jueves, 31 de enero de 2019

Estrenando el RDR2

Veamos a qué sabe esto.

Tenía un motivo para comprarme la Xbox One, y ayer por fin lo puse en marcha. El juego había salido ya en octubre, y con la consola, que básicamente compré para jugar al Red Dead Redemption 2, llevo desde diciembre, pero entre pitos y flautas todavía no me había dado por empezarlo. Como me había puesto con el NBA 2K19 y el GTA V, lo tenía aún por estrenar, y ayer ya por fin lo inicié. Pensaba esperar a estar ya con la mudanza hecha, pero ¿qué demonios? Necesitaba pegar tiros a algo.

De momento poco puedo decir, y estoy en los primeros compases. Aún sin entrar en el terreno de libertad de poder hacer el cafre, me recuerda mucho estéticamente a "Los odiosos 8", y gráficamente, por supuesto, es espectacular. 

Lo que me ha sorprendido es ver que es una precuela del anterior, cosa que no esperaba. Y poca cosa más puedo añadir, que entre que metí los DVDs, instalé y tal, pude jugar poco y llevo menos de una hora. Lo que sí parece es que me va a dar muchas horas de diversión.

Puede que me explaye más cuando me lo haya terminado.

miércoles, 30 de enero de 2019

Reuniones que... en fin

"Smithers, echaremos la culpa de todo a Función Pública".

Dentro de esta complicada encrucijada laboral en la que me encuentro, hoy toca hablar de la reunión que hemos mantenido hoy con los jefes. No daré nombres en público pero necesito escribir esto como desahogo. Y a los efectos tanto cómicos como de privacidad, me referiré a dos intervinientes en dicha reunión como Señor Burns (Director), Smithers (Jefe de Servicio) e inanimada barra de carbono (Jefa de Sección).

Yo ya intuía que de esa reunión iba a salir enfadado, pues enfadado entraba por cómo se nos ha tratado, y tenía claro que no nos iban a decir nada de fuste. Pero al menos que los jefes dieran la cara.

Ha empezado todo con un speech de Smithers en el que se nos contaban las bondades de este cambio, su necesidad y sobre todo negar la mayor, reiterando que no era decisión suya, sino que venía de Función Pública (el informe en el que ellos pedían la reestructuración debió de escribirlo el perro, vaya), un discurso con mucha palabrería bonita y caritas de pena, con disculpas falsas.

A continuación la delegada sindical ha procedido a abofetear (metafóricamente) a Smithers, cantándole las 40 y poniéndole en su sitio, mientras el Sr. Burns, miraba el móvil cual quinceañero enamorado. Pero cuando ha empezado a oír cosas que no le gustaban (básicamente "nos estáis mintiendo a la cara") ha sacado su tono de chulería barriobajera para decir que si no nos vamos a creer lo que dicen se va, que la reunión no tiene sentido, y que si dura más de una hora también se va. A lo primero, tal vez se le podía haber ocurrido que no mentir sería una posibilidad, y a lo segundo, que ir al grano en vez de adornar cada frase aligera el ritmo de la reunión.

Cuando he podido tener el turno de palabra para expresar mi enfado y mi decepción es cuando me he quedado atónito, pues Smithers y Burns, a quienes me estaba dirigiendo expresamente, estaban cuchicheando como niños, obligándome a parar mi intervención y decirles "eh, que os estoy hablando". De verda, no podía dar crédito a lo que estaba pasando.

La reunión ha seguido, y los compañeros les hemos ido dando nuestras impresiones, sin decir una palabra más alta que otra. En un momento dado el Sr. Burns, sin mediar palabra y faltandonos completamente al respeto se ha marchado de la reunión. Muy elegante, sí.

Pero para redondear, lo que ya me ha terminado de rematar la faena ha sido Smithers, con quien la conversación ha sido algo así.

-Yo lo que no entiendo es cómo habiendo salido esto de un informe vuestro no nos sepáis decir cómo va a quedar cada una de las secciones. A mí me da igual porque me toca irme, pero hay compañeros que se quedan, y que a lo mejor según lo que les toque prefieren irse, y esta decisión nos obligáis a tomarla antes del día 8.
-Realmente sí lo sabemos, pero no os lo podemos decir.
-Eh, sabiendo que a algunos nos habéis hecho una putada precisamente por no haber dicho las cosas a tiempo, lo correcto sería que nos lo dijerais, y así la gente puede decidir. Entiendo que no os apetezca ver caras largas, pero eso sería lo honesto.
-Precisamente por honestidad es que no lo decimos, para que no tengáis que estar con la zozobra.

En serio, ¿qué parte de "por no decir las cosas a tiempo a mí me habéis hecho una putada, no les hagáis la misma a los compañeros" no ha entendido? Pues así, con dos cojones. Mientras tanto, la inanimada barra de carbono, que se supone que es nuestra inmediata superior, miraba al infinito con pasividad.

Lo mejor de esto es que yo tenía la preocupación de perder las formas o de ser injusto en la reunión con alguien que a lo mejor podría no tener tanta culpa. Pero comportándose así me han hecho un favor, de modo que me quedo muy tranquilo.

