martes, 20 de agosto de 2019

Turno de barra improvisando

En el escenario.

Si un clásico de la Semana Grande de Bilbao es el monólogo de Goyo Jiménez, otro es el turno de barra en la txozna de Moskotarrak (con este ya van 20 años sirviendo bebidas), día que aprovecho para juntarme con muchos amigos, que vienen a echar una mano.

Pero este año hubo una razón por la que me tuve que ausentar, y es que a las 20:15 tenía en el escenario de Txomin Barullo una actuación de teatro improvisado en la que, como puede deducirse en la imagen, yo era uno de los actores.

Me divertí bastante haciéndola, ya que soy muy fan de hacer el tonto, pero la pena es que las condiciones sonoras no eran muy allá, y entre que el sonido era atroz y que el micrófono nos lastraba, no pudimos llevarlo por donde realmente nos habría gustado, e incluso había momentos en que nos era imposible oírnos entre nosotros.

Pero me lo pasé pipa, que es lo que cuenta.

lunes, 19 de agosto de 2019

Confusio

Anunciando flanes.

Un clásico de la semana grande de Bilbao es ir a ver a ese maravilloso monologuista que es Goyo Jiménez, ya una tradición por estas fechas. 

Esta vez nos presentaba un show con un poco de refrito, todo hay que decirlo, recuperando chistes viejos y combinándolos con otros nuevos, pero con una gracia que hace que ya se puede tirar dos horas contando en bucle el chiste del perro Mistetas, que te vas a reír igual.

Con un humor algo más bruto que en otras ocasiones (yo encantado con eso), tal vez no haya sido uno de sus mejores números, pero tampoco ha sido de los peores (ese diría que fue el de 2016), de modo que salgo otra vez contento y con ganas de repetir.

domingo, 18 de agosto de 2019

Umbras 2019

El retorno de las meninas.

Este mes tengo el blog tan abandonado que temo que me lo quiten los servicios sociales, y el motivo es que este fin de semana también he estado fuera. Concretamente en Huarte (Navarra), disfrutando como todos los años de las Umbras de Alter Paradox, mi metadona para superar la resaca de las TdN.

Empezaron el jueves, que nos reunimos a mediodía para ir en el coche, y una vez allí la clásica rutina de comer en el centro comercial, inscribirnos y tomar posesión del hotel. Por la tarde asisto a una interesante charla sobre PbtA y por la noche juego un rol en vivo de Star Wars, Torneo de Sabacc, haciendo de wookie.

Ese día no me retiro muy tarde, lo que me permite estar vivo por la mañana del viernes, con lo que aprovecho para probar el juego de rol Dancú, que tenía curiosidad. La partida y la ambientación bien, pero el sistema... creo que hace 25 años ya me habría parecido malo.

Por la tarde juegos de mesa sin nada especial que reseñar y por la noche a reír un poco, dirigiendo un pase de Pínteme usted esas meninas que, lógicamente, no mola tanto como el pase con disfraces, aunque también disfruto. Mas no acababa ahí el viernes, ni mucho menos, pues es el día de la fiesta, así que por ahí anduvimos, con la música y los cubatas, hasta las 6 de la mañana, más o menos.

El sábado a la mañana no da mucho de sí, y por la tarde, además de probar algunos juegos de mesa (quería jugar a Apocalypse World pero no quedaban plazas) termino jugando como artista invitado la sesión de la campaña de Masks de unos amigos.

La noche tiene un plan bastante parecido, pues hago otro pase de Las meninas, pero esta vez por invitación (iba fuera de programa) y el resultado es maravilloso, con una partida que alcanza niveles de absoluta genialidad. De ahí un rato a tomar el aire (hacía mucho calor) y sobre las 3 a la camita.

Domingo por la mañana, pues poca cosa; desayunar, probar algún juego de mesa, la clausura y al coche. Vuelta a Bilbao y ganas de que vuelva a haber jornadas de este estilo, que me dan muchísima vida.

miércoles, 14 de agosto de 2019

¡Vacas!

Estas no, de las metafóricas.

Hoy toca otra vez echar la persiana, para estar dos semanas sin trabajar. Aunque me hubiera gustado cogerme agosto entero, eso en mi trabajo es una quimera, por lo que me he tenido que contentar con esta dinámica de una semana sí, una semana no, y ahora al fin podré coger un periodo más o menos "largo" y no volver hasta septiembre. Parecido al año pasado.

martes, 13 de agosto de 2019

Martes 13

Se supone que da mala suerte, pero es mono.

No, no es que me haya dado por adoptar un gato (mi alergia no me lo permitiría), simplemente que no se me ocurría qué contar hoy en el blog y el recurso de la fecha era ir a lo fácil.

lunes, 12 de agosto de 2019

Improvistories

¡Y el guion sin estudiar!

Este sábado empiezan las fiestas de Bilbao, la Semana Grande, y me apetece tanto como una ración de callos con tachuelas para desayunar. Pero dentro de las pocas ganas que tengo a dichas fiestas hay algo que sí me apetece, y es una improvisada (no podía ser de otra manera) actuación teatral que tendrá lugar el lunes por la tarde (y a ver cómo me apaño, que ese día tengo turno de barra) con algunos compañeros de la familia Sagaz. 

Pero aunque pudiera parecerlo, el enfoque será muy distinto al habitual, y para este espectáculo, en la txozna de Txomin Barullo, ofreceremos un formato nuevo, y que esperamos que sea del agrado del público.

domingo, 11 de agosto de 2019

Finde postTdN

El vaso molón.

Entre una cosa y otra estoy teniendo el blog un poco a dieta, y como no me gusta que pasen muchos días sin actualizar, pues me voy al recurso fácil de siempre, que es contar el fin de semana.

El viernes, al salir del trabajo, recibí visita de Piero y Valle, amigos de jornadas, que este año no asistieron a TdN pero vinieron al norte a hacer turismo, con lo que aprovechamos para quedar y comer juntos, una visita guiada por Bilbao y luego a Gorliz a visitar a Ainize (¡y el peluchoso perro Pixar!).

El sábado se me fue el día un poco en nada, aunque aproveché para ir trayendo la colección de Batman, que descansaba en el trastero de mi padre. Luego quedé con unas amigas para tomar algo y cenar, antes de ir con más gente de Abaco a tomar unas copichuelas, como la que se ve en la foto. La bebida no me gustó mucho de sabor, pero el vaso molaba infinito.

Hoy domingo, he aprovechado la mañana para dar una vuelta, luego un poco de sofá de sobremesa, y por la tarde rol, con una nueva sesión de una campaña corta de Vampiro: Edad Oscura, que empezó con un one shot y ya va por la cuarta entrega.

Y eso ha sido más o menos todo.

jueves, 8 de agosto de 2019

El sofá

El chiquitín.

Aunque lleva ya una semana en casa, todavía no le había dedicado una entrada y creo que le merece, pues es una de las joyas de la casa y algo sobre lo que voy a pasar mucho tiempo.

