martes, 31 de diciembre de 2019

Se acaba 2019

¡Llegan los locos años 20!

Cambiamos de año, cambiamos de número (diría década, pero saltaría el típico pedante que no se ha leído la definición completa del diccionario, así que usaremos mejor el sinónimo "decenio"), y una cosa muy típica de estas fechas suele ser hacer un balance de los últimos 12 meses (podría hacer de los últimos 10 años, pero para eso ya está el blog propiamente dicho).

Los años terminados en 9 me han solido traer cambios, y este año no ha sido la excepción, pues no todos los años cambia uno de casa (comprada en enero, pero estrenada a finales de julio) y de trabajo (con el amargo regusto de la traición por parte de jefes en los que confiaba y el haberme sentido que me trataban como si fuera mero mobiliario). También cambié de tele, pero eso queda un poco más atrás.

En cuanto a aficiones, pues este año he pulverizado mi record, yendo nada menos que 77 veces al cine. El baloncesto me ha dado muchísimas alegrías, tanto por el ascenso del Bilbao Basket como por su sorprendentemente positivo regreso a la ACB. De viajes, pues este año he viajado menos de lo que esperaba, incluyendo un frustrado intento de ver Eurodisney. A ver si 2020 me trae más oportunidades de conocer tierras lejanas. De teatro, fue la primera vez que repetía una obra, Angelina o el honor de un brigadier, y también echó a andar un nuevo proyecto, Improstories. En cuanto al rol, pues muchas jornadas y muchas actividades, pero lo más importante ha sido poner las piezas de algo que llevaba mucho tiempo en marcha y llegará en 2020 (sigo hablando de rol, que nadie piense cosas raras).

lunes, 30 de diciembre de 2019

Carcassonne

La caja básica

Si hablamos de Carcassonne podríamos estar hablando de una bonita ciudad occitana, pero también de uno de los juegos de mesa más conocidos entre el público general.

Juego del año en 2001, Carcassonne consiste en ir ensamblando losetas para construir largas carreteras, prósperas abadías, grandes ciudades  y campos que las abastezcan. Y para ello usaremos los meeples, que son estas características piezas de madera:

No son la versión minimalista de los Power Rangers

¿Y qué función tienen los meeples? ¿qué papel representan? 

Pues depende de dónde se coloquen. Aunque antes de esto habría que hablar de las losetas y la mecánica del juego.

El juego consta de varias losetas (creo que 72 en la caja básica) que representan el territorio donde se juega, y son fichas que hay que ir encajando, como en el típico juego de los trenes, de manera que una pieza tiene que conectar con otra u otras y encajar para ser legal. Ahora veremos esto.

Al empezar su turno, cada jugador roba una loseta y la coloca (hay variantes, pero la modalidad oficial es esa) en el tablero, conectando con una que ya haya puesto.

Las básicas.

Como puede intuirse, las carretera (las líneas blancas) tienen que conectar con otras carreteras y las partes de ciudad (creo que eso es obvio) con otras partes de ciudad. Iguamente el campo (lo verde) conecta... correcto, con campo. Por último tenemos las abadías, que son esos edificios con aspecto de iglesia, que como están en mitad de la loseta, no conectan con nada por sí mismas (conectan el campo en el que estén y, en su caso, la carretera que sale de ellas).

Puesta la loseta, se puede poner un trabajador encima, y es cuando llega la magia de la transformación:

-Si colocamos un trabajador en un camino, será un bandido.
-Si colocamos un trabajador en una ciudad, será un caballero.
-Si colocamos un trabajador en una abadía, será un abad.
-Si colocamos un trabajador en un campo, será un granjero.

Regla importante: es relevante en qué parte de la loseta que acabamos de jugar, ya veremos por qué, pero es muy relevante.

Esta ficha, por ejemplo, tiene 4 colocaciones posibles: ciudad, campo de arriba, campo de abajo y carretera.

Otra regla importante a tener en cuenta es que no se pueden colocar trabajadores en una construcción (campo, ciudad o carretera) ya empezadas, de modo que puede pasar que al poner la loseta no podamos colocar trabajador, o que no podamos colocarlo cuando queramos. Sí puede pasar, claro, que dos construcciones empezadas se acaben juntando en una, y que cada una estuviera ocupada de antemano, con lo que se entonces sí tendría varios ocupantes.

Técnicamente son 4 ciudades distintas, pero si se pusiera una loseta en medio, podrían  pasar a ser la misma.

Hay que tener en cuenta una cosa, y es que los trabajadores que tenemos son limitados, y si nos quedamos sin ellos no podemos seguir colocando, lo que es una desventaja seria. Losetas sí, claro, de hecho es obligatorio.

¿Cómo se recuperan los trabajadores, pues? 

Cuando se completa una carretera (que en cada uno de sus extremos tenga una ciudad, una abadía o un cruce de caminos), los bandidos que tuviera vuelven. Cuando se completa una ciudad (completamente cerrada) vuelven los caballeros que tenga y cuando una abadía es rodeada del todo (8 losetas puestas a su alrededor, vuelve el abad. 

Además, cuando eso pasa se puntúa.

-Las carreteras: un punto por cada loseta en la que esté esa carretera.
-Las ciudades: dos puntos por cada loseta, más dos extra por cada loseta con escudo que haya en la ciudad.
-Las abadías: 9 puntos.

Caso de que haya más de un propietario, el que tenga más bandidos/caballeros en la carretera/ciudad (en las abadías es lógicamente imposible), y si hay empate, ambos jugadores se llevan todos los puntos.
´
Así que, cuando se coloca la loseta, se puntúa y sus trabajadores vuelvan a casa. Este orden es importante, ya que al poner primero el trabajador y luego puntuar, podemos poner un trabajador en la loseta con la que estamos cerrando una construcción (lo que es parte clave de la estrategia del juego).

Eh, un momento, ¿y los granjeros? 

Ah, pues los granjeros no se recuperan hasta el final de la partida, ya que los campos no se cierran nunca. Pero tranquilos, que ahí puntuarán, y mucho.

Muy bonito, ¿pero cuándo acaba la partida? 

Muy sencillo: en cuanto se coloca la última loseta, se termina la partida. Ahí se puntúan las construcciones a medio terminar (las carreteras uno por loseta, las ciudades uno por loseta y escudo y las abadías por cada loseta adyacente que tengan.

Luego se puntúan los campos, que puede ser un poco complejo de entender al principio, pero básicamente cada campo da a su controlador tres puntos por cada ciudad cerrada que toque. No es un concepto difícil, pero sí cuesta un poco visualizar dónde empieza y acaba cada campo. La regla es que un campo está delimitado por las carreteras, las ciudades y el borde del tablero.

 En el ejemplo, el campo rojo toca una ciudad, el campo azul (en la imagen no se ve, pero ambos campos no se tocan) toca una ciudad y el amarillo toca 10.

