martes, 31 de marzo de 2020

La oficina en casa

Administración minimalista.

Ayer tocó paseo. Pero antes de que nadie me acuse de transgresor, aclaro que fue por un tema de trabajo, pues tuve que ir a Lantik a recoger lo que se ve en la foto: un ordenador portátil para poder teletrabajar sin usar el mío. Además, con este en teoría podremos coger y desviar llamadas, pero digo en teoría porque hoy he tenido que llamar un par de veces al CAU y todavía no me han podido configurar la aplicacion del teléfono. El resto, sin problemas.

lunes, 30 de marzo de 2020

Paneando

Aunque parece un brownie, prometo que es pan.

Como salir de casa para ir a por el pan, aunque se puede, está feo, hoy me ha dado por hacerme mi propio pan, aunque el resultado no ha sido muy allá. Con harina normal en lugar de harina de fuerza, aquello parecía más un bizcocho con corteza que pan, y aunque he seguido las indicaciones de la receta que venía con el robot de cocina, creo que se me ha ido un poco la mano con la sal, y aunque recién hecho tenía su punto, no me ha quedado muy allá. Pero bueno, era mi pan y había que quererlo. 

domingo, 29 de marzo de 2020

Otro fin de semana encerrado

Enjaulado, como cuando opositaba.

Con esto del confinamiento en casa se generan menos cosas para el blog, ya que la vida se ha vuelto un poco monótona y, lo que es peor, no hacer nada acaba dando mucha pereza. Pero tampoco quiero dejar que el blog pase hambre, y como tampoco quiero perder la noción del tiempo, me voy a la socorrida entrada de fin de semana.

El viernes me tocó ir físicamente a trabajar, pues según el cuadrante yo estaba de guardia. Registrar el correo, recoger las llamadas y por el camino cruzarme con mucha gente por la calle, demasiada. Luego la compra y a casa. Por la tarde tocaba partida de rol online (Wu Shing) y por la noche, creo que ver Defenders y jugar al NBA 2k20.

El sábado por la mañana, pintxopote virtual con gente de la lonja, arreglando el mundo por videoconferencia y por la tarde más rol, con la ruta del Oeste de la Tierra Media, FATE acelerado. Por la noche, en acto de masoquismo, me veo el primer episodio de Toy Boy.

Domingo, con la hora cambiada, día de domingo total, que me lo paso básicamente jugando a Borderlands 3. Entre medias, mucho paseo por el pasillo, para parecer que hago algo.

Y bueno, eso ha sido el fin de semana. 

viernes, 27 de marzo de 2020

Judo

Mi sensei.

Debo confesar que no me gustan nada las artes marciales, y que soy muy fan de la máxima de que la mejor manera de ganar una pelea es no tenerla. Pero hubo un lejano tiempo, a finales de los 80, en el que un par de veces a la semana (creo) iba a un gimnasio de Santutxu, donde estaba el Judo Club Gaspar, y donde el entrañable Víctor Gaspar nos enseñaba ese arte marcial.

No mentiré, era (yo) un completo y absoluto desastre. Mi nula coordinación y mi incapacidad de aprenderme las llaves hacía que se me diera fatal, y como no sentía que aprendiera, iba con una absoluta falta de motivación, siendo el único aliciente los puntos que nos daban al terminar la clase, con los que conseguíamos las barritas verticales en el cinturón y al alcanzar la tercera nos podíamos examinar para subir de cinturón (lo que viene siendo un sistema de PX, vaya). Blanco, amarillo, naranja y no sé si llegué al verde o me quedé en el naranja-verde. Me suena que al verde sí llegué, pero más creo que me lo regalaron por pena, porque en el tatami era un despropósito. De hecho, llegué a ir a un par de torneos, más empujado por la presión de grupo que otra cosa, y en ambos fui eliminado a las primeras de cambio (al menos regalaban gominolas a los participantes).

Tengo tan borrado el recuerdo de aquello que ni siquiera sabría precisar cuánto tiempo estuve. Me suena que fueron dos cursos, pero ni siquiera recuerdo cuándo dejé de ir. Solo que cada vez iba con más desgana, por pura oblogación. Para más inri, tampoco terminé de encajar demasiado bien con los compañeros, así que no es un recuerdo que eche demasiado de menos.

Por quedarme con algo positivo, me quedo con el profesor, Gaspar, que puede que no supiera enseñarme judo, pero sí muchas lecciones de la sabiduría que atesoraba, pues era un hombre al que daba gusto escuchar.

jueves, 26 de marzo de 2020

Mini Metro

Antes de la catástrofe en New York.

Con tanto tiempo libre, uno descubre juegos nuevos, y en este caso este relajante (al principio) simulador de gestión de transporte suburbano metropolitano que he descubierto para el móvil, que sirve para matar el rato.

Sin una historia ni un esquema prefijado, es un juego procedural que va de lo siguiente: tenemos el plano de una ciudad en la que van apareciendo estaciones de metro, las cuales tenemos que unir con líneas, de forma que los pasajeros que aparecen en una estación tienen que llegar a la estación de su símbolo.

