domingo, 16 de junio de 2019

Último fin de semana primaveral

Parte del plan de hoy.

Otro fin de semana, el último antes de que entre oficialmente el verano. El viernes comida social en el mexicano y luego a la lonja, donde jugué, con escasa fortuna, una partida de La guerra del anillo.

El sábado por la mañana fui, también con poca fortuna, a comprar el sofá, pero la tienda estaba cerrada, de modo y manera que previo paso por la tienda de cómics fui a visitar a un amigo que estaba en el hospital (y llevarle algo de lectura contra el aburrimiento). De ahí cogí el autobús y fui a Maxcenter, donde comí y fui al cine, a ver la insulsa Kin. A la vuelta, un paseo Max Center-Bilbao, y luego a la lonja, a socializar un rato y desempolvar el Caylus (el juego de la foto), donde gano con una apretadísima victoria.

Domingo por la mañana lo dedico a avanzar en la escritura de rol para las TdN y por la tarde a la lonja, a jugar sendas partidas de The Others (victoria ajustada) y otra de Caylus, donde gano con bastante holgura. Y si no me dejo nada, esto ha sido el fin de semana.

sábado, 15 de junio de 2019

Kin

No sale ningún Jong Il.

Hay películas que cuando termino de ver estoy deseando reseñar en el blog. Pero no siempre es porque me hayan gustado, sino que, como es el caso, sé que dentro de un par de días la habré borrado por completo de mi memoria.

Se nota, y mucho, que esta película es el típico relato corto al que han metido relleno para hacer una película, de tal manera que el propio relleno devora la idea original, quedando ésta en una mera pseudosorpresa anecdótica a pie de página que se revela al final y que no está mal, tiene su gracia, pero si lo suprimes la película se queda igual.

Esto va de un chaval que se encuentra una playstation que tira rayos láser (es un arma experimental, o algo, pero a mí me recordaba a una playstation), y cuando su hermano ex-convicto roba a unos mafiosos, comienza una persecución en la que ambos hermanos y una stripper que pasaba por ahí se ven perseguidos por los mafiosos malotes (para hacerse a la idea de lo taimados y crueles que son, el líder de la banda va a una gasolinera y cuando le dicen que no puede usar el baño... ¡mea en el suelo! ¡maldad en estado puro!) y unos extraños soldados, que parecen cascos azules de 2084, hasta que finalmente acaban confluyendo todas las facciones en un trep... en un final.

Lo bueno, que queda todo más o menos explicado. Lo malo, que la explicación llega en un momento en el que al espectador, sumido en un estado de sopor por el pestiño que se acaba de tragar, no podría importarle menos.

jueves, 13 de junio de 2019

Aladdin

Versión Bollywood.

Aunque reconozco que me están gustando las versiones para imagen real de los clásicos Disney, esta ya venía avisando de que tenía un cierto tufillo a cutre, que tras ver la película constato que no era baladí. Sin nada de la chicha de una de las películas más populares y divertidas de la factoría, nos plantan un producto excesivamente industrial y sin gracia en lo que solo el carismático Will Smith (y era el que más difícil lo tenía para estar a la altura de su antecesor Robin Williams o para la versión española el genial trabajo de Josema Yuste) consigue salir airoso, destacando en lo negativo a un terriblemente patético Yaffar, que pasa de ser un villano icónico y carismatico a ser un pelele que pasa sin pena ni gloria por la película.

Si la de animación destacaba como mencionaba más arriba por ser una película tremendamente amena, esta peca de lo contrario, de tener momentos bastante tediosos, y de combinar la sensación de una trama que se estira innecesariamente (canciones nuevas metidas un poco con calzador) con otras en las que ésta va a trompicones y la evolución de los personajes no termina de encajar.

Se puede ver, pero no por mérito de estas versión, sino porque el material del que bebe es bueno, y francamente, para ver una versión tan cutre, mejor nos quedamos con la original.

Por último, un detalle que me ha rechinado mucho es que habiendo optado por darse cuenta de que la original solo tenía un personaje femenino hayan optado por introducir otro, a Dalia, pero digo yo... ¿era necesario caer por enésima vez en el tópico de meter un personaje cuyo único motor narrativo sea una más que artificial trama romántica?

miércoles, 12 de junio de 2019

El mueble del baño

Venirse arriba: definición gráfica.

El sábado vino el montador a instalar el mueble del baño, pero cuando fui a ver cómo estaba vi que se había emocionado demasiado con la altura, de manera que yo podía verme la cara (y algo más abajo del cuello) pero cualquier persona de menos de 1,75 que quisiera usar ese espejo debía plantearse el uso de una banqueta o similar. 

Llamé al instalador, y aunque insistía en que a esa altura estaba de maravilla (y eso que él mismo no podía verse en el espejo) por fin le convencí de que me lo pusiera a una altura razonable, y ahí hemos estado hoy, peleándonos con los enganches que aunque el sábado fueron hoy a la primera, hoy parecían resistirse, y también he aprovechado para incorporarle el aplique lumínico que compré para el mueble.

Esa altura ya es más razonable.

Otra etapa más en el camino de la adecuación de la casa. 

martes, 11 de junio de 2019

Matadero

El siniestro reboot de Peppa Pig.

Esta serie que se denomina, ya se ve en el cartel, como thriller ibérico, es un nada disimulado intento de hacer un Fargo a la española, con muchos homenajes bien visibles también al cine de Tarantino, o series de éxito como Breaking Bad. Y a ver, que el resultado desastroso del todo no es, y con un poco de esfuerzo he sido capaz de terminarla, a lo que ayuda que la historia es más o menos interesante, pero en líneas globales tiene detalles bastante cutres y el nivel general resulta bastante pobre, con la sensación de haberse hecho con descuido, lo que se plasma en muchas situaciones nada creíbles y en general unas actuaciones que tiran a lo mediocre, sin que los actores parezcan muchas veces quererse tomar en serio su papel (aquí cabe destacar una pelea supuéstamente dramática del último episodio, que parecía homenajear el cine oriental casposo de los 70-80) y solo Camila Viyuela y Miguel de Liras consiguen mantener el tipo ante lo que a veces sí llega al despropósito.

Con una primera escena muy atrayente, con esa pareja de sicarios que tanto intentan a recordar a Pulp Fiction, la serie nos lleva a Torrecilla, un ficticio pueblo de la provincia de Zamora, donde se urde una trama de tráfico de drogas usando para su transporte ganado porcino, y donde los eventos de la serie harán que la calma del pueblo salte por los aires y termine por hacer estallar odios latentes y secretos del pasado. La idea no era mala, y de aquí podía haber salido algo majo, pero no sé si por miedo a hacer algo demasiado serio, falta de medios o  por pura dejadez, se van a lo fácil, a lo barato y a los clichés que condenan esta serie a no ser nada más que un producto de fácil consumo. 