Así, en cambio (suponiendo la carretera de abajo a la derecha), el amarillo tocaría 6 ciudades y el naranja 4.

Siendo un juego bastante sencillito, es verdad que en las primeras partidas puede costar un poco pillar el truco a los campos, pero al final es donde está todo lo gordo en los puntos. Por lo demás, pues un juego ligero, sencillo de aprender, fácil de jugar y repleto de expansiones. Pero con ellas no me voy a explayar, pues no las conozco todas y son unas cuántas.

domingo, 29 de diciembre de 2019

Último finde del año

No vi el partido, pero disfruté su resultado con el móvil.

El recurso fácil, pero ya que es domingo, ahí que voy.

El viernes, con las neuronas aún hechas puré tras la semana de trabajo, que cerraba el año, me fui a la lonja, donde pude probar el Paladines del reino del Oeste y luego por la noche el Aqua Sphere, ambos juegos de mesa estilo eurogame, bastante sesudos, donde quedo segundo en ambos casos, y en el caso del Aquasphere por una diferencia muy pequeñita. 

El sábado por la mañana una vuelta por el Casco Viejo, con la consecuente ingesta de pizza y helado (a falta de comilona navideña...) para luego ir a la lonja por la tarde y probar el Saqueadores del reino del Norte (quedo segundo... por UN punto), a los Autos Locos (¡donde gano con Mafio y sus pandilleros!), Welcome to Perfect Home (derrota sin paliativos), Incómodos Invitados (más perdido que Anacleto en el desierto) y, por último, un prototipo de vikingos con su creador, donde los dados conspiran para no dejarme jugar.

Domingo por la mañana salgo a dar una vuelta y acabo comiendo en un italiano con Borja y Sappia (Remember Interraíl!) y por la tarde, pues más lonja. Jugamos una partida de Scythe, donde me resarzo de las derrotas del resto del fin de semana, y aunque es mi primera partida, gango con autoridad. 

Y bueno, eso ha sido todo.

sábado, 28 de diciembre de 2019

Vuelve la toga

Es metafórico, claro. A veces vamos solo con traje.

La estabilidad laboral del funcionario está muy bien, pero llega un momento en el que uno se aburre de la monotonía y toca cambiar de aires. Y no soy alguien hecho para conformarse con un horario de oficina y un previsible sueldo que permanece prácticamente invariable mes a mes, siempre el mismo día.

No estudié una carrera para esto, y mis ambiciones son otras, y aunque reconozco que estos años de administrativo han estado bien, ya es hora de abrir las alas y expandir nuevos horizontes que me permitan cumplir con mis verdaderas aficiones. Este lunes fui al Colegio de abogados, rellené los papeles y ayer me colegié de nuevo: vuelvo a ser abogado.

Me daba un poco de miedo que haber estado tanto tiempo fuera del circuito me hiciera estar oxidado, pero cojo los libros con más ganas que nunca y la motivación de saber "joder, esto es lo que quiero hacer". Además no estoy solo en esta aventura, pues antes de lanzarme a lo loco eché currículum a varios grandes despachos y uno de ellos, de momento no puedo decir cuál, me hizo una oferta ilusionante y el día 2 empiezo ya a darlo todo. De hecho, esa misma semana ya tengo señaladas tres vistas, por lo que me pasaré la nochevieja estudiando. Pero no pasa nada, pues estaré haciendo algo que realmente me apasiona.

El proceso selectivo fue duro, pero mi experiencia estos años en la Administración, y sobre todo mi cuenta de Twitter, con más de 20.000 mensajes, convenció a los asociados del despacho de que soy lo que necesitan.

Así que, pediré la excedencia en Diputación, me compraré un par de trajes nuevos y... ¡a disfrutar de esta nueva y emocionante aventura!

viernes, 27 de diciembre de 2019

Vacaciones navideñas

Vacas de invierno: literal.

Tras una semana que, pese a ser corta, ha sido dura (estábamos solo media oficina pero venía más gente de lo normal y era una locura) por fin puedo decir que doy por cerrado el año, y es que hasta el 8 de enero no me toca volver a la oficina, de modo que cuando vuelva a trabajar ya serán los años 20.

Ahora, a disfrutar haciendo nada, que también mola.

jueves, 26 de diciembre de 2019

Kedada amigotil navideña

¡Patata!

Ya un clásico: quedar para ver Star Wars (en mi caso por sefunda vez, que me gustó bastante) y cenar en el Koala. Generalmente la tradición dicta ir a una hamburguesería cercana, que nos digan que está llena y venir aquí, este año nos hemos saltado ese paso y hemos ido ahí directos (¡pizza especial!).

Eso precedido de un duro día de trabajo (no es coña, hoy estábamos poca gente trabajando, mucho público y encima esta noche no había pegado ojo), aunque por suerte he podido descansar un poco entre las 17 que he salido (en teoría no tenía tarde, pero con media oficina de vacaciones, me ha tocado pringar) y las 19:30 que hemos quedado, y teniéndome que ir pronto, que mañana también toca madrugar para trabajar. Al menos solo trabajo por la mañana y podré echar siesta. Y luego... ¡11 días de vacaciones!

miércoles, 25 de diciembre de 2019

Nochebuena, navidad y tal

Hacerte mayor es que te regalen calcetines por Navidad y eso te haga ilusión.

Un trámite a pasar son las navidades, época del año que no me gusta nada. Pero tiene de bueno que no se trabaja, y el 24-25 es una especie de fin de semana entre medias, que nunca viene mal. Mañana toca trabajar, y el viernes, pero luego hasta después de Reyes ya nada.

La verdad es que este año el plan ha sido muy similar al del año pasado, con la tarde jugando al T.I.M.E. Stories y la noche cenando con mi señora madre y su señor marido. Tras la cena, rodar hasta casa, pero esta vez un poco más de paseo, pues me acerco a hacer una visita a una amiga que tenía que trabajar toda la noche (en urgencias del hospital), y a llevarle algo de tarta, para que se le hiciera un poco más llevadero.

Hoy me he despertado pronto, como a las 7:45, puede que reminiscencia de cuando me levantaba pronto para atacar los regalos, pero como no había, una vuelta y dormir cinco minutitos más... es decir, que me he levantado pasadas las 11.

La comida de navidad, pues me he cocinado un arroz con jabalí estofado y he comido yo solo en mi casa, más a gusto que un arbusto, y he alternado entre ordenador, tele y consola, antes de ir a casa de mi padre a por el simbólico intercambio de regalos (el de verdad, una tele por una impresora, ya lo habíamos hecho) y luego a la lonja, a probar juegos de mesa, ganando sendas partidas de Clank!, How to rob a bank e Incómodos invitados.

Y ya a casa, que mañana toca madrugar. 

lunes, 23 de diciembre de 2019

Love, death and robots

Boobs, death and robots habría sido un título más honesto.

