viernes, 31 de enero de 2020

Los autos pintados

Empezando con Pierre Nodoyuna.

Hace unas semanas me di el capricho y me compré el juego de mesa de Los autos locos, pues las figuritas eran muy chulas. Aunque el capricho no consiste tanto en el juego, que no es demasiado caro, sino en pintarlas, y poco a poco iré pagando a un pintos para que me las adorne, que así el juego lucirá más. De momento tengo a Pierre Nodoyuna, ya iré luciendo fotos a medida que la familia crezca. 

jueves, 30 de enero de 2020

2084: ya a la venta

Hace ilusión verlo en la sección de novedades. 

Hoy es el día. Hacía 10 días que yo recibí mi copia, pero por fin hoy el juego de rol de 2084 es una realidad accesible al público, y que ya está en las tiendas para que cualquiera pueda comprarlo y leerlo.

Es inevitable recordar aquellas tardes de 1990, cuando yo iba a la librería Maceda de Santutxu a hojear absorto aquellos libros de rol, sin saber aún que se acabaría convirtiendo en mi mayor hobby y que algún día algo escrito por mí sería un habitante de las baldas de rol. No de aquella librería, que aunque sigue existiendo se dedica a otros menesteres, pero sí en otras, como es el caso de Joker, sin duda la referencia rolera de Bilbao desde hace muchísimos años (y ya que hablamos de Joker, aprovecho para comentar, que por aquí todavía no lo había hecho, que el 7 de febrero haremos precisamente ahí la presentación del juego, a las 18:30 de la tarde). Si me lo hubieran dicho entonces, no me lo habría creído. 

El juego ya está disponible en tiendas, pero también en la página web de la editorial, a golpe de un par de cómodos clicks.

miércoles, 29 de enero de 2020

2084 explicado a no roleros

Pero Jokin, no entiendo nada de lo que pone aquí. 

Como mucha gente de mi entorno sabe, acabo de publicar un libro. Más concretamente un libro de rol, 2084, del que he hablado muchas veces por aquí (y lo que me queda), pero ha sido casi siempre dirigiéndome al público que sabe lo que es un libro de rol.

Sin embargo, no todo el mundo que me conoce sabe qué es un libro de rol y en qué se diferencia de un libro convencional, como pudieran ser un ensayo o una novela. Y para tratar de explicar esto, primero explico muy brevemente lo que es un juego de rol. 

Un juego de rol es una actividad en la que los jugadores se reúnen (habitualmente alrededor de una mesa) y cada uno de ellos interpreta a un personaje ficticio, narrando las acciones que lleva a cabo y también lo que dice dicho personaje, sin un rumbo predefinido. Por lo general, cada jugador tiene su personaje salvo uno, que es el director de juego (que también recibe otros nombres, como narrador, árbitro o el muy popular anglicismo "master"). Este director de juego describe una situación ficticia a los jugadores, y junto con las decisiones que estos van tomando, se crea una historia colectiva.

Imagina lector, por un momento, que eres un campesino del S. XIV que sale a arar las tierras al amanecer y cuando te vas a poner a ello escuchas un ruido que podría ser de lobos. ¿qué haces? ¿sales corriendo? ¿te escondes? ¿te enfrentas a los lobos? Si te has imaginado la escena y has pensado "pues haría tal", igual no lo sabías, pero acabas de jugar a rol.   

¿Pero y esas hojas con tantos números? ¿Y esos dados tan raros?

Cuando se juega a rol, cada personaje es único, con sus capacidades y sus defectos (es lo que hace que el juego sea divertido), que suelen expresarse mediante valores numéricos y, si bien no siempre es necesario, a menudo se acude al azar para resolver situaciones de éxito incierto. En el ejemplo que poníamos arriba, si decidimos enfrentarnos al lobo con el palo, dependiendo de lo fuerte que sea nuestro personaje (igual es alguien débil con Fortaleza 2, o por el contrario un portento de la la naturaleza con Fortaleza 7), puede que le derrotemos o puede que nos coma. Y ese "puede que" se determina habitualmente con dados, según las reglas que tenga cada juego, pues hay mil maneras de resolverlo, algunas más simples y otras más complicadas.

Lo que hacían los chavales de Stranger Things era jugar a rol. 

Explicado a eso, vamos a la parte importante: ¿qué es un libro de rol y en qué consiste?

Pues un libro de rol suele tener dos cosas: reglas y ambientación.

Las reglas, pues no olvidemos que es un juego, son las que nos explican cómo crear un personaje (¿será fuerte? ¿será listo? ¿será ágil? ¿sabrá latín? ¿tiene poderes?) y cómo simular esas situaciones de desenlace incierto que comentaba arriba. Podría ser desde algo tan sencillo como "para matar a un lobo, tira un dado y saca 4 o más" o algo tan complejo que te simule la física del combate y tenga en cuenta el tipo de arma con la que te enfrentas a él, el entorno en el que te enfrentas al lobo, la visibilidad... aquí ya para gustos. ¿Es mejor el Poker o el Tute? Pues eso, gustos.

Por la parte que toca a 2084, el capítulo 2 es el que nos explica cómo crear un personaje ficticio para ese mundo, cómo definir sus capacidades y debilidades. El capítulo 3, en cambio, es el que nos habla de las reglas del juego, el que nos explica cómo simular un combate (nadie se pega de verdad, es todo ficticio, importante), una persecución, etc.

La otra parte del libro es lo que se llama ambientación, y para esto no hace falta saber de rol. 2084 es un mundo ficticio que hemos creado, a partir del nuestro pero ficticio, y en este libro contamos cómo es su historia, su organización, sus costumbres...