Lo cierto es que tenía el chincho de comprarme un buen sofá, acostumbrado a haberme apañado con sofás normalitos que, por baratos o demasiado clásicos, no me terminaban de enamorar, y como tenía espacio para ello me decidí por un amplio sofá con chaise-longue (es decir, cheslong) y me fui a la tienda para comprarme un sofá de capricho.

Quiso el destino que la fecha de entrega fuera justo el día posterior a mudarme, pero el karma tuvo a bien lesionar al repartidor, por lo que recibí el fatídico mensaje de que la entrega se retrasaba. 

Esto era el domingo, y yo el miércoles me iba a Mollina, de modo que ya me estaba viendo que me quedaba sin sofá hasta septiembre. Afortunadamente, el mismo lunes me llamaron para decirme que me podían traer el sofá el martes, y a la salida del trabajo, ya me estaban esperando los repartidores en el portal, sofá en ristre, para subirlo y montarlo.

Y como creo que ya he estado hoy mucho rato sin usar el sofá hoy, apago el ordenador y me voy un momento al salón. Es para una cosa...

miércoles, 7 de agosto de 2019

Crónicas Tendeneras - 2019 edition (2)

Si Vampiro: La mascarada es rol gótico, esto es rol barroco.

Seguimos con esto de contar qué pasó en las jornadas:

Sábado

Toca, con dolor, madrugar, porque tenía que dirigir. 2084, en una partida que termina con los personajes sometidos a un trámite de audiencia (eufemismo de 2084, y no es agradable), y como la partida es corta, me voy a la piscina. Simultáneamente se dirigen mis vivos Bob Esponja y Grease, por parte de los directores sustitutos. 

A la tarde me toca dirigir rol en vivo, y me pongo en la piel de Michael Curtiz, pues Casablanca vuelve al CEULAJ, un sitio idea donde dirigir esa partid, ya que el espacio con dos pisos y piano es ideal para simular el Rick´s y jugar esa partida, lo que unido a los disfraces sirve para emular la atmósfera de la partida.

Por la noche juego otro rol en vivo, Xperience, ambientado en el mundo de Westworld, donde soy un niño rico con problemas de odio hacia su familia, sometido a una cruel terapia por parte de un psicólogo perturbado. La partida la disfruto como un gorrino, pero se me hace demasiado rápida, tanto que cuando parecía que empezaba... se terminó.

Después de eso, para no variar, a por unas copichuelas al Pepe´s.

Domingo

Esto ya se está terminando, pero aún hay mucho rol que dar. Nuevamente una de 2084 por la mañana, piscinazo y a preparar la partida a la que más ganas le tenía de estas jornadas, esa gamberrada que es el rol en vivo Pínteme usted esas meninas.

Tenía mis dudas sobre cómo iba a salir, pero pese a alguna gamba que se me cuela al escribir, funciona muy bien y los jugadores (que son realmente quienes tienen el mérito) me regalan una comedia maravillosa, que me arranca no pocos ataques de risa. Y el tema visual, creo que la foto lo define. 

Para terminar, una partida de rol de mesa, la peliculera Mentes en blanco, con el sistema Hitos, y de ahí al Pepe John´s, donde por fin puedo salir de fiesta sin el freno de mano echado, y cosa que es poco habitual en mí, estoy hasta que cierran el bar y vuelvo a dormir ya de día, tras desayunar unos churros en alegre compañía.

Las TdN son eso a lo que todos los años dedico dinero, tiempo y esfuerzo, pero cada euro invertido, cada tecla pulsada, cada hora de sueño perdida y cada kilómetro viajado merecen la pena por la experiencia de vivir 4 días en un oasis de despreocupación y absoluta felicidad.

martes, 6 de agosto de 2019

Crónicas Tendeneras - 2019 edition (1)

Con esto comenzaban mis jornadas.

Venga, al turrón. Ahora que he dormido algo, voy a hacer la clásica crónica de las jornadas TdN, con las partidas jugadas y dirigidas, y los eventos en general.

Jueves

Por la mañana, tras acreditarme, me voy al sitio de referencia de estas jornadas: la piscina, donde me doy el proverbial baño de antes de comer. Para no salir del CEULAJ y evitar aglomeraciones, me como unas patatas en el merendero, en compañía de Luis Barbero (coautor de Cultos Innonbrables), y aprovechamos para dar forma a un par de ideas roleras.

Otro baño en la piscina y me lanzo a dirigir mi primera partida, de 2084. El juego parece gustar, recibo críticas positivas y la pregunta que más he oído en las jornadas "¿y cuándo se publica"? Pronto, pronto...

Por la noche una de zombis, con Until your second death, donde me toca ser el presidente en funciones de Australia en un laboratorio, tratando de salvar a un grupo de civiles, pero se convierte en un gallinero, más parecido a pastorear gatos, y por no escucharme mueren todos de forma horrible.

Habían terminado las partidas del jueves, pero aún quedaba carrete, pues había que salir de fiesta, lo que es uno de los alicientes de estas jornadas (y de las pocas veces a lo largo del año que salgo de fiesta motu proprio). Un par de copazos (estúpidos, sensuales y sobre todo baratos cubatas de Mollina) me voy a dormir sobre las 5 o así.

Duermo unas tres horas, voy a desayunar y me apunto a una partida de rol en mesa de Dungeon World, donde me lo paso pipa con un explorador y su búho-mascota Ow, en este juego de fantasía épica y narración compartida que me encanta. Evidentemente tras la partida, y después de comer, piscinazo. Creo que no perdoné ni una.

Por la tarde juego La caja Schrödinger, una partida en vivo de ciencia ficción, de las de estar sentados alrededor de una mesa, que no está mal, y tiene momentos de debate filosófico muy interesantes. 

Llega la noche y sacamos la droga de la caja para ayudar a Marina a dirigir Descenso al Infierno, un rol en vivo con un toque narrativo, muy onírico, cuya estructura es muy similar a los ejercicios de improvisación teatral y en el que la poesía juega un papel muy importante. 

¿Y a dónde vamos cuando termina la partida? ¡Premio, al Pepe´s!

Mañana sigo con el resto de la crónica.

lunes, 5 de agosto de 2019

Retorno de #Tdn2019

Esperando a #TdN2020 con unos churros.

Lo malo de las Tierra de Nadie es que se terminan y toca volver a la realidad. Como de costumbre, hoy no voy a hablar de las jornadas, sino de cómo fue ir y volver de Mollina a Bilbao.

La ida ya partía con una cierta dosis de suspense, con todo el tema de la huelga del aeropuerto que, por suerte para mí, fue desconvocada. Eso permitió que tras el madrugón, a las 8:30 yo ya estuviera subido en el avión, y sobre las 10 de la mañana en el aeropuerto de Málaga. 

De ahí tocaba ir a Mollina, por lo que fui a la estación de autobuses, y tras esperar como hora y media por fin cogí el destartalado Málaga-Mollina, digno de algunos relatos de H.P. Lovecraft, pero que me dejó ahí sin mayores complicaciones.

