo no va bien. Es el preludio a la catástrofe que vendrá cuando la casa sea tomada al asalto en una especie de revolución de las clases pobres, que tomarán al asalto la casa, y por extensión el país, con gran violencia.

Esa violencia será el leit motiv de la película, que nos muestra cómo la protagonista, una chica joven y guapa, de clase acomodada, es secuestrada por los militares y encerrada en una especie de campo de concentración, donde los reclusos son sometidos a toda clase de torturas y vejaciones, mientras son utilizados para extorsionar a sus familias, en un sistema que parece caído, y la cosa discurre hasta un final sombrío, crudo y que llega como una bofetada.

¿Y qué opino yo de la película? Pues a ver, hay veces en las que la historia que cuenta una película está muy bien, pero está muy mal contada y otras en las que es muy mala pero está bien contada. En este caso está bien hecha, genera muy bien la atmósfera, juega muy bien con los miedos, logra transmitir una constante y perturbadora sensación de desasosiego, pero es que en realidad no nos está contando nada, y el apartado argumental carece de bastante sentido, sin quedar muy claro lo que está pasando, más allá del "todo es muy chungo, muy corrupto y al final todo se queda como estaba", pero dejando más preguntas que respuestas. Sí tiene su gracia, cuando a ratos se sugiere una especie de sistema distópico y una escena en la que literalmente a los personajes se les dice que tienen que llevar su número de identificación visible y la megafonía anuncia una especie de puntos de ciudadanía, a lo 2084. Pero precisamente la parte de la distopía, que era lo que vendía la película, queda completamente desdibujada.

Entonces, ¿me ha gustado? No es lo que venía a ver, y creo que sacrifica una coherencia argumental en aras a un artificio efectista de sombras y espejos. Pero debo reconocer que el resultado es visualmente poderoso, consigue transmitir las sensaciones que quería transmitir y me terminan pesando más las virtudes de la película que los defectos, así que sí. Me ha gustado.

lunes, 15 de marzo de 2021

Raya y el último dragón

Inserte aquí su chiste sobre cocaína.

La nueva película de Disney ha llegado a los cines sin hacer demasiado ruido (y suerte que ha llegado a los cines) y, aunque no esperaba gran cosa de ella, debo decir que salgo gratamente sorprendido.

En un mundo imaginario, refrito de culturas del Sudeste Asiático, cuenta la leyenda que los dragones dieron su vida para salvar a los humanos de una terrible amenaza, pero esa guerra hizo que el reino se fragmentara en cinco. 

Y todo marchaba relativamente bien hasta que empezó a marchar desastrosamente mal cuando algo hace que esta paz se perturbe, mande todo al carajo y convierta el mundo en un erial postapocalíptico, que la princesa Raya quiere solucionar, buscando los fragmentos de la bola del dragón (no me miréis, es literal), cada uno en un reino, y así conseguir la ayuda de la legendaria dragona Sisu para que todo vuelva a ser feliz.

Su camino será básicamente una película de aventuras, en las que irá formando un grupo de lo más variopinto con la gente que se va encontrando por el camino y con el que irá viviendo una odisea que, usando bien los clichés del género, con homenajes muy evidentes a Indiana Jones o las películas de atracos, será muy divertida y trepìdante. Y, por supuesto, emotiva y llena de momentos simpáticos.

A esto unimos bun mensaje muy buenrollista y necesario sobre la confianza y la tolerancia, un nivel gráfico que, sin que sea sorpresa, no baja del sonresaliente y tenemos una película muy recomendable.

Pero si Raya y el último dragón está bien, lo que de verdad hace que merezca la pena acercarse a una sala de cine para verla es la proyección de Us Again, el corto que la precede, que es una auténtica maravilla y una preciosidad de las de hacer saltar las lágrimas. De lo mejor que ha hecho Disney.

domingo, 14 de marzo de 2021

Otro fin de semana más

Improvisación culinaria del domingo.

Vamos al socorrido fin de semana empezando por el viernes, que venía ya sin capítulo de Wandavisión, así que me fui un rato al gimnasio. Luego a hacer unas compras, un paseo y por la noche una descacharrante partida de Garticphone por Internet, que es básicamente el come-caca-gato, pero online.