Actualización: No me retracto de mis palabras, pues es lo que sentía ayer, pero no sería justo no decir que al día siguiente la jefa de sección nos reunió, nos explicó su versión de los hechos, se disculpó, asumió su parte de responsabilidad y por la parte que me toca acepto sus disculpas y, sin entrar en detalles, sus explicaciones. Sobre los otros dos, en cambio, sigo opinando exactamente lo mismo.

martes, 29 de enero de 2019

(Vice) El vicio del poder

La labor de caracterización es brutal.

La traducción mata un poco de juego de palabras del original, con la palabra "vice", que sirve para referirse al vicio que menciona el título en castellano pero también al cargo por el que muchos conocimos al protagonista de esta película, de vicepresidente de los Estados Unidos.

Es la historia de Dick Cheney, quien fuera vicepresidente y mano metida en el culo de George W. Bush, responsable unas cuántas burradas en Oriente Medio. Nos cuenta, con aires de biopic, el ascenso al poder de Cheney y sus tropelías post 11-S.

Puede parecer, sobre todo al principio, que esta película nos va a endulzar la figura de Dick Cheney, pero lejos de eso nos lo presenta como un ambicioso y manipulador político a quien se la sopla que sus actos causen miles de muertos al otro lado del océano si con ello se sale con la suya. No faltará, por supuesto, quien tilde la película de ser un "panfleto progre". Pero adelantándose a la jugada, es la propia película la que en un momento dado rompe la cuarta pared para reírse de esa gente.

Lo más destacable, sin embargo, es el trabajo aspecto visual, que transforma a los actores en verdaderos avatares de los personajes a los que dan vida, y algunos como Condoleezza Rice o Colin Powell se reconocen en cuanto asoman la cara en la pantalla.

Lo peor de esta película es pensar que mucho de lo que nos cuentan fue real (si no peor), que gente así existe en el poder y que los medios manipulan de forma activa y deliberadamente a las masas, lo que me hace catalogar esta película directamente en el género de terror.

lunes, 28 de enero de 2019

Personaje para junio.

¿Mister Marshall? Que se ponga.

Más bruto que un arado, mandón (salvo con su mujer) y corrupto cual serpiente. Ese será Don Acisclo, mi rústico personaje en la obra "Los caciques".

domingo, 27 de enero de 2019

Fin de semana que anuncia cambios

Lammers nunca le dio la espalda al partido.

Este fin de semana mis pensamientos han estado ocupados sobre los cambios venideros. Unos deseados (la casa) otros contra mi voluntad (el trabajo). Pero eso no significa que no haya hecho nada el fin de semana, y hablar de ello es lo que toca.

El viernes estuve planificando cosas de reformas, pidiendo presupuestos, enseñando la casa a personas cercanas... y por la noche me fui a la lonja, para desconectar un poco la mente jugando a juegos de mesa y sobre todo de charleta (para qué mentir, despotricando contra quienes han provocado el cambio indeseado y sus nefastas formas). 

El sábado por la mañana me fui a comprar los regalos de mi padre, para su 70º cumpleaños, y luego de pintxopote al Casco Viejo, que venían unos amigos de Barcelona. No pude estar todo el tiempo que me habría gustado, pues por la tarde había jornadas en la lonja y me tocaba dirigir: Pasión de las Pasiones. Por la noche unas pizzas y de charleta. Lo que habríamos hecho en un bar, pero en la comodidad de tener nuestro local propio.

Domingo por la mañana, baloncesto. No iba yo muy animado, pues ni los eventos recientes ni la racha negativa del equipo acompañaban, pero la verdad es que el partido contra el Lleida acabó resultando más plácido de lo que señalaba el primer cuarto. 

Por la tarde, he aprovechado para llevar más cosas a casa (aunque tampoco quiero llevar todas hasta no tener la reforma hecha, que luego es un sindiós), y estar un rato por ahí en la mejor compañía posible.

Y mojarme con la lluvia, claro.

viernes, 25 de enero de 2019

Traslado forzoso

Así de "voluntario".

Ayer fue un día de mierda. Lo que debería haber sido un día feliz por la compra de piso se vio ensombrecido por lo ocurrido en el trabajo, y es que me tengo que ir, contra mi voluntad, de mi actual puesto de trabajo a otro peor. 

El mismo día en el que firmaba la escritura de la compra de un piso que elegí básicamente porque estaba al lado de mi centro de trabajo me comunican que tengo que irme a trabajar a la otra punta de la ciudad, al último sitio al que quiero ir.

Concretamente, dentro del mismo proceso en el que el viernes me habían dicho que yo me libraba, llamándome ayer para decirme que se habían equivocado y la baremación estaba mal hecha (en un proceso en el que lo han hecho TODO mal), de modo que no solo no me libraba sino que me quedo el último para elegir destino.

Esto viene de un proceso de reasignación de efectivos, contra el que nada hay que objetar. Es así, es legal y es coherente, vale. Cero quejas. Ni puta gracia, pero cero quejas, es lo que hay. Las quejas son por las formas, porque nos hayan estado ocultando información (cuando no mintiendo directamente a la cara) y tratando como si fuéramos imbéciles, o directamente mobiliario de oficina. 