Cada vez que un pasajero llegue a su destino ganamos un punto, y con el paso del reloj, cada vez que completamos una semana, podemos ir ganando trenes, vagones, túneles, líneas... pero cuidado, pues si en algún momento se acumula demasiada gente en una estación, los pasajeros se cabrearán y terminará nuestra partida.

Sin más propósito que ese, unos gráficos simplones (que simulan ciudades famosas) y una música relajante, Mini Metro es una alternativa perfecta para, no sé, pasar los ratos muertos con el móvil mientras esperamos al transporte público. Y esta semana, por cierto, está gratis en la tienda de aplicaciones.

miércoles, 25 de marzo de 2020

Iron Fist

Loras el ninja.

Después de la magistral Daredevil y sus casi spinoffs Jessica Jones y Luke Cage, le llegaba el turno al hermano pobre (pobre en cuanto a calidad, que en cuanto a poder adquisitivo, es el más forrado de los cuatro), que es Iron Fist. 

Nos cuenta la historia de Danny Rand, un millonario perdido que vuelve después de haber estado desaparecido años en el Himalaya y vuelve convertido en el puño de hierro, un especialista en artes marciales, gracias a su entrenamiento, y tendrá que lidiar con sus dramas mundanos (recuperar su nombre y su empresa) y místicos (enfrentarse a la insidiosa y misteriosa Mano, que ya vimos en Daredevil). 

Vale, ¿y qué aporta, en mi opinión la serie? Francamente, me puse a ella por puro completismo y sin grandes expectativas, pues las críticas la ponían bastante a partir, y porque algún día me gustaría ponerme con Defenders, y para eso sí viene bien haber visto Iron Fist. Por lo demás, sin ser el horror que me habían pintado, sí me ha parecido floja y le costaba captar mi interés, pues ni la trama de la empresa Rand ni la trama de K´un-Lun me atrapaban, y lo único interesante eran las escenas de tortazos, que al menos eran entretenidas.

El cómic de Iron Fist nunca me llamó demasiado la atención, dicho sea de paso, y la serie me la he tomado simplemente como un necesario preludio de Defenders. Lo sé, soy un poco masoquista. 

martes, 24 de marzo de 2020

Llegó Disney+

Reviviendo los clásicos.

Mucho tiempo encerrado en casa es una ocasión a la que le viene muy bien la llegada de otra plataforma de video a demanda que se suma a la fiesta. Esta vez es Disney quien llega, y trae muchos de sus clásicos, así como Star Wars, Marvel y todas las temporadas de Los Simpson, lo que da para muchas horas de entretenimiento.

Todavía tiene sus fallos, algunos de los cuales he visto que se han ido depurando (por ejemplo, a primera hora de la mañana solo se podía coger español latino, no español de España, en el menú) y algunas de la app que aún no van bien (la de móviles no puedo descargarla y la de la Smart TV no permite ver todos los episodios), pero supongo que ya lo mejoraran.

lunes, 23 de marzo de 2020

Teletrabajando

Obviamente no iba a poner la pantalla del curro con datos de verdad.

Hoy sonaba el despertador a la hora habitual, pero después de ducharme, vestirme y desayunar no he ido a la oficina, sino al ordenador. Y no es porque esté de baja ni de vacaciones, sino porque por primera vez (en este trabajo) tenía que trabajar desde casa.

Como suele pasar con estas cosas, los primeros intentos han sido infructuosos. Primero tocaba descargar el programa de VPN, fácil. Luego instalarlo, hasta ahí bien. Llegaba el momento de conectarme a la red... error. Me chivan por el pinganillo que hay que poner otra cosa, lo hago y bien. 

Llega el momento de conectarme en remoto a mi equipo. Paf, golpe contra el muro.

Lo intento de todas las maneras posibles, me aseguro (preguntando a las compañeras que estaban hoy en la oficina) de que está encendido y estoy metiendo bien el número, pero nada. Llamo al CAU... en espera, en espera, en espera... (lógico). Cuando por fin me cogen, les refiero el problema y me dicen que lo van a mirar, que está pasando a más gente.

Espero, espero, espero... vuelvo a llamar a media mañana y por fin me lo pueden solucionar: lo estaba haciendo bien a la primera, pero los servidores estaban tan saturados a primera hora que por eso no autenticaba bien.

Por fin con eso he podido tomar el control de mi ordenador y puedo trabajar con normalidad (o toda la normalidad que me permite no tener a los usuarios al lado, no tener el papel en la mano y no poder coger ni desviar llamadas del call, que será la pelea de mañana).

domingo, 22 de marzo de 2020

Drácula (BBC)

Necesita un palillo para quitarse una plaqueta que se le ha quedado entre los dientes.

De la mano de los creadores de Sherlock le llega el turno a otro clásico de la literatura, el vampiro más famoso de Transilvania en una serie que es difícil de clasificar, o al menos es difícil hacerlo sin reventar el volantazo argumental que pega la serie al final de su segundo capítulo (la serie, muy inglesa ella, tiene tres capítulos de 90 minutos cada uno).