No sé si podrían haber sacado un solomillo, pero lo que sí sé es que se queda la cosa en casquería de segunda

lunes, 10 de junio de 2019

La batalla por las vacaciones

Organizando amistosamente el cuadrante.

Llega un día en todo centro de trabajo en el que toca sacar las mejores armas y luchar por algo muy importante: las vacaciones. Pues hoy era ese día en que nos teníamos que juntar para decidir cómo nos vamos a organizar el verano, y siendo mi primer ídem en este trabajo, pues no tenía muy claro cómo iba a quedar el tema, sobre todo porque a mí me gusta cogerme agosto y es el mes goloso que siempre quiere todo el mundo (spoiler: es lo que pasaba).

Afortunadamente, cediendo un poco de aquí y allá parece que la cosa avanza y aunque tendré que trabajar la segunda semana he conseguido salvar los días clave, que son los de las TdN, así como la segunda quincena, en la que también me suele gustar hacer cosas. Por tanto, la sangre no llega al río y tengo la tranquilidad de que no me perderé la cita anual con Mollina, que me habría jodido MUCHO.

domingo, 9 de junio de 2019

Finde con examen, boda y obra de teatro

El tribunal de la Diputación corrigiendo un examen.

Este fin de semana llega cargadito de cosas, así que empiezo por el principio, el viernes.

Tras una dura mañana de trabajo (esta semana ha sido horrorosa) en la que sufría por no haber dormido más de cuatro horas esa noche, por fin pude ir a casa y echar una breve siesta, antes de ir al inmueble del que soy propietario a reunirme con el electricista.

Ese día me retiré pronto, pues como ya indicaba, ayer tocaba día duro. A las 6:30 sonaba el despertador y a las 7:30 estaba ya en el BEC. Casi 7 horas después me reunía con uno de los examinados, pues ambos compartíamos destino, ya que íbamos a una boda en Gordexola (para los curiosos, no era la nuestra, que nos acabábamos de conocer, aunque sí era la misma boda). 

Tras el picoteo, bailoteo y bebeteo cubatil, un autobús nos llevó a Bilbao y ahí siguió un rato la fiesta, aunque la retirada fue más o menos pronta, pues llegó un momento en el que mis pies dijeron "ya no puedo más"..

El domingo, sin haber dormido demasiado bien (gracias, mosquito de las 4:30), a mediodía voy con mi padre a llevar a la perra a donde unos amigos que la van a cuidar unos días, y por la tarde lo que se ve en la foto: el estreno de la obra "Los Caciques", que ya colgaré aquí cuando tenga el vídeo. Luego a tomar unos cacharros con los compañeros y finalmente a casa, donde espero descansar y que la semana que entra sea algo más tranquila en el trabajo.

viernes, 7 de junio de 2019

Velando armas (ajenas)

Se ve mejor desde la barrera.

Hoy toca pronta retirada, pues mañana he de madrugar mucho para estar a las 7:30 en el BEC. El motivo es el examen de la oposición de administrativos de la Diputación, al que asisto en calidad de cuidador, con la tranquilidad de no tener que preocuparme por el temario.

Lejano queda ya aquel 28 de marzo de 2009 en el que hice el segundo y definitivo examen que me dio la plaza de funcionario que hoy ostento con alegría (bueno igual justo hoy, que el día en el trabajo ha sido un poco infierno, no, pero se me entiende) y esta oposición, realmente la primera en la que puedo mirar sin que vaya conmigo la feria, me recuerda inevitablemente al duro camino que me llevó hasta donde estoy. Fueron muchos sacrificios, muchas horas de estudio, noches sin dormir por los nervios, planes a los que renuncié... pero cada uno de los esfuerzos mereció sin duda la pena.

Y mañana estaré vigilando a un montón de gente que, sin duda, habrá pasado estos últimos meses por la misma travesía desértica por la que pasé yo. Me gustaría desearles suerte a todos, pero las plazas son las que son, y cuando el sistema empiece a mandar las notas, habrá alegrías y disgustos. 

Mi enhorabuena anticipada a los primeros y mis ánimos, también anticipados, a los segundos. Es una carrera de fondo y no es un fracaso quedarse en las puertas. Solo un "de momento no".

jueves, 6 de junio de 2019

Tarde de compras

El apuesto modelo, posando.

Puede que a veces parezca un poco monotema, pero comprar y adecentar una casa da mucho juego cuando se tiene un blog (sobre todo los días en los que no se te ocurre nada mejor que contar), y es que hoy ha tocado hacerme con otra pieza indispensable de mobiliario. Esta vez le tocaba nuevamente el turno al baño, pues a retrete, ducha y lavabo, había que unir espejo, uno de estos que es armario y espejo.

Y ya que estaba en la zona de Megapark he tenido a bien acercarme a una tienda de muebles, a probar algunos sofás, pues es mi deseo que el salón tenga un salón lo más grande y posible que las dimensiones físicas de la casa puedan acoger. Y la verdad es que el que se ve en la foto ha sido bastante de mi agrado en cuanto a comodidad, si bien se me hace demasiado ancho el brazo en L, que básicamente es una puñetera cama entera.

miércoles, 5 de junio de 2019

De cerraduras y puertas

Le metería un melón por el culo al graciosillo.

Ayer por fin llegaron las puertas, y ya me las empezaron a instalar. Pero hoy me han llamado a las 9 de la mañana, pues resulta que algún malnacido había tenido a bien incrustar a mala hostia un taco de madera en la cerradura de mi casa y no había forma de abrir. Total, que hemos tenido que llamar a todo correr al seguro para que mandara al cerrajero, porque si no no había forma de acceder, lo que ha hecho que los trabajos se retrasen casi dos horas sobre lo previsto. No sé quién habrá sido el malnacido, ni por qué, pero le diría cuatro cosas sobre dónde puede incrustar ese taco.

Lo bueno es que las puertas ya están colocadas, otro paso más que da la remodelación de mi futura casa.

martes, 4 de junio de 2019

Rocketman

Taron Egerton John. Me lo dejan a huevo para los #personajesimposibles

¿Saben ese capítulo de los Simpson en el que el Sr. Burns produce una película para blanquear su imagen y sale en ella como un ser casi de luz? Pues sin exagerar tanto, pero eso me parecía esta película: un homenaje descarado a Elton John. Tanto que no sorprende verle en los créditos como productor ejecutivo. Cuenta cosas malas, sí, pero todo tiene su explicación, pues mucha gente le dio de lado y tuvo una infancia atormentada. Y también deja muy claro de quién tiene una buena opinión y una mala.