Ayer estaba hundido, con una mezcla de rabia, impotencia y sobre todo pena por tener que dejar un sitio en el que he estado tantos años tan a gusto, pero también con la decepción de algunos jefes a quienes tenía por compañeros y no han sido capaces de dar la cara por sus decisiones.

Me tengo que ir, eso ya es inamovible, pero puede que tenga una posibilidad para librarme de un destino que no quiero para ir a otro que, siendo peor que el que dejo, es mucho mejor que el que me va a tocar, si bien no quiero lanzar campanas al vuelo. Informaré.

jueves, 24 de enero de 2019

De compras

En mi nueva finca.

Llegó el día de ir a firmar, y a las 18:30 la notaria estampaba su rúbrica en la escritura de compraventa, dando lugar a la entrega de llaves de la nueva CasaJokin, inmueble que pasa a ser ya de mi propiedad. Con una deuda con el banco, pero una casa que es mía.

La mudanza todavía tardará un poco, que es posible que tenga que hacer una pequeña reforma, pero ya está liada.

martes, 22 de enero de 2019

Glass

La cristalina trinidad.

A estas alturas ya no es ningún spoiler decir que el final de Múltiple (Split) empalmaba con El Protegido (Unbreakable), puesto que esa es la premisa de esta película. Secuela directa de ambas películas, aquí enfrenta al ahora protector David Dunn con el hombre de las múltiples personalidades y naturalmente su peligroso némesis, el hombre de cristal, que sigue obsesionado con transformar el mundo en un cómic de superhéroes.

Al igual que me pasara con El protegido, esta película me genera sensaciones encontradas, pues tiene cosas muy positivas y otras que no tanto. Me gusta el toque de "superpoderes realistas" que busca, y tiene aspectos muy positivos, pero no me termina de convencer el ritmo, costándole mucho entrar en harina e intercalando momentos de permanecer pegado a la pantalla con otros de tener la cabeza más en la lista de la compra. Ganan, he de decir, los primeros, y me gusta que den mucho juego al tema de las múltiples personalidades del villano, como también me gusta cómo algunos personajes rompen, de alguna manera, la cuarta pared.

No me termina de convencer el final, y no por lo que cuenta, que sí me gusta, sino por ese efecto de estornudo a medio salir que tienen algunas películas al cerrarse, que parece que se termina pero no. Y ojo, que el final me ha gustado, y me gusta el escenario que plantea, pero la sensación descolocaba un poco.

No diré que me ha enamorado, pero sí que sabiendo qué se va a ver (tal vez lo que me traicionó cuando vi El protegido) es una película muy visible.

lunes, 21 de enero de 2019

Fecha caciquil

Marcada en el calendario.

Hoy nos ha sido anunciada la fecha para la representación en junio de la obra "Los Caciques", en la que tomaré parte dando vida al corrupto alcalde don Acisclo Arrambla Pael. Será el domingo 9 de junio, con horario aún por determinar, y ahí estaré gestionando la resaca de la boda que tengo el día anterior. Será un fin de semana completito.

domingo, 20 de enero de 2019

Fin de semana con ensayo teatral

El reparto del viernes

Como siempre llega el domingo a última hora y hablaré del fin de semana. Sin entrar en detalles, el viernes no había sido muy bueno en el trabajo (versión corta: casi me veo sin comerlo ni beberlo obligado a cambiar de centro de trabajo a uno peor) y la tarde fue de estar tranquilamente en casa, así que por la noche me acerqué a la lonja, donde entre otras cosas nos dio por improvisar una divertida partida de rol cuya temática era... Mad Max con princesas Disney.

El sábado por la mañana sin mucha historia, y por la tarde me voy al cine de Max Center, para volver dando un paseo. De ahí un rato a casa y vuelta a la lonja, donde juego (¡y gano!) una partida de La furia de Drácula.

El domingo lonja en sesión doble, pero por distintos motivos. Por la mañana voy con el grupo de teatro y hacemos un ensayo de cara a la nueva representación que haremos el 23 de marzo en Bilborrock de Angelina o el honor de un brigadier, obra que hicimos en junio del año pasado.

Por la tarde sí he ido a jugar, una nueva sesión de Warhammer, y por último reunión de coordinadores de Omicron.

sábado, 19 de enero de 2019

Gente que viene y bah

El cartel.

Algo en esta película me recordaba a No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas, y se entiende fácil si tenemos en cuenta que ambas están basadas en novelas de Laura Norton. Eso, y que en ambas sale Álex García.

Aquí nos cuentan la historia de una arquitecta que sufre una peculiar infidelidad. ¿Sabéis ese pacto que existe en casi todas las parejas de "te puedes acostar con X famoso sin que cuente como cuernos"?, que se hace realmente como broma. Pues en la película pasa, y el novio de la protagonista se enrolla con una periodista a instancias de ella, pero se lo toma a cuerno quemado y le deja para volverse al pueblo con su familia.