Llegué, hice checkin en el hotel (esta vez varié, fue el La Nuit) y quedé con unos amigos que tenían el mismo plan que yo de ir el día antes (una costumbre cada vez más extendida) y fuimos a comer al Saydo, para hacer sobremesa en la piscina. 

Una tarde de delicioso no hacer nada más que chapotear y saludar gente, para por la noche hacer la primera visita al Pepe John´s, si bien por la cosa de dosificar me retiro bastante pronto.

Dejamos el relato con un Jokin y su mochila caminando hacia el CEULAJ el jueves a mediodía para dar un salto al futuro y plantarnos en la mañana del lunes.

Despierto tras dormir apenas un par de horas, voy a recepción, donde me despido de mucha gente y me recoge el vehículo que me ha de llevar a Málaga. Con una amena charla (sobre todo el rato que, para evitar el macroatasco paramos en un bar a desayunar) llegamos a la capital, donde comemos y me despido, antes de que me acerquen al aeropuerto. Allí me quito la acreditación del cuello y vuelvo a la realidad cuando subo al avión, pensando en cuánto tiempo falta para la próxima edición de las jornadas.

miércoles, 31 de julio de 2019

martes, 30 de julio de 2019

Venganza bajo cero

Liam Neeson parodiando a Liam Neeson.

Hace mucho tiempo que "Liam Neeson matando" se convirtió por derecho propio en un subgénero del cine de acción, y dentro de este está el subsubgénero "Liam Neeson clama venganza porque se han metido con su familia".

Pues esta película va, parece un chiste, de que unos malos secuestran y asesinan al hijo de Liam Neeson, por lo que él decide vengarse, iniciando una verdadera guerra de bandas que sembrará de cadáveres un tranquilo pueblo de Colorado. No creo que sea muy controvertido decir que hay villanos del cine que se merecen lo que les pase. ¿De verdad, no aprenden?

Ya con esta premisa, la película no puede ser muy seria, y la verdad es que directamente ni lo intenta. No es explicitamente una comedia pero sí que se toma a sí mismo con muy poca seriedad, con momentos de un humor negro bastante peculiar, que rompe la solemnidad, o villanos que son completamente de opereta, hasta niveles ridículos. A ratos es tan paródica, que literalmente lleva la cuenta de los muertos, aunque en esta entrega Liam Neeson está más comedido, pues mata pero poco (para lo que es él, se entiende).

Fui a ver una película palomitera de acción y me encontré con una cosa rara, que creo que juega a ser de los hermanos Cohen (¿cómo no acordarse de Fargo?) pero no llega ni por asomo.

lunes, 29 de julio de 2019

¡Intenné!

La ñapa provisional.

Lo que diferenciaba una casa de un hogar era tener un fuego alrededor del que arremolinarse. Pero eso estaba en la antigüedad, y hoy ese fuego es la conexión a Internet.

A las 15:00 tenía cita con el operario, y aunque algo más tarde, por fin ha aparecido y me ha dado de alta el servicio. Problema: el router está en el salón y el ordenador en el despacho, y aunque he hecho el agujero y las canaletas, el cable no era lo suficientemente largo, así que mientras consigo uno, he tenido que recurrir a la solución de emergencia de la ventana. Mañana ya lo tendré todo más bonito.

domingo, 28 de julio de 2019

Mudado

Hogar es donde está el ordenador.

Podría hacer la típica entrada de crónica de fin de semana, hablando de que el viernes fui de visita a la Euskal Encounter y luego al cine, o que el sábado fui otra vez a la Euskal, donde estuve jugando a juegos de mesa y probando las gafas en 3D. Pero de lo que más tengo que hablar es del constante llevar cosas de una casa a otra, pues hoy me he mudado definitivamente. 

Por la tarde unos amigos con la furgoneta me han ayudado a trasladar lo más pesado (tele y ordenador, junto con muchas bolsas) y finalmente hoy dormiré aquí. 

Aún sin internet, y escribiendo desde el móvil, se supone que mañana me lo instalarán. También se supone que mañana me traían el sofá, pero se ha debido de lesionar el repartidor, y me temo que de momento no va a poder ser.

sábado, 27 de julio de 2019

MiB International

PiB (Persons in Black)

Una nueva entrega de la saga de los superagentes trajeados que expande su universo y aquí se deja fuera a los emblemáticos J y K (pero sin olvidarse de ellos) para introducir a los nuevos agentes H y M, repitiendo un poco el esquema de recluta conoce la agencia y salva al mundo en su primera misión (lo que no es raro, pues los Men in Black siempre salvan el mundo).

Esta cuarta película de los hombres de negro nos ofrece lo esperado, una película de aventuras y humor, con mucho cachivache y muchos aliens, aunque con un giro de guion que si pretendía ser sorpresivo no lo es en absoluto.

Lo que sí fue como para pegar fuego al cine fue el cameo del youtuber Elrubius, pues alguien tuvo la feliz idea de pensar que era mejor adaptar cierta escena según el famosete de turno en cada país, y la escena queda pegote no, peor, con un collage cutre, mal hecho y completamente innecesario. Lo peor no ya de la película, sino una de las mayores atrocidades que he visto en mi visa en el cine. Literalmente cambian la imagen de la película original y, como si de un video de cachondeo se tratara, plantan la imagen del youtuber encima del original, con un resultado más allá de lo indignante.

¿Montaje cutre hecho con el Photoshop? ¡No, es tal cual se ve la película en los cines españoles!

La película bien, pero esa escena me hizo desear que vinieran los MiB a mi casa a neuralizarme y borrarme ese recuerdo.

viernes, 26 de julio de 2019

El despertador se muda

Ya está en su nuevo reino.

Hoy se ha cerrado otra importante etapa del inminente cambio de casa, y es que la próxima vez que vaya a trabajar será desde mi nuevo domicilio, ya que el domingo me instalaré definitivamente en el piso, con lo que pasará de ser un mero inmueble de mi propiedad a ser mi casa.

Eso implicará un pequeño cambio de rutina por las mañanas, cambiando la ruta para ir al trabajo, que a partir del lunes me pillará más cerca. No tanto como mi antiguo trabajo, que es donde Esteba cuando compré, pero cinco minutillos cada mañana ya me ahorro.

Quedan solo un par de días antes de la mudanza y luego está la parte de dejar el otro vacío antes del miércoles. ¿Quien dijo pánico?

jueves, 25 de julio de 2019

La piscina de San Mamés

Esta no, la de abajo.

Hoy he ido a un sitio que rara vez suelo frecuentar: el estadio de San Mamés. Pero no he ido a ver fútbol, ni mucho menos a jugarlo, sino a probar el nuevo polideportivo municipal que han inaugurado creo que esta semana, y más concretamente las piscinas (que con este calor apetece mucho).

La ida ha sido un poco odisea, pues no sabía dónde estaba la entrada y en respeto a la ley de Murphy me he metido por donde no era, así que he acabado rodeando el estadio bajo el sol. 