No soy un experto en la vida de Elton John, así que mal podría juzgar ese aspecto de la película (aunque sí hay momentos en los que pasa por algunos episodios de su vida de forma muy precipitada), por lo que la juzgaré como producto de entretenimiento, y ahí es un musical con elementos casi formuláicos de biopic, que nos va contando la génesis, decadencia y redención de uno de los iconos de la música de nuestros tiempos, haciendo un recorrido a algunos de sus temas más emblemáticos. Y desde esa vía, a mí me ha ganado, pues había momentos en los que costaba no mover el pie al son de la música. Porque antes que biopic, hay que tenerlo claro, esto es un musical.

La duda que me corroe eso sí, es que si en Rusia han censurado la película para omitir alusiones a las drogas y la homosexualidad del protagonista, ¿qué coño de película han visto allí? ¿un corto de 20 minutos?

lunes, 3 de junio de 2019

Horario de verano (y último ensayo)

El sol abrasador cuqui.

Una cosa muy buena que tiene mi trabajo actual es que pese a tener más tardes y meter más horas durante el invierno, el horario de verano empieza antes, concretamente en junio y termina más tarde, durando hasta octubre. De ese modo, hoy ya no he tenido que trabajar por la tarde, y para celebrarlo he quedado para comer con los ex-compañeros de trabajo (algunos de los cuáles sí que tenían que hacer tarde luego) y tras la sobremesa con los que hoy no tenían, ya ha tocado ir a teatro, donde ha sido el último ensayo. Los motores están calentitos, el domingo estrenamos, a las 19:30, Los caciques.

domingo, 2 de junio de 2019

¡Ascenso!

¡(sub)Campeones!

Hoy toca escribir desde la euforia, pues el Bilbao Basket se ha proclamado ganador de la Final Four de ascenso a la ACB tras vencer 62-55 al Palma y se ha ganado una plaza para jugar el año que viene en la ACB.

Había miedo, por la presión, por el nivel que demostró ayer el Palma y porque era inevitable recordar ciertas sensaciones de la final de Charleroi (que no acabó nada bien), y subía a Miribilla nervioso. El partido en sí, hay que decir que ha sido bastante malo, pero muy emocionante, pues pese a haber ido casi todo el rato delante, nos han alcanzado en el marcador e incluso se han llegado a poner por delante, de modo que a falta de un minuto estábamos empatados a 55.

Una temporada entera, había que resolverla en un minuto, con los jugadores cansados y el público volcado. Se ha hecho la magia: primero un 2+1 de Brown y luego un triple desde Sebastopol que ha metido Schreiner (el mejor de hoy, sin duda, no me equivoqué cuando dije que me parecía un grandísimo fichaje) y cuando por fin los árbitros pitaron el final, se desató la fiesta en Miribilla.

Ahora toca ver qué pasa con el concurso de acreedores y se puede materializar el ascenso, pero al menos la parte deportiva se ha cumplido de sobra. Queda la finalísima de los despachos, pero hoy a disfrutar.

sábado, 1 de junio de 2019

A la final, con sesión doble

Celebrando la victoria, ahora queda lo difícil.

Hoy la cita en Miribilla incluía dos partidos, pues eran las semifinales de la Final Four de ascenso a la ACB. Y como el abono incluye todos los partidos, pues era tontería no ir.

En el primero, un muy superior Palma ha arrollado con autoridad a un Ourense que ha hecho lo que ha podido, pero no ha sido suficiente. ¡Y contra estos hay que jugar mañana, qué miedo!

Pero el importante era el siguiente, el Bilbao-Melilla. Los africanos eran un equipazo, y han peleado mucho, llegando a tener ventajas de hasta seis puntos en el primer cuarto. Pero entre que Bilbao Basket era un poco mejor, el empuje del público (una canasta la han dado los árbitros prácticamente por aclamación popular) y la lesión en la recta final de su jugador estrella Caleb Agada (que nos estaba haciendo roto tras roto) han hecho que el final del partido fuera más cómodo de lo esperado. 

Final: 75-68, y mañana la finalísima, que decidirá si nos ganamos una plaza en ACB o repetimos curso en LEB.

jueves, 30 de mayo de 2019

Con lavabo

El pequeño motril

Aunque las cosas se están tomando su tiempo, las obras de la casa van avanzando, y hoy le ha tocado el turno al lavabo que, como se puede ver, no es muy grande. Pero es que el baño es chiquitín y las dimensiones dan de sí lo que dan. Al final opté por el Motril de Leroy Merlín, pero no por el montaje que me ofrecían ellos, que era un presupuesto exageradamente caro, y opté por un conocido, que me lo ha instalado a bastante mejor precio. 

Lo que todavía sigo esperando son las puertas, y todo lo que implica (rodapiés, pintar, enchufes..) Todo llegará.

miércoles, 29 de mayo de 2019

Brujas, sacamantecas, destripadores, ladrones de cadáveres, hombres lobo y otras gentes notables

Los ponentes presentan a Elizabeth Bathory.

Dentro del ciclo de conferencias "Primavera negra", de cuya existencia tuve noticia por completa casualidad (trabajo en el mismo edificio en el que se celebraba) estaba la charla de hoy, en la que Juan Mª Barasorda y Martín Olmos nos hablaban de los verdaderos protagonistas de la novela negra: los asesinos en serie.

La verdad es que ha sido una ponencia apasionante, empezando por la gala Locusta, hasta el celebérrimo y anónimo Jack el Destripador, nos han ido contando historias y chascarrillos sobre siniestros e infames personajes de la historia, así como de algunos métodos para su caza y captura.

Ha sido muy amena, pero con un pero muy grande, pues la mala gestión del tiempo ha provocado que la segunda mitad de la charla fuera completamente precipitada y muchas cosas se quedaran en el tintero, pues habría estado encantado no la hora y media que ha durado, sino 3-4 horas fácil.

Muy a gusto pero con la pena de que haya tenido que ser una conferencia tan atropellada.

martes, 28 de mayo de 2019

Mecenazgo: Kult

Creo que cogeré esta.

Hoy un poco de spam, pues ha salido a la preventa un juego que tenía bastantes ganas de ver en castellano, y es el Kult, un juego de rol con un toque muy Clive Barker, que fue también una de las fuentes de inspiración de Cultos Innombrables. Para más inri, el sistema que usará es PbtA, que me va bastante, así que de cabeza que voy. Más información aquí, que hoy estoy vago.

lunes, 27 de mayo de 2019

Entradas para la Final Four

Espero que sea para celebrar el ascenso.

El 1 (y espero que también el 2) de junio Bilbao tiene una cita con el baloncesto, y es que se celebra en Miribilla la Final Four de ascenso a la ACB, en la que Bilbao Basket es uno de los implicados, junto con Melilla, Ourense y Palma. Y, por supuesto, ahí estaré para berrear, sufrir y ojalá que al final disfrutar.

Hoy han salido las entradas y lo bueno es que a los socios abonados nos reservan nuestras localidades, así que en cuanto han salido las entradas a la venta, ahí que me he lanzado. 40 euros, más 2 de comisión por la web, para ver los últimos tres partidos de la LEB 2018/19.