Ahí tenemos la clásica historia de "de la ciudad al pueblo, reencuentro con la familia, historia bonita, conocer chico guapo, previsible romance, etc", y sin grandes alardes, la película avanza amable por el camino del buen rollo, con un triángulo amoroso que prácticamente nace roto y se desnivela casi antes de surgir, con un final bien previsible. Pero todo con muy happy y muy ligero, incluso en el momento triste de la película, que a fin de cuentas era lo que se le pedía.

Sin romper ningún esquema, película correcta.

viernes, 18 de enero de 2019

Presentación: La perla negra

El autor, respondiendo preguntas.

Ayer presentaba su nuevo cómic "La perla negra" el gran Paco Roca, un habitual ya de hacer presentaciones en Joker, y dado que ese cómic fue precisamente un regalo de mi señora novia en navidades, ahí que fui libro en ristre a recabar la dedicatoria.

El cómic trata, con nombre distinto, sobre la captura del barco "Las Mercedes" por parte de la empresa Oddysey, y la posterior pelea judicial que hubo para ver quién se quedaba con el tesoro, con sus correspondientes tejemanejes políticos. Todo ello con el estilo siempre amable de Paco Roca. Y no cuento más, que para eso está el cómic.

jueves, 17 de enero de 2019

Tiempo después

¡Taxidermia, taxidermia!

Anunciada como secuela espiritual de "Amanece que no es poco", esta película mantiene un tipo de humor muy parecido, con el absurdo y el surrealismo de la mano de unos cultismos impropios del contexto de los personajes (ahí está la coña), aunque sí me daba la sensación de que esta era algo más estructurada, con una historia más ordenada.

El planteamiento es futurista, en el año nueve mil y pico, con la sociedad dividida entre la gran torre de los que tienen empleo y el campamento de los desempleados, y la armonía (que casualmente viene bien a los acomodados) se rompe cuando uno del campamento quiere vender limones en la torre y se lo impiden, pues dejaría de estar parado y se desnaturalizaría. Y ese conflicto termina por desembocar una guerra, cuyo resultado no cuento, por no hacer spoilers.

Un humor en ocasiones impredecible, que a ratos me sacó la carcajada, una crítica mordaz, en  unas ocasiones más sutil que en otras, al capitalismo, y un buen elenco actoral hacen de esta una película interesante. Ojo, siempre que se sepa lo que se va a ver, pues el humor de José Luis Cuerda es muy peculiar, y quien vaya esperando algo más convencional puede salir espantado del cine.

Respondiendo a si es una digna secuela de Amanece que no es poco, diré que la disfruté más, aunque es cierto que la otra me pilló de sorpresa y con fiebre, que lo mismo no era el modo óptimo de verla.

miércoles, 16 de enero de 2019

Volvió el reloj

En el peor de los casos funcionará dos veces al día.

El reloj de pulsera es un complemento que para muchos ha quedado ya en desuso, pues hay quien lo encuentra incómodo y prefiere mirar la hora en el teléfono móvil. Yo, al contrario, me siento desnudo sin el reloj, y soy de los que no se lo quitan ni para dormir.

Por eso, me gusta llevar un reloj decente y tengo el que me regaló mi padre, las fechas me bailan pero diría que fue hace unos 15-16 años, no sé si cuando me colegié o cuando fui investido como licenciado en Derecho. La parte del reloj en el campamento de prisioneros del Vietcong mejor la omitimos.

El reloj no va con pilas, sino que se carga por la luz, y a finales de año me empezó a fallar. Un día me di cuenta de que marcaba las 7 de la tarde, pero eran ya las 10. Lo tuve un rato enchufado con el móvil y volvió a andar, pero al día siguiente se paró de nuevo. Probé a tenerlo un rato prolongado cogiendo luz, pero aunque parecía resucitar siempre se acababa terminando la pila de madrugada, de manera que cuando me levantaba marcaba que eran las 3-4 de la mañana.

Así que con harto dolor tuve que llevarlo a la joyería donde se compró, y de ahí me remitieron al servicio técnico de Citizen, en la Plaza Nueva. Ahí lo dejé el 3 de enero, y he estado hasta hoy sin mi querido reloj, apañándome con la pulsera cuentapasos, que tiene reloj digital pero ni por asomo es lo mismo.

Hoy ya por fin me han llamado para decirme que estaba reparado, y tras pagar una dolorosa cuenta, por fin el reloj ha vuelto a su lugar natural, que es mi muñeca.

martes, 15 de enero de 2019

Merlí

Con los peripatéticos.

Francesc Orellá es un actor que me gusta bastante desde los tiempos en los que le vi en "El comisario", y es el motivo principal por el que me puse a ver esta serie, bastante popular en la televisión catalana.

Serie de instituto, con sus clichés de serie de instituto, con toques a lo club de los poetas muertos, nos cuenta la historia de Merlí Bergeron, un profesor de filosofía que revoluciona el instituto Ángel Guimerá cuando es enviado a hacer una sustitución y lo pone todo patas arriba con sus métodos tan particulares y su costumbre de cuestionarlo todo y pasarse todas las normas por el forro de los cullons. Pero como resulta ser tremendamente inteligente y carismático (y a veces seductor hasta puntos que rozan la ciencia-ficción), pues acaba llevándose a todo el mundo de calle y cayendo bien a todo el mundo.