Pero antes de contar de qué va ese giro (y realmente contar de qué va la serie) opinaré de lo que nos enseñan los dos primeros capítulos, una nueva visión de la novela de Bram Stoker, pero dando más protagonismo a la hermana Agatha (Dolly Wells), aquí una estudiosa de lo oculto y sin lugar a dudas el mejor personaje de la serie y protagoniza unos duelos interpretativos con Drácula (Claes Bang) que son toda una joya. 

Relatando algunos de los pasajes más emblemáticos del libro (cautiverio y fuga de Jonathan Harker o el viaje del Demeter, al que dedica todo un episodio) y otros con los que se toma más libertades, nos genera una atmósfera truculenta e inquietante que a veces puede regodearse demasiado en lo visualmente doloroso (menuda fijación con las uñas, oigan).

Pero lo dicho, la serie va de que estamos viendo una cosa y de repente la acción pega un salto de 123 años en el tiempo y nos muestra al Conde Drácula en el Londres de 2020, aportando también versiones modernas de algunos de los personajes más emblemáticos del libro, como Lucy Westenra, el Dr. Seward o Renfield.

A ver, la idea está bien y me gusta, además no está del todo mal hilada y podría entenderse que los dos primeros capítulos no son sino un preludio para lo que realmente nos quiere contar, pero sin ser un despropósito absoluto, no me gusta cómo resuelve algunas de las cosas, con cosas que narrativamente cuesta creer y una resolución final que se me queda un poco pobre.

Afortunadamente, iba sobre aviso, de modo que me esperaba algo tan terrible del tercer capítulo que lo que me he encontrado no me ha parecido tan mal. Además, quien quiera ver solo una revisión del mito de Drácula sin perderse en moderneces, siempre puede asumir que ni el tercer capítulo ni los últimos cinco minutos del segundo han existido, y tener una miniserie completamente disfrutable.

viernes, 20 de marzo de 2020

Último día de curro hasta...

Me llevo deberes a casa.

Hoy, como cualquier otro día, el despertador ha sonado y me ha tocado ir físicamente a trabajar, pues aunque hemos cerrado el registro, se supone que sigue llegando documentación física por correo y nos toca ir, de dos en dos, como los guardias civiles. Y a mí me tocaba ir hoy.

Lo que es papel poco, pues en total han venido 6 cartas certificadas y un par de sobres marrones, un curro que se despachaba en 15 minutos. Peor ha sido el teléfono, que no paraba de sonar, y era muy frustrante, puesto que al ser de los pocos sitios en los que había gente, nos llamaban para todo, incluso para cosas que no tenían nada que ver con la Diputación. Además era frustrante, puesto que no había manera de llamar a ningún sitio.

A eso de las 13:30, terminado el horario de atención telefónica, me he ido a casa, sin saber cuándo volveré. En principio el viernes que viene, que vuelvo a estar yo de guardia, pero esto es tan cambiante que nadie sabe. Y conmigo me he llevado el manual para poder hacer teletrabajo, así que el lunes trabajaré, sí, pero desde casa. 

jueves, 19 de marzo de 2020

Pasilling

Mi gimnasio particular.

No puedo salir de casa, pero tampoco quiero quedarme todo el día espatarrado en el sofá sin hacer absolutamente nada de ejercicio físico y pretendo no bajar ningún día de los 10.000 pasos. 12 pasos ida, 12 pasos vuelta, con recorrer algo más de 825 veces el pasillo, consigo la marca, y para entretenerme, pues me pongo un podcast, música o simplemente voy mirando el móvil.

Una de las cosas que menos me gustaban de mi casa cuando la compré era que tenía demasiado pasillo, pero hoy, un año más tarde, no podría alegrarme más de la compra. 

miércoles, 18 de marzo de 2020

Debutando en el rol por Internet

Discord fue la plataforma elegida.

Para todo tiene que haber una primera vez, y la cuarentena que nos impone el actual estado de emergencia es una excusa genial. Aunque por las mañanas me toca ir a trabajar, la tarde va de estar encerrado en casa, y aunque confieso que siempre fui un poco reacio a esto del rol online (básicamente porque siempre he tenido la opción de jugar a rol presencial y nunca lo he necesitado), me animé a probar y me apunté a una partida que se anunciaba en un grupo rolero de Facebook y que llamó mi atención.

Usando la aplicación para el móvil de Discord, y sin usar la cámara, jugamos la primera sesión de una partida que resultó ser de X-Men First Class, y pese a las obvias limitaciones del medio, se podía tirar más o menos. El tema dados no fue demasiado relevante, dado que al ser una partida muy narrativa, apenas hubo tiradas y en las que había, el Director de Juego tiraba un dado y nos cantaba el resultado.

Dado que las desventajas de este formato con respecto al rol presencial son evidentes, me iré a las ventajas, que también las tiene:

-Permite jugar con gente que está a kilómetros de distancia, lo que sirve para jugar con gente con la que habitualmente no jugarías, y te abre la posibilidad de conocer jugadores (y juegos) nuevos.

-La oferta, lógicamente, es amplísima, ya que el "mercado" de partidas online es muy amplio.