En los capítulos 4 a 7 es donde incidimos en ello. Concretamente el 4 nos habla de cómo se llegó a la situación ficticia que se nos plantea (puede tomarse como un simple ensayo de ciencia ficción), en el 5 hablamos largo y tendido de cómo es el día a día de la gente que vive en ese mundo. El 6 va dedicado al funcionamiento de la ONU y los Cascos Azules, mientras que el 7 va dedicado a lo que se enfrenta a la ONU, tanto los anticiudadanos como lo que se encuentra fuera de las ciudades. Esta ambientacion también se puede encontrar en los relatos que adornan el libro, entre capítulo y capítulo, con los que hemos querido describir de la mejor manera posible cómo es este mundo. Alguno de ellos ya fue publicado en este blog, por cierto.

Después vendría el capítulo 8, algo más técnico, con consejos de dirección y explicaciones sobre qué teníamos en la cabeza al hacer el juego o nuestras fuentes de inspiración. Pero creo que es un capítulo que aunque no se tenga ni idea de lo que es rol, es "picoteable", especialmente el apartado que dedicamos a describir Ciudad 22, que no deja de ser también ambientación.

Por último, el capítulo 9 puede ser el más extraño para quien no esté familiarizado, pues lo que se conoce como "aventura introductoria", lo que explicado de forma simple es una situación ficticia que se propone para que el director de juego que quiera dirigir plantee a los jugadores.

Y, aunque me refiera a él saltándome el orden lógico, queda hablar del capítulo 1, que es el que explica algunas de las cosas que he tratado de explicar en esta entrada. Por lo demás, creo que el libro no muerde y la mayoría del texto es accesible para cualquiera, o eso hemos intentado. 

martes, 28 de enero de 2020

Toponimia espúria

Probable origen de las tapas leonesas en el Barrio Húmedo. 

¿Sabíais que...

León ciudad se llama así por la cantidad de leones que había en esta región? Cuando fue invadida por el Imperio Romano, allá por mediados del siglo I a.C., Nerón fundó esta ciudad en honor a este animal, el cual se acabó extinguiendo debido al cambio climático.

Si alguien no lo sabía puede ser porque tenga unos mínimos de cultura, suficientes como para saber que esto es un absurdo, pues León no debe su nombre a ningún gran felino, sino que viene de la Legión VII de los romanos, que tenía a bien acampar por esa zona.

¿Entonces el texto de los leones? Semejante anacoluto obedece a un mensaje que vi en Twitter, donde  por error o (más que posiblemente) cachondeo, ofrecía esa burrada de explicación e, inspirado por ella, me vine arriba y comencé a dar mis propias explicaciones sobre toponimia española en este hilo, que reproduzco aquí para deleite de mis lectores.

¿Sabíais que...

Segovia se llama así porque el arquitecto que construyó el acueducto, Cayo Marco Porcino, sufría constantes crisis de ansiedad y sus operarios repetían todo el rato "se agobia, se agobia".

Valladolid toma su nombre de las justas entre caballeros medievales (lides). La ciudad empezó siendo un recinto rodeado con vallas, y de ahí Vallado Lid y luego Valladolid.

Badajoz debe su nombre al colosal campanario de su catedral, concretamente al badajo de su campana mayor, cuyo sonido se extendía por toda Extremadura.

Mérida debe su nombre a que sus pobladores originales eran un clan de colonos de las Tierras Altas de Escocia, liderados por la princesa Mérida de Dunbroch. Exacto, la misma Mérida de la película de Pixar "Brave".

El nombre de Zaragoza proviene de la palabra fenicia "Zara", que significa telar (de ahí viene también el nombre de la conocida tienda de ropa) y Zaragoza quiere decir, literalmente, "Ciudad que goza de muchos telares".

El nombre de Sevilla tiene su origen en una divertida anécdota del S. VI, cuando Hispalis era tan solo una pequeña aldea, una sombra de su gloria romana y el poeta visigodo Vinotinto escribió su poema "Hispalis, sé villa..."

Soria viene literalmente del latín Soria, plural de Sor (hermana, monja), y debe su nombre a la enorme proliferación de conventos de monjas que experimentó en el S. IX.

Madrid viene de madre, pues los íberos que la fundaron consideraban que la capital del reino debía ser una madre para todos sus habitantes. Lo mismo pasa en Rusia, cuya capital "Moscú" significa madre en ruso.

Bilbao se llamaba originalmente Vil Vaho, pues debido a la actividad minera de la región su ría siempre estaba contaminada y emitía constantemente olores fecales.

Salamanca viene de "Sala Manca". Los visigodos solían organizar sus cortes en enormes salones con pasillos a los lados, uno para los nobles y otro para el clero, y estos pasillos se llamaban "manos", pero Salamanca no tenía estas manos, y de ahí Sala Manca.

Tenerife debe su nombre al conquistador Ricardo de la Hueva Morena, que se lanzó a conquistar las islas al grito de "queremos tener riquezas, pero de nada sirven las riquezas si no nos ayuda Dios. Queremos tener y fe". Y así, de "tener y fe", salió Tenerife.

Alicante era, en tiempos de los omeyas, una ciudad que cultibaba mucho las artes musicales, y era especialmente famoso un cantante llamado Ali, al que nobles y mercaderes de toda la península acudían a oír cantar. De ahí la ciudad del "Ali cante", Alicante.

Albacete es la ciudad en la que se escribió el primer diccionario de la península, y su nombre es una derivación del original "Aalazeta".

El nombre de Las Palmas es en honor a la ovación y los aplausos con que los nativos de la isla recibieron a los conquistadores españoles, a quienes creían dioses.

Logroño se llama así porque su fundación fue lo más importante que sucedió en el año 815. Y de "Logro del año" vino "Logroño".

Zamora fue un puesto militar muy importante durante la reconquista, pues tenía un Alcázar de gran valor estratégico, al que los reinos cristianos llamaban "la fortaleza mora", en castellano antiguo "Za mora".