El sábado por la mañana aprovecho para terminarme el DLC War of the chosen del X-Com2 y por la tarde toca partida de Crónicas del Crimen, donde ponemos a prueba nuestras capacidades detectivescas.

Domingo por la mañana me da por cocinar, y hago lo que se ve en la foto:

-Pico una cebolla y la pongo en aceite hasta que se dora bien. Plancho 250 gramos de champiñones y los mezclo. Mientras se calienta la mezcla a fuego lento echo una cucharada de cúrcuma y voy removiendo. Después echo un poco de mantequilla, paso con el pasapurés, y cuezo ahí unas pechugas de pollo cortadas en taquitos. 

Con la comida ya preparada, un paseo interrumpido por la lluvia y por la tarde una de cine:Raya y el último dragón. Eso ha sido más o menos todo. 

sábado, 13 de marzo de 2021

Informador

Agente informador suena a esto.

Esta semana nos han anunciado importantes cambios en el trabajo, pues no me cambio de sitio pero sí cambia la denominación de mi puesto de trabajo, pues los que hasta el lunes éramos administrativos de gestión (en mi sección, no en toda la empresa) a partir del martes pasamos a ser Informadores de atención ciudadana, teniendo como función general la tramitación, información y asesoramiento/orientación a la ciudadanía sobre procedimientos, trámites y servicios de la Diputación Foral de Bizkaia. Esto, aunque aún no queda claro al 100% qué va a significar, implicará por un lado mayor responsabilidad (y más marrones), pero por otro un nivel más, pasando de ser 18 a 19, por lo que técnicamente se puede decir que nos han ascendido. Habrá que quedarse con eso.

En cuanto a cómo afecta eso a mi situación laboral particular, pues en principio no debería afectarme en nada, dado que el puesto que estoy ocupando actualmente (el de Informador) es una plaza en la que estoy en comisión de servicios y tiene titular, por lo que mientras no vuelva, y no tiene intención de hacerlo, ahí seguiré, mientras mi plaza en Valoración de la Dependencia, ahí seguirá esperándome, para el día en el que vuelva. Sin embargo, eso sí que tiene muy pocas probabilidades de ocurrir, ya que cuando sea el concurso de traslados participaré para que mi plaza deje de estar ahí para estar en algún sitio que me apetezca más. Explicado de forma más sencilla, para que el día que me tenga que ir de donde estoy, no vaya a Dependencia, sino a otro sitio que me llame más.

jueves, 11 de marzo de 2021

Orange is the new black

Reclusas de Litchfield. 
 
Por fin terminé una de las series más icónicas de Netflix, una serie que aunque tardó bastante en engancharme, y que de hecho abandoné en la tercera temporada, solo para retomarla como serie que ver mientras hago cardio en el gimnasio, ha acabado convirtiéndose en una serie que sin duda recordaré con cariño, gracias sobre todo a sus personajes, muy bien construidos, llenos de matices y las relaciones que se dan entre ellos.

La teórica protagonista es Piper Chapman (obviamente inspirada en Piper Kerman, autora del libro en el que se basa la serie, en el que cuenta sus vivencias), una chica que es el estereotipo de "niña bien americana" que termina en la cárcel y ahí se encuentra de morros contra todo un choque cultural, si bien la serie es muy coral, y nos presentará a infinidad de reclusas, todas ellas muy humanas, con sus virtudes y sus miserias, sus sueños y aspiraciones, y sus vidas antes de acabar en la cárcel de Litchfield. Esta diversidad, de razas, de cuerpos, de personalidades y de sexualidades, es la gran apuesta de la serie y uno de sus puntos fuertes, pues unida a que la mayoría de las actrices sean desconocidas o semidesconocidas, hace que te creas a los personajes. Porque además escapa al cliché de que tengan que ser todas guapísimas, estupendas y maquilladas las 24 horas del día (bueno, Flaca y Maritza sí, pero es que ese es precisamente su leit motiv. XD).