¡Arriba Miribilla!

domingo, 26 de mayo de 2019

Finde euroelectoral

Souvenirs para el teatro.

Terminando el fin de semana, resumen rápido. El viernes por la tarde la misión de rescatar a la perra, que mi padre volvió ya de vacaciones y había que recuperarla de su casa de adopción, donde la trataron con muchísimo cariño. Luego a la lonja un rato y a cenar con señora novia.

Sábado por la mañana poca cosa y por la tarde a probar el juego de mesa The Others. Luego cena y por la noche partida, con victoria vampírica, de La furia de Drácula.

Domingo por la mañana a votar y por la tarde en casa, con el NBA 2K19 (de Memphis a Detroit) y a la lonja a ver cómo los Monteros terminan una partida y luego nos vamos a cenar, con una sobremesa en la que estoy a gusto, pero ya se hacía tarde y tocaba volver a casa. Que mañana se madruga.

viernes, 24 de mayo de 2019

Pokémon: Detective Pikachu

Broma llevada demasiado lejos: la película

¿Una película con estética cuqui-noir en la que el más famoso de los Pokémon es un detective que se dedica a investigar crímenes? Pues sí, es verdad, la han hecho. De aquí podía salir algo muy bueno, a lo Quién engañó a Roger Rabbit, o algo infame (¡Hola Dragon Ball Evolution!), y creo que se quedan a medio camino, sin terminar de atreverse a explotar todo el potencial que tenía la idea, amarrándose a la prudencia de una película genérica que va con el freno de mano echado y no saca todo el jugo que debería a la premisa y se queda en guion enlatado de película de superhéroes.

El principio es un poco desconcertante, dado que recuerda demasiado a esos vídeos de coña que poblaban Internet, estilo "cómo serían los Pokémon en el mundo real", y resulta fascinante esa presentación de la ciudad repleta de pokémones, con detalles y huevos de pascua en cada esquina, que sacan la sonrisa. Ver un Snorlax parando el tráfico, o unos Charmander paseando por la calle, resulta muy simpático.

El nudo de la película, sin llegar a ser malo, se queda un poco plano, con algún momento que sí se me hizo aburrido, cuando salen de la ciudad (se salva el adorable momento de los Bulbasur) y remonta un poco hacia el final, con un desenlace épico (pero como apuntaba arriba, épico genérico de película rándom de superhéroes).

Mala no es, pero por las críticas que había leído sí un poco decepcionante. Esperaba algo más.

jueves, 23 de mayo de 2019

¡A la Final Four!

Javi Salgado aprovechando la permisividad arbitral.


Ya en frío, tras el choque de euforia que trajo la victoria de ayer (sufrida, a pesar del marcador), me apetece hablar ahora de que Bilbao Basket se clasificó ayer para la final a 4 que se celebrarará el primer fin de semana de junio en Miribilla.

Fue bastante sufrido porque se empezó jugando muy mal, con un primer cuarto infame y un segundo que tampoco mejoraba demasiado, pero como muchos nos temíamos, los árbitros habían venido a echarnos una mano (a la Federación le habría hecho perder mucho dinero una Miribilla vacía, que es lo que habría pasado su hubiéramos perdido ayer) y se notó, llegando con +3 al descanso cuando tal vez lo justo habría sido ir 5-6 puntos arriba.

Es verdad que Palencia también estaba nervioso y lleno de imprecisiones, y tal vez se habría podido ganar sin ello, pero el arbitraje me pareció una de las cosas más escandalosamente caseras que recuerdo, con faltas claras nuestras que se "olvidaban" de pitar y el Palencia, menos leñero que en otros partidos, mucho más castigados con faltas.

Agrada ganar, pero da rabia que haya intervenido la ayuda externa, y no me queda sino reconocer el enorme mérito de los jugadores del equipo palentino, que dieron la cara hasta que les dio la gasolina, y a los que aunque estuve gritando y pitando todo el partido, aplaudí al terminar.

miércoles, 22 de mayo de 2019

Curso de vigilantes

Así, pero sin ir vestidos de azul.

El día 8 de junio es el examen de las oposiciones de administrativos de la Diputación Foral de Bizkaia, y ahí estaré yo, en el BEC, desde las 7:30 de la mañana. 

¿Pero cómo? ¿Tú no habías sacado plaza? En efecto, soy un feliz funcionario de carrera desde 2009, pero a este examen no voy a buscar la plaza (que ya tengo), ni tampoco a subir nota, sino que seré uno de los que vayan a vigilar (sin tener muy claro por qué me he metido en ese fregado). Y hoy era la charla informativa en la que nos han contado cómo va a ser la historia, así como las posibles incidencias a las que nos podríamos enfrentar.

Ahí me tocará estar de informador, y aviso a navegantes: si os veo y no os saludo, no es nada personal, es que como es lógico no podemos dar muestras de afecto ni preferencias de ningún tipo (que hace muy feo).

martes, 21 de mayo de 2019

Vitoria, 3 de marzo

De 1976

Hay películas que te hacen salir cabreado del cine porque son malas, mientras que otras, siendo buenas, te hacen salir cabreado del cine por otros motivos bien distintos. 

Esta película cabrea porque te hace sentir impotencia, por saber que la historia que cuenta fue real. Tal vez no de la misma manera que se cuenta, que no deja de ser una versión ficcionada, pero sí que esa España de la transición que nos muestra existió, y que muchos de los problemas que se daban se siguen dando. Centrada en los sucesos de Vitoria del 3 de marzo (seguro que eso nadie se lo esperaba), nos pone un poco en antecedentes de la lucha obrera, la huelga y las acciones represivas, que acabaron con 5 personas muertas, sin que nadie depurase ningún tipo de responsabilidad por ello.

Una estética setentera muy lograda, algunas actuaciones algo mejorables, todo hay que decirlo, y un conjunto muy logrado, y con el aliciente de estar desarrollada en un sitio tan cercano como el bilbaíno barrio de Vitoria. (Con cariño para mis amigos vitorianos).

lunes, 20 de mayo de 2019

Pruebas de vestuario

Hay una errata. Debería poner Villalgancio.

Ya falta poco (19 días) para la representación de Los caciques, y uno de los elementos que hay que cuidar es el vestuario. En mi caso suele ser complicado, ya que mi talla a veces no es fácil de vestir en las tiendas de disfraces, y suelo necesitar tirar de minimalismo. Así pues, este año una boina, una camisa, un chaleco, pantalón de vestir y una capa adecuada (si la encuentro) me servirán para apañar la ropa de Don Acisclo. Y un garrote, claro, que si no, se me despendola el pueblo.

domingo, 19 de mayo de 2019

Finde eurovisivo

La cosecha no fue muy allá.