El nombre de Cuenca se debe a que en los primeros asentamientos fenicios de la región, rica en cerámica, se fabricaban unos cuencos muy valorados en el comercio mediterráneo.

Vitoria se llama así porque sus habitantes celebraban la llegada de la siembra lanzando un sacrificio humano atado a algo paraguas desde la torre más alta (de ahí la tradición del Celedón), y este sacrificio era muy vitoreado. Quiere decir "la ciudad que vitorea".

Guadalajara viene de Guad-al-jarana, literalmente "río de la fiesta", pues cuando los árabes llegaron a la región en 711 coincidió con que era un verano muy caluroso y las fiestas patronales, por lo que se encontraron a todo el mundo de fiesta y bañándose.

Melilla debe su nombre a la hija de un emir del S. XI, la princesa Qamila, muy querida por el pueblo, a quien cariñosamente los cristianos llamaban Carmela o Carmelilla, siendo conocida como "La ciudad de Carmelilla" y de ahí Melilla.

Cantabria toma su nombre de sus habitantes prerromanos, los cantabrios, quiénes eran conocidos así por su costumbre de cantar muy alto. En latín cantabrius, "que canta con brío".

Valencia viene del latín valentia (valentía), porque cuando la fundaron los romanos era un lugar muy peligroso, por el clima (era época de inundaciones) y las feroces tribus de íberos locales, y solo los más valientes se atrevieron a colonizar esa región.

Teruel viene del hebreo, pues fue fundada por judíos allá por el S. IV. La llamaron directamente con el nombre de "Teruel" (en hebreo Tharu-il), que es uno de los arcángeles menores, de los que solo salen en textos apócrifos y significa "el que existe en el frío".

Portugalete fue fundada por marinos portugueses que hacían la ruta hacia Europa del Norte y necesitaban una parada comercial en el Golfo de Bizkaia. De ahí el pequeño Portugal, Portugalete.

El nombre Lleida (o Lérida) tiene su origen en la batalla que midió a Wilfredo el Velloso contra los árabes, en la que derrotó a sus enemigos pero sufrió una mortal herida en el pueblo que se conocería como "La herida del Rey". Y de "La herida" a "Lérida".

Santander toma su nombre de San Tander (Tandario de Tracia), un martir cristiano que en el S. I fue torturado por los hoplitas en Crimea y su cadáver arrojado a las sardinas (de ahí que en Santander haya un barrio llamado el Sardinero).

lunes, 27 de enero de 2020

Intemperie

Tosar y Callejo: compro.

En un árido cortijo, situado en alguna parte indeterminada de España, el hijo de unos jornaleros desaparece, llevándose consigo algo de dinero y el reloj de oro del capataz, un hombre cruel y violento, que movilizará a todos sus hombres para dar caza al chico, por lo que parece que es algo más que un reloj y algo de dinero. En su huida, se encontrará con un pastor, que le ayudará a sobrevivir.

Intemperie es totalmente un western, que nos traslada muy bien a esa España rural del pasado; seca, árida e inhóspita, esa España pobre de señoritos latifundistas y campesinos pobres. A eso le sumamos el lujo de contar con dos grandes como Luis Tosar y Luis Callejo, el buen hacer del chaval Jaime López y unos muy buenos escuderos, como Kandido Uranga y Vicente Romero y tenemos un producto muy disfrutable, a la vez que sufrible, claro. Una película seca y cortante, como el escenario en el que se desarrolla. 

domingo, 26 de enero de 2020

Finde con fabada casera y demás

Fabada casera.

Vamos al clásico. Del viernes se puede deducir fácilmente que fui al cine (Te quiero imbécil) y al teatro (Mi palabra contra la mía), y añado que entre medias fui al gimnasio.

El sábado por la mañana me levanté pronto y aproveché para quemar calorías en el gimnasio y luego al local de Abaco, que teníamos que limpiar y reorganizar. Después, para compensar tanto esfuerzo, comida grupal en casa de un amigo que cometió el error de poner en el grupo de Whatsapp "he hecho fabada casera, ¿alguien se apunta?" y se le llenó la casa de gente.

Divertida velada con divertida sobremesa que me dejó la mandíbula dolorida de tanto reír. Luego a tomar unos cacharros, cena y paseo con señora novia y a casa.

Domingo por la mañana nuevamente al gimnasio (estoy en racha, hay que aprovechar las veces en que no me da pereza) y por la tarde cine (Intemperie). Luego, a falta de planes mejores, en casa jugando al RDR2. Y eso ha sido más o menos todo. 

sábado, 25 de enero de 2020

Es mi palabra contra la mía

El cartel, anunciando el combate de Piedrahita VS Piedrahita.

"No estamos contentos con lo que tenemos" era el leit motiv del monólogo del genial humorista Luis Piedrahita, al que ya fui a ver allá por 2013

Debo decir que me gustó, pero también debo decir que me gustó más la otra vez. En esta hubo el problema externo del ruido de una bocina de la calle que interrumpía constantemente a Piedrahita, que salía al paso como podía pero cortaba mucho el rollo. Por otra parte, este número buscaba mucho la participación del público, y eso interrumpía mucho el ritmo, por eso me quedo con la otra. 

Pero si me quedo con lo bueno, me reí muchísimo con las reflexiones sobre el Primark, la parte de las mudanzas (que me pilla bastante reciente) y sobre todo me quito el sombrero ante la labia y la cultura de este señor, que tiene carrete sea el tema que sea.

viernes, 24 de enero de 2020

Te quiero, imbécil

Una comedia romántica con cartel amarillo, seguro que a nadie se le había ocurrido antes.