Alternando las enseñanzas de Merlí (cada capítulo está centrado en un filósofo, que más o menos encaja con la trama) y las andanzas de los estudiantes, con un toque que me recordaba un poco a Skins (cada vez que veo una serie de instituto me pregunto qué narices hice yo con mi adolescencia), la serie se ve fácil, es amable y tiene sus momentos, por lo que sigue bastante bien. Tiene también sus momentos emotivos (otros son de vergüencita ajena), y el final casi me saca la lagrimilla, pues lo cierto es que consigue que la mayoría de los personajes caigan bastante bien.

Eso sí, recomiendo verla en el catalán original, no solo porque se pueda seguir sin hacer demasiado caso a los subtítulos, sino porque un día puse un cacho doblado por curiosidad, y me explotaron dolorosamente los oídos.

lunes, 14 de enero de 2019

Teaser #omicron2019

Pronto publicaremos el cartel.

Ya es oficial y ya puedo anunciar que habrá #omicron2019, y comunico también que ahí volveré a estar en organización, sobre todo con la parte de publicitar el evento, dar la murga en los medios y todo eso. La ubicación de las jornadas todavía no la puedo decir (no antes de anunciarla por los medios oficiales), pero es algo que se sabrá pronto.

domingo, 13 de enero de 2019

Finde con mucha lonja

Misteryum, una partida del sábado.

Entre una cosa y otra este fin de semana he estado bastante en el local de la asociación. El viernes por la tarde, para hacer algo de tiempo me pasé por ahí, hasta las 20:30 y jugamos al 7 Wonders. Luego subí hacia Miribilla. Del partido, como perdieron, no me apetece hablar, así que me voy a la salida del mismo, que volví otra vez a la lonja, para jugar (y ganar épicamente) una partida al Dead of Winter.

Como me acosté bastante tarde, el sábado por la mañana prácticamente perdido, salvo la escapada al súper para hacer las compras. A la tarde de nuevo a Abaco, pues teníamos reunión de junta directiva, que duró hasta las 21:00 o algo así.

Partida rápida al CIV, cena y tras ceder mi puesto en el Galactica (éramos 7 para un juego de 6) me voy a la otra sala, donde me junto con otros dos y probamos el Misteryum, que resulta ser una especie de mezcla colaborativa entre el Cluedo y el Dixit. El Cluedixit.

Domingo por la mañana tampoco es que haga gran cosa, salvo dormir y jugar al GTA, y por la tarde... otra vez a la lonja, donde tenemos reunión, y en ella confirmamos la celebración de un importante evento primaveral en Abaco.

Tras la reunión, que no ha sido demasiado larga, nos hemos ido a por unas hamburguesas a Zubiarte mientras arreglábamos el mundo, y ya de vuelta a casa, que mañana toca madrugar.

sábado, 12 de enero de 2019

Los cromos de Steam

Algunas de mis insignias.

Hace algún tiempo hablé de los cromos de Steam (y sus planes de dominación mundial), y ahora voy a proceder a intentar explicar un poco por encima cómo funcionan. Steam, aquí lo explicaba, es una conocida plataforma de compra de videojuegos digitales, en la que pagas, te bajas el juego y a jugar. Como piratearlos pero más cómodo y sobre todo legal.

Bien, hace ya tiempo que Steam empezó a regalas a los usuarios cromos virtuales, que se consiguen comprando juegos, jugando a juegos, participando en eventos o abriendo los sobres de cromos que periódicamente pueden ir apareciendo en nuestro inventario. Estos cromos forman packs, de manera que cuando tenemos un pack completo podemos usar los cromos y fabricarnos una insignia.

Por ejemplo, si conseguimos los 8 cromos de Final Fantasy X, nos dan la insignia de Final Fantasy X.

¿Y para qué sirven las insignias? Bueno, en primer lugar, que hacen bonito en nuestra estantería principal, pero también nos dan puntos que permiten subir de nivel de usuario de Steam, y lo de subir de nivel sirve para tener estanterías virtuales donde poner las insignias, ganar emoticonos, fondos de escritorio... Además, cuando conseguimos una insignia nos suele venir con algunos de dichos emoticonos, fondos de escritorio, etc. Y, lo más importante, cuanto más alto sea nuestro nivel, más probable es que de vez en cuándo nos aparezcan packs de refuerzo, que son básicamente sobres de tres cromos de algún juego concreto.

A estas alturas alguien estará pensando que esto es un engañabobos y que la única función de los cromos es conseguir más cromos, que sirven para... conseguir cromos. Y no le falta razón, pero sigamos.

Los cromos pueden ser de juegos (la mayoría tienen su insignia), y muchos juegos, solo por jugar, te dan hasta 4 cromos de su colección, lo justo para que tengas la insignia a medio hacer y te piques. Pero también pueden ser de eventos, y cuando son las rebajas de navidad y verano salen unas insignias especiales, con maneras de conseguir cromos a cascoporro, como votando en las categorías de juegos del año, o explorando las listas de juegos recomendados (vamos, que te pagan por ver anuncios).