Este finde ha sido Eurovisión, y por tanto la fiesta del Eurotxupito, pero también han pasado más cosas, y a ellas me voy a referir.

El viernes después de trabajar tocaba comer, y por la tarde me tocó escoltar a Chiqui, la perrilla de mi padre, a su lugar de vacaciones, donde va a estar como una reina. A la vuelta un poco de hacer nada delante del ordenador y por la noche la continaución de la partida de rol (Vampiro) ambientada en las 1001 noches, concretamente Aladino.

El sábado por la mañana aprovecho para llevar cosas al piso y luego me voy a comprar elementos de disfraz para la obra de teatro. También lavabos, tal y como mencionaba ayer. Por la tarde descanso, que la noche era movidita, con el festival europeo de la canción y la bebida, donde me toca ser Rusia (versión corta: nos sorteamos los países, y según los votos bebemos más o menos). 

Hoy domingo, la mañana se me va en descansar de ayer y de pasarme el Wolfenstein New Order. La tarde la dedico a jugar una partida del juego de mesa Las mansiones de la locura (2ª edición).

Eso ha sido más o menos.

sábado, 18 de mayo de 2019

Compras de lavabos

En la exposición siempre parece fácil.

Hoy he aprovechado la mañana del sábado para hacer un plan que de normal me horroriza, pero que a veces es necesario: ir a una gran superficie a comprar cosas para la casa. Concretamente un lavabo, pues dicen los expertos que es útil tener de eso en casa.

El problema que tiene mi recién adquirido inmueble es que el baño es muy pequeñito, y el espacio entre el lavabo y el inodoro es muy angosto, lo que obliga a optimizar espacios, y me he tenido que ir a la búsqueda de modelos que sean lo suficientemente estrechos como para no tener que superar un récord olímpico de contorsionismo cada vez que me quiera duchar. 

Lo que por suerte sí he tenido la prudencia de hacer ha sido preguntar si además del mueble y el lavabo tenía que comprar algo más, que he visto que el grifo se vendía por separado. Y vaya que si había, pues eso no trae sifón ni válvula, que no termino de tener muy claro qué función ejerce cada uno, pero habría sido épico tener el mueble y ver que no me sirve por faltar esos componentes.

Esta semana, se supone, me traerán el mueble del lavabo. A ver...

jueves, 16 de mayo de 2019

Los hermanos Sisters

Dos hombres y un apellido.

Este es un western moderno centrado en la amistad y las relaciones fraternales, que nos cuenta la historia de Eli Sisters (John C. Reilly) y Charlie Sisters (Joaquin Phoenix), dos cazarrecompensas que reciben el encargo de un poderoso hombre para dar caza a un químico (Riz Ahmed), para lo que contarán, en principio, con la ayuda de otro avispado cazarrecompensas (Jake Gyllenhaal). La caza se irá complicando cuando más jugadores intervengan en la partida y cuando algunas consideraciones morales amenacen con hacer que algunas lealtades se tambaleen.

Esta es una película que agrada en lo visual, con un costumbrismo del lejano Oeste (ahora quiero jugar al Red Dead Redemption 2) y con escenas de acción en las que parecen haber optado más por lo creíble que por lo efectista, dado que esto no es una película de tiros, sino una película con tiros.

Está bien, en cuanto a que es algo distinta dentro del género, pero en ciertos momentos no termina de enganchar un ritmo que capture, y el desenlace, si bien es claro y coherente con lo que quería contar, deja con una cierta sensación de gatillazo.

Lo mejor, sin duda, la química del cuarteto protagonista, y en especial John C. Reilly, que nos regalan momentos y diálogos bastante buenos.

miércoles, 15 de mayo de 2019

Días crecientes

Bilbao anochediendo.

No es, o no debería ser, algo que sorprenda, ya que pasa todos los años. Se va acercando el verano y la consecuencia lógica es que los días son más largos (y más que van a serlo dentro de un mes), pero llega ese momento en el que algo nos hace click y caemos en la cuenta. Hoy he ido al cine, y al salir a las 21:45, todavía la noche no era cerrada, síntoma inequívoco de que se acercan los días más largos del año.

Y eso es algo que me pone de buen humor.

martes, 14 de mayo de 2019

Autosaqueando

Poco a poco se va quedando vacía.

Cuando uno se compra una casa, una cosa que suele hacerse es usarla para vivir, y aunque todavía no está del todo habitable (faltan las puertas, pintar y el lavabo), sí que aprovecho para ir llevando cosas y adelantar trabajo. Y aunque todavía no he puesto librerías en condiciones (quiero esperar a pintar), ya he ido llevando la mayoría de libros y juegos que tenía por casa, pues a diferencia de cosas como la ropa, no son tan imprescindibles para el día a día. 

Sobre todo es sorprendente la de cosas que acumulamos en casa, de lo que no nos damos cuenta hasta que nos toca una mudanza. ¡Y lo que falta todavía!

lunes, 13 de mayo de 2019

Terraforming Mars

Manténgase alejado de Matt Damon.

Marte, el planeta rojo, es el escenario en el que este juego nos plantea la posibilidad de ponernos en el lugar de grandes megacorporaciones que quieren terraformar el planeta para hacerlo habitable y enriquecerse, usando para ello cantidades ingentes de recursos y tecnología.

Para ello, vamos a tener que aportar a los tres ítems que harán que el planeta esté completamente reformado, y para ello tendremos que darle agua (9 océanos), calor (6 grados centígrados) y una atmósfera respirable (14% de oxígeno). Vale, muy bien, ¿pero cómo se hace esto?

En primer lugar cada jugador escoge una de las corporaciones, que indicará qué capacidades especiales tiene y con cuánto dinero empieza. También dispondrá de una mano inicial de 10 cartas, que podrá comprar a razón de 3 unidades de dinero (¡muchimillones de megadólares!) por cada carta que se quiera quedar.

Hecho eso, empieza la fase principal del juego (en la primera ronda no se cosecha), en la que los jugadores pueden hacer, por orden, una acción, dos acciones o ninguna (pasar). Es decir, el primer jugador hace una o dos acciones, luego el segundo hace una o dos acciones... así hasta que todos pasan. Importante: un jugador que pasa ya no puede hacer más acciones ese turno

Cuando todos han pasado, se cambia el jugador inicial y se pasa a cosechar. 