Desigual antología de historias cortas en formato de animación que sacó, no sin cierta, polémica, Netflix, y debo darles la razón en cuanto a las quejas sobre la banalización y el abuso del sexo, pareciendo a veces que los relatos no eran sino la excusa para enseñar tetas sin venir a cuento.

Por hacer un resumen más o menos eficaz de la serie, son relatos cortos, de entre 5 y 15 minutos, que emplan cada uno un estilo distinto de animación, en general bastante buena, pero que más allá del aspecto visual, se salvan pocos. 

1- La ventaja de Sonnie: Es el primero que vi, y es el que sorprende un poco, y visualmente está bien, pero la historia es demasiado cliché y es un claro exponente de los males de la serie, con escena porno softcore un tanto gratuita y el topicazo de "mujer dura con trasfondo complejo", siendo ese complejo una violación, no recuerdo si sugerida de forma muy obvia o dicha expresamente, pero que que tampoco aporta nada.

2- Tres robots: Si solo se va a ver un capítulo, que sea este. El mejor de largo, con varios cuerpos de ventaja sobre los demás, es la excursión de tres entrañables robots por un mundo devastado y es encantador. Uno podría preguntarse qué pinta en esta serie.

3- La testigo: Una persecución con una curiosa estética anime neonoir, que no lleva a ninguna parte pero entretiene por el camino. 

4- Trajes: Granjeros montados en robots gigantes para enfrentarse a aliens. Divertido y sin pretensiones, de los más simpáticos.

5- Devorador de almas: Con un estilo que recuerda a la serie de Castlevania, lo que no parece casual, pues nos cuenta el terrible destino de unos científicos cuando despiertan a una criatura de gran poder en una excavación. Lo recuerdo aburrido, o cuando menos anodino.

6- Yogur al poder: Exactamente lo que dice el título, una amena historia distópica sobre un yogur inteligente que conquista el mundo y un capítulo con algo más de chicha que los demás. Entra en podio.

7- Más allá de Aquila: Como historia de ciencia-ficción no está mal, y gráficamente es impresionante, pero es de los que caen en meter sexo porque sí.

8- Buena caza:  Con aire de cuento, toca la mitología de forma bastante poética, y la combina con el tropo modernidad VS tradición... pero con tetas porque sí.

9- El vertedero: Un pasarratos gracioso, con un aire que me recordó al de los granjeros de Trajes, pero sin demasiado recorrido. 

10- Metamorfosis: ¿Es posible hacer una historia corta de marines americanos que se convierten en hombre lobo y hacerla terriblemente aburrida? ¡Vaya si es posible!

11- Mano amiga: El clásico "astronauta enfrentado a su soledad lucha por su supervivencia", en su contexto me pareció bastante aceptable.

12- Noche de criaturas: Demasiado psicodélico para mi gusto, tal vez mi fallo fue verlo sobrio. ¿Pero de qué iba? Francamente, ni me acuerdo ni me importa. Algo de dos comerciales que se quedan tirados en la carretera y se ponen hasta arriba de peyote.

13- Afortunados 13: Naves, disparos, explosiones... bostezos.

14- Zima Blue: Ascenso y caída de un artista para una historia de transhumanismo planteada desde un curioso punto de vista. 

15- Punto ciego: Asalto al tren con un estilo amerimanga y una historia completamente olvidable. 

16- La edad de hielo: La única que usa actores de imagen real, recuerda mucho al capítulo de los Simpson en el que una civilización se crea sobre un diente de Lisa. Un capítulo fresco (badum chas) y entretenido. 

17- Historias alternativas: Plantea una serie de ucronías (¿y si...?) protagonizadas por Adolf Hitler. En clave de humor y uno de los más divertidos, colocándose claramente en el Top3. 

18- La guerra secreta: Soldados soviéticos contra necrófagos en una batalla épica. Que sí, que las cinemáticas son muy chulas, ¿pero cómo se juega a este videojuego?

En definitiva, salvo algunos capítulos señalados, mucha morralla cuyo mayor mérito es la corta duración, que permite despacharlos en un ratito. 

domingo, 22 de diciembre de 2019

Finde prenavideño

El RDR2 ha tenido gran protagonismo.

Un fin de semana sin demasiada cosa, pero como no se me ocurre gran cosa que contar, pues ahí que voy con mi bitácora de fin de semana.

El viernes, comer y un poco de consola, pegando tiros en el salvaje Oeste, de la mano del Red Redemption 2, antes de dar una vuelta por ahí con mi señora novia y luego a la lonja, sin mucho éxito (no había nadie que no estuviera ya en partida) y vuelta para casa.

El sábado por la mañana me quedo en casa y por la tarde baloncesto (ayer hablaba de ello). Por cierto, en el descanso fui víctima del Whamaggeddon, pues la megafonía adornó la lluvia de peluches con Last Christmas (¡estaba tan cerca de sobrevivir!) y luego a la lonja, a jugar a juegos de mesa. Concretamente una partida de Civilization, que gano con los egipcios.

Domingo por la mañana, algo de consola y dar una vuelta por el Arenal, cosa que la lluvia impide un poco y por la tarde rol, para retomar después de dos meses de parón la campaña de Warhammer. Finalmente, aprovechando la visita del amigo Technoviking, tengo a bien enseñarle mi flamante casa, y con unas cañas en el sofá y algo de tertulia rolera, cerramos el fin de semana. 

Ahora semana rara, en la que trabajo lunes. jueves y viernes, y luego 11 días de vacaciones.

sábado, 21 de diciembre de 2019

Victoria para cerrar el año (en casa)

El día de los gorros (hasta 8 tapones han puesto estos angelitos).

75-69 contra el Betis, que nos deja con un cómodo 7-7 en la clasificación, y nos garantiza, de forma casi matemática, que salvo carambola cerraremos la primera vuelta fuera de los puestos de descenso. Aún queda una complicada visita al Murcia, que también se juega en 2019, pero si no contamos ese partido, el balance de este año es 24-15, números que extrapolando, darían para playoff.

Pero mucho hay que sufrir todavía hasta llegar a la mágica cantidad de las 11 victorias, como ha habido que sufrir hoy contra un correoso Betis que, pese a ser colista, cuenta con jugadores de gran calidad y han llegado a meternos varias veces el miedo en el cuerpo. Además, tampoco ha sido hoy el mejor partido de Bilbao Basket.

Por suerte, los sevillanos empezaron con la caraja en el cuerpo, que nos ha llevado a empezar 10-8, y aunque luego han ido apretando (de ir -13 al comienzo del segundo cuarto, han llegado a ponerse a 1 punto en el tercero), han activado esa caraja en los momentos clave y sus despistes, así como su escasa capacidad ofensiva, que solo mantenían con rachas, ha servido para que la victoria se quede en casa.