Aunque a ratos, sobre todo al principio, tiene un toque importante de comedia, y con algunas cosas me llegué a reír bastante, esta serie navega en el terreno de la "dramedia", tocando también temas bastante peliagudos, y mostrándonos que el peor de los villanos es el sistema, un sistema monstruoso, que reduce a las personas a números en un Excel y en el que si te tocan malas cartas de partida, te jodes. Con unas cárceles superpobladas, un racismo institucional y una mercantilización de la dignidad humana que se tiende a olvidar de que las personas que están ahí dentro, algunas mejores otras peores, siguen siendo seres humanos. Y eso es algo que me gustó mucho de la serie, que sus personajes son muy humanos. Ríen, lloran, aman, riñen, pelean, cuidan unas de las otras y todo lo que implica la convivencia, en este caso forzada.  

Podría hacer una lista de personajes con los que me quedo, pero sería una lista muy larga y seguro que me dejaría gente fuera. Tal vez no sea una de las mejores series que he visto, pero sin duda sí es una que recordaré, y me alegro de haberle dado esa segunda oportunidad.

miércoles, 10 de marzo de 2021

Completando Crónicas del Crimen

Pa la saca.

Primero toca hablar brevemente de Crónicas del Crimen, juego que aún no he jugado lo suficiente para reseñar aquí. Es un cooperativo de 1 a 4 jugadores (si bien nada impide que jueguen más) en el que hay que descubrir el enigma que se nos plantea, analizando las pistas, inspeccionando los lugares e interrogando a los sospechosos, todo ello con una App, que es la que nos va a ir diciendo las cosas y leyendo los códigos QR de las cartas.

El juego básico lo tengo, y por Kickstarter compré las versiones 1400, 1900 y 2400 (son los años, en los que se desarrollan los casos que plantea), y hoy me he comprado, reconozco que por completismo, las expansiones Noir (Los Angeles, años 50)  y Redview (una estética completamente Stranger Things). 

De momento solo he jugado los dos primeros escenarios del básico, pero aun no siendo yo un fan de los puzzles, el componente social de ir resolviendo el enigma entre todos hace que me parezca una proppuesta interesante para tener en la ludoteca. Y por eso ahora, de momento, lo tengo todo entero. Así que hay enigmas para rato.

martes, 9 de marzo de 2021

Centinela

La Jill Valentine de Carrefour.

Versión corta: película de acción bastante mediocre, incluso a ratos aburrida, con algunas escenas que sí están muy bien, pero un desarrollo ridículo y abuso de algunos tropos un poco rancios, siendo simplemente la enésima historia de venganza violenta que no aporta nada y en la que la potencia de las escenas de acción no llega a tapar el despropósito. 

Versión larga: Katrina es una militar francesa que no gana para disgustos. Primero le toca ir, como parte de la operación Centinela, a un país de Oriente Medio en conflicto, donde ve morir de forma horrible a un compañero. Pero por si fuera poco, al volver a Francia tiene que lidiar con sus traumas de guerra y un día se va de fiesta con su hermana. Esta deja a Katrina colgada como una percha por irse con unos tipos chungos, y de paso sirve de excusa para la escena de ligoteo de Katrina y poder enseñar un poco de carnaza de forma gratuita.

Pero no, no es de su hermana de quien se va a vengar Katrina, que lo de que te dejen tirado en una discoteca está feo, pero no es para tanto. Peor es lo de los tipos que han tenido la ocurrencia violar y dejar en coma a la hermana de Katrina. Eso sí está mal.

Eso lleva a que Katrina se dedicará a investigar por su cuenta lo sucedido, y descubrirá que el tipo con el que se fue su hermana es un niño rico, hijo de una especie de Steve Jobs ruso, millonario, malvado e intocable. Pero no pasa nada, pues la trama está al servicio de las escenas de acción, y ahí tenemos topicazos, como que ella se pueda colar en la mansión de un muchimillonario como quien se cuela en el autobús urbano, o la del hospital, en la que Katrina está en el hospital, su hermana sufre una embolia, Katrina echa a correr en una dirección completamente aleatoria y cuando llega a la sala de los trastos, se encuentra con la sicaria que ha intentado matar a su hermana. Pero bueno, no pasa nada, ya que si sirve como excusa para una pelea espectacular, bienvenido sea. De hecho, esa y la pelea en la discoteca son lo mejor de la película. 