Ahora hablemos de las gemas. Los cromos de Steam, además de algunos objetos que nos dan al comprar juegos y conseguir insignias, nos los podemos quedar, los podemos vender en el mercado (luego voy a eso) o podemos convertirlos en gemas. ¿Y para qué sirven estas gemas? Pues podemos meterlas en un saco (que no tengo claro del todo para qué sirve) o usarlas para fabricar packs de refuerzo (¡más cromos!), pero eso sí, del juego que queramos (siempre que tengamos las suficientes).

No son las del infinito, pero nos apañaremos.

Del mercado ya hablé en la entrada que enlazaba al principio, pero por completar la entrada lo explico otra vez aquí, y es la gran genialidad de todo esto. Muchos de los artículos son comprables y vendibles, y tienen su valor en el mercado, de forma que los usuarios se pueden intercambiar estos cromos, bien por otros cromos, bien por dinero, que es donde Steam saca la tajada. 

Los precios suelen ser muy pequeños, con valores que suelen oscilar entre los 4 y los 10 céntimos de euro por cromo, y de cada transacción, Steam se queda con 2 céntimos. No es una gran cantidad, y además es algo que previamente nos ha "regalado", de manera que la sensación de dinero gratis ahí queda, y las cantidades son tan pequeñas que a nadie le escuece gastarse 20-30 céntimos de euros en terminar la insignia de su juego favorito.

Obviamente es perfectamente posible, e incluso recomendable, no entrar en el juego de comprar cromos y solo vender los que nos caigan en las manos, ya que ese dinero va al saldo de nuestra cartera de Steam, y es un ahorro para cuando compremos futuros juegos. 

Efectivamente, Steam nos regala dinero para que nos lo gastemos en sus productos. Todo está pensado, siempre gana la banca.

jueves, 10 de enero de 2019

Final Space

La tripulación de H.U.E.

Todavía en estado de shock con el último capítulo de la primera temporada, toca hablar de esta no muy conocida serie, una space opera de animación llena de humor y epicismo que nos cuenta la historia de Gary, un completo perdedor que acaba llevado por las circunstancias a capitanear (o eso cree él) una nave espacial y a enfrentarse a una peligrosa amenaza que podría destruir la galaxia. 

Todo empieza cuando Gary conoce por azar a Mooncake, una adorable forma de vida alienígena (simpático, poderoso y blandito) que resulta ser el arma clave que ambiciona el malvado Lord Comandante, que es quien está detrás del misterio del espacio final que da título a la serie. Al reparto se unirán también el insoportable pero necesario KVN, el letal Avocato y su hijo Little Cato, o la intrépida Quinn.

Final Space tiene humor, sí, pero aunque el estilo de animación podría dar a entender que es una comedia gamberra a lo Padre de Familia, lo cierto es que el argumento no es en absoluto tontorrón y el humor es un simple accesorio para una historia que alcanza tintes épicos y momentos muy emotivos de amor y amistad, y de lo que significa la soledad a la que muchas veces tiene que enfrentarse el protagonista. Y ese leit motiv de principio de capítulo que se acaba pareciendo en santo y seña de la serie. 

Una serie cortita, con solo diez capítulos de unos 20 minutos, que casi se puede ver el tirón, como si fuera una película larga. 

Y el final... ay, ese final.

miércoles, 9 de enero de 2019

Lo que esconde Silver Lake

Esconde más de dos horas de tedio.

Cuando terminó la película no tenía muy claro si era una mierda o el problema es que no la había entendido, si bien ambas opciones son perfectamente compatibles. El caso es que la disfruté tanto como habría disfrutado una patada en mis partes pudendas.

Sin tener muy claro lo que pretende contar, es la historia de un obsesionado con los acertijos que se obsesiona con su vecina y al desaparecer ésta se dedica a buscarla por los ambientes más sórdidos y selectos de Los Angeles, no sé si pretendiendo emular a Eyes wide shut, y se ve metido en una espiral de fiestas, drogas, sexo y psicodelia, hasta el punto de que uno se pregunta si se ha equivocado se sala y se ha metido a ver la secuela de Amanece que no es poco. 

Toda la película discurre por un camino errático, en el que nada parece llevar a nada y la sensación que invade es de ser una ginkana cuasialeatoria en la que el protagonista va resolviendo pistas sin orden ni concierto, sin que nada tenga sentido, ni sus razonamientos (abusando del "yo la suelto, a ver si cuela") ni muchas de las subtramas que deja colgando, o presenta sin que tengan ninguna relación aparente con la trama.

También me da la sensación de ser una película pretenciosa, que se viste de elementos de cultura pop, como si pretendiera ser una obra de culto, y a veces incluso se diría que hace burla de eso mismo, rompiendo la cuarta pared (que Andrew Garfield aparezca con un cómic de Spiderman tiene su coña, es verdad) y con escenas que bien podrían ser un curioso homenaje a Matrix, como la entrevista con el compositor. Aunque sean tramos que argumentalmente van de ningún sitio a ninguna parte.

A eso le sumamos que el metraje es excesivo (aproximadamente dos horas y cuarto) y el ritmo cansino, y tenemos una película a la que no salva una buena selección musical, muy pensada para rememorar los finales de los 90.

martes, 8 de enero de 2019

Spider-Man: Un nuevo universo

Los amistosos vecinos.