Me dicen en septiembre que íbamos a estar a estas alturas con 7 victorias y todavía me estoy retorciendo de la risa en el suelo. 

viernes, 20 de diciembre de 2019

Star Wars: El ascenso de Skywalker

Termina la saga, continúa la leyenda.

Esta nueva trilogía de Star Wars, que se cierra con El ascenso de Skywalker me ha permitido volver a tener 10 años. Sólo por eso, ya me ha merecido la pena.

La película que da el cierre a todo, para mi gusto tal vez la mejor de las tres, es una película que he disfrutado mucho, porque he sabido verla con ojos de niño, ese Jokin de 10 años con capacidad de fascinarse con las pequeñas cosas, con el cine de aventuras y las espectaculares batallas de naves espciales. He sonreído con los momentos simpáticos y arrugado el morro, aguantando la lagrimilla, con los momentos emotivos. He disfrutado, porque me ha dado lo que quería: continuar con la saga, y de forma maravillosa.

Cierra muy bien el círculo, y mientras El despertar de la fuerza presentaba los personajes y Los últimos jedi rompía con mucho de lo anterior, El ascenso de Skywalker ensambla las piezas a la perfeción, haciendo que todo cobre sentido.

¿Que tiene cosas cinematográficamente mejorables? ¡Pues claro! ¿Pero es que acaso no las tenían las películas clásicas? Esto es Star Wars, y lo que tiene que tener es magia, esa magia que nos hace quedarnos embelesados, pegados al sofá y pegando pequeños botes. 

Ver una película que es una partida de rol, volver a ver a Lando Calrissian, la música de John Williams, las escenas de acción... ¿es que alguien quiere otra cosa cuando va a ver La guerra de las galaxias?

Yo no. Yo quiero eso, y por eso salgo encantado.

jueves, 19 de diciembre de 2019

Película vista

De la foto se puede deducir cuál.

Hoy se estrenaba la película más esperada del año, el episodio IX de Star Wars, y ahí que he ido a verlo, en plan de amigotes y el primer día, por lo que ya soy inmune a spoilers. 

Después de la película cena, y como acabo de llegar a casa, ya hablaré mañana de lo que me ha parecido la película, pero en una frase: como un niño en el parque de atracciones. 

miércoles, 18 de diciembre de 2019

Peaky Blinders

Los más malotes de Birmingham.

Una de las series de moda, la verdad es que tuve que intentarlo varias veces hasta cogerle el punto. Hace más de 4 años me dio por ver el primer capítulo y no me enganchó nada, aunque sí le veía buena pinta. Pero supongo que me puse a ver otras cosas y ahí se quedó. Este año me puse de nuevo, pero la dejé colgada a mitad de la segunda temporada, hasta que me dio por retomarla. Y esta vez sí, he podido ver a gusto las cinco temporadas que de momento la componen.

Basada en una banda criminal histórica, Peaky Blinders no es una serie sencilla de ver, siendo a veces un tanto lío de nombres y datos, requriendo un poco de contexto histórico para enterarse de lo que pasa, lo que no siempre es sencillo (puede que para el público británico, más familiarizado con la historia de Reino Unido e Irlanda sea más fácil, claro), y es que además de las peripecias de los Peaky Blinders y su líder Thomas Shelby (un personaje bien construido, a veces odioso a veces admirable) es una visión al primer cuarto del siglo, empezando con los personajes recién llegados de la primera guerra mundial, de la que son veteranos, y habiéndose quedado de momento en los comienzos de los años 30, con el auge del fascismo en Reino Unido (con un discurso terriblemente actual, por cierto).

Impecable en lo visual, traslada muy bien la acción a la estética de la época en la que se desarrolla, poniendo mucho mimo en que la vestimenta o el habla nos haga creer que estamos en los años 20 del siglo pasado (los años 20 por antonomasia) y esto unido a personajes sólidos, muchos de ellos históricos, junto con todos los elementos del cine de gangsters, hace que se entienda el éxito de la serie. Aunque, ojo, es una serie que no da tregua al espectador, y cualqueir distracción puede llevar a perder por completo el hilo argumental, y no será el primer ni el último capítulo en el que he tenido que reiniciar por haberme perdido. Vale, también ayuda que yo me distraigo con el vuelo de una mosca.

Ahora, como no podía ser de otra manera, el imprescindible tributo a lo South Park.

No están todos los que son, pero espero que sean reconocibles. 

martes, 17 de diciembre de 2019

Utilidad rolera: tabla de mentiras aleatorias

Imprescindible en cualquier partida de investigación.

Una chorrada como un piano, pero algo que nos ameniza mucho las partidas. Bueno, realmente no de un modo literal, pero algo hay de cierto en esto cuando se refiere a la campaña Mentiras Eternas de El rastro de Cthulhu (mezclado con Hitos) en la que nuestros personajes, en su investiación de una peligrosa secta en Los Angeles, se inventan excusas cada vez más peregrinas para acceder a información, colarse en sitios y llegar a gente de difícil accesibilidad. Tanto es que ya es una broma recurrente la de inventar identidades falsas y hemos renombrado oficiosamente a la campaña Mentiras Compulsivas, habiendo una gran algarabía en la sesión en la que coincidió que todo lo que dijeron los personajes fue pura verdad.

Por ello, en honor a lo mentirosillos que son nuestros personajes, y lo divertida que eso hace la campaña, va esta tabla que nos sirve cuando no sabemos ya qué inventar.

lunes, 16 de diciembre de 2019

Navidad sangrienta

Víctimas de Bolonia.

Segundo remake de un clásico del slasher de 1974 (la versión de 2006 creo que pasó sin pena ni gloria por los cines) que se moderniza a los tiempos actuales, haciendo una feroz y nada disimulada crítica al machismo y la misoginia, de manera que a veces peca un poco de entrar en la caricatura y sin atreverse a entrar en complicaciones. Nada que objetar por mi parte al mensaje, es más me parecer positivo y me agrada pensar en las rabietas del tipo de niñatos a los que critica, pero creo que podrían haber usado un trazo algo menos grueso sin caer en un simplón "aquí bueno, aquí malo", y la única escena que en ese sentido podría tener interés (la discusión entre Marty y Nate) la solventan bruscamente y con bastante poco acierto. Por otra parte, no deja de rechinarme que a ratos caiga en tópicos tan del género que no dejan de ser contradictoriamente machistas "somos tres cicas, viene un desconocido aparentemente desarmado, huyamos gritando escaleras arriba".

Por lo demás, una entretenida película de asesino enmascarado matando gente en residencia universitaria en la que los villanos parecen escapados de Forocoches. Así podría resumirse la película, vaya. Y tampoco se le exige más.

domingo, 15 de diciembre de 2019

Finde andarín

Pues no parecía que hiciera tanto calor, oigan. Y eso que estamos en diciembre.