Cuando por fin lo he encontrado, he ido a los vestuarios y luego he dado un poco de vuelta para encontrar el acceso a las piscinas (spoiler: lo tenía delante de las narices) y por fin he ido a la zona líquida. Daba gusto, verlo todo tan nuevecito y reluciente, sin estar además demasiado petado de gente, y lo que es mejor: con chorro de agua. Ahí he estado un rato agradable mojándome cual arenque.

Supongo que iré más veces, pero tiene su guasa que lo abran justo ahora que estoy a punto de cambiarme de casa y la que vaya a dejar está más o menos al lado de San Mamés. Pero bueno, más lejos estás San Inazio y El Fango, y a esas suelo ir dando un paseo.

martes, 23 de julio de 2019

El rey león

Me parece fatal que no sea de la Metro.

La clásica de animación es una de mis películas Disney favoritas, así que iba yo al cine con la ceja arqueada, temerosa del destrozo que pudieran hacer. Pero bueno, he de decir que salva los muebles.

¿Aporta algo esta nueva versión? La verdad es que no mucho, pero tiene su encanto verla con aspecto de documental de animales, pues hay que reconocer que los bichos están muy bien hechos y tal que parece estar protagonizada por animales de verdad (y los cachorros son igual de adorables que en la original). Lo que no tiene es la magia que sí tenía aquella, ni el ritmo, pues al ser más larga se hace más lenta, pese a que en ocasiones parece que es lo contrario, que juega a entrelazar escenas clásicas una tras otra.

Obviamente es imposible valorar esta película sin compararla con la otra y es inevitable ver las cosas que ha cambiado. En general está muy bien que sea prácticamente un calco, aunque algún añadido (una canción que meten de pegote) me rechinaba un poco, pero lo que no les perdono es que se hayan cargado el mejor chiste de la película... ¡Pumba, que hay niños delante!

Me ha gustado mucho, probablemente lo que más, el personaje de Scar, que teniendo un toque distinto, consigue volver a ser un villano peligroso y traicionero, repleto de carisma que inspira miedo en sus escenas. (Aunque precisamente su número musical queda aquí muy deslucido).

En definitiva, ¿es una película necesaria? En absoluto. No pasa de ser una curiosidad para los fans de El rey león, y otra oportunidad para volver a canturrear las canciones. Eso sí, ¿qué parte de es la noche del amor no entendió John Favreau?

lunes, 22 de julio de 2019

Menú para #TdN2019

El cartel mola.

Pasada la barrera del F5, con excepción de la mañana del viernes y la noche del domingo ya tengo planificado mi programa de actividades para las TdN, que son dentro de 10 días.

El jueves empezaré dirigiendo rol de mesa, con partida de 2084, que ya ha sido anunciado y por la noche una de zombis, jugando el vivo de After your second death. Después me imagino que me iré a emborrachar por ahí, como manda la tradición.

El viernes por la mañana intentaré pillar algo de rol interesante y por la tarde la ciencia ficción se juntará con el terror en la partida que jugaré: La caja Schrödinger. Por la noche ayudo a dirigir Bajada al infierno, partida de rol en vivo de Marina Santiago.

Sábado por la mañana a dirigir 2084 y por la tarde a dirigir Casablanca, vivo que escribí hace ya 10 años, y que no sé qué tal habrá envejecido. Por la noche juego Xperience, partida en el mundo de Westworld, y de cuya autora soy fan. 

Llega el domingo, con más 2084 por la mañana y mi actividad más gamberra, el vivo Pínteme usted esas meninas, que tengo ganas de ver qué tal queda. Después será la clausura, y por la noche no tengo actividad, por lo que intentaré pillar algo de rol o rol en vivo y si no me iré de fiesta hasta que se haga de día (cosa que sucederá posiblemente aunque juegue partida).

Naturalmente, entre partida y partida me dejaré ver por la piscina, ya que está.

Bonus track: aunque no las dirijo yo, en TdN también estarán mis partidas de rol en vivo El mejor lugar, Grease, Bob Esponja y El tiempo de los erizos, cortesía de Necro, Xavier Fiber, Andrea Moonesia y Miguel Terol, que se han animado a la "dirección subrogada de vivos".

domingo, 21 de julio de 2019

Finde con F5 y reformas

La lonja parece otra.

Siguiendo con la dinámica de trabajar más en vacaciones que fuera de ellas, ya ayer adelanté que había tocado currar también en la lonja, pero voy a hablar del fin de semana en general, que es lo típico de los domingos. 

El viernes por la tarde me acerqué a la lonja, no a currar sino a jugar (que bastante había currado ese día en casa) y tras echar unas partidillas al How to rob a bank, el Skulls&Roses y el Bang!, me fui a casa, que estaba cansado y quería aprovechar la mañana del sábado.

Como lo de recortarlas no me estaba quedando muy allá y no eran caras, me fui de nuevo a Leroy Merlin a por tablas (esta vez del tamaño adecuado) y barra de armario, pero esta vez volví en metro y no dándome el paseo. Comí, fui a casa a instalar baldas y armario y de ahí a la lonja, a rasear paredes.

Por la noche tocaba evento festivo con la gente del club del libro, primero con comida y bebida en casa y luego de txoznas, que eran fiestas de Barakaldo, más o menos hasta las 4, que yo no podía ni con mi alma y además hoy también me quería levantar pronto.

La razón es que a las 10 de la mañana tocaba F5 para apuntarme a las actividades de TdN, lo que no ha ido del todo mal. Luego a llevar más cosas al piso y de ahí a la lonja a pintar. 

Tras un rato de trabajo, nos hemos zampado unas pizzas, hemos vuelto un poco al tajo y ya a las 17 un descanso para jugar un poco a rol, con una nueva entrega de la campaña El enemigo interior de Warhammer, de la que hoy hemos comenzado el último libro.

Y eso ha sido el fin de semana. Muero.

sábado, 20 de julio de 2019

La semana de "vacaciones"

Acabar de colores, una constante.

Esta semana no he ido a trabajar, pero mentiría si dijera que no he trabajado. Por un tema de cuadrantes vacacionales me tocaba no ir esta semana y he aprovechado para seguir adecentando la casa. Pintar la cocina, con todo lo que ello implica, amueblar y retocar los armarios. Para eso me fui a Leroy Merlin, a comprar unas tablas a medida (que encima hubo que serrar porque no me di cuenta de que el vestidor tenía más espacio en un lado que en el oro) y volví dando un paseo, sin ser consciente de la solana, con lo que encima me quemé. Al menos las baldas ahora quedan chulas. En la compra cogí también una barra para el armario del dormitorio, que las que venían estaban muy viejas y combadas, otro día iré a comprar otra barra como esa.

Pero por si no fuera poco con la reforma hogareña, también estamos pintando el local de Abaco, de modo que el otro día estuve ayudando a tapar los murales y las puertas (lo bueno es que ahí estamos unos cuántos) y hoy he ido un rato, a darle a la espátula y quitar el gotelé de las columnas, para rasear antes de pintar.