-Juegas sin moverte de casa, lo que te ahorra el desplazamiento. Y si tienes que ir al baño, o a la cocina a por algo, si estás jugando con el móvil no hace falta que te ausentes. Además, lo de ahorrar desplazamiento significa que solo dedicas a la partida el tiempo de juego.

-Permite una mayor fluidez, y sin cortar tanto el juego, la comunicación privada entre jugadores o con el director de juego.

-¡No hay que recoger la mesa al terminar!

Lo dicho, no cambiaría el rol presencial por esto, pero es un parche que viene muy bien para situaciones como esta en la que nos está tocando vivir. Y hoy por la tarde, segunda sesión.

martes, 17 de marzo de 2020

Cerrado el registro

Este cartel adorna desde hoy mi oficina.

La lógica se ha acabado imponiendo, y ayer por la tarde nos comunicaron que a partir de hoy quedan cerrados los registros presenciales de Diputación. Y es que con los plazos paralizados y la cuarentena que impone el Estado de Alarma, la gente no tendría por qué venir aquí para nada, lo que no impedía que ayer siguiera viniendo gente, casi todos rebotados de otros registros cerrados, que en vez de decir "vaya usted a su casa, que es donde tiene que estar", los mandaban a nuestro registro.

Pero desde hoy, y sin saber hasta cuándo, estamos cerrados. En el trabajo, pero sin atender gente, solo con el teléfono y el papel que nos llega por correo para registrar. Aburridos, y más apelotonados de lo que sería aconsejable, pero mientras no nos digan otra cosa, aquí tenemos que estar.

Seguiremos informando, y como cierre un recordatorio: 

El Estado de Emergencia ha acordado la SUSPENSIÓN DE PLAZOS ADMINISTRATIVOS durante 15 días naturales a contar desde el mismo día 14/3/2020. (por tanto, han quedado prorrogado hasta el día 30/3/2020). Así que, por favor, no salgáis de casa "para presentar papeles".

lunes, 16 de marzo de 2020

Locke&Key

No terminé de entrar.

Decepcionante la adaptación del maravilloso cómic homónimo, que en contraste con el tono oscuro, casi lovecraftiano, del cómic y planta una serie juvenil, mucho más blanca, y lo que es peor: aburrida. 

No suelo dejar series a medias, y menos si son cortas (en este caso una temporada de diez capítulos), pero aquí no termino de verle ningún aliciente que me empuje a seguir. No se descarta que algún día me ponga con los 5 episodios que me faltan, pero cuando poner uno significa estar más pendiente del móvil, o de las musarañas, que de la tele, es el momento de cortar e ir a otra cosa.

Visualmente tiene cosas muy vistosas, y algunos efectos muy logrados, pero en general no pasa de ser algo soso y que no recuerda sino a una versión blanqueada de La habitación perdida.

Suspenso. 

domingo, 15 de marzo de 2020

Fin de semana: empieza la cuarentena

Así de solitario lucía ayer Puppy.

Aunque esto del confinamiento forzoso implica un cambio en los hábitos, el blog no tiene por qué cerrar, y la costumbre de narrar el fin de semana, por atípico que sea, la respeto.

El viernes, bueno, cerrábamos una semana agobiante, y no por el volumen de gente sino por la incertidumbre, los miedos, el vernos expuestos al contacto con tanta gente... De ahí a casa, luego a por una webcam (sí, esa de la que hablé ayer) y reunión de cancelación de #omicron2020.

Luego a dar una breve vuelta y a casa.

El sábado, pues día de forzoso caserismo, roto por ir a hacer la compra por la mañana, y un paseo por la tarde-noche, antes de conocer el definitivo decreto de cuarentena. Entre tanto, dando caña al Modern Warfare de la Xbox 360, trasteando por Internet y sufriendo capítulos de Iron Fist y Elite (yo, una persona con criterio).

Hoy domingo, más de lo mismo pero sin paseo, que era reemplazado por largas caminatas por el pasillo, acompañadas de un podcast de rol para hacerlo más ameno. Para no aburrirme, series, ordenador y partida en el modo solitario al juego de mesa Star Wars: El borde exterior.

Y ahora, antes de acostarme, supongo que un poco de Netflix, que mañana a mí sí me toca ir a trabajar (aunque no tengo muy claro qué nos dirán allí).

sábado, 14 de marzo de 2020

La pelea de la webcam

Derrotado por la tecnología.

Va a tocar estar mucho rato en casa, y la actividad social se ve claramente afectada por la cuarentena. Por eso, y sobre todo porque la reunión de #omicron2020 de ayer se optó por hacerse online, ayer por la tarde fui a comprar una webcam, y de esa manera poder conversar por videoconferencia. También, aunque no soy muy fan de la fórmula, para poder jugar a rol, si la cosa se alarga, por este medio.

La parte buena es que lo que es la webcam funciona perfectamente, con una imagen razonablemente nítida y tal. La mala, que el sonido no tira ni para atrás, y solo envía un ruido, como de tele vieja sin sintonizar, lo que me forzó a desenchufarla en la reunión de ayer y tirar de teclado.