Lo de andarín se entiende bien si explico que el viernes, para ir al cine, me acerqué a Max Center, haciendo tanto la ida como la vuelta a pie (realmente no es tanto, poco más de 15 kilómetros ida y vuelta), lo que servía como motivación para algo que va de andar mucho: la partida de rol de El señor de los anillos. Luego un poco de juegos de mesa, creo y pronto a casa.

El sábado fue de menos andar, lo justo de salir a hacer la compra y por la tarde a la lonja, donde teníamos jornadas (las Winter is Rolling III), en las que no organizo nada y me dedico a jugar a juegos de mesa ligeros.

Por la noche nos cenamos unas pizzas y luego al Azzurro, donde llevaba bastante tiempo sin ir.

Hoy más de andar, pues tenía ensayo en el centro cívico de Otxarkoaga (el 23 de febrero representamos de nuevo "Angelina o el honor de un brigadier") y para volver a casa he decidido andar un poco. Primero me he acercado a mi veja urbanización (ahora cerrada al público, por lo que no he podido entrar) y luego, he ido dando un paseo hasta Zubiarte, donde he aprovechado para comer e ir al cine. Luego más andar, hasta la lonja, y finalmente a casa, donde ducha, ordenador y tele harán el resto del fin de semana.

sábado, 14 de diciembre de 2019

Puñales por la espalda

¿Quién mató a Harlowe Harlan Thrombey?

Cuando el renombrado novelista de misterio Harlan Thrombey (Christopher Plummer) es encontrado muerto en su mansión justo después de su 85 cumpleaños, el inquisitivo y cortés detective Benoit Blanc (Daniel Craig) es misteriosamente reclutado para investigar. Se moverá entre una red de pistas falsas y mentiras interesadas para tratar de descubrir la verdad tras la muerte del escritor.

Puñales por la espalda es una divertidísima película, un Cluedo al estilo de las historias detectivescas de Agatha Christie en la que un muchimillonario aparece muerto en su mansión y todos los miembros de su familia, presentes en el momento de la muerte, son sospechosos, pues todos ellos esconden cubos de mierda y trapos sucios para repartir. Y con eso tendrá que lidiar un ingenioso detective, Daniel Craig, heredero espiritual aquí de Hércules Poirot o Jessica Fletcher (quien, de forma indirecta, aparece en la película).

Película colorida y con interpretaciones llenas de carisma, que mantiene con sus giros y su desarrollo el interés por la historia y no llega a decaer en ningún momento. Un acertado trabajo de Rian Johnson y una muy buena opción para ir al cine. Misterio, intriga y toques de humor en su justa medida. Notable alto.

viernes, 13 de diciembre de 2019

Crónica de las #Rolea2019 (2)

Si esto lo imprimo, voy al Prado y doy el cambiazo, pasarían días antes de que nadie se diera cuenta.

Sábado

Por un fallo en la web, que me impide ver el 75% de las actividades, acabo por no apuntarme a nada por la mañana, cosa que aprovecho para descansar y dar una vuelta por el pueblo, así como para ultimar algunos detalles de mis partidas, que ese día me tocaba dirigir dos partidas. 

Por la tarde nos lanzamos a dirigir un nuevo pase de Numerus Clausus, el vivo oficial de 2084, y aquí las sensaciones son encontradas. En general el resultado es bueno y el pase sale bien, pero tampoco podemos ser ajenos a la autocrítica y somos conscientes de que a esta partida, que tiene ya 11 años, se le ven un poco las costuras, y hay cosas que de hacer hoy habrían sido distintas. Pero como con eso ya contábamos de antemano, pues contento.

Promoción de 2084.

Por la noche me tocaba otra vez ponrme el mono de dirigir, pues las meninas volvían al CEULAJ con Pínteme usted esas meninas. La partida acaba siendo muy cortita pero igualmente hilarante, con algunos jugadores a los que, por la risa, había ratos en los que les costaba respirar, y otros que acabaron literalmente por los suelos. 

Luego al Pepe´s, claro, que hay que respetar las tradiciones. Pero como al día siguiente tocaba dirigir, procuré no emborracharme demasiado y estar a las 4 ya en la cama.

Domingo

Hay veces en TdN y Rolea en las que me toca dirigir mesa y me pregunto "¿por qué me meto en estos embolados?", y era un poco el caso de Calabazas podridas en la manzana podrida, la partida que llevaba de Sombras Urbanas, un juego que me gusta pero al que no tengo claro si le he cogido el punto, pues solo lo había dirigido una vez con anterioridad. Pero la partida sale bien, con jugadores que cooperan mucho, y la sensación de que poco a poco le voy cogiendo el punto a esto del PbtA.

Por la tarde una de humor cósmico con La llamada de Cthulhu, una descacharrante reunión de primigenios que conducía a la locura y en la que los disfraces fueron lo más. Muy reseñable el momento en el que el jugador que hacía de Cthulhu fue a hacer un cameo a otro vivo y un miembro del Team Rocket le lanzó una Pokebola.

Dejaré que la imagen hable por sí sola, que es maravillosa.

Pérdida de 1d20/1d100 de Cordura.

Por último, para cerrar las jornadas me apunto a Lo que somos en la oscuridad, de FATE, pero entre el cansancio acumulado y el error de movernos a la zona de los sofás, me estaba quedando dormido, por lo que el propio director de juego me manda a la cama, y aunque mi idea era ir, descansar media hora y volver a estar activo, esa media hora se acaba convirtiendo en 8, y me despierto ya a la hora de desayunar y abandonar el recinto.

Al menos eso me sirvió para ser persona cuando llegué a Bilbao, a diferencia de otras veces.

jueves, 12 de diciembre de 2019

Los ángeles de Charlie

Esta foto parece de anuncio de champán.

A priori no me llamaba demasiado la película, estaba en esa lista de "películas que igual veo, aunque tampoco me pasa nada si me la pierdo". Pero fue ver los lagrimones de los niñatos lloricas de siempre, esos ofendiditos que cada vez que ven una película protagonizada por una mujer con ropa ponen el grito en el cielo y me entraron unas ganas locas de verla.

De lo que me alegro, pues es una película muy divertida. Es lo que cabe esperar: una película de superespías con malos muy malos, misiones imposibles y mucho humor. Ideal para pasar un rato entretenido en el cine, y sin ser un peliculón, sorprende que no haya funcionado en taquilla. Además, permite ver cosas increibles, como a Kirsten Stewart (sí, la chica de cara de palo y perpetua mueca de desagrado de Crepúsculo) mover sus facciones facciales, y el glorioso cameo de Jaclyn Smith, Kelly Garret en la serie original, haciendo precisamente de Kelly Garret. Y eso es algo que me gustó mucho, pues realmente no es tanto un reboot sino una secuela, que asume que tanto los ángeles originales de la serie, como los de la película de 2000 (la "nueva") existieron, siendo todas agentes de la misma agencia.