Los recursos

Dependiendo de nuestra corporación, y de las cartas que hayamos ido jugando (sí, luego explicamos cómo van las cartas y las acciones), se cosechan estos recursos, que son:

-Dinero: Sirve para jugar cartas o proyectos estándar. También para conseguir cartas al principio de cada turno. 
-Acero: Sirve para abaratar las cartas con el icono de acero (2 de dinero por cada uno de acero). También sirve para activar algunas acciones de cartas. 
-Titanio: Sirve para abaratar las cartas con el icono de titanio (3 de dinero por cada uno de titanio). También sirve para activar algunas acciones de cartas. 
-Plantas: Sirve para plantar bosques. Pagas 8 planbas y colocas una loseta de bosque (luego vamos a eso). También sirve para activar algunas acciones de cartas. 
-Energía: Por sí sola no suele hacer nada, más allá de activar algunas acciones de cartas, pero tener producción de energía es requisito para poder jugar algunas cartas. Pero sobre todo, al final del turno, la energía no gastada se convierte en calor.
-Calor: Sirve para elevar la temperatura de Marte, pagando 8. Además, oh sorpresa, también sirve para activar algunas acciones de cartas. 

Una vez hecha la cosecha, cada jugador roba 4 cartas y se queda las que quiera, pero pagando 3 por cada una. Y ahora sí, vamos a las acciones.

Básicamente una acción puede ser jugar una carta, activar una carta azul o jugar un proyecto estándar. Las dos primeras se explican en cada carta y son muy variadas, pero básicamente es pagar su coste y hacer lo que dice. Las cartas pueden ser de las que se quedan o de las que se juegan y se van. Importante ver si se cuenta con los requisitos para jugarlas (más de uno se ha quedado con cara de tonto cuando al ir a jugar una carta ha visto que por ejemplo no había oxígeno suficiente en Marte, o hacía demasiado calor).

Cartas

En cuanto a las acciones estándar, son estas:

-Vender cartas: Puedes deshacerte de cartas de tu mano, ganando una de dinero por cada una.
-Aumentar tu producción de energía: Pagas 11 de dinero y aumenta tu producción de energía.
-Colocar una loseta de océano: Pagas 18 y colocas una loseta de océano en cualquiera de las casillas reservadas para ello. Además, ganas los recursos impresos en esa loseta. Si colocas una loseta (de océano, bosque o ciudad) adyacente a una loseta de océano, ganas dos de dinero. Y lo más importante, tu valor de terraformación aumenta en uno (luego lo explicamos). Y solo hay 9, en cuanto se ponen los 9 no hay más.
-Aumenta la temperatura: Pagas 14 de dinero u 8 de calor y aumentas la temperatura. Esto aumenta tu valor de terraformación. Bonus: subir la temperatura a -24 y a -20 genera sendos incrementos en la producción de calor, y subirla a0º permite colocar un océano gratis.
-Plantar un bosque: Similar a los océanos. Pagas 23 u 8 plantas y colocas una loseta de bosque, adyacente a una de tus losetas (si tienes). Ganas los recursos impresos y aumentas en uno el oxígeno, lo que incrementa en 1 tu valor de terraformación. Bonus: elevar el nivel de oxígeno a 8 hace subir uno gratis la temperatura.
-Construir una ciudad: Pagas 25 y colocas una loseta de ciudad, que no puede estar adyacente a otra loseta de ciudad (quedándote con los recursos impresos). No aumenta tu valor de terraformación, pero sí sube en 1 tu producción de dinero.
-Reclamar un Hito: Pagas 8 y reclamas un Hito (luego vamos a eso).
-Reclamar una recompensa: Pagas 8, 14 o 20 (la primera es más barata y luego va subiendo) y reclamas una recompensa.


El tablero.

Mencionaba el valor de Terraformación (VT), y es que es uno de los elementos más importantes del juego. Cada vez que subimos la temperatura, el oxígeno o jugamos un océano, ganamos un VT. El VT es por una parte los puntos de victoria, y por otra el dinero que, sumado a la producción de dinero, ganamos al principio del turno, de modo que ser rápido a la hora de poner bosques, oceános o temperatura es una inversión a largo plazo.

Hitos y recompensas.

Cuando cumplimos alguno de estos requisitos (3 ciudades, 16 cartas en la mano, 8 cartas jugadas de tipo construcción, 35 de VT y 3 bosques), podemos pagar 8 y reclamar ese hito, que nos generará 5 puntos de victoria al final de la partida. El tema es que en cuanto se han reclamado 3 hitos ya no se pueden reclamar más, así que ser rápido también se premia. 

Las recompensas funcionan de forma parecido, en cuanto a que hay que gastar una acción para reclamarlas y ser rápido renta (la primera que se reclame cuesta 8, la segunda 14 y la tercera 20), pero se diferencian en que el premio no es automático, sino que al terminar el juego se las lleva el que cumpla los requistos (5 puntos para el primero, 2 para el segundo).

Estas son:

Terrateniente: mayor número de losetas en el tablero.
Banquero: mayor nivel de producción de mega-créditos.
Científico: mayor número de símbolos de ciencia en las cartas jugadas.
Termalista: mayor cantidad de recursos de calor.
Minero: mayor cantidad de recursos de acero y titanio.

Un error muy típico de novato suele ser subestimar hitos y recompensas, pues al final de la partida, que ahora explicaremos, mueven muchos puntos.

Los cubitos marcan qué jugador ha jugado cada loseta.

En el turno en el que se termina de terraformar Marte (9 océanos, 8 grados y 14 de oxígeno), se sigue jugando el turno con normalidad, hasta que todos los jugadores terminen sus acciones. Entonces se juega una ronda de cosecha y un turno especial en el que solo se pueden colocar bosques (y solo con plantas, no con dinero).

Hecho esto se puntúa.

Se suma el VD, más 5 puntos por cada Hito reclamado, 5 por cada recompensa ganada, 2 por cada recompensa en la que se hay quedado segundo, 1 por cada bosque plantado, uno por cada bosque adyacente a una ciudad nuestra (da igual de quién sea el bosque) y los puntos de victoria que nos den las cartas. El que tenga más puntos ha ganado, en caso de empate el que tenga más dinero.

Y eso es más o menos Terraforming Mars. Existen unas cuántas expansiones, de las que cabría hablar otro día, y una variante en solitario en la que jugamos sin rivales y disponemos de 14 turnos para terraformar Marte sin ayuda de nadie (y no es nada fácil).

domingo, 12 de mayo de 2019

Finde con cal y arena

Lo de la arena, en este caso, literal.

A pesar de lo que indique la foto, el título hace alusión a los playoff de baloncesto, que tuvieron un partido muy dulce con la victoria del viernes y uno muy amargo con la derrota de hoy, en el que pese a no haber jugado muy bien (cegados con el triple) creo que se habría ganado de no ser por el esperpéntico robo protagonizado por el que tal vez sea el peor arbitraje que he visto en años. Una cosa demencial. Tal vez sea porque lo veo con los nada objetivos ojos de un forofo, pero eso no me quita el cabreo con el que he salido hoy de Miribilla.

En otro orden de asuntos, y por seguir con el fin de semana, el viernes tras el basket, y con la euforia, me fui a cenar con unos amigos al restaurante Dando la Brasa, y al terminar, paseo mediante, a casa.