Marcos es tiene 35 años, y la misma semana en la que le deja su novia con la que llevaba 8 años le despiden del trabajo, con lo que tiene que volverse a casa de sus padres y reinventarse del todo, y su vida dará un giro cuando se encuentre con Raquel, una amiga del instituto a la que no había visto desde entonces, y que revolucionará su vida. Para más inri, Raquel era una chica gordita, que estaba enamorada de Marcos en aquella época pero ahora se ha puesto mucho más guapa. No cuento cómo acaba por no hacer spoiler, y por no insultar a la inteligencia de nadie, pues si algo tiene esta película es que es previsible. 

A ver, eso no es necesariamente malo, pues no creo que pretenda ir más allá del mero entretenimiento, y es en lo que se queda. Tiene sus cosas buenas, como su crítica a algunas conductas de masculinidad tóxica (que, viendo el resto de la película no sé si son voluntarias o casuales) y la gracia de Quim Gutiérrez (aunque aquí está un poco encasillado en su registro de Quim Gutiérrez, perdedor adorable), y tiene otras malas. El videoblogger gurú interpretado por Ernesto Alterio (que aquí da ya por culminada su transformación en Héctor Alterio) que aconseja a Marcos era un poco recargado, y algunos chistes un tanto rancios que llegaban a la vergüenza ajena. Especial sonrojo provoca la escena de la transexual, por ejemplo. Alguien debería avisar a 1993 diciendo que se les ha escapado el chiste.

¿Aporta algo más allá de hora y media de entretenimiento? Creo que no, que se queda en eso. Y que juega tanto con los clichés que se acaba convirtiendo en uno.

jueves, 23 de enero de 2020

2084 ya tiene fecha

El próximo jueves, este chiquitín estará en las tiendas.

Evidentemente yo ya conocía la fecha, pero hasta hoy no la he podido decir, pero por fin puedo decir que el 30 de enero, el juego de rol 2084 estará a la venta, con un PVP de 34,99 euros, tapa dura y colorines. También estará disponible en PDF, no sé por cuánto pero más barato, claro. 

Así que espero que todos los lectores de bien de este blog acudan formales a comprarlo, o recibirán una visita de los cascos azules por su, eh... seguridad.

Y ahora pongo un par de páginas que la editorial me permite poner, para que veáis qué aspecto tendrá el libro:

El relato de 13263055, origen de todo esto.

Muestra de texto maquetado.

Al final s ofrece un breve anexo con las ilustraciones orignales de Alfonso Berroya y Josu Jorquera.

miércoles, 22 de enero de 2020

Multiseriando: enero 2020

Se me acumulan los deberes.

La oferta de series es tan grande que es imposible llevar al día todas las que salen, e incluso es difícil tener muy claro cuáles se están viendo. Es más fácil cuando solo se sigue una o se coge la costumbre de asignar una cada día (como he hecho otras veces), pero como ahora lo llevo un poco caótico, creo que estas son más o menos las que podría decir que estoy viendo actualmente:

-The Office: Con esta llevo tiempo, pues la empecé en verano de 2018. He tenido temporadas de verla con más contunidad, pero aunque me gusta la tengo como serie de picoteo ocasional, faltándome dos temporadas.
-Brooklyn 99: Con esta tres cuartos de lo mismo, y eso que me costó pillarle la gracia al principio y ahora sí que me gusta.
-You: ¿Por qué me puse a ver esto? No lo tengo muy claro, o sí. Es la típica serie de ver en el gimnasio mientras hago cardio.
-The good place: Amo esta serie, pero me da penita pensar que cada capítulo que veo me acerca más a su final.
-The end of the f***ing world: La primera temporada me gustó mucho y la segunda tampoco me disgusta, pero por A o por B la tengo medio aparcada.
-Vikings: La verdad es que la veo casi por inercia. Me falta por ver justo la última temporada.
-1983: Una distopía polaca de la que he visto un par de capítulos. Pinta interesante, y obviamente "distopía con nombre de año" fue un factor importante.
-El cuento de la criada: En verano vi la primera temporada y me gustó. Algún día seguiré. 
-Final space: He visto un par de capítulos de la segunda temporada, en algún momento me pondré con el resto. 
-Bojack Horseman: Esta la tengo por ahí empezada, pero no le pillo el punto. 

Y seguro que me dejo más, pero es lo que tiene tener tantos frentes abiertos... que acabas no haciendo caso a ninguno. 

martes, 21 de enero de 2020

Personaje para Las brujas de Salem

Este seré yo.

Ya sé a quién interpretaré el fin de semana del 13-14 de junio cuando representemos la obra de teatro de Arthur Miller "Las brujas de Salem". Daré vida al implacable John Hathorne, un severo juez puritano, inmune al dolor ajeno y que roza el fanatismo, por lo que no le tiembla la mano a la hora de mandar gente al patíbulo al más mínimo atisbo de sospecha.

Ese seré yo.

lunes, 20 de enero de 2020

¡Feliz 2084!

¡La caja, la caja!

Hoy es un hito muy especial para mí, que no por esperado es menos ilusionante, y es que por fin tengo entre mis manos 2084, el juego de rol que escribimos Ainize y yo, lo que significa la culminación de este proceso creativo que empezó hace más de 10 años y que por fin ha visto una luz que no siempr tuvimos claro que llegaría a ver.

Pero aunque todavía no me lo creo del todo, 2084 es ya una realidad. 

La imprescindible dedicatoria. 

domingo, 19 de enero de 2020

Fin de semana con comida, rol, Disney y otras cosas

La partida del domingo.

Posiblemente podría haber titulado esta entrada "finde pre2084", pues es posible que esta semana pueda tener en mis manos mi ejemplar de 2084 (lo que para mí supone un hito importante), pero como ya había escrito el título, pues así se queda.