Antes he tenido la sesión remota con el servicio técnico, pero nada, así que tendré que explorar otras fórmulas si quiero videocomunicarme, como por ejemplo usar el teléfono móvil.

viernes, 13 de marzo de 2020

Suspendidas las #omicron2020

Abaquito se ha enterado de que tendrá que esperar.

Lo que era crónica de una muerte anunciada ya es una realidad. Hoy nos hemos juntado (de forma virtual) los organizadores de las jornadas #omicron2020 para decidir que no se celebrarán en Semana Santa y que trataremos de buscar otras fechas. Manejamos algunas, pero lógicamente no voy a filtrar por aquí nada que no digamos en la web oficial del evento. 

Es un varapalo, pero dadas las cirunstancias no veíamos otra salida.

jueves, 12 de marzo de 2020

Medidas en el trabajo

Pitufando expedientes.

Por desgracia el tema de moda, el coronavirus. Me gustaría saber ahora qué estaré pensando dentro de un año, de dos o de 5 cuando lea esto, porque la verdad es que ahora es fácil verlo con ojos catastrofistas. Y con tanta cancelación de eventos, no es para menos.

Lógicamente esto también nos afecta, aunque todavía no sé cómo, en el trabajo. Lo de trabajar desde casa, habida cuenta de que somos un registro, no parece del todo viable, y tampoco creo que lo vayan a cerrar, aunque sí me consta que en algunos registros, como Extranjería y Seguridad Social sí lo han hecho, pues los usuarios a los que no atienden vienen a nuestro registro. Y no mienten, pues en el caso de Extranjería me he acercado y era verdad.

En cuanto a nosotros, pues estamos a la espera. De momento lo que tenemos son guantes, botecitos de alcohol para limpiarnos las manos y una distancia de seguridad que de momento muchos usuarios no respetan (no por mala fe, sino porque más allá de alejar las sillas y recordarselo cada vez que las acercan, no podíamos hacer, al no haber ninguna barrera física que lo delimite). Y claro, es un sitio por el que pasa mucha gente, así que toca extremar precauciones. Sin embargo, parece que se nota el miedo, y es verdad que la afluencia ha bajado, aunque eso no impide que haya ratos punta en los que se junta más gente de la que debería.

Mañana, se supone, nos comunicarán nuevas medidas, y la verdad, a la velocidad a la que se están escalando los acontecimientos, uno ya no sabe ni qué pensar. 

miércoles, 11 de marzo de 2020

El plan

Nada que ver con el spinoff homónimo de Galactica.

Es la versión cinematográfica de la obra de teatro de mismo nombre, y sin haberla visto se nota que es una obra de teatro. Tres personajes en un escenario casi fijo, la casa, y mucho diálogo, pero con tres enormes actores (soy muy fan de Raúl Arévalo, y posiblemente Antonio de la Torre sea el mejor actor español de la actualidad), que la convierten en oro. 

Nos cuenta la historia de tres perdedores, tres amigos en paro que han quedado para algo, un plan (¿un trabajo? ¿un atraco? ¿una despedida de soltero?) que no se precisa, pero que tampoco es importante, pues cuando algo sale mal y se les estropea el coche, comienzan a saltar chispas y conflictos, lo que da lugar a escenas de gran tensión y lucimiento de los intérpretes, por un camino que parece no llevar a ninguna parte pero deja al espectador embobado, mirando el paisaje, hasta que termina con un choque frontal, en un final inesperado pero impactante. 

Acudí al reclamo de sus protagonistas, y me dieron lo que les pedía. Bien.

martes, 10 de marzo de 2020

Aplazamiento de InterOcio 2020

Las baldosas amarillas tendrán que esperar.

Lo que me temía ha pasado, y hoy la organización de la Feria Interocio, evento del que hablé por aquí la semana pasada, ha publicado hoy el siguiente comunicado:

Ante la situación creada por el coronavirus (COVID-19) y siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Sanidad y la Comunidad de Madrid, desde Lure Entertainment hemos tomado la decisión de aplazar la celebración de la Feria InterOcio 2020 a una nueva fecha en un contexto más favorable, para lo cual contamos con todo el apoyo de IFEMA. 

Esta determinación ha sido minuciosamente ponderada, y con ella pretendemos salvaguardar tanto los intereses económicos como la integridad física de los expositores y visitantes. 

Desde la Organización, nos ponemos como siempre a vuestra disposición por email (info@feriainterocio.com) o vía telefónica (637415797 o 617171214). Además continuaremos con la comunicación constante a través de los medios oficiales, y os informaremos puntualmente y en primicia sobre la nueva fecha de celebración. 

Muchas gracias por el compromiso que habéis demostrado con el proyecto. 

Un saludo, El equipo de InterOcio 2020.

Una puñeta, pues ya había pedido los días libres y pagado el alojamiento (por suerte lo he podido cancelar y recuperar algo de dinero), pero más puñeta es para los de organización, que se pegan todo este trabajo para encontrarse con esto. Queda por ver si realmente se podrá celebrar en otras fechas, y si sucede, ahí estaré presto a ayudar con mi 2084.

domingo, 8 de marzo de 2020

Finde con barbacoa y basket, entre otras cosas

Balvin, convertido en Geralt de Rivia, parecía un adulto jugando contra niños.