El sábado por la mañana aproveché para llevar más cosas de casa a casa (y tiro porque me toca), y por la tarde fui a Castro, a pasar la tarde con mi señora novia. Por la noche, a la lonja con juegos de mesa, cena con pizza y a casa.

Hoy el citado partido de baloncesto y por la tarde nueva sesión de la ya veterana campaña de Warhammer: El enemigo interior.

¡Px!

sábado, 11 de mayo de 2019

Empieza la liga de verdad

Uno del Palencia haciendo fotobombing.

Tras una temporada que empezó en octubre, ayer empezaba la parte realmente importante de la liga para el Bilbao Basket: los playoff de ascenso, que dan paso a quien gane 3 de 5 partidos a la Final Four. 

Y no se pudo empezar mejor, pues el partido de ayer fue todo un puñetazo encima de la mesa contra un Palencia que fue en todo momento inferior al Bilbao Basket. Arropados por el público, con un ambiente en Miribilla como hacía mucho que no se veía, los de negro empezaron arrollando a un Palencia que tardó 4 minutos en anotar su primera canasta. Luego se relajó un poco el ritmo, pero se veía venir lo que acabaría pasando. Palencia recortó, hasta llegar incluso a ponerse por delante, pero ni por esas me dio sensación de peligro, pues siempre vi claro el devenir del partido.

Así fue. Poco antes de terminar el tercer cuarto, golpetazo al rival, 8-0 y una verdadera carnicería en el último cuarto contra un rival al que se le agotaron las fuerzas. Resultado final: un justo 93-73.

El domingo toca jugar otra vez, y la historia puede ser distinta, pero lo visto ayer en la cancha invita a pensar en el optimismo.

viernes, 10 de mayo de 2019

Vader VS Obi Wan

Espectacular.

Me gustan mucho las películas de Star Wars, y en especial la trilogía original, que tiene una magia irrepetible. Pero si en una cosa son mejores las versiones modernas es en la espectacularidad de las escenas de acción, pues había algunas, como la mítica pelea entre Darth Vader y Obi Wan Kenobi, que más bien parecía un teatro de guiñoles. Tal vez fuera más verosímil y parecida al kendo que pretendía emular, pero muy sosa si la comparamos por ejemplo contra la batalla entre Obi-Wan, Quid Gonn Jinn y Darth Maul (para mí la mejor de la saga, gracias sin duda al memorable Duel of Fates).

Pues bien, unos fans han editado la pelea de Obi Wan y su ex-discípulo, para hacerla más parecida a lo que sería de haberse hecho hoy, y el resultado es digno de ser visto.

miércoles, 8 de mayo de 2019

El frustrado falsificador

"Voy a la Diputación, a llevar unos papeles"

Aunque menos que en tiempos de la RGI, el mostrador sigue siendo muchas veces una fuente de anécdotas y una manera constante de sorprenderme con el género humano. Y esta conversación ilustra una cosa que me pasó ayer.
-Hola, vengo a traer esta documentación que le han requerido a mi hija, que ella no podía venir.
-Perfecto. Déjame que mire los papeles… uy, está todo bien, pero esta hoja está sin rellenar ni firmar.
-Ah, es que nunca nos la han pedido.
-Bueno, en la carta pone que la tiene que traer. Que vamos, yo si quieres te cojo los papeles, pero tengo que avisarte de que falta esa hoja de rellenar y firmar.
-¿Y no puedo firmarla yo?
-¿Tu hija es menor de edad?
-No, tiene 21 años.
-Entonces tiene que firmarlo ella, claro.
-¿Y si hago yo el garabato?
-Hombre, delante de mis narices, como que no.
-¿Pero le hago yo la firma y ya está, no?
-Si lo firmas tú no te voy a poder coger el papel.
-Pero rellenarlo, si no lo firmo, sí que puedo, no?
-Eso sí, claro.
-Toma.
-Acabas de firmar la hoja.
-No, solo he escrito su nombre.

Huelga decir que me negué a cogerle ese papel, mientras la obvia muestra de incredulidad y de "¿pero qué cojones?" inundaba mi rostro.

lunes, 6 de mayo de 2019

La pequeña Suiza

A ratos parecía un sketch largo de "Vaya Semanita".

Pongamos que el condado de Treviño (porque aunque en la película se llame Telleria, eso es Treviño) se va a anexionar por fin al País Vasco, pero un giro de última hora torpedea la operación y se queda en agua de borrajas, pero un descubrimiento histórico evidencia una curiosa realidad: Telleria pertenece legalmente a Suiza.

Lógicamente esto causa una gran sensación, y división en el pueblo, que ve que su vida puede cambiar mucho, en algunas cosas para bien y en otras para mal, y lo veremos desde el punto de vista de sus pintorescos habitantes, muy paródicos muchos de ellos, y los historiadores que han iniciado todo.

La verdad es que no pasa de entretenida, y a ratos parece un chiste demasiado estirado, y el tema del triángulo amoroso que plantea, que adquiere demasiado protagonismo, quedaba muy forzado, con una resolución metida por completo con calzador.

Tampoco es que parezca una película con demasiadas pretensiones, pero fuera donde fuera que quería llegar, no llega. Para pasar un rato la tarde del domingo y ya.

domingo, 5 de mayo de 2019

Fin de semana con la Fuerza

No tiene nada que ver con el título, pero ahí tiene que entrar un lavabo.

¿Y por qué la Fuerza? Algo adelantaba el viernes, que este fin de semana era el 4 de mayo, día de Star Wars, y por lo tanto teníamos jornadas temáticas. 

Pero por seguir el orden típico, me voy al viernes, que después de comer me fui con unos amigos a comer a un decepcionante indio, para luego jugar una partida de rol, y entre medias recibir un presupuesto de instalación de daño que era verdadero horror personal. Por la noche me retiré pronto.

El sábado por la mañana fui a seguir mirando opciones para el tema del baño y por la tarde fui a la lonja a dirigir, una partida completamente inventada sobre la marcha, con el sistema viejo de Star Wars, dentro de las jornadas. Luego un poco de charleta, cenar y a casa.

Hoy por la mañana he acompañado a mi padre para presentar a su perra a unos amigos que se la van a cuidar mientras él está de vacaciones, y he aprovechado para bajar de Ciudad Jardín, donde viven, hacia casa dando un paseo.

Por la tarde una de cine (La pequeña Suiza), a la lonja a recoger unas sillas que cedí a la asociación para las Ómicron, y de casa a casa, así ha sido la retirada. Un par de capítulos de Gotham para cerrar, y terminado el fin de semana.

viernes, 3 de mayo de 2019

Preparando la partida de Star Wars

Un pequeño tesoro.