El viernes por la tarde la verdad es que no hice gran cosa. Jugar al ordenador, ir al gimnasio a sudar calorías y luego al cine a ver Jojo Rabbit. Me acerqué por la noche a la lonja, pero ante la ausencia de planes me volví a casa a jugar al RDR2.

El sábado por la mañana más gimnasio, que tenía que hacer espacio para la comida. El cumpleaños de una amiga nos llevó a comer al Colombo, con una comida deliciosa y una sobremesa que entre pitos y flautas se acabó estirando casi a las 10 de la noche. Luego, sin cenar ni porras, que seguía lleno, me fui a la lonja, donde sufrí una derrota, como cazador, en La furia de Drácula.

El domingo un día muy rolero, probando por la mañana una partida de princesas Disney con un prototipo de PbtA del amigo Willy y por la tarde hago pira al basket (me perdí una nueva victoria del Bilbao Basket ante Manresa), pero es que ya había quedado hacía tiempo, antes de saber que el partido iba a ser por la tarde, así que fui a la partida, con una nueva entrega de la campaña de Warhammer, ya cercana a su final.

Eso ha sido más o menos el fin de semana. Tema socorrido para los domingos por la noche.

sábado, 18 de enero de 2020

Jojo Rabbit

Inclasificable.

La verdad es que Jojo Rabbit no se parece a lo que yo me había imaginado viendo el trailer, aunque me ha encantado igual. Con la premisa de un niño nazi que tiene a Adolf Hitler como amigo imaginario, esa fotografía tan colorida y un director ran gamberro como Taika Waititi yo me estaba imaginando una gamberrada con forma de comedia absurda, de carcajada constante. Pero para mi (agradable) sorpresa me he encontrado una película que, cumpliendo con la premisa de ser divertida, tiene bastante más profundidad, y nos ofrece una historia sencilla pero tierna, con momentos entrañables y tocando el amor, la amistad, el sacrificio, el cambio de valores...

Jojo es un niño nazi que, producto de su época, aspira a ser el übermensch perfecto y llegar a formar parte de la guardia personal del Fuhrer. Leal al Reich, odia a los judíos, aunque no sabe ni lo que son, y acude con gran ilusión al campamento de las juventudes hitlerianas donde, con la ayuda de su amigo imaginario Adolf Hitler, llegará a ser el supersolado.

Pero un ridículo accidente cambia las cosas y se ve obligado a quedarse en casa, donde descubre que su madre esconde... ¡una chica judía! Y no cuento cómo sigue, que no quiero hacer spoilers.

Con un estilo muy particular, Jojo Rabbit encaja perfectamente en la categoría de clásico instantáneo, logrando una peculiar combinación de ternura, humor ácido y escenas de gran tensión (maravilloso el agente de la Gestapo) que no dejará indiferente a nadie.

Maravillosa.

viernes, 17 de enero de 2020

The wolf among us

¿Quién teme al lobo feroz?

La versión en videojuego del (por cierto estupendo) cómic Fábulas de Bill Willingham que, con el planteamiento lúdico de The Walking Dead de Telltale, nos transporta a una historia completamente noir en la que nos ponemos en la piel de Bigby Wolf, el lobo feroz de los cuentos, metido aquí a sheriff y detective de Villa Fábula, que tendrá que meterse en los bajos fondos para llegar hasta lo más hondo de un asunto muy turbio.

Sin entrar en demasiados detalles, habría que contar algo del cómic del que procede. Fábulas es una reinvención de los cuentos clásicos que se basa en que un evento obliga a los personajes de cuento a venir a nuestro mundo y, adoptando formas humanas, se tienen que integrar más o menos en la comunidad mundana, aquí concretamente en Nueva York. Aunque, a espaldas de la humanidad, mantienen sus propias leyes y costumbres.

En ese contexto, el lobo feroz es el encargado de velar por la seguridad, y trabaja a las órdenes del gobernador Ichabod Crane y la ayudante del gobernador, Blancanieves.

Esa base da un material muy jugoso para una aventura gráfica que, al más puro estilo point&click, nos permitirá ir avanzando en la historia y avanzar por el camino de las decisiones que tomemos en los diálogos y acciones que tomemos, logrando crear una atmósfera fascinante y un misterio en el que nos vamos adentrando cada vez más y más, al tiempo que el protagonista lucha no solo contra los malos, sino contra sus propios y viscerales instintos.

Las palabras no siempre son suficientes.

Gráficamente muy similar a The walking dead, con una estética de cómic en movimiento que le va como anillo al dedo, The wolf among us ofrece una historia que sobre todo está aposentada sobre unos personajes, tanto protagonistas como secundarios, muy bien construidos, y con los que es fácil empatizar, nos caigan bien o mal.

Tiene también a su favor, que es un juego no demasiado largo y que la dificultad es bastante escasa, siendo muchas veces más una película interactiva, un "elgie tu propia aventura". Y eso también está bien, que no siempre se tienen cientos de horas para dedicar a un juego.

El lobo con su amada Blancanieves.

Una obrita de arte, la verdad, que aunque no llega al nivel de emotividad de The walking dead, es un más que digno sucesor.

jueves, 16 de enero de 2020

Día de la croqueta

Crujiente y cuqui.

Todos los días es efeméride de algo, y según veo, hoy ha sido el día de la croqueta, esa deliciosa pieza de comida rebozada y con bechamel, que triunfa allá donde va. 

Hoy no he comido ni cocinado croquetas (y tampoco es plan de ponerme a hacerlas ahora), pero me he acordado de la primera (y hasta el momento única) vez que me puse a manufacturar croquetas caseras.

miércoles, 15 de enero de 2020

2084: primera foto

Esto me llegaba hoy.