Por lo demás, pues chicas pateando culos de señores, sororidad y girl power, ¿y qué? ¿Eso es malo? No, es cojonudo, y quiero que las chicas tengan tantos referentes en el cine de acción como tuve yo, que quiero pensar que mi masculinidad no es tan frágil como para que eso me traume. 

Y vale, puede que no sea una película redonda y no vaya más allá de ser un pasarratos. Pero si no pedimos un nivel de excelencia a películas de acción cuando las protagonizan señoros musculados, ¿por qué lo hemos de pedir cuando las protagonizan mujeres?

miércoles, 11 de diciembre de 2019

Legado en los huesos

Ahora a por la tercera.

La secuela de El guardián invisible me ha gustado bastante más que la primera, pues me da la sensación (sin haberlo leído) de adaptar mejor el libro, entre otras cosas porque aquí la historia se entiende bastante mejor.

La historia continúa con misteriosos asesinatos en Elizondo, pequeño pueblo del navarro valle del Baztan, que guardan una íntima relación con la agente de policía Amaia Salazar y su pasado, cosa que se irá viendo durante la película. Es verdad que deja algunos hilos demasiado abiertos, a expensas de ver lo que hacen con la tercera entrega, pero en general funciona bastante bien y se puede disfrutar incluso aunque no se recuerde bien (o no se haya visto, que con mi memoria tanto da) la anterior. 

Especialmente meritoria me parece la atmósfera que genera, con esa lluvia sempiterna y esa sensación de agobio de que algo va a pasar en cualquier momento, aderezada con unas actuaciones con oficio (tal vez me sobra un poco el personaje de Sbaraglia, que parece que lanza hilos narrativos de los que nadie tira), destacando a la perturbadora Susi Sánchez en el papel de Rosario.

Lo suficientemente buena como para que ahora tenga ganas de ver el cierre cinematográfico de la trilogía del Baztan.

martes, 10 de diciembre de 2019

Crónica de las #Rolea2019 (1)

A estrenarme como Tlatoani.

Toca, como siempre, hacer la crónica lúdico-festiva de las jornadas.

Jueves

Empiezo, como siempre, dirigiendo rol de mesa: Nahui Ollin, donde me lanzo a plantear Quiero la cabeza de Tangáxoan Tzíntzicha. una historia inspirada en la caída del imperio tarasco. Prácticamente un salto de fe por mi parte, con un juego que no domino y una partida no excesivamente desarrollada. Lo que viene siendo lanzarme y a ver qué pasa. Los jugadores ponen mucho de su parte y supongo que también voy teniendo algo de tablas en esto de dirigir, así que la partida termina funcionando sorprendentemente bien.

Por la noche llega el turno de Nuevas voces en el arte, un rol en vivo ambientado en una exposición, con una mecánica muy curiosa de verbalziar los monólogos interiores del personaje y que empieza frío pero acaba siendo muy divertido.

De ahí, por supuesto: ¡de fiesta al Pepe John´s!

Viernes

El viernes es mi "día libre", en el que no dirijo nada y puedo dedicarme solo a jugar. Así, empiezo por la mañana con una gloriosa partida de El séquito, una fascinante ambientación que mezcla la space opera, el siglo de oro español y el Japón feudal con maestría, y dirigida por su autor, Oscar Iglesias, uno de los mayores expertos en PbtA de España. Una partida que podría haber estado jugando durante horas.

Y con estas piezas que le dimos, montó la partida.

Por la tarde toca rol en vivo: This war of mine, que no solo recrea de forma maravillosa las sensaciones del videojuego, sino que resulta tan emotiva que por primera vez en 20 años lloro en una partida de rol en vivo y no es por la risa. Una joyita, de verdad.

Nos vamos ya a la noche, donde juego El pentimento de Caravaggio, una partida de la que, honestamente, no esperaba gran cosa, pero me sorprende gratamente, pues por una parte tengo la suerte de que los jugadores con los que más tengo que interactuar me dan muchísimo juego, sobre todo en la parte de las relaciones personales, y resulta lo suficientemente flexible como para que pudiera sentir que de verdad estaba planificando y ejecutando el robo de una obra de arte.

Luego nosequé del Pepe´s y cubatas a 4 euros... Sigo en otra entrada, por no hacer esta kilométrica.

lunes, 9 de diciembre de 2019

Retorno de #rolea2019

¿Si me dejo la acreditación puesta, sigo en jornadas?

Menos cansado que otras veces (cosa de no haber hecho gaupasa ayer) vuelvo del Ceulaj a casa tras unas Rolea. Aunque a diferencia de otros años vuelvo el mismo día. Ahora, como suelo hacer, hoy me centraré en la ida y la venida, dejando las jornadas en sí para otras entradas, o de lo contrario esto me quedaría kilométrico.

Esta historia empieza el miércoles, con la mochila preparada, el atrezzo dispuesto y las cosas de imprimir impresas, subiendo al coche del amigo Víctor, al que he liado para que se apunte a las jornadas (aunque en mi defensa diré que tampoco opuso demasiada resistencia). Viajamos en alegre compañía hasta Getafe, donde decidimos hacer noche para no hacerlo todo del tirón.

Jueves por la mañana, otra vez al coche y rumbo a Mollina, donde llegamos a eso de las 14, una hora perfecta para comer, en compañía de otros asistentes al evento. 

Elipsis y nos vamos al lunes por la mañana, que se hace increiblemente llevadero al haber dormido, por primera vez en mucho tiempo, casi 8 horas seguidas. Desayunamos, recogemos y carretera. Aunque ahora somos tres, pues la señorita Ainize, nuestra compañera de habitación, no fue con nosotros pero sí volvió. 

Varias horas de viaje, una parada para comer en Madrid y por fin en casa, con la satisfacción de unas jornadas a las que tenía muchísimas ganas, pues son las hermanas pequeñas de mis amadas TdN y a día de hoy me costaría horrores si tuviera que decidir entre unas y otras. El Ceulaj es mi oasis y este tipo de eventos una maravillosa forma de desconectar del mundo. 

¡Que duren muchos años!

jueves, 5 de diciembre de 2019

miércoles, 4 de diciembre de 2019

El batasuni y el euskera

El otro protagonista de esta historia

Esta es una historia que se remonta a los años en los que salía de fiesta los fines de semana, cuiando estaba yo en una popular tienda de bocadillos del Casco Viejo de Bilbao (para quienes lo conocieran, el Dorreko Labea), que se caracterizaba por dos cosas: unos bocadillos embadurnados en mahonesa, que a las 3 de la mañana eran ambrosía de los cielos y un ambiente y decoración muy propios de la izquierda abertzale (algo bastante habitual en el Casco Viejo de Bilbao). 

Yo, que tengo la suerte de ser bilingüe, cuando iba a esa bocatería pedía indistintamente en euskera o en castellano. Ese día me dio por pedir en castellano, y el amigo que estaba conmigo me preguntó cómo es que a veces pedía en euskera y otras en castellano, a lo que le respondí que según me diera usaba un idioma u otro, que para algo sabía dos. 