Mañana más y mejor.

viernes, 19 de julio de 2019

El cuento de las comadrejas

¡Cuidado con ellos!

En este remake de "Los muchachos de antes no usaban arsénico" un grupo de ex-cineastas argentinos, ya ancianos, conviven en una mansión en las afueras, todo el día a la gresca y con comentarios hirientes, pero en el fondo bien avenidos. Su paz, solo interrumpida de vez en cuándo por las comadrejas, se ve turbada cuando aparecen dos comadrejas, más metafóricas, en forma de dos timadores que quieren despojarles de la casa.

Ahí empieza un juego de intelectos, un duelo de cerebros para ver quién engaña a quién, en una obra completamente teatral y una fina capa de humor negro en la que las grandes actuaciones (si bien a la madrileña Clara Lago le bailaba demasiado el acento argentino) ayudan a generar una atmósfera en la que en todo momento parece que va a acabar reventando todo, con escenas como la de la partida de billar o el juego del te de la última escena que resultan soberbias.

Es de agradecer ver en pantalla al Luthier Marcos Mundstock, con su tan característica voz, y resulta completamente entrañable la relación entre Graciela Borges y el adorable abuelete al que da vida Luis Brandoni con ese toque que sabe darle Campanella. ¿Y qué decir de Óscar Martínez? Pues que es uno de los mejores actores argentinos de la actualidad, y se nota.

Por ponerle alguna pega, hay algún momento en el que se hace un poco lenta, y que si el final pretende sorprender no lo consigue del todo, aunque sí que hay algún giro que tiene su gracia. Como tiene también su gracia esa indirecta ruptura de la cuarta pared con la que juegan a veces sus personajes.

jueves, 18 de julio de 2019

¿Cocinar es hacer una cocina?

Homenaje a Casablanca.

Seguimos con la reforma de la casa. El lunes me trajeron los muebles del salón, hall y cuarto de invitados, y ayer parte del armario de la cocina, que me han procedido a montar hoy. Pero antes de eso tuve que (lo que ya contaba aquí) desmontar el mueble viejo, pegarle una limpieza a fondo (había una cantidad de roña y mierda digna de película de terror) y, ya metidos en harina, me puse a pintarla, que no me gustaba el color de las baldosas.

Me informaron de que existía pintura especial para azulejos, y fui a una tienda cercana para preguntar, de donde salí con la masilla para las junturas, el rodillo y los botes de pintura. Poco después de empezar ya me estaba arrepintiendo.

No solo porque es muy laborioso (he sudado más cualquiera de estos días que en cualquier visita al gimnasio) y te pringas de pintura hasta los sobacos, sino porque no siendo profesional del sector, la pintura no me queda igual en todas partes y tengo en algunos lados de la pared unos gurruños de pintura seca apelmazada que parece que haya querido reinventar el gotelé. Cierto es que una segunda mano mejora bastante el descorazonador aspecto que dejaba la primera, pero aún se le siguen viendo las costuras. Probaré con una tercera, a ver así qué tal.

Lo malo también ha sido el largo rato que me he tirado hoy rascando y limpiando el suelo, pues no importa cuántos plásticos y cartones pongas, la pintura es inteligente y siempre encuentra el modo de abrirse camino.

miércoles, 17 de julio de 2019

Yesterday

El 0º Beatle

¿Qué pasaría si los Beatles, la que probablemente sea la banda musical más famosa de la Historia, nunca hubieran existido y solo un músico de poca monta fuera capaz de recordar sus canciones? Exactamente esa es la premisa de Yesterday, donde un fenómeno extraño hace que los Beatles desaparezcan retroactivamente de la historia, y su protagonista Jack Malik se dedica a reinventar sus canciones, para convertirse en una superestrella mundial de la música.

¿Y qué tenemos? Pues la mil veces vista historia de músico que se convierte en estrella y la eterna contienda entre las mieles del éxito y el dinero y la vida sencilla de músico de barrio con los amigos de toda la vida, intentando compatibilizar ambas cosas, todo ello aderezado con mucha música de los Beatles, cosa que a mí me gusta bastante (culpa de mi padre, que me contagió el gusto por este grupo), pues es la verdadera protagonista de la historia.

Lo que me gustó es que, dentro de lo surrealista de su premisa (un apagón que hace que los Beatles, y ya de paso la Coca-Cola, desaparezcan de la memoria colectiva), todo lo demás resulta aceptablemente plausible, salvo quizás el personaje de Kate McKinnon, excesivamente caricaturesco.  

Por lo demás, pues lo que era de esperar, una película divertida y buenrollera, plagada de canciones memorables del cuarteto de Liverpool.

martes, 16 de julio de 2019

Anunciado 2084

Me encanta la portada.

Lo que era un secreto a voces por fin es oficial, y es que ayer Nosolorol anunció que va a publicar 2084, juego de rol del que soy autor, y de cuya ambientación distópica he hablado en más de una ocasión en este blog.

El proceso ha sido largo, y aunque el texto se empezó a escribir allá por 2010, entre una cosa y otra estuvo el tema muy parado y no fue hasta 2015 que se envió a la editorial. Pero en ese momento Nosolorol había dejado de ser la modesta editorial de amiguetes que era cuando nació la idea del juego y era ya una editorial líder en el sector, que sacaba docenas de juegos al año. 

Enviamos el texto, y aunque llegamos a dudar de que saliera, cuando por fin vimos que iba pasando las fases de corrección e ilustración, empezamos a creer que era una realidad, y lo de ayer lo constata. 

Ahora el siguiente paso es tener el libro entre mis manos, algo de lo que obviamente ardo en ganas.

lunes, 15 de julio de 2019

Spiderman: Lejos de casa

Comienza la fase 4 de Marvel

Después de la épica de Endgame la fiesta de Marvel sigue, y el nuevo comienzo es protagonizado por el que bien podría ser el personaje más icónico de los cómics de Stan Lee: el amigable trepamuros, que pasa a ser el nuevo buque insignia de la factoría. 

He de reconocer que no de termina de convencer esta visión de Spiderman (el pupilo tecnificado de Tony Stark), y hay detalles que no me gustan mucho (esa MJ que es MJ pero no, ese Flash Thompson que de Flash tiene solo el nombre o que Tia May pase de ser una entrañable ancianita a ser todo un sex symbol), pero con los años me voy haciendo más flexible con estas cosas y además respeta elementos fundamentales del personaje, como la eterna lucha de Parker para compaginar su vida personal y su trabajo como superhéroe. Y lo que es importante: es muy divertida, con momentos de verdadera carcajada, que al final es lo que se le pide.

Aquí nos plantean una trip movie juvenil en la que un viaje de estudios es la excusa para que Spioderman se pasee por Europa desfaciendo entuertos y nos introduzcan a uno de los personajes clásicos de los cómics: el enigmático Misterio, que a mi parecer está aquí muy logrado.

Sobre el personaje de Misterio (va spoiler), es curioso cómo hacen lo de presentarlo como héroe para "sorprender" mostrándolo como villano, y que a la vez siga teniendo un hilo argumental de interés para los que ya le conocían del cómic.