11:20 de la mañana, sonaba el timbre del Whatsapp. Miro y un mensaje de mi editor y amigo Manu, en el que sale posando con un flamante ejemplar de 2084. El libro ya ha salido de la imprenta, y por difícil que me resulte creerlo, ya es una realidad.

Ahora es cuestión de esperar a tener mi ejemplar entre mis manos, mirarlo, acunarlo, etc, y esperar también a la fecha en la que se publicará, que evidentemente yo sí la sé, pero como no sé hasta qué punto puedo decirlo o no, mejor me lo callo. Además, así tiene más misterio. 

¡2084 ya está aquí!* 

*Bueno, de momento en Madrid.

lunes, 13 de enero de 2020

1917

Muerte en las trincheras.

Un prodigio visual que nos traslada a la primera guerra mundial, la Gran Guerra, donde dos soldados son asignados a una peligrosa misión que puede evitar que su bando sufra una masacre. 

Esa misión es la excusa para un espectáculo visual y sonoro en el que cada bala duele y prácticamente podemos notar la humedad del barro en las botas y el pútrido olor de la muerte que acecha en cada esquina.

Esta sensación de viaje (que recuerda mucho a Frodo y Sam adentrándose en Mordor) debe a un supuesto plano secuencia constante (que no es tal, aunque sí cuenta con planos muy largos), que aunque a veces provoca cambios raros de plano, funciona muy bien y traslada de maravilla las sensaciones que permite trasladar, y genera esa inmersión en la película que ayuda a vivirla.

Por ponerle un pero, hubo alguna parte de la película que resultaba un poco desconcertante, en la que no quedaba muy claro si era real o una escena onírica (me refiero a lo que sucede poco después de que el protagonista cruce un río), aunque tal vez esa sensación de "no tengo muy claro dónde estoy" era precisamente lo que buscaba trasladar al espectador.

En general, una muy buena película bélica, y en el fondo de aventuras, sobre una guerra que, sin haber sido llevada tantas veces al cine como su sucesora, cuenta con un enorme material para contar grandes historias.

domingo, 12 de enero de 2020

¡A la copa!



Así lo celebraban los jugadores.

Me dicen esto hace un año, cuando estábamos en LEB, y me da la risa. Pero es que si me lo llegan a decir a principio de temporada, también. Incluso si hoy a las 11 de la mañana me hubieran dicho que el Bilbao Basket se iba a clasificar para la Copa de la ACB, habría sido escéptico, pues para eso hacía falta que un equipo low cost, con la mitad de la plantilla literalmente de LEB, ganara en casa del todopoderoso Barça, un equipazo hecho de talonario con una plantilla de jugadores en la que hasta el suplente del utillero sería titular en casi cualquier equipo ACB.

Pero esta temporada va de creerse las cosas, de que tenemos en Bouteille a una de las revelaciones de la temporada, de que Balvin es un pívot de categoría que no tengo muy claro cómo es que le dio por venir a Bilbao, que Lammers sigue creciendo, que Brown juega mejor en ACB que cuando jugaba en LEB, que Mumbrú, pese a mis críticas del año pasado, está demostrando que no le viene grande la categoría... y así, a lo tonto, 5 victorias seguidas que llevan, habiéndose cargado a Barça, Real Madrid, Valencia, Baskonia... y logrando victorias en pistas como Tenerife o Burgos, que no son moco de pavo.

No tiene ya pinta de que este año toque sufrir por la permanencia, el año que viene seguramente sí, y a nada que rasquemos un par de partidillos más, el resto será sentarse a disfrutar del viaje.

Y ahora, de propina, la copa que premia a los 7 mejor clasificados de la primera vuelta (y Unicaja, que son organizadores).

sábado, 11 de enero de 2020

A imprenta

Así luce en la web.

Obviamente para mí no es ninguna sorpresa, pues hace unas semanas le dimos el visto bueno definitivo a la maquetación (que es una verdadera pasada y no puedo esperar a enseñarla) y se mandó a imprenta, que es ya uno de los pasos definitivos antes de tener 2084 entre mis manos. Pero como no tenía muy claro hasta qué punto se podía decir, pues preferí no contarlo en el blog. Pero como ya se indica en la web que ha ido a imprenta, lo puedo poner aquí también.

¡Ya queda menos para que aquella idea que tímidamente nació en 2008 se vuelva realidad!

viernes, 10 de enero de 2020

Reuniómicron

Los papeles de Panamá.

Pues parece que este año tampoco me libro, y aunque hace un mes yo habría apostado dinero a que no tendríamos #omicron2020, todo indica a que sí las va a haber, y que en Semana Santa volveré a estar en Zalla. 

Hoy ha sido la reunión de coordinadores en la que hemos repartido las tareas, de modo que tenemos con qué ponernos manos a la obra. Como todos los años, yo me encargaré de comunicaciones, redes sociales, atender a la prensa y todas esas cosas, así como de colaborar con el área de alojamiento, y de tratar con los patrocinadores con los que tengo más contacto.

Vamos un poco más apurados de tiempo que otros años, pero la inercia de años anteriores empuja mucho a favor, de modo que no hay motivos para el pánico.

El domingo, dicen por ahí, se anunciarán oficialmente. 

jueves, 9 de enero de 2020

Brigada Costa del Sol

Los "pata negra".

Torremolinos, 1977. La droga entra campa por sus anchas y nadie parece poder hacerle frente, hasta que una brigada, compuesta por los mejores policías de la provincia para desenmarañar la madeja de corrupción y violencia que asola tan turística ciudad.