Debo reconocer que esta película no llamó ni un poco mi atención, y cerca he estado de saltármela. Pero las buenas críticas que estaba leyendo, unidas a una tarde tonta con un par de horas libres me animaron a acercarme al cine y... 

¡Vaya maravilla, oigan!

Empieza muy bien, con una rápida revisión a las películas antiguas del trepamuros, con un humor muy peculiar y rompiendo la cuarta pared, y nos va metiendo en la historia esta vez del Spidey de Ultimate, Miles Morales, en una historia que toca varias de sus versiones de universos paralelos, todo con bastante gracia y mucho homenaje a los cómics.

Tiene un estilo de animación un tanto curioso, que tira mucho de cel shading, con apariencia de videojuego de Telltale, y que a veces marea un poco porque va literalmente a trompicones, pero me gusta mucho cómo combina imagen y texto, introduciendo literalmente viñetas, bocadillos de pensamiento y onomatopeyas visuales (¡BOOM!, ¡POW!), algunas de las cuales incluso interaccionan literalmente con el entorno y consiguen golpes de humor muy buenos.

La historia se hace interesante, pero lo mejor son los personajes, especialmente los secundarios (¡Esa tía May es genial!), que contribuyen a hacer de esta una película muy divertida, con muchísimo humor, y tal vez la mejor película de cuantas ha habido de Spiderman.

Imprescindible, sin duda, para los admiradores de este personaje.

lunes, 7 de enero de 2019

Teaser teatral 2019

Aunque hoy no he podido ir a clase, me han chivado por Whatsapp.

Resumen: En una pequeña ciudad de España, un partido político y su alcalde llevan más de treinta años ejerciendo el caciquismo y la corrupción. Se les notifica la llegada de un inspector del gobierno, que debe analizar sus cuentas. El alcalde siguiendo su tendencia natural, se propone comprar la voluntad del inspector con todo tipo de agasajos, homenajes, regalos y dinero. Sin embargo, aparecen en la ciudad un sobrino y su tío, con intención de solicitar la mano de la sobrina del alcalde. Éstos son confundidos por el inspector del Gobierno, provocando todo tipo de divertidos malentendidos.

sábado, 5 de enero de 2019

¿Quién trae los regalos?

El original no incluía a Olentzero.

Hoy es la noche en la que los niños (y no tan niños) se acuestan ilusionados pensando en los regalos del día siguiente, y al hilo de tan feliz fecha mee pareció curiosa esta infografía que me encontré ayer en Twitter, que nos dice quiénes entregan los tradicionales regalos navideños en cada país.

Me fascinó especialmente lo de la cabra finlandesa, aunque realmente no es tan literal como podría parecer, pero eché en falta a cierto carbonero que trae felicidad a los hogares vascos en Nochebuena.

Y sobre los Reyes Magos, nunca está de más recordar la verdad que esconden (niños cuidado, que puede tener spoilers!).

En cualquier caso, como he sido un niño bueno, espero que mañana se porten bien conmigo. :3

viernes, 4 de enero de 2019

Historia de España (vista por Vox)

Para los que no pillen la coña, se crean que es de verdad y estén de acuerdo con el texto: lo de la foto se llama "libro".

España nació en las cuevas de Altamira, por la gracia de Dios, y ahí se construyó una sociedad avanzada, cimentada sobre los valores cristianos y la indisoluble unidad de la nación, en contraposición a la barbarie del resto del Jurásico.  De Altamira nació el reino íbero de España, o Hispania, que es como la llamaron los invasores romanos. Los romanos no es que fueran malos, pero estaban un poco desnortados con sus ideas de izquierda hasta que vieron la luz y abrazaron el cristianismo. 

Cuando los progres acabaron por cargarse el imperio romano, llenándolo de inmigrantes, vinieron los visigodos a España. Pero a diferencia de Atila, los visigodos venían a integrarse en nuestra cultura y con contrato de trabajo. Además, eran cristianos y blancos. Los visigodos gobernaron democráticamente España durante siglos hasta que llegaron los moros a invadirla (lo que casualmente coincidió con una legislatura socialista). 

Pero entonces Don Pelayo, como buen español, echó a los moros e inició la gloriosa reconquista, culminada por los Reyes Católicos. Fue echar a los moros y oye, casualidad empezó a ir todo bien: se descubrió América, se colonizó medio mundo, se forjó un gran Imperio... Aunque esto no lo puedes decir muy alto, que te llaman islamófobo en Twitter. 

Fueron los años buenos, con sus altibajos, como cualquier nación civilizada, hasta que los movimientos independentistas en América empezaron a hacer de las suyas. De aquí sacamos dos conclusiones: una, que no se aplicó el 155 con el rigor necesario y dos, que poner sudamericanos en el Gobierno nunca trae nada bueno. 

De aquellos polvos estos lodos, y España seguía tirando, pero la deriva hacia el abismo era irremediable, y se llegó incluso a la locura progre de... ¡una República! Primo de Rivera enderezó un poco el rumbo, es verdad, pero no era suficiente, y en cuanto se despistó, plaf, le plantaron otra república. Pero esta vez una república comunista de extrema izquierda, que implantó en España un régimen soviético, podemita y del terror. 