Con respecto a las escenas postcréditos, la primera me encantó, con toda una declaración de intenciones de mostrar un giro hacia un Spiderman más clásico, recuperando a un actor de las películas de Sam Reimi. 

domingo, 14 de julio de 2019

Finde zaragozano

Uniformados

Seamos serios, el plan de encerrarnos nueve fulanos en una casa con 4 camas en verano y en Zaragoza, pasando medio fin de semana encerrados en un cíber está lejos de ser un plan idílico, pero un plan de mierda rodeado de buenos amigos es mejor que muchos planes molones. 

Cuando el amigo Iñigo vivía en Bilbao, su casa era el punto de encuentro en el que quedábamos para jugar a rol, juegos de mesa, estar... en definitiva, era de facto casi como la lonja. Pero nos fuimos haciendo mayores, con trabajos y responsabilidades, y él se fue a vivir a Zaragoza, otros a Madrid, Barcelona, etc. Y de vez en cuándo nos juntamos en Casaiñigo para rememorar viejos tiempos, siendo este fin de semana uno de ellos. 

El plan, pues así contado no tiene gran cosa; comer mucho, jugar al Paranoia de cartas, llenarle la casa de CDs de Navegalia, ir al cíber a jugar a Unreal Tournament, Friday the 13th, Left4 Dead 2, Day of Defeat y Company of Heroes (aunque yo, que no soy muy fan de los videjuegos multiplayer, aprovechaba para ponerme al día con la serie Years and Years), y también sacamos rato para ir al cine a ver Spiderman.

Un din de semana lleno de risas y momentos divertidos, aunque lo de dormir, con el compañero de cuarto que me tocó (no diré qué Giner fue) roncando cual maquinaria pesada, no estuvo entre las actividades más practicadas. 

sábado, 13 de julio de 2019

Years and years

La familia Lyons viendo la tele.

Que nadie se deje engañar por la foto, que podría sugerir que estamos ante algún tipo de sitcom, porque no podría ser algo más alejado de la realidad. Years and years es una serie perturbadora y escalofriante, pero también con la capacidad de fascinar y tener al espectador pegado al asiento ante lo que para mí es sin duda la serie del año.

Esta mirada a un futuro muy cercano y muy parecido al que nos podríamos encontrar, es una distopía muy bien hilada en la que por desgracia no hay absolutamente nada que no me crea que podría llegar a pasar. Un poco en la línea de las primeras temporadas de Black Mirror (y muy británica ella), nos previene de las amenazas que nos trae el día de mañana y sobre cómo poco a poco los cambios en el paradigma nos van devorando sin darnos cuenta.

Centrado en la familia Lyons, es básicamente un "Cuéntame qué va a pasar" que desde los ojos de sus miembros nos va mostrando la evolución de la sociedad y la tecnología, con algunos momentos que hacen temblar de terror porque nos enseña el agujero por el que nos podríamos caer o de gritarle a la tele por reconocer en su ficción cosas que son muy reales.

Es una miniserie cortita (6 episodios de una hora) que se ve enseguida y que por si no queda claro recomiendo encarecidamente, y que cuando solo llevaba 15 minutos viéndola ya me pareció que estaba ante una maravilla. Tal vez no me termina de convencer el cierre, pero no llega a desmerecer el conjunto, que es soberbio.

Mención especial al espectacular trabajo de Emma Thompson, que consigue crear un villano memorable, tan monstruoso como creíble, y que consigue hacerse con el odio del espectador en el momento en el que aparece. Da mucho miedo ver que las Vivienne Rook también existen en el mundo real... y también funciona su estrategia.

jueves, 11 de julio de 2019

Ley de Murphy con DNI y aviones

Sigue dando menos miedo que la foto de mi DNI

Hay días en los que las cosas salen torcidas, y hoy ha sido un poco así. Si contamos con que el día empieza a las 0:00, ya la cosa empezaba potente, con un ruido de televisión de algún vecino que no me dejaba dormir. Estaba tan alto que desde mi cuarto lo oía como si estuviera en el salón y desde el salón entendía lo que decía la tele.

Pude descubrir que era de la señora de arriba, que se quedó dormida encima del mando de la tele, tan profundamente que ni el sonido ni yo aporreando el timbre durante media hora pudimos despertarla.

Caí por puro agotamiento, y hoy era un zombi, pero tenía que levantarme para ir a renovar el DNI. Llego puntual a la cita, pero hay cola y esta no avanza. Nos comunican que por una caída en el sistema informático a nivel nacional, no los pueden emitir. Como he ido en ayunas voy al bar, y veo en el periódico que la huelga del aeropuerto de Loiu afecta con paro total al día en que tengo que volar a Málaga para las TdN.

Vuelvo a comisaría y el sistema sigue caído. Agotado el tiempo de licencia, voy a mi oficina, donde... sistema informático caído. Por suerte viene poca gente, eso sí, y cuando al salir voy a hacerme el DNI, me dan la pequeña alegría de que al ser cambio de domicilio me ahorro las tasas (¡yuhu, 12 euros!).

Y cuando parecía que el día iba a mejor, voy al piso a ponerme a probar los electrodomésticos que me vinieron incluidos (por fin con la cocina adecentada podía) y la lavadora bien... pero el fregaplatos empieza a perder agua como si no hubiera mañana. Abro, compruebo un poco los filtros, intento trastear y finalmente, al cuerno, me compraré uno nuevo, que seguro que me sale mejor que arreglar un electrodoméstico de 26 años y de una marca (Fagor) que ya ni existe.

Mañana será mejor.

miércoles, 10 de julio de 2019

Los muertos no mueren

El cartel ya es un homenaje al grindhouse.

Comedia de zombis con reparto de campanillas, con muchas caras conocidas y un claro tono de homenaje a los clásicos. Completamente autorreferencial, y a veces aporreando sin disimulo la cuarta pared, esta película nos lleva al ficticio Centerville, un tranquilo pueblo de la América profunda, cuya atmósfera es tan importante o incluso más que los propios zombis. Un sitio muy tranquilo, en el que nunca pasa nada hasta que un extraño fenómeno provocado por el fracking en el polo hace que la rotación terrestre se altere, los días sean artificualmente más largos... y los muertos se levanten de sus tumbas.

Los muertos no mueren es humor, pero no es un humor de despiporre y masacre zombil (también hay de eso, ojo), sino que a veces juega con un humor más fino, a veces negro, un poco de hermanos Coen, generando una atmósfera que asemeja una caldera a punto de explotar, con un uso de la música country que juega también un papel muy importante.

Llena de guiños y referencias (atención al llavero del personaje interpretado por Adam Driver), juega a manejar los clichés del género hasta ir bajando gradualmente a la psicodelia y mostrar su obvia admiración por el cine de los Monty Python, pero aquí creo que ya estoy hablando demasiado.

martes, 9 de julio de 2019

Descocinando

Si algo me han enseñado todos estos años jugando a videojuegos es que ahí hay una habitación secreta o una trampa.