Entonces hizo su aparición un niñato, con su uniforme de izquierda abertzale y la actitud chulesca propia de la postadolescencia (yo tendría unos 25 y él unos 17-18) y me dice, arrogante, “Euskalherrian euskaraz egin behar da, eta kitto” (en Euskalherria hay que hablar euskera y punto), a lo que le respondí “beno, hori zure iritzia da, baina ni ez nago ados. Gizarte elebiduna gara eta bi hizkuntza dauzkagu, beraz bi hizkuntza erabil ditzakegu”. 

Se quedó mirando con la misma cara de vaca contemplando trenes que tendrá el lector no vascoparlante, así que salté al castellano, “y como veo que no has entendido ni media palabra de lo que te he dicho, te lo traduzco al castellano: somos una sociedad bilingüe y tú parece que no, pero yo sé dos idiomas, así que utilizaré cada vez el que prefiera. Venga, agur”. 

El niñato se fue de ahí con el rabo entre las piernas mientras sus amigos se reían de él. Nunca me ha sabido más rico un bocadillo.

martes, 3 de diciembre de 2019

Perros de presa

Título original: Licántropo.

En los últimos estertores de la segunda guerra mundial, unos niños polacos, recién liberados de un campo de concentración nazi, al no tener a nadie que se haga cargo de ellos son abandonados a su suerte en un castillo abandonado. Sin agua ni comida, y con la amenaza de los perros hambrientos de los alemanes.

El resultado es un híbrido raro entre thriller y película de terror, a ratos El señor de las moscas, a ratos película de susto con monstruos, en la que el ritmo no termina de cuajar y si bien tiene escenas muy interesantes, sobre todo al principio, acaba resultando confusa y aunque muestra muy bien lo alienados que salen los pobres niños del campo de concentración (¡como para no!), nunca termina de quedar muy claro qué nos quiere contar la película y acaba deambulando errática hasta un final un tanto soso.

Bien las actuaciones y bien la ambientación, pero no terminó de captar mi interés del todo.

lunes, 2 de diciembre de 2019

Whamagedon!

Las reglas en inglés (abajo la traducción).

No soy nada fan de las navidades (ahí-ahí ando con el Grinch), pero para una tradición navideña que me hace gracia, pues vamos a compartirla. ¡Es el juego del Whamageddon!

¿Y cómo se juega a Whamageddon? Puede que usted no lo sepa, pero ya está jugando, y estas son las reglas.

Primera regla

El objetivo es aguantar tanto como sea posible sin oír el clásico tema de Wham! "Last Christmas".

Segunda regla

El juego empieza el 1 de diciembre y termina a medianoche del 24. 

Tercera regla

Solo cuenta la versión original. Covers, versiones y remixes no influyen.

Cuarta regla

Quedas eliminado en cuando reconozcas la canción.

Regla de bonus

Publica en redes sociales con #whamageddon cuando seas víctima de la canción.

¿Novato?

Aunque no podemos impedir que envíes deliberadamente a tus amigos al Whamhalla, la intención es que esto sea un juego de supervivencia y no un Battle Royale, así que no seas capullo, ¿vale?

Explicadas las reglas, no podía terminar la entrada sino poniendo el vídeo. Obviamente si lo reproduces con la finalidad de saber qué canción es, porque por el título no caes, no cuenta a los efectos de eliminación. 

Es "casita".

domingo, 1 de diciembre de 2019

Finde pre-Rolea

Plan para una tarde de domingo.

Llega el domingo por la noche, llega la entrada resumen.

El viernes ya hablé por aquí de las jornadas Vieja Escuela y no me voy a repetir. Luego fuimos a cenar unas hamburguesas, para terminar en la lonja con juegos varios, entre ellos Los autos locos.

El sábhado por la mañana la verdad es que se me va un poco en no hacer nada. Pero era la idea, pues a las 3 había quedado para ir a Barrika, pues había un bonito plan teatral. Con motivo del First Saturday habíamos organizado un espectáculo de teatro improvisado para los ancianos de la residencia de Barika, y quedamos contentos con el resultado, pues además pudimos entretener al público, sobre todo cuando nos lanzábamos a cantar,

Por la noche partida de Galactica, con derrota in extremis de los humanos (y bastante que tuvimos opciones con lo que se nos torció la partida).

Domingo por la mañana una nueva sesión de rol con El resurgir del dragón, para luego la tradicional ingesta de pizza argentina, y para cerrar la tarde una de juegos de mesa, con sendas victorias en las partidas de Colonos del Imperio y Blood Rage (donde casi doblo en puntos al segundo clasificado).

sábado, 30 de noviembre de 2019

Jornadas Vieja Escuela

Dirigiendo.

A menos de una semana de las Rolea, ayer tenía jornadas de rol pero en Bilbao. Eran las jornadas de rol Vieja Escuela Con (creo que en su tercera edición), que se celebraban nuevamente en el edificio de la Bolsa de Bilbao, y a las que nuevamente fui a dirigir. Esta vez King´s Rock, un clásico de La llamada de Cthulhu que he dirigido ya unas cuántas veces, aunque tanto el módulo como el sistema de juego tienen algunos arreglos que le he metido para adaptarlos a mi estilo de dirección.

El ambiente genial, una tarde divertida, y aunque al principio parecía que la acústica iba a ser horrible (muchas partidas de rol en una sala es lo que tiene), no fue un escollo tan insalvable como parecía al principio, de modo que la partida se pudo desarrollar con normalidad. 

jueves, 28 de noviembre de 2019

Enviados personajes para #Rolea2019

Dos de mis partidas fusionadas en una.

Una semana queda para las Rolea, y por fin hoy he podido terminar de enviar los personajes a los jugadores preinscritos a mis vivos. Había mandado ya los de La llamada de Cthulhu y Pínteme usted esas meninas, pero me faltaban los de 2084: Numerus Clausus.

Y es que esto no siempre es tan fácil, pues a la dificultad de cuadrar bien las preferencias de los jugadores y tratar de atinar qué personaje irá mejor a cada participante, hay que añadir que algunos se toman su tiempo para responder a los correos, y esto dificulta un poco la tarea. La verdad, no entiendo por qué hay gente a la que le cuesta tanto contestar a un correo que además saben que van a dirigir y en el que a veces es simplemente decir "confirmo que me he inscrito, esta es mi foto".

Además, en el caso de 2084 estaba la dificultad adicional de tener que unificar criterios con la otra directora de juego, aunque en este sentido la verdad es que no ha habido grandes discrepancias. Ahora toca esperar que hayamos acertado y los jugadores disfruten de sus personajes. 

miércoles, 27 de noviembre de 2019

Presentación: Todo lo peor

En la firma de libros.