Así, tenemos esta serie policiaca que empieza con el misterioso flashforward de uno de los protagonistas mortalmente herido de bala sin que sepamos quién le ha disparado ni por qué, y nos va contando, con una ambientación muy bien lograda, que nos traslada perfectamente a esa época y ese lugar (sin duda el punto fuerte de la serie). Y digo uno de los protagonistas, porque si bien el personaje de Hugo Silva goza de algo más de peso en la trama, está bastante repartido entre el cuarteto policial, siendo la brigada que organizan, y su trabajo policial, el verdadero foco de interés aquí.

Se deja ver, aunque es una serie de altibajos, con escenas muy desiguales y lo mismo tiene momentos magistrales y de gran tensión, que planta cutreces sacadas de teleserie de sobremesa. En ese sentido, tiene altibajos actorales, donde algunos personajes desentonan en mi opinión un poco, aunque si de actuaciones va, admito que me ha sorprendido muy gratamente Jesús Castro.

La serie, en mi opinión, se ve un poco lastrada por enfatizar en exceso las tramas personales, que suele estar bien y dan tridimensionalidad a los personajes, pero aquí a veces aburrían (concretamente el triángulo Hugo Silva-Sara Sálamo-Álvaro Cervantes se me hacía insufrible, como para meterlos a los tres en un yate en el estrecho y hundirlo).

Otra cosa que me arquea la ceja es, y aquí corro el riesgo de entrar en zona spoiler, ese final tan abierto, con un enorme cliffhanger, que parece que se quedará colgando si, como leo por ahí, no se hace la segunda temporada. Algo que visto el escaso éxito que ha debido de tener la serie, puede suceder.

Como valoración, pues así y con todo, debo decir que me ha gustado.

miércoles, 8 de enero de 2020

Primer día de trabajo del año

Nos volvemos a encontrar, mesa.

Este año tiene una cosa muy buena, y es que mis vacaciones de navidad se han prolongado hasta el 7 de enero, y sin gastar un solo día vacacional de 2020, he podido no empezar a trabajar hasta el 8. No recuerdo haber empezado tan tarde el año, la verdad, pero éste ha cuadrado así. Y mola.

El reencuentro ha sido aceptable, con gente a la que atender pero sin las terribles oleadas que tuvimos los últimos días del año, que fueron horribles. Luego la primera tarde, que ha empezado potente y ha acabado siendo llevadera, hasta que el último usuario, un hombre con más edad que entendimiento, que emperrado en hablar personalmente con el Diputado General no atendía a razones y, pese a que habíamos cerrado ya, ahí seguía enrocado en sus trece, sin dejar de hablar ni dejar hablar.

Luego ha tocado ir arriba, a hacer los albaranes y demás historias, y entre una cosa y otra he acabado saliendo a las 20:00. Luego al gimnasio a sudar los excesos navideños y a casa.

Mañana será otro día, y un día menos que falta para la jornada de verano.

martes, 7 de enero de 2020

El vecino

El héroe que nadie necesita.

Basada en el cómic homónimo, El vecino es una simpática comedia costumbrista, mezcla de Superlópez y el Gran Heroe Americano, nos cuenta la historia de Javier, un camarero de barrio que se ve convertido en superhéroe después de que un misterioso alienígena le legue su medallón, que permite cambiar inmediatamente de ropa, y sus pastillas, que otorgan poderes como superfuerza, vuelo o regeneración. 

La serie, casi más una sitcom que otra cosa, se centra sobre todo en la vida personal de Javier y su entorno, donde están Lola, su novia (o algo), Julia (su vecina y amiga de Lola) y Juan Ramón, un opositor a juez que se muda a Madrid para preparar las oposiciones y acaba convertido en compañero de piso de Julia y mejor amigo (y confidente) de Javier. 

Sin un gran despliegue argumental, la serie es simplemente las cosas que le pasan, y cómo se va convirtiendo en un fenómeno viral, y se centra en temas muy de actualidad, como la precariedad laboral, las redes sociales o las casas de apuestas, a las que les da muchísima (y merecida) caña.

La serie me ha gustado, prueba de ello es que me la he visto en tres días, pero he echado en falta que diera algo más de peso a la trama superheróica y he echado en falta un villano a la altura (lo más parecido que tiene a un malo es, literalmente, Andoni Ferreño). Luego tiene algunos detalles cutrecillos, y un aire (que no sé si es deliberado) casi de webserie, pero creo que no le va mal. Y es que hay que perder el miedo a que haya series que sean mero entretenimiento.

Ahora espero que hagan segunda temporada, porque la merece y también la necesita. Y puede dar bastante juego. 

lunes, 6 de enero de 2020

Regios y cartográficos regalos

Porno para mis ojos.

Aunque en mi casa siempre hemos sido de afición olentzerista, mi señora novia es más de reyes magos, por lo que con ella suelo hacer hoy y no en nochebuena el intercambio de regalos. En este caso, lo recibido por mi parte se relaciona con una de mis filias ocultas (y no tan ocultas), que es mi predilección por los mapas, de manera que son muy adeacuados tanto el Atlas Fantasma, sobre errores en mapas antiguos, de cómo se creía el mundo y se cartografiaban lugares que igual ni existían y el Atlas de mapas curiosos, con... mapas curiosos, como un mapamundi de los estereotipos, el mapa de la música o un mapa de fenómenos paranormales en EEUU.

Ya tengo lectura, y posible material rolero. 

domingo, 5 de enero de 2020

Primer finde de los años 20

Abriendo el año con victoria.

Un fin de semana un poco raro, pues al estar de vacaciones cuesta discernir, y el viernes, por ejemplo, estuve todo el día con el chip de sábado.

Dormí hasta bien tarde, y después de comer di el mencionado paseo de ida y vuelta hasta Barakaldo. Una vez en Bilbao, por la noche tocó estrenar el nuevo juego, El borde exterior, de Star Wars, donde rozo la victoria, pero no.