En cuanto a lo peor, pues en general la trama que hace agua por muchos lados, con cosas que no se sostienen y esa sensación de que es todo tan inconsistente, que no importa lo que haga la protagonista, nada tiene consecuencias. ¿Que está a punto de matar a un civil en la playa de Niza a plena luz del día? Aquí no pasa nada. ¿Que apunta con un arma a un niño en la calle? Un mal día en el trabajo lo tiene cualquiera. ¿Que desobedece a sus superiores y roba armamento militar? Bueno, no es peor que si yo me llevo bolígrafos de la oficina a casa. Y todo esto nos lleva a que si el final tiene poco sentido, el epílogo todavía tenga menos.

Valoración: nivel telefilme de sobremesa de Antena 3.

lunes, 8 de marzo de 2021

Autoglotónimos

¿Autoglotones?

Aunque la definición académica es más larga, básicamente un autoglotónimo es la palabra que un idioma utiliza para referirse a sí mismo. Castellano o español, por ejemplo, son autoglotónimos para el idioma en el que escribo, y al que en otros idiomas se conoce como spanish, gaztelania o Spanische (que serían heteroglotónimos). 

Aquí voy a poner los autoglotónimos más conocidos, cómo los llamamos nosotros y cómo se llaman en realidad. Empiezo con los idiomas oficiales en la Unión Europea. 

Alemán: Deutsch 
Búlgaro: Български (Bulgarski
Checo: Čeština 
Croata: Hrvatski 
Danés: Dansk 
Eslovaco: Slovenčina 
Esloveno: Slovenščina 
Estonio: Eesti 
Finés: Suomi 
Francés: Français 
Griego: Ελληνικά (Eliniká
Holandés*: Nederlands 
Húngaro: Magyar 
Inglés: English 
Irlandés: Gaeilge 
Italiano: Italiano 
Letón: Latviešu 
Lituano: Lietuvių 
Maltés: Malti 
Polaco: Polski 
Portugués: Português 
Rumano: Română 
Sueco: Svenska

*La forma correcta en español es neerlandés, pero aunque no del todo sea correcto, coloquialmente se usa el término holandés. 

Otros idiomas europeos (contando como tales algunos ex-URSS). 

Albanés: Shqip 
Armenio: Հայերեն (Hayastán
Azerí: Azerbaycan 
Bielorruso: Беларуская (Bielaruskaya) o también тарашкевіца (Taraškievica
Bosnio: Bosanski 
Checheno: Нохчийн (Noxçiyn
Galés: Cymraeg 
Georgiano: ქართული ენა (Kartuli Ena
Groenlandés: Kalaallisut 
Idioma Inuit: ᐃᓄᒃᑎᑐᑦ (Inuktitut) 
Islandés: Íslenska 
Kazajo: қазақ тілі o قازاق ٴتىلى (Kazak tili) 
Macedonio: Македонски (Makedonski
Noruego: Norsk*. 
Ruso: Русский (Ruski
Serbio: Српски (Srpski
Tayiko: Тоҷикӣ (Toyiki
Ucraniano: Українська (Ukrayinska
Uzbeko: O‘zbek 
Vasco: Euskera (aunque este término está recogido y también suele usarse al hablar en castellano, al menos en España).

** Con el noruego hay una peculiaridad, y es que existen dos formas oficiales de noruego escrito: bokmål (académico) y nynorsk (moderno).
  
Salimos de Europa y nos vamos a grandes idiomas, con los idiomas no europeos más hablados del mundo, en los que no he incluido, claro, los que se llaman igual en castellano que en su propio idioma.