Clásico del domingo por la noche. 

El viernes por la tarde estuve un rato agusanado en casa, antes de ir a pasar el rato a la lonja, haciendo tiempo hasta la hora a la que había quedado para ver Onward y luego cenar. Tras eso, como era pronto, tomando unas cañas por Indautxu.

El sábado tocaba madrugar, pues había plan de casa rural, en Erbi (Álava). A las 9:00 quedamos para ir al Makro a por provisiones, de ahí a la casa, donde intento sin éxito (¡maldito frío!) echar una siesta. 

Para comer, barbacoa, poniéndonos como el Tato a secreto ibérico y luego charleta de sobremesa, que se propolga hasta la 1 de la madrugada. En principio mi plan era pernoctar ahí, pero el frío y la alegria provocada por la sobredosis de perros en la casa, me hacen unirme a uno de los coches que volvían ese día a Bilbao.

Eso lo agradecí mucho cuando el domingo por la mañana, en vez de levantarme pronto e ir a Amurrio a por el tren, como estaba previsto, despierto en mi cama, lo que me permite vaguear hasta la hora del partido de baloncesto, un comodísimo Bilbao Basket - Obradoiro (99-72) en el que vemos una de las victorias más cómodas que hemos tenido en muchísimo tiempo.

Por la tarde, una partida al Star Wars Rebellion  y luego un paseo con mi señora novia, celebrando el 8º aniversario (¡que se dice fácil!).

sábado, 7 de marzo de 2020

Onward

Pixar presenta: los elfos tienen sentimientos.

El problema de las películas de Pixar es que han puesto el listón tan alto que todo lo que no sobrepase la matrícula de honor nos sabe a poco, y que películas como Onward nos puedan parecer un poco decepcionantes.

Vale, no es la mejor de Pixar. No es una genialidad como Inside Out, Coco o Buscando a Nemo, pero es una muy buena película. Le falla que no explota su premisa todo lo que debería, pero técnicamente es un regalo para la vista (algunos paisajes parecían tal que imagen real grabada a 1080), con una historia muy divertida y un final muy emotivo (la parte de hacer llorar la cumple).

Nos plantea un salto al futuro (de ahí el título) en un mundo de fantasía en el que la aparición de la tecnología ha hecho desaparecer la magia y ha desembocado en un mundo en el que las criaturas de fantasía (elfos, unicornios, trolls, centauros...) viven con el clásico estilo de las películas americanas. Y el día de su 16º cumpleaños Ian recibe un regalo mágico que le hará embarcarse, junto con su hermano Barley, en una alocada y épica aventura contrarreloj.

Me falla que va con el freno de mano y no saca todo el jugo que podría haber sacado al tema de que son criaturas fantásticas, y de hecho en gran parte de la película, simplemente es como si fueran humanos de piel azul, lo que es una pena. Pero siguiendo el consejo de la película, prefiero quedarme con lo que sí nos da, y es que la película es muy divertida, se pasa volando y la historia del amor fraternal entre Ian y Barley es sencillamente preciosa.

Así que, si la valoramos según los estándares exigidos a Pixar, se nos queda un tanto coja. Pero "película floja de Pixar" sigue siendo una muy buena calificación y es, desde luego, una película que merece muchísimo la pena.

Por cierto, no tiene escena postcréditos. 

viernes, 6 de marzo de 2020

Otra de cining

Cualquier día de estos la ponen en serio.

Como amenacé ayer, hoy pongo las gilipolleces de mi cosecha:

ALADDINING: Un mendigo árabe encuentra una lámpara maravillosa que invoca a un genio, y como deseo le pide una suculenta cena.
AMELING: Una alocada y romántica chica francesa se dedica a tocar la flauta para atraer niños y ratas.
BLACK HAWKING DERRIBADO: El drama de un astrofísico somalí que se cae de la silla de ruedas.
EL SEXTING SENTIDO: Un psicólogo pedófilo acosa a un niño con mensajes de contenido sexual.
EL VUELING DEL NAVEGANTE: En su afán por encontrar el viaje lowcost más barato, un chaval de 12 años acabará viajando en un OVNI.
FALCONING CREST: Unos turistas ingleses se van de vacaciones a unos viñedos de Florida y se agarran tal cogorza que acaban todos dejándose los dientes en el bordillo de la piscina de Ángela Channing.
GROOMING, MI VILLANO FAVORITO: es la misma historia de un villano que adopta a tres niñas huérfanas, pero mucho más sórdida.
LA PRINCESA MONONOKING on heaven´s door... Con banda sonora de BobDylan.
MUERTOS DE RISING: Santiago Segura y el Gran Wyoming hacen frente a una invasión zombi.
MY LEFT FOOTING: La emocionante historia de un hombre cuya parálisis casi total no le impide llevar a cabo su sueño de salir a correr al parque con un solo pie.
PETTING SEMATARY: Thriller erótico sobre gente que va al cementerio de mascotas a meterse mano.
¿QUÉ HE HECHO YO PARA MERECER ESTING?: Colaboración intimista entre el cineasta manchego Pedro Almodóvar y el cantante de The Police.
RAGING BULLYING: La desgarradora historia de Jake La Motta y el acoso escolar del que fue víctima y que le llevó a hacerse boxeador.