Aunque cuando compré la casa mi idea era que fuera casi plug&play, la realidad siempre nos acaba llevando por otros derroteros, y empecé cambiando cuatro chorradillas (quitas la moqueta, y ya que estás pones el suelo. Claro, ya que pones el suelo, aprovechas y cambias rodapiés y puertas, ¿no?) pero me fui viniendo arriba y ya metido en la vorágine fijé mis ojos destructores en la cocina, que estaba bastante asquerosilla, con grasa incrustada desde tiempos de las guerras carlistas y unos armarios muy viejos, que daba un poco de asquete tocar. 

Total, que hoy he estado tomando medidas para ponerlos nuevos, lo que implicaba quitar los viejos. Aquí parecida operación que con el armario del salón, pero sin llegar a destrozarlo del todo, valía con arrancar las puertas y luego desenganchar el armario de la pared. 

Peor ha sido desatornillar los enganches, que con una capa de grasa, roña y materiales viscosos para los que la biología aún no ha encontrado un nombre, costaba dios y ayuda sacar. Pero venga, con destornillador y paciencia han acabado saliendo.

Luego quedaba la parte ingrata pero imprescindible de limpiar, que no es plan de poner los muebles nuevos sobre una pared tan sucia, ¿verdad? A ver, que si quisiera tener la casa para almacenar cadáveres, pues aún, pero algún día me gustaría poder usar esa cocina (lo que viene siendo la estancia), que venía incluida con la casa.

Finalmente, retirado el mueble y limpiada la pared, quedaba la parte de deshacerme de las pruebas, para lo que he llamado al servicio de recogida de mobiliario del Ayuntamiento, y un problema menos.

lunes, 8 de julio de 2019

Proyecto viajeril

Neuschwanstein 2.0

Se va gestando escapada para septiembre. La foto parece obvia, ¿no?

domingo, 7 de julio de 2019

Finde con mucho rol

Ver uno de estos suele ser motivo de alegría.

Que los juegos de rol son una de mis aficiones no es ningún secreto a estas alturas, y este fin de semana ha habido bastante de eso, con nada menos que tres partidas (Hitos, El resurgir del dragón y Warhammer), aunque también he tenido tiempo para otras cosas, como seguir llevando cosas al piso, jugar a cosas que no son rol, o acudir ayer a la cena aniversario de Abaco y luego salir de fiesta. Sí, desde luego este fin de semana he pisao bastante la lonja.

sábado, 6 de julio de 2019

Películas Imposibles (XXVIII)

Antes de ser señor oscuro, tuvo una vida como abogado.

BROOKLYN 99999: Ante el inminente hundimiento del Reich, Adolf Hitler da un vuelco a su carrera y se pone a trabajar como policía en una peculiar comisaría de New York, lo que dará lugar a todo tipo de divertidas situaciones.

COSAS DE CASA DE PAPEL: Steve Urkel atraca la Casa Nacional de Moneda y Timbre, con las catástrofes que ello supone.

EL CURIOSO CASO DE BENAZIR BHUTTO: La historia de una política pakistaní que nació como anciana y fue rejuveneciendo.

EUTANASTASIA: Un drama sobre la hija del último zar, cuando ya anciana e impedida lucha por conseguir una muerte digna.

FARIÑA, COSAS DE BRUJAS: Una adolescente gallega empieza a traficar con drogas, pero se me va de las manos y se pilla tal colocón que se acaba creyendo que su gato le habla.

GHOST IN THE SHREK: En el futuro reino de Muy Muy Lejano, un robot con forma de ogro combate el crimen.

HOUSE OF CARS: Rayo McQueen abandona el mundo de las carreras para dedicarse profesionalmente a la política.

LA SIRENIKITA: Una muchacha que vive bajo el mar se somete a un entrenamiento cono asesina a cambio de unas piernas.

MAD MEN: FURY ROAD: En 1950 un ejecutivo de publicidad se embarca en una trepidante carrera de coches por el desierto.

MY LEFT FOOTLOOSE: Musical sobre un hombre que a pesar de solo poder mover un pie se presenta a un concurso de baile.

OCEAN'S 300: Una banda de espartanos planea y ejecuta el atraco a un banco persa.


¡Qué bello es Vivi!

REGREASE AL FUTURO: Marty McFly viaja a 1955, al instituto Rydell, para que sus padres (Danny Zuko y Sandy Olson) se enamoren, o él nunca nacerá.

SE HA ESCRITO UN CRIMEN FERPECTO: Jessica Fletcher se va de compras al Corte Inglés y, oh casualidad, empieza a morir gente en extrañas circunstancias.

Sor CiTRON

SOR CITRON: Una monja, enamorada del automovilismo, acaba metida dentro de un videojuego.

V DE VAIANA: Una adolescente Polinesia se une al semidiós Maui para enfrentarse a una distopía fascista en su isla.


THE SLEEPY HOLLOW PICTURE SHOW:Comedia musical sobre un siniestro jinete sin cabeza que se folla todo lo que se mueve.

VERANO AZUUL: Los Cazafantasmas pasan un agradable verano en un pueblo de playa, todo el día paseando en bicicleta.

jueves, 4 de julio de 2019

El día del F5

Enhorabuena a los premiados.

Hoy ha sido el F5, la lotería de las TdN que tiene a decenas de frikis delante del ordenador para pillar plaza en el evento rolero del año. Un método cruel y en mi opinión mejorable de gestión de reservas (estar refrescando constantemente la página hasta que sale el botón de apuntarse y rezar para pillar plaza durante los escasos segundos que dura) pero que se empeñan en mantener.

Sin embargo, tiene una cosa buena, y es que significa una cosa: las TdN están más cerca.

miércoles, 3 de julio de 2019

Labores de sillería

Así lucía en la foto.

Más avances de la casa, esta vez para hacerme con la silla (y hacerme la silla) que habrá de acompañar a la mesa de escritorio que transporté hace una semana. Regalo de mi padre, hemos ido primero a Carrefour, pero no quedaba en stock ningún modelo que me gustara, de manera que hemos ido a Conforama, donde sí que he visto una que me iba, la que se ve en la foto.

Quedaba la parte de transportarla y, sobre todo, montarla. ¿Sería capaz de hacerlo?

Juzguen y opinen.

Pues sí. Ha sido más fácil de lo que pensaba, con unas instrucciones claras, pocas piezas y una llave Alen. La única complicación, poner el respaldo para que encajaran bien los agujeros para atornillar, pero por lo demás, en menos de media hora ya estaba la silla lista.

martes, 2 de julio de 2019

Good Omens

Aziraphele y Crowley: una historia de amor.

Basada en la novela homónima de Gaimann y Pratchett, conocida en castelano como Buenos presagios, mezcla aventuras, humor y romance (si no lo ves no hemos entendido la serie de la misma manera) en una historia épica en la que un ángel y un demonio tienen que colaborar para evitar el fin del mundo. 