La historia se repetía y España había vuelto a caer en manos de sus enemigos, pero los tiempos difíciles traen héroes y vino el Caudillo, don Francisco Franco Bahamonde, a poner orden. Puso fin a la guerra que habían iniciado los rojos y trajo a España 4 décadas de paz y prosperidad como nunca se habían visto. Rechazó entrar en la guerra mundial, a pesar de la insistencia de Hitler, y se erigió como la octava economía del mundo. 

Pero al morir Franco, las hienas se lanzaron a por su cadáver y volvió la barbarie. Paro, corrupción y  despilfarro, y una vuelta atrás en los valores que nos habían hecho grandes. Y esto, no lo olvidemos, por medio de un arma que se llevaba años forjando: el terrorismo de ETA. 

En 1996 Don José María Aznar cogió las riendas del país y al igual que Franco cogió un país roto y lo llevó a la elite de la economía, dejando además a ETA tocada de muerte. Pero las alimañas mueren matando, y ETA se confabuló con sus amigos islamistas para derrocar el Gobierno legítimo e instaurar otra nueva dictadura socialista. Resultado: la peor crisis de nuestra Historia y hundimiento de la economía. Eso, y llenar España de inmigrantes, que son los que hacen de España un país a día de hoy inseguro. 

Algo hizo el Partido Popular de Rajoy, es verdad, y arregló la economía, pero a cambio vendía el país al lobby feminazi, impulsando leyes discriminatorias que criminalizan al hombre y dejando que los inmigrantes campen por sus anchas, delinquiendo con impunidad. Tal fue la debilidad de Rajoy, que permitió que Cataluña le chuleara y dejó que otra vez el socialismo diera un golpe de Estado. 

Pero la historia es cíclica, y esta vez la reconquista empezará donde terminó la anterior: en Andalucía.

Nota de Jokin: Seguro que si esto lo mando a la redacción de algún periódico acabado en "digital.com" me lo publican en su editorial... como artículo serio.

jueves, 3 de enero de 2019

La casa que se tasa

Tiene forma de pistola.

Hacía tiempo que no contaba nada por aquí del piso nuevo, y la razón es que en diciembre está todo muy parado, pero por fin ayer me comunicaron, y hoy me han confirmado mediante el correspondiente informe que ya está el piso tasado, y que el valor es exactamente X, donde X va a ser (casualmente) el precio pactado para la compraventa.

¿Qué supone esto? La hipoteca normalmente la dan por el 80% del que sea menor del valor de compra o de tasación, por lo que una tasación más alta me habría dado igual, pero una más baja habría significado tener que soltar más dinero con la entrada. 

Así que seguimos adelante con la operación, seguiremos informando.

miércoles, 2 de enero de 2019

20 años de cine

Muchas habrán sido de la Fox.

Se cumplen 20 años desde que empecé a guardar las entradas de cine, lo que me permite llevar el recuento de las películas que he visto, y se cumplen 10 años desde que escribí aquella entrada en el blog con la que empezaba a contar las películas, empezando en el ahora lejano 1999.

No tendría mucho sentido ponerme a contar qué películas he visto cada año desde 2007 (que es hasta donde conté), pues ahí ya tenía el blog y están todas debidamente reseñadas, sino que en su lugar la cosa irá de datos, poniendo cuántas veces he ido al cine cada año (y no son pocas).

Año Visitas al cine
1999 23
2000 25
2001 23
2002 28
2003 25
2004 33
2005 35
2006 33
2007 42
2008 21
2009 25
2010 35
2011 36
2012 32
2013 43
2014 63
2015 60
2016 66
2017 72
2018 71

Como puede verse, no son pocas, y de 2014 en adelante el número creció mucho, llegando a su récord en 2017, con la friolera de 72 visitas al cine (casi una cada 5 días). En 2018 no he llegado a dicha cantidad, pero casi. 

¿Estaré dentro de 10 años haciendo un 30 años de cine?

martes, 1 de enero de 2019

Nuevo año y no nochevieja

Mi cotillón de nochevieja.

No voy a insistir en lo poco que me gusta la nochevieja, y no sorprenderá que diga que no es, en absoluto, una fecha que espere con ilusión. El plan del día 31 fue bastante parecido al de los últimos años, que es no hacer gran cosa salvo ir al cine la última tarde del año, cenar en casa de mi padre, celebrar ahí las campanadas y luego ir a casa, donde me preparo para salir.

Sin embargo, y ahí el gran cambio de este año ayer cuando llegué a casa me pudo la pereza total y absoluta y al final ni salí, de forma que a las 2 de la mañana ya estaba en la cama. Ventajas: no gasté dinero, hoy no tenía resaca y he podido aprovechar mejor la mañana, aunque sea para no hacer nada de provecho (jugar al NBA 2K19). 

A cambio me perdí la fiesta de la lonja, pero por la información que me ha llegado fue lo más soso, contando con 12 personas, nada más, en su momento más álgido, de modo que no me pesa en absoluto no haber salido ayer. Fue la primera nochevieja en la que por propia voluntad no salía, y me da que ya no va a ser la última.