Yeah yeah!

RAINING MAN: Película musical sobre un hombre autista que solo se comunica mediante canciones de Geri Halliwell.
RANNING: Un señor feudal del Japón medieval decide abdicar, pero en vez de repartir sus dominios entre sus tres hijos les reta a echar una carrera. El que más corra, será el señor de su tierras.
SCARING FACE, EL PRECIO DEL PODER: La historia de Tony Montana, un traficante tan feo que asusta.
SCHINDLER´S LISTENING: Un excéntrico empresario pone una audición en la megafonía de Auschitz, y luego hace unas preguntas sobre la misma, permitiendo salvar la vida a los judíos que las contesten correctamente.
THE BIG BANGING THEORY: Leonard, Penny, abejitas, flores... No apta para menores.
TOPPING GUN: Pilotos de las fuerzas aéreas americanas colocan una pistola encima de un postre.
TUNING NEGRO: Unos canis siembran el terror en la universidad de Salamanca, atropellando gente con su coche trucado.
WALLING STREET: Gordon Gekko es un ambicioso albañil que se crea una fortuna levantando tabiques en mitad de la calle.

jueves, 5 de marzo de 2020

Una de cining, que es gerundio

Metro Golding Mayer

Añade -ing a un película y cambia su argumento.

JURASSIC PARKING: Un dinosaurio aprende a aparcar.

Con ese tuit empezaba un descacharrante hilo en Twitter, algunas de cuyas respuestas me han sacado la carcajada viva y en el que, por suuesto, no he podido evitar participar con algunas de mi cosecha, que estas cosas me gustan más que a un tonto un láp... me gustan más que un lápiz.

TOO FASTING TOO FURIOUS: El drama de un señor que se pone de mala leche por ajustarse demasiado el cinturón en un avión

TOY STORING: en lugar de jugar con sus juguetes ,andy se pega hora y media guardando sus juguetes.

LA LA LANDING: Aterriza como puedas, con canciones.

BLADE RUNNING. Un poli del futuro caza replicantes en chandal y contando los pasos en el móvil.

LORD OF THE RINGING: Un hobbit y sus amigotes se dedican a tocar todos los timbres de las puertas entre la Comarca y Mordor.

KARATE KIDDING: Un chaval se presenta a un campeonato de karate pero en realidad era bromi y no tiene ni idea

¡OLVÍDATE DE MING!: Flash Gordon se somete a un borrado de recuerdos para intentar superar la muerte de su archienemigo.

STARRING WARS: Las aventuras de un militar con ansias de protagonismo que hace el notas cada vez que hay una cámara para salir en las noticias de relleno de los telediarios

GHOSTING: El tío se había hecho el muerto de forma muy elaborada para no tener que cortar en una relación demasiado seria para su gusto. Una medium intenta comerle el tarro a la prota durante la segunda mitad de la peli.

THE FULL MONTYING:  docudrama que refleja la vida en la penuria de los montadores de IKEA.

J.F.KING: Un presidente de EEUU es asesinado porque quería instaurar la monarquía y ser el rey.

ALGUIEN VOLÓ SOBRE EL NIDO DEL COOKING: Un zumbado se presenta a Masterchef y convence a todos para que solo cocinen platos tradicionales. Quieren echarlo por guisar una fabada impresionante pero un concursante apache convence a Jordi Cruz para que le den el premio.

STAR TREKKING:  La tripulación del USS Enterprise compra equipajes en el Decathlon y se apunta a un club de senderismo.

TRAINSPOTTINGING:  Historia de un grupo de jóvenes de Edimburgo, cuya única aspiración en la vida es ponerse cremas y productos de belleza varios.

MOBBING DICK: Un empresario sin escrúpulos putea a un empleado para que deje la empresa a base de hacerle Mortadelos

BEN HURRYING: a un tío llamado Ben le da un apretón y tiene que salir corriendo a toda leche en busca de un WC.

ITING: un payaso bulímico miente sobre su nivel de inglés en el currículum que deja en el restaurante escocés especializado en hamburguesas donde trabaja

YESTERDYING: Un hombre de despierta en un universo alternativo donde han matado a todos los Beatles.

LOS PUENTING DE MADISON: Un fotógrafo y un ama de casa viven un breve, pero profundo romance que acaba cuando quieren sacar la foto perfecta en un puente.

ÁTAME ING: Un joven rapta a una estrella porno, se enamoran, deciden comprar una casa juntos y, después de valorar diferentes opciones, acaban pidiendo una hipoteca en un banco holandés especializado en banca online.

No voy a ponerlas todas, claro, que son muchas, pero sí algunas de las que más gracia me han hecho.  Y eso que me dejo algunas geniales. Las mías las dejo para otro día, por no saturar. 

miércoles, 4 de marzo de 2020

Hablemos de... Interocio

Seguiré el camino de baldosas amarillas.