Cortita (6 capítulos) y con un estilo muy peculiar y colorido, Good Omens es una de las series más divertidas y tiernas que me he encontrado en mucho tiempo y es muy fácil que haga sonreír al espectador, sobre todo con el brillante dueto formado por Michael Sheen y David Tennant, que dan ganas de llevártelos a casa.

El elenco de secundarios tampoco desmerece, y la serie tiene muchos detalles simpáticos que ayudan a crear una atmósfera muy especial, llevando muy bien a la pantalla el humor y la fantasía de Neil Gaimann y Terry Pratchett.

Además, tiene bastante música de Queen, a veces como parte de la trama, lo que es un punto muy a su favor. Serie claramente recomendada.

Ahora, el inevitable tributo southparkero:

lunes, 1 de julio de 2019

Muñeco Diabólico

Cuidado con Alexa.

¿Qué pasa si juntamos un clásico del cine de terror de serie B de los 80 y el espiritu de Black Mirror? 

Este remake de Muñeco Diabólico nos da la respuesta en esta película de terror que da la eterna vuelta al ya cliché "inteligencia artificial en origen amistosa que se vuelve loca y sobreprotectora, cargándose a todos los que le llevan un poco la contraria". A diferencia de la película original, aquí la feria no va de que un asesino en serie ha trasladado su consciencia al cuerpo de un muñeco, sino que al más puro estilo de los Simpson, el muñeco es un robot al que un trabajador con mala leche activa literamente el modo malvado, y de ahí que se líe petarda.

Por lo demás, pues lo que uno espera ver en una película de estas características: un sinsentido argumental, mucha muerte, asesinatos creativos, sustos y toques de humor, con un muñeco que camina entre lo siniestro y la vergüenza ajena, pero que para eso está.

No esperaba otra cosa de ella, así que bien.

domingo, 30 de junio de 2019

Último finde de junio

La verbena rekaldesa.

Fiestas de Rekalde solía ser sinónimo de haber terminado los exámenes de la uni, y por eso siempre tienen ese aire de libertad. Pero por no faltar a mis propias tradiciones voy a narrar el fin de semana en orden.

El viernes comida en el restaurante hindú, y por la tarde reunión de Moskotarrak, para colocar los turnos de txozna en fiestas de Bilbao. Luego la llegada de un amigo residente en Madrid y nos vamos por ahí a cenar a lo que hace 20 años era un pub en la zona en la que salíamos de fiesta entonces, para acabar arreglando el mundo con unas coca-colas en unos bancos.

El sábado por la mañana voy al gimnasio y la tarde la dedico a mover cosas y adecentar la casa antes de pasar por la lonja, donde había jornadas y luego a Rekalde, a tomar algo con unos amigos, lo que se prolongó hasta pasadas las dos de la madrugada.

El domingo por la mañana lo dedico a hacer nada y por la tarde una asamblea de Abaco, a cuyo término nos vamos a cenar unas pizzas tan a gusto, pero sin dilatar demasiado la sobremesa, que mañana toca madrugar.

viernes, 28 de junio de 2019

Agur Javitxu

Tras 14 temporadas, nos deja el 14.

Hoy se cierra otro pedacito de la historia del Bilbao Basket con el anuncio de la retirada del gran capitán y el mejor jugador de baloncesto que haya dado nunca Santutxu: Javi "Chocolate Blanco" Salgado.

Hay un término en baloncesto que es del de clutch player, traducido al castellano como "ese jugador al que como dejes 5 centímetros al final del partido te la lía", y es que sus ya legendarias canastas sobre la bocina nos dieron muchas alegrías, así como su seguridad en los tiros libres, que no los fallaba ni con una venda en los ojos.

No tuvo un físico privilegiado, y es verdad que en defensa sufría mucho, pero leía el baloncesto de maravilla y fue un lujo poder tenerle aquí. 

Además, cuelga la camiseta en un buen momento, después de subir (por segunda vez) al club de sus amores (y los míos) en ACB, y tras haber demostrado todo lo demostrable.

Ya le vimos irse, pero esta vez es para no volver. La próxima vez que le veamos ya no será vestido de corto, pero nos acordaremos de que tuvimos la suerte de verle jugar.

 
Vídeo homenaje.

jueves, 27 de junio de 2019

Toy Story 4

¿Es aquí lo de hacer llorar a adultos como si fueran niños?

Aunque la tercera parte de la entrega me encantó, debo admitir que era un poco escéptico con esta cuarta, ya que el cierre que le daban en aquella eran tan perfecto y tan redondo que cualquier secuela que introdujeran solo parecía un innecesario querer estirar el chicle.

Por otra parte, salvo patinazos puntuales, esa banda criminal de psicópatas emocionales a los que les gusta jugar con nuestros sentimientos llamada Pixar tiene a bien hacer de sus películas obras maestras y se merecía un voto de confianza.

Y zas, la primera en la frente. No llevábamos ni cinco minutos de película, ya tenía la lagrimilla colgandera amenazando con salir. A partir de ahí, una película de aventuras muy divertida, repleta de momentos tiernos y simpáticos, sin concesiones al aburrimiento y plenamente disfrutable, pero sin ese toque emotivo que uno se puede temer.

Los cojones treintaytrés. Cuando uno está relajado pensando que esta vez Pixar ha venido en son de paz, el monstruo saca las garras y planta un final que hace contacto con la patatita que tenemos para bombear la sangre y ala, a sacar los kleenex. Llorera al canto.

Pixar lo ha vuelto a hacer. Y si tuviera que elegir cuál es mejor creo que me sigo quedando con la tercera (Lotso era mucho Lotso), pero esta le sigue muy, pero que muy de cerca.

miércoles, 26 de junio de 2019

Día de calor y playa

Ha costado, pero ya está en casa.

Con las casa ya pintada, lo que toca es amueblar, y aunque algunos muebles venían con la casa, otros los he ido comprando expresamente y algunos están por venir, la mesa del escritorio que compré hace año y medio ha sido hoy transportada, aunque he elegido el peor día para hacerlo. Con temperaturas superiores a 40º, mala idea transportar trastos pesados.

La primera en la frente ha sido para bajarla a la calle. En el ascensor no cabía y por las escaleras podía ser un infierno que terminara con un escritorio hecho trizas y varios huesos rotos. Había que desmontar piezas. Pero entonces, oh, mierda, tengo las herramientas en la otra casa. La solución se ve en la foto. ¿es eso de ahí un pelapatatas? Sí, y en ese momento lo único que servía para quitar y poner tornillos. 

Sin embargo, desmontar el mueble y dividirlo en dos hacía posible moverlo, que no fácil, y sin entrar en detalles escabrosos, entre dos hemos podido finalmente transportarlo, y ya con calma y a la sombra lo he vuelto a montar.

Con semejante sudada apetecía algo fresco, de modo que he ido a casa a cambiarme y de ahí al metro, con la intención de darme un agradable baño en la playa, donde hemos estado hasta que una tormenta de arena con ventoleras que obligaban a las gaviotas a hacer el Matrix, nos ha aconsejado la retirada.