Me retiro pronto, que el sábado tenía partida mañanera de El resurgir del dragón, y por no faltar a las tradiciones, tras jugar, a comer a la pizzería argentina que tenemos al lado. Luego en casa haciendo un poco la seta y jugando al RDR2, antes de ir a Miribilla a disfrutar de una cómoda victoria ante un inofensivo Estudiantes (ni cuando se pusieron 8 puntos arriba me llegué a preocupar) que nos acerca aún más al objetivo de la permanencia (2 más y esto está hecho).

Por la noche más rol, con una nueva y delirante entrega de La consejería del tiempo, donde esta vez tenemos que salvaguardar la historia del rock radical vasco.

Domingo por la mañana: dormir hasta las 11 y luego al gimnasio, que es una cosa muy de enero. Finalmente, y para cerrar, más de rol, con otra sesión de la campaña de Warhammer. 

sábado, 4 de enero de 2020

El silencio del pantano

De Berlín a Valencia.

Hay películas con finales buenos, otras con finales malos y otras, como esta, de las que no se puede decir que tengan un final. Y eso me cabreó bastante, pues la verdad es que la película tenía todos los elementos para ser uno de los grandes thrillers de la temporada pero no se han acordado de darle un cierre. Que a ver, una cosa es dejar un final abierto o ambiguo, pero lo de esta película es excesivo. Me gusta mucho el símil que he leído, que la compara con el episodio piloto de una serie que nunca se llega a continuar.

Dicho eso, toca contar de qué va, porque lo que sí nos cuenta nos lo cuenta muy bien (lo que acrecenta mi rabia), y nos habla por una parte de un escritor de novela negra que tiene a bien cometer los asesinatos en los que se basa para escribir sus exitosas novelas y entrecruza la historia con una trama de drogas y corrupción político-policial en ese pantano metafórico que es la ciudad de Valencia, y que crea una atmósfera perfecta para la película. Con claras reminiscencias a Dexter, The Wire, El reino, Perros de paja o La isla mínima, nos va describiendo muy bien todo ese mundillo, desde los ojos de un espectacular Nacho Fresneda como sicario y la aparición estelar de Carmina Barrios de mafiosa gitana, que bordan sus papeles.

El viaje que nos propone El silencio del pantano es muy disfrutable para sentarse y admirar el paisaje. Lo malo es que al de hora y media frenan en seco y nos obligan a bajarnos del coche. Una verdadera lástima, pero es algo demasiado común, el síndrome de película que podría haber sido buena si la hubieran sabido acabar.

viernes, 3 de enero de 2020

Caminata cinéfila

Un pie, luego el otro.

Año nuevo, propósitos de enero, bajar peso y demás. Pues hoy al gimnasio no he ido, pero casi, pues he ido al cine. 

Tío, se te acaba de caer un huevo al suelo y ha hecho cráter. ¿Acabas de comparar ir al cine con ir al gimnasio?

Bueno, a ver. Es verdad que el cine es una actividad claramente sedentaria, que eso de estar sentado dos horas viendo una película no quema mucha caloría (y gracias a que no soy de comprar palomitas). Pero la acción de ir al cine sí que implica algo de ejercicio, y cuando este cine está a 7,6 kilómetros y tanto la ida como la vuelta son andando, pues creo que eso algo más de ejercicio ya tiene. 

Suelo hacer con más o menos frecuencia lo de ir hasta allí en autobús y hacer la vuelta andando, pero como hoy tenía tiempo, pues me he animado y me he hecho los algo más de 15 kilómetros que comprenden el doble trayecto (16 según Google Maps), en aproximadamente 2 horas y 40 minutos.

De la película ya hablaré mañana, que ahora toca ducha.

jueves, 2 de enero de 2020

Jumanji: Next Level

¡Ahora con DLC!

Me gustó mucho el giro de tuerca de Jumanji: Bienvenidos a la jungla y esta segunda (¿o tercera?) entrega nos viene a traer más de lo mismo. Aventuras en parajes exóticos, trampas letales, animales imposibles y mucho humor. 

Tiene en su contra que carece del factor sorpresa de la primera, lo que le obliga a expandir un poco el mundo de Jumanji y a tirar más por el lado emotivo, buscando final de lagrimilla. Por otra parte, me han gustado las nuevas adiciones, con los personajes de Danny de Vito y Danny Glover, tanto en su versión mundana como en la virtual, pues le dan frescura al asunto y dan pie a situaciones muy divertidas y ese punto entrañable que tan bien le pega.

Entretenimiento palomitero en la jungla con aire palomitero y fantasmadas a gogó. ¿Alguien le pide otra cosa?

miércoles, 1 de enero de 2020

Frozen II

Que no Frozen 2.

Inevitable secuela de una de las películas más populares de animación de Disney de los últimos años, si bien es verdad que me pareció algo inferior a la primera (justo es decir que no soy demasiado fan de Frozen, pero es que tampoco soy su público objetivo), al menos está muy por encima del terrible corto de Olaf con el que saboteaban las salas de cine hace dos años. 

La verdad es que tanto en lo positivo como en lo negativo, mi análisis es muy similar al de Frozen, gustándome las mismas cosas que de la anterior (visualmente es fabulosa), y disgustándome las mismas (demasiada canción sin venir a cuento, y sin temas con carisma, de los que solo me gustó ese momento Queen de Kristoff), y también me arqueó ciertamente la ceja la velada defensa de la homeopatía (¿el agua tiene memoria, en serio?). Pero por contra introduce a Bruni, la salamandra que cada vez que aparecía me sacaba la sonrisa y que va directa al top de bichejos simpáticos de Disney. 

Por contra, le falta un elemento que hacía grandes a los clásicos de Disney, y es que no tiene un villano de verdad (de hecho, ni siquiera tiene villano), lo que le quita muchísimas papeletas.

Aprobado.