Hoy toca hacer un poco de spam, por partida doble, y hablar de un evento lúdico que se celebrará en Madrid (concretamente en IFEMA) del 20 al 22 de marzo y al que voy a ir (de hecho, ya tengo el alojamiento cogido), que organizan entre otros Nosolorol y la Asociación TdN. 

Sin embargo, no son unas jornadas al uso, sino que siguen más un formato feria o, si acaso, convención. Yo me lo imagino un estilo a la típica expo de turismo, pero con juegos de rol y de mesa. 

Sinceramente es un formato que como asistente no llamaría demasiado mi atención (no como para ir hasta Madrid), y considero que no soy el público objetivo del mismo (igual luego me equivoco, pero esa sensación me da), pero eso no impide que tenga ganas de ir, pues iré en calidad de colaborador de la editorial y autor de 2084. Y ver a mucha gente que solo veo en jornadas (y algunos ya ni eso) es algo que sí que me apetece bastante.

Así pues, dentro de dos semanas estaré en Madrid hablando, literalmente, de mi libro. 

martes, 3 de marzo de 2020

Gentlemen: los señores de la mafia

Mafiosos y bien vestidos.

Guy Ritchie, que me maravilló con Snatch y Lock&Stock, vuelve un poco a sus orígenes para contarnos una historia de gangsters y pringados callejeros puteándose unos a otros, con una historia rápida, divertida y bastante bien hilada que nace cuando un rey del crimen (Matthew McCounaghey )quiere vender su negocio, pero la película ya nos ha contado que dicho rey del crimen va a recibir un balazo en la cabeza. 

La manera que tiene de contarnos la historia es bastante curiosa, con un genial Hugh Grant que hace de periodista metomentodo contando la feria a la mano derecha del mafioso (Charlie Hunnam), de una manera muy divertida y con puntos muy divertidos que combinan de maravilla suspense, violencia y humor negro, con buena música y personajes interesantes, entre los que destaco (¿quién me lo iba a decir?) el de Colin Farrell.

Guy Ritchie ha vuelto.

lunes, 2 de marzo de 2020

Duolingo

Auf Deutsch

Duolingo es una popular plataforma de aprendizaje de idiomas que, con un entretenido sistema, nos permite ir mejorando en el manejo del idioma y subiendo de nivel a medida que tenemos éxito en los ejercicios.

No tengo muy clara su utilidad más allá de aprender vocbulario y gramática básicos, pero lo cierto es que se hace muy entretenido, y como al hacer los ejercicios vas ganando puntos de experiencia, pues la verdad es que se hace muy llevadero, y como no pretendo más que pasar el rato y refrescar mi alemán, que es muy básico, pues me viene bien. 

Tiene unos cuántos idiomas, y yo ya lo conocía desde hace unos años, y le di al inglés como pasatiempo, pero recientemente, no tengo muy claro por qué, me ha dado por retomarlo, esta vez con el idioma germano, que lo tenía un poco abandonado.

No mejoraré mucho, pero me servirá para ejercitar die Neuronen

domingo, 1 de marzo de 2020

Finde con jubilación y casa rural

Barbacoa en Valdovín.

Finiquitado el fin de semana, este ha tenido bastante miga, pues se han juntado por una parte la comida-despedida por la compañera Pilar, trabajadora social de mi anterior trabajo, que se nos jubila ahora y nos juntamos unos cuántos para comer en el Tamarises, y por otra la escapada a una casa rural con unos amigos a La Rioja.

El viernes, tras la sobremesa (espectacular la comida, por cierto), fui hasta el metro dando un paseo y en Bilbao me recogieron, ya con la mochila (había hecho entrega de ella el jueves, para no estar todo el día cargando con ella) y fuimos hasta nuestro destino. Allí una cena ligera, charleta, alguna partida corta al Trial by Trolley y Saboteur, y a la cama.

El sábado por la mañana aprovecho para desayunar y explorar un poco el pueblo, encontrando por casualidad un panel con rutas de senderismo. Retorno a la casa, recluto un grupito y nos vamos a hacer una de ellas.

Para comer, al volver del paseo, una barbacoa con carne por todas partes, comida pantagruélica y la tarde transcurre entre la siesta, el charloteo y algunos juegos de mesa, y como terminamos de comer sobre las 17:15, se nos hace de noche en seguida.

A la hora de cenar, como aún estoy lleno, conmuto la cena por un té, y el resto de la noche se nos va entre risas, cachondeo y conversaciones descacharrantes. Algo de juegos de mesa, pero poco.

Más jugamos el domingo, con unos Autos Locos y un Pandemic por la mañana, pero también en la cocina, donde me dedico a convertir en torrijas el pan sobrante del día anterior. A diferencia del sábado, que nos llovió, podemos comer en el exterior. La tarde, entre una cosa y otra, que si sobremesa, que si partida que si recoger y limpiar, nos deja ya casi a las 20:00, y en Bilbao sobre las 21:15.

Pero no acaba ahí la cosa, que un domingo sedentario y de mucha comida, de alguna manera hay que remediarlo, de modo que hago acopio de fuerza de voluntad, me voy a las 21:30 al gimnasio y me lo paso haciendo el hámster hasta hace escasa media hora.

Y eso ha sido más o menos todo.