César Pérez Gellida es un escritor vallisoletano al que descubrí con Memento Mori y me cautivó con Khimera, que presentaba hoy en Bilbao su última obra Todo lo peor, continuación de Todo lo mejor, un thriller con la guerra fría como telón de fondo, y que he aprovechado también para comprar.

La presentación ha sido muy mesa redonda, donde él iba contando cosas sobre su obras, su metodología de trabajo (aunque no lo reconozca, lo que hace es jugar una campaña de rol en la que él es a la vez jugadores y director) y en general de todo un poco. Especialmente interesante es que confirmara que Memento Mori verá la pantalla, en forma de serie, aunque no ha podido decir en qué plataforma.

Con un estilo muy directo y cercano, la charla ha tenido mucho ambiente de colegueo, así como la firma, donde me ha dedicado mi ejemplar de Khimera y mis recién adquiridos Todo lo mejor y Todo lo peor. 

martes, 26 de noviembre de 2019

Los méritos de la OPE

Algo así está siendo mi trabajo estos días.

Estos están siendo días de muchísimo movimiento en el trabajo, y la causa hay que buscarla en las oposiciones, pues la semana pasada empezó el plazo para presentar los méritos de los que han aprobado los exámenes de la OPE de administrativos de la Diputación de Bizkaia, y tienen hasta el lunes para entregar los papeles. Claro, eso es mucho papel y mucha gente, lo que unido a que ya de normal viene mucha gente al registro (en eso no ayuda que cada vez vayan cerrando más registros y manden a todo el mundo al nuestro) hace que días como el de hoy sean de verdadera locura. No habíamos abierto la puerta y ya teníamos a 10 personas en espera, lo que está siendo y será hasta el lunes la tónica habitual.

Sin embargo, aunque es estresante casi no poder ni levantarme para ir al baño, también me sirve para darme cuenta de lo afortunado que soy, y de que que por duro que resulte atender a tanta gente, estoy en el lado bueno de la oposición. 

¡Pero afú!

lunes, 25 de noviembre de 2019

Adquisición: los autos locos

La caja.

Sobran presentaciones para la serie de animación en la que se basa este juego de mesa que probé el viernes y hoy he decidido comprarme. En él, cada jugador maneja uno de los conductores (no se puede ser Pierre Nodoyuna, pero aparece con unas reglas especiales, que son de lo mejor del juego) y con unas mecánicas muy ligeritas simula la carrera para ser el primero en llegar a la meta.

Pero no fueron las mecánicas de juego lo que me enamoró, sino los materiales, y en especial las figuritas, que son una maravilla, sobre las que dejaré que hable la foto.

Solo por esto ya vale la pena.

Ahora buscaré alguien que me las pinte, y cuando tenga el juego más trillado ya haré la oportuna reseña por aquí.

domingo, 24 de noviembre de 2019

Nuevo club del libro

Nosequé de unos libros.

Bueno, pues hoy, tras unas cuántas ausencias, he vuelto a ir al club del libro, ese evento en el que nos ponemos hasta las patas de comida y luego compartimos libros. 

Vamos primero con mi cosecha de hoy, de los libros que me he traído para leer:

-Horizonte rojo, de Rocío Vega: acción futurista y erotismo en el espacio.
-La casa de cristal, de Charles Stross: Ciencia-ficción y petatecnología en un futuro postapocalíptico.
-Fuego blanco, de Preston&Child: Novela de misterio de la saga Pendergast.
-Menudas historias de la Historia, de Nieves Concostrina: Pequeños chascarrillos sobre Historia.

Me traigo también, como devoluciones, el recopilatorio de 13 Rue del Percebe, de Ibáñez y Mentir es encender el fuego, de Francisco Panera. 

Por último, como novedades he aportado:

-El mago de Oz, de Frank L. Baum, que no necesita presentación
-Estudio en escarlata, de Arthur Conan Doyle, la primera novela de Sherlock Holmes
-Erebos, de Ursula Poznanski, novela sobre un videojuego muy absorbente y peligroso.

sábado, 23 de noviembre de 2019

El camping

Ese puente lo empezó mi padre.

Ayer, aprovechando que tenía el día libre, acompañé a mi padre a Medina, a llevar la tele vieja (y a podar un ciruelo, aunque por circunstancias atmosféricas no fue posible) y al ir aprovechamos para visitar un lugar icónico de mi infancia, el camping La isla, de Villalázara (Burgos), donde solía ir los fines de semana de mi infancia tardía (de los 11 a los 16 más o menos) y que llevaba sin visitar más de 25 años.

Empezamos a ir porque mi sistema respiratorio, que siempre ha sido un poco infame, aconsejaba un poco de aire puro, en una época en la que de forma casi literal me daba alergia Bilbao (tal cual, era volver y ponerme malo, claro que el aire del Bilbao de los 80 era de todo menos saludable), y recuerdo que al principio lo cogía con ilusión y ganas, pero ya los últimos años mis padres me llevaban a rastras, y el buen tiempo era síntoma de "mierda, toca la temporada de perder los fines de semana en el camping, cuando lo que me apetece es quedarme en Bilbao con mis amigos", y era horrible sufrir aquellos atascos que se organizaban para volver los domingos por la tarde. 

Pero si quitamos esa parte de la adolescencia en la que lo último que quiere uno es pasar tiempo con sus padres, aquella época tuvo sus cosas bonitas, hice amigos (aunque no conservo contacto de nadie de aquella época) e incluso hubo momentos de guion de comedia romántica barata cuando el azar tuvo a bien hacer que un verano coincidiera en el camping con una chica de la escuela que me gustaba mucho, aunque a diferencia de las películas, no pasó absolutamente nada. 

Pues lo dicho, ayer pude visitar otra vez el camping (mucho más pequeño de lo que era en mi cabeza), ver el río en el que nos solíamos bañar, y salvo lo de las dimensiones, pues la verdad es que estaba casi todo más o menos igual que cuando lo vi. Así que fue bonito.

jueves, 21 de noviembre de 2019

Retocando Numerus Clausus

Operarios terraformando el vivo.

Una de las actividades que llevaréa Rolea, ya lo comenté por aquí, es Numerus Clausus, el vivo oficial del juego 2084, y de hecho el rol en vivo del que nace el juego 2084. Pero es un vivo que escribimos ya hace 10 años (¡cómo pasa el tiempo!), de manera que queríamos añadir unas cosas y cambiar otras que a lo mejor ya no funcionan tan bien. Por eso hoy nos hemos reunido Ainize y yo para ver qué retoques hacíamos, entre los que están escribir algún personaje nuevo, tan despreciable que hace que después de escribirlo me sintiera muy sucio. Pero confieso que escribir personajes odiosos es francamente divertido.

Ahora a la espera de que los inscritos se dignen a mandar el correo de confirmación, estoy con las ganas de ver qué tal queda el vivo después de tanto tiempo sin dirigirlo (la última vez fue hace 5 años y medio).