Chino mandarín: 官話 (Guānhuà, que significa, por cierto, "el habla oficial"). 
Hindi o Indostaní: हिन्दी (Hindi
Árabe: العربية (Al-ʻarabīyah) Aquí podría perderme en sus cientos de subdivisiones (por ejemplo, el árabe egipcio se llama Masri y el marroquí Láhŷa maghribiya), pero por no meter la pata no intentaré hacer un listado exhaustivo. 
Bengalí: বাংলা (Baṅla
Indonesio Bahasa Indonesia 
Urdu: اُردُو (Urdu), aunque a veces también لشکری (Lashkari
Japonés: 日本語 (Nihongo
Swahili: Kiswahili 
Turco: Türkçe 
Chino Cantonés: 廣東話 (Guǎngdōng huà
Coreano: 한국어 (Hangugeo) en Corea del Sur, 조선말 (Chosonmal) en Corea del Norte, o 우리말 (Urimal) como una denominación neutral) 
Vietnamita: Tiếng Việ 
Javanés: Basa Jawa 
Tailandés: ไทย (Thai
Ahmárico: አማርኛ (Amaraña
Canarés: ಕನ್ನಡ (Kanada
Persa: فارسی (Farsi

Por último, aquí dejo unos cuántos, más o menos conocidos, aunque sin intención de ser exhaustivo, pues la lista completa sería demasiado larga. 

Camboyano: ភាសាខ្មែរ (Feasa Jemer
Cherokee: Tsalagi 
Cheyenne: Tsetsêhestâhese 
Cingalés: සිංහල (Sinhala
Fiyiano: Na Vosa Vaka-Viti 
Guaraní: Avañe'ẽ 
Haitiano: Krèyol ayisyen 
Hebreo: עברית (Ívrit
Kurdo: كوردی (Kurdi
Malayo Bahasa Melayu 
Malgache: Malagasy 
Mongol: монгол хэл (Mongol Khel
Navajo: Diné bizaad 
Nepalí: नेपाली (Nepali
Pastún: پښتو / (Paxto
Quechua: Runa Simi 
Samoano: Gagana Samoa 
Sánscrito: संस्कृतम् (Saṃskṛtam
Tahitiano: Reo Mā`ohi 
Tibetano: བོད་སྐད (Bod Skad

No me hago responsable de los errores e imprecisiones que sin duda se me habrán colado, claro.

domingo, 7 de marzo de 2021

Fin de semana, primero de marzo

Jugando a ser Dios. torrijas sin aceite.

El tiempo avanza inexorable, y para que todos los fines de semana no parezcan iguales viene bien hacer recuento de lo que ha pasado (no mientas Jokin, que la excusa cutre de "llega el domingo por la noche y llevodos días sin tocar el blog, voy a poner lo que he hecho el fin de semana" es muy anterior a la pandemia).

El viernes, tras terminar Wandavision y echar la necesaria siesta (me había levantado a las 6:00) tocaba una de Gloomhaven, con nueva y gloriosa victoria. Luego un paseo y a casa.

El sábado por la mañana gimnasio, paseo, compra y a comer. Por la tarde lonja, con "La furia de Dracula", "Ciudad Machikoro" y "Alguien ha probado este juego?". Por la noche un poco de X-Com 2 y ya.

Domingo por la mañana, voy pronto al gimnasio y me pongo a cocinar: unas torrijas que tienen la peculiaridad de estar hechas en la freidora sin aceite. Y oye, dan el pego. Por la tarde paseíto por Deusto-Sarriko-San Inazio y a casa, que mañana es otra vez lunes.

Ale, ya he cumplido por hoy. 

viernes, 5 de marzo de 2021

Wandavision

En España, por temas de derechos, se ha llamado "Bruja Escarlata y Visión".

Hoy ha terminado la que es no solo la mejor serie de 2021 sino una de las series que más me han gustado en mucho tiempo. Una joya original y audaz, un producto muy cuidado y muy bien pensado, que me ha tenido las últimas semanas con la ilusión de que fuera viernes para ver un nuevo episodio.

La serie coge a dos personajes aparecidos en las películas de Marvel, Vision y Bruja Escarlata, y los pone en un contexto muy extraño, una sitcom del estilo de las series de los años 50, con todos y cada uno de los clichés, donde parece que no pasa nada... pero vaya si pasa.