Como hoy me quedo en casa y mañana tenemos las jornadas, aprovecho para releer uno de los clásicos del rol en español, que es a lo que voy a dirigir mañana: el Star Wars que en España fue publicado por Joc Internacional.

El libro lo tuve allá por los 90, pero en alguna de las mudanzas se perdió, con casi toda mi biblioteca rolera de entonces (lo que daría por recuperarla...), pero hace unos años un conocido me vendió de segunda mano este manual y el de Car Wars (este también lo había tenido, pero no se me perdió sino que lo vendí), y no dudé en hacerme con ellos.

Y bueno, como mañana hay jornadas de temática Star Wars me ha parecido adecuado desempolvarlo y plantear una partida con sabor añejo, aunque reconozco que me la iré inventando un poco sobre la marcha, que a veces el estilo sandbox no funciona mal. A ver qué tal sale.

jueves, 2 de mayo de 2019

El club de la ducha

Ahí había una bañera.

La primera regla del club de la ducha me la voy a saltar ahora mismo, hablando de ella, pues mi casa entra desde hoy a formar parte del club de las casas que han cambiado la bañera por un plato de ducha.

Lo de la bañera tiene su encanto cuando se es niño (o se tienen niños), lo que no es mi caso, y además lo de bañarme con mi tamaño suele ser complicado. Además, era una bañera ya vieja, que hacía muy a sucio y afeaba mucho el baño. Un baño que con esto gana mucho en imagen. 

La pelea ahora va a ser meter un lavabo (he tenido que quitar el que había, aunque lo pensaba cambiar igual), pues el espacio es muy estrechito y voy a tener que hacer encaje de bolillos. Pero eso es un problema del Jokin del futuro... cercano.

La emérita bañera.

miércoles, 1 de mayo de 2019

Vídeo promocional: jornadas 4 de mayo

El resultado es solvente.

A falta de nada mejor que contar, voy a hacer un poco de publicidad, pues este sábado es 4 de mayo, día internacional de Star Wars (por la coña con may the fourth/may the force) y haremos jornadas temáticas en la lonja. Para ello, hice este vídeo, que con poco esfuerzo queda bastante chulo.

Para ello usé esta página, en la que simplemente hay que meter el texto y te monta todo el vídeo. Hay otras, pero esa es la mejor que conozco. La pega es que no te puedes descargar el vídeo directamente (a menos que pagues) y te lo mandan gratis, pero al de varios meses. Lo que sí te deja es verlo, así que hice una pequeña trampa. Si pulsamos la tecla windows+G, podemos grabar lo que nos sale en la pantalla (yo no lo sabía, me lo chivó Google) y crear un vídeo con ello. Una captura de pantalla dinámica vaya.

Ya con el vídeo descargado, el resto era subirlo a Youtube, recortar los trozos sobrantes y ale-hop.

martes, 30 de abril de 2019

Agur Twentyfit

La pulsera-llave que ya solo sirve de recuerdo.

Hoy ha sido la última vez que he ido al gimnasio al que estaba apuntado. No es que me vaya descontento, pues aunque reconozco que el ejercicio físico no es una de mis actividades favoritas para el tiempo libre, me venía muy bien al estar al lado de casa y el precio era muy barato. Concretamente 500 euros por dos años. 

Y esa ha sido la clave, que se me termina la permanencia, y ante mi futura mudanza ya no me pillará tan cerca, por lo que iré buscando otro gimnasio.

Así que hoy acaba una era del sudor, otra nueva empezará.

lunes, 29 de abril de 2019

Avengers Endgame

Epicismo 100%.

Una montaña rusa que cuando termina solo te pide volver a subir. Así es el glorioso cierre de la mejor saga de superhéroes del cine, que nos regala en Endgame una despedida por todo lo alto, con tres horas de diversión en estado puro, repletas de acción, humor y momentos muy emotivos.

Tiene, naturalmente, sus fallos, con algunas inconsistencias en el guion y detalles que se derrumban si se rasca un poco. Pero si se sabe ver con los ojos adecuados, uno puede sentirse como un niño pequeño ante un espectáculo de luz y de color, gritando "¡wala!" cada cinco minutos.

Me ha gustado, muchísimo, y creo que si no es la película de los Vengadores que siempre soñé con ver, se queda muy cerca. Marvel ha creado algo muy grande con esto, y consiguió que en el momento álgido de la batalla, cuando el Capi grita "¡Vengadores reuníos!" casi me saliera la lagrimilla.

Explisión de luz y de color, película palomitera y vuelta a la infancia durante un rato. 

domingo, 28 de abril de 2019

Finde electoral

Una sala de cine me esperaba.

Hay un evento fundamental, por encima de todos los demás, este fin de semana. Pero han pasado más cosas, y de ellas voy a hablar.

El viernes pasé la tarde en casa jugando al NBA 2K19, como calentamiento para el baloncesto de verdad, pues había que ir a las 21:00 a Miribilla, donde Bilbao Basket recibía a un muy flojo Canoe (posiblemente el peor equipo que he visto en todos estos años) y obtuvo sin esfuerzo una abultada victoria.

Al salir, como todavía no era muy tarde, me fui a la lonja, donde jugué (y gané) una partida al maravilloso Terraforming Mars.

Vamos al sábado y por la mañana me voy al gimnasio a corretear un poco, pasando el resto de la mañana en casa, y por la tarde me voy al cine, a ver "Lo dejo cuando quiera". Por la noche cena en un restaurante siciliano, con unos amigos que también cumplían años este mes. Comida fabulosa y mucho lambrusco.

Hoy domingo salgo más o menos pronto de casa para ir a votar (dudando hasta última hora de qué opción era mejor) y luego al cine, a ver una de las películas más esperadas del año: Avengers Endgame. Sin hacer spoilers (eso mañana), solo diré que la disfruto como un niño.

Luego algo de poteo, comer y a la lonja, con una nueva entrega de la campaña de Warhammer.

sábado, 27 de abril de 2019

Lo dejo cuando quiera

Pluriempleados.

Un grupo de profesores al filo de los cuarenta, uno de ellos profesor de química, deciden dedicarse a diseñar y vender droga para salir de sus vidas grises y sin futuro, pero se dan cuenta de que no tienen ni idea de cómo funciona ese mundillo y se irán metiendo en una espiral de caos de la que ya no podrán salir.

¿Recuerda a Breaking Bad? Bueno, no solo eso, sino que en la propia película hacen la coña al respecto. Aunque lo cierto es que más allá de compartir premisa, se parecen más bien nada, puesto que aquí va en todo momento a la comedia, a veces con el trazo un poco grueso, que lo que busca sobre todo es sacar la risa.

Tiene a su favor que es exactamente lo que parece que va a ser (algo menos cutre, añadiría), y eso siempre es un punto a su favor. Una historia que se va embrollando, muchas situaciones graciosas y un desenlace frenético. 

Cumple.