Es difícil hablar de ella sin reventar sorpresas, y quiero que quien la vea la disfrute tanto como la disfruté yo, enfrentándome a cada capítulo sin saber lo que iba a pasar, a la expectativa de con qué genialidad me iba a sorprender cada vez. En ese sentido, y siendo series muy diferentes, Wandavisión me transmitía sensaciones similares a las que transmitía The Good Place, y eso son palabras mayores.

Con una estética muy cuidada y unas interpretaciones fabulosas, Wandavision es una canción de amor al cine, a los cómics de superhéroes y a las sitcom americanas, igual que es, sin lugar a dudas, la historia de amor más bonita que nos ha contado Marvel en pantalla.

Hay a quienes no les hicieron mucha gracia, y en parte lo entiendo, los primeros capítulos, ya que son muy particulares. Lo entiendo, ojo, aunque no lo comparto, pues para mí esta serie fue un flechazo desde el principio, que me cautivó desde el momento en el que Wanda y Vision llegan a Westview y me ha tenido embelesado ante la tele desde el principio hasta el final.

Wanda es un precioso regalo que nos ha hecho el UCM y un maravilloso viaje que me ha encantado hacer. Para mí, se va directa al Olimpo de las grandes series. 

jueves, 4 de marzo de 2021

El pidecitas

¡Houston, tenemos un listillo!

Desde que en mayo volvimos a abrir la atención al público en Laguntza, se implantó un sistema de cita previa. Antes bastaba con apaecer por aquí en horario de oficina, hacer cola y ser atendido, pero para evitar aquellas aglomeraciones que se montaban, y que con una pandemia en juego es conveniente evitar, se puso el sistema actual.

Una cosa que tienen los sistemas de cita previa es que a veces pasa que alguien reserva y luego se olvida, se equivoca de día, no puede ir o sencillamente para cuando tiene que ir ya no le hace falta. Y es normal. Lo que es menos normal es lo que hemos descubierto hoy. Uno de los vigilantes de seguridad nos ha comentado que hay un nombre que le sonaba mucho, que todos los días pide una o dos citas y nunca viene.

La sospecha inicial, que ha resultado ser cierta, es que no era un particular, sino alguien de una asesoría, despacho profesional o similar, que lo que hace es reservarse todos los días "por si acaso", así si le hace falta ya tiene la cita pedida. Y si no, pues al resto del mundo que le jodan. Además, casualidades de la vida, tiene por costumbre "equivocarse" con los apellidos. Evidentemente no voy a usar los reales, pero a los efectos vamos a llamarlo Aitor Etxebarria Goicoechea. Pues a veces reserva como Aitor Echevarria Goicoechea, otras como Aitor Etxeberria Goikoetxea, y así con diveras permutaciones. Lo típico que vas a escribir tu apellido y lo pones mal... todas las veces.

Lo bueno es que le tenemos calado, que es un habitual de por aquí, y hemos dado parte a los jefes, por si se puede tomar alguna medida, ya que no es de recibo. No es de recibo por dos motivos: uno, porque el tiempo que estamos mirando la pared esperando a que venga es tiempo que podríamos estar atendiendo a alguien que sí lo necesita y dos, porque no es alguien que venga a hacer trámites necesarios para mí mismo, sino que además tendría la obligación de hacerlo por sede electrónia, que es un profesional en representación de sus clientes, no un particular. 

Y, claro, puestos a pensar mal uno podría creer que prefiere hacerlo de forma presencial y no telemática porque así es más fácil facturar en negro, y no porque prefiera el calor humano a la comodidad de hacerlo por Internet. Pero eso sería pensar mal, y está feo ser un malpensado.

miércoles, 3 de marzo de 2021

¡Pingüinos!

Coleccionando pescado fresco.

Ahora que todavía es invierno aprovecharé para reseñar un juego de mesa que nos lleva a la Antártida, para ponernos en el pelaje de unos voraces pingüinos, que se quieren poner las botas comiendo pescado. Un juego sencillo, fácil de aprender y rápido de jugar, con el potencial para picarse y jugar varias partidas seguidas.

El tablero se compone de varias losetas hexagonales, que contienen 1, 2 o 3 peces, y se irán colocando para formar una isla más o menos homogénea. 

Despliegue a 4 jugadores.

Hecho el mapa, los jugadores van poniendo, por orden, pingüinos en las casillas que quieran que estén libres y tengan solo un pez. Dependiendo de cuántos sean, pondrán más o menos jugadores (a dos son cuatro por jugador, a tres son tres y a cuatro son dos). Hecho eso, se empieza.

Cada jugador en su turno puede mover cualquiera de sus pingüinos, en línea recta, tantas casillas como quiera, pero no puede atravesar huecos ni pingüinos (sean ajenos o propios). Recoge la casilla de la qe ha salido y se la queda, añadiéndola a su reserva.

Así, se irán alternando los turnos hasta que ningún pingüino tenga movimientos posibles o se hayan quedado todos aislados, sin posibilidad de interferir unos con otros, en cuyo caso cada jugador se llevará los puntos de sus "islas" (aunque tiene que poder hacerlo sin dividir la isla) y se pasará a ver quién ha ganado.

Rojo, azul y amarillo podrían quedarse con todas sus islas, pero el azul tendría que elegir uno de los lados.

La parte de contar los puntos es muy sencilla: se cuentan los peces, que no las losetas, y el que tenga más peces capturados, ha ganado la partida. 

¿Jugamos otra?

martes, 2 de marzo de 2021

L'omicidio del signor Monroe

L'assassino è sempre il maggiordomo

De El asesinato del Sr. Monroe, partida de rol en vivo que escribí en 2007, hablé largo y tendido en este blog, y durante todo este tiempo no han dejado de aparecer de vez en cuándo mensajes con dudas, felicitaciones y a veces ayuudas de juego que espontáneamente ha creado gente que ha jugado o dirigido la partida y le ha gustado.

En general todos me suelen hacer bastante ilusión, pues lo de que algo que has escrito guste a otros siempre está muy bien, pero esto es especialmente agradable cuando ves que trasciende fronteras.

Hoy una profesora de español residente en Italia me ha contactado para agradecerme haber escrito la partida, ya que la suele usar como herramienta para que sus alumnos, de diversos institutos del Norte de Italia, aprendan a manejarse en el idioma.

Y también me ha mandado algunas fotos del material que suele facilitar a los jugadores (sin duda mucho mejor que los tristes folios en blanco y negro que usaba yo cuando la dirigía).






lunes, 1 de marzo de 2021

Comprando viejunez comiquera

La portada lo dice todo.

El sábado, charlando con mi señora novia sobre cómics, salió el tema de Caballero Luna, un personaje de Marvel que, si bien es muy icónico, no es tan conocido como otros. Entre otras cosas porque aún no ha salido en pantalla (cosa que parece que se solucionará, con Oscar Isaac de protagonista, lo que es bueno). Y aunque no soy un gran experto en dicho personaje, sí guardaba buen recuerdo de un cómic que leí suyo, a medias, de cuando tirábamos de grapas sueltas y recopilatorios al tuntún, que me había dejado un compañero del colegio, y aunque no me acordaba de prácticamente nada, recuerdo la sensación que siempre arrastré de "me gustaría saber cómo empezaba y terminaba aquel tebeo".

Pero lo dicho, con mis explicaciones "iba de que pasaba no sé qué del tiempo, en no sé qué tebeo de superhéroes, y salía el Caballero Luna", era difícil encontrar nada. Pero por suerte no son los de Marvel los únicos con superpoderes, sino que mi señora es capaz de extraer información de fracciones de dato, así que cogió el móvil, y tirando de Google llegó a la portada que vemos en la imagen y me dijo "¿es este?"

Trasteé un poco y sí, ahí veía los míticos comienzos de cada capítulo, con varias cosas pasando en distintas épocas, simultáneamente, igual que vi que estaba a la venta en la web, de modo que hice el pedido y hoy ya lo tenía en la librería, esperándome para ser comprado.

Veremos ahora qué me encuentro.