lunes, 30 de septiembre de 2019

El señor de los anillos: Viajes por la Tierra Media

O, como lo llamamos cariñosamente, "El señoro de los anillos".

El señor de los Anillos: Viajes en la Tierra Media es un juego cooperativo en modo campaña en el que los personajes, a elegir entre Bilbo, Legolas, Aragorn, Gimli, Beravor y Elena (las dos últimas creadas por Fantasy Flight) se enfrentan a través de peligrosas misiones a las fuerzas del mal, en un formato de juego que se parece mucho a juegos como Descent o Imperial Assault, o apurando ya mucho al clásico Heroquest (referencia que hago para los no tan versados en juegos de mesa).

Sin embargo, a diferencia de estos, el papel del malo no lo ejerce un jugador, sino que una app nos va diciendo qué fichas poner, qué hacen los malos, los parámetros de la misión, etc.

La aplicación, siempre dispuesta a putear a los jugadores.

Antes de empezar la campaña, cada jugador elegirá un personaje y una profesión (capitán, guardián, cazador, batidos, bardo o ladrón, aunque puede cambiar a cada aventura) y cogerá, junto con las 5 cartas básicas, las 5 de su personaje y las 3 básicas de su profesión, con las que hará su mazo inicial. Cogerá también su equipo inicial, que pondrá boca arriba junto a su personaje, y se empieza a jugar.

Cada escenario tiene sus propias peculiaridades, pero básicamente esto funciona así:

Primero es la fase de acción, donde los personajes hacen sus acciones (cada uno dos), que pueden ser viaje (moverse hasta dos casillas), interactuar con personajes, amenazas o eventos o atacar. Viajar permite ir desplegando nuevas casillas, y es necesario porque es malo tener fichas inexploradas, pero peligroso, porque puede ir sacando más y más, con monstruos y amenazas. Interactuar generalmente suele requerir una "tirada" (luego explico cómo va) y atacar, bueno, hay figuras de monstruos y hay que pegarse con ellos, aunque ojo, que se defienden.

Las tiradas consisten en robar tantas cartas como tenga en el atributo a tirar, y los resultados de la carta (tienen unos iconos para eso) pueden ser éxito, fallo o destino. Los resultados de destino pueden convertirse en éxito gastando fichas de inspiración, que cuesta más conseguirlas que gastarlas.

Si hay que tirar "Vigor", Gimli mostraría 4 cartas, pero Bilbo solo 2.

Después de que los personajes actúen, llega la fase de las sombras, en las que sube el contador de amenaza (si llega a una cantidad prefijada el escenario termina en derrota), los monstruos atacan y de vez en cuándo suceden eventos desagradables. Los monstruos no hacen tiradas (y si las hacen las calcula la app en secreto), aplican directamente el daño, que pueden ser heridas o miedo. Son cartas que se roban normalmente boca arriba, hacen un efecto negativo y se ponen boca abajo. Y si acumulamos más heridas o miedo que lo que somos capaces de resistir, hay que hacer una prueba de resistencia desesperada o morir (lo que suele dar con la partida perdida). Siguiendo con la imagen de ejemplo, Bilbo Bolson tendría que enfrentarse a la muerte si roba tres cartas de daño, pero necesitaría robar 7 de miedo para verse en las mismas.

Hecha la fase de sombras, llega la fase de reagrupamiento, donde se roba normalmente una carta (el juego es muy tacaño) y se sigue jugando. Así hasta que se gana o se pierde.

El juego, aunque de momento solo he jugado 5 sesiones, es divertido, pero a veces es exageradamente tramposo y le gusta jugar con los jugadores, llegando a extremos un poco ridículos en su búsqueda de sorprender y el argumento es un poco pegote. La dificultad, además, nos da la sensación de que es un poco descompensada, sobre todo al principio, al menos hasta que uno se va haciendo con las cartas, pero todavía es pronto para opinar en este sentido. Sí que parece que el azar influye, y que a veces la aplicación hace alguna trampa, pero el resultado, es un juego divertido, y eso es lo que importa. Además, todo hay que decirlo, los materiales son muy bonitos.

domingo, 29 de septiembre de 2019

Perfecto regreso a Miribilla (83-79)

El hombre del partido.

En el retorno de Miribilla el resultado era hoy lo de menos, pues al acabar el partido estaba programado el merecidísimo homenaje al gran capitán, Javi Salgado, que ha sido muy bonito y emotivo. Pero de necios sería negar que el resultado ha ayudado mucho, y es que contra todo pronóstico Bilbao Basket ha ganado al Valencia, que tiene un verdadero equipazo.

Ha empezado muy bien, movido por un impetuoso Rafa Martínez, que nos ha permitido plantar un ilusionante 9-2. Pero la cosa iba cogiendo forma, con un 28-20 que conseguía el churrutriple de Sergio Rodríguez y al descanso nada menos que 53-34. ¿Realmente hemos subido a ACB o es que seguimos en segunda y no nos hemos dado cuenta?

Corrían los minutos y a falta de 17 para acabar íbamos creo que 21 arriba. Ahí el Valencia ha empezado a apretar, llegando solo 14 abajo al último cuarto y maniatando a Bilbao Basket, poniendose a 4 cuando faltaban 5 minutos (hablo un poco de memoria, me podrían bailar las cantidades), y a falta de 2 minutos ya estaban a 2. La cosa pintaba muy mal.

Pero se ha sabido (y podido) gestionar el partido, con los tiros clave metidos por Rafa Martínez (hoy, contra su ex-equipo, el mejor de Bilbao Basket) y tras los nervios ha llegado la euforia de la victoria.

Segunda jornada, ya tenemos 2 victorias de las 11 que calculo que serán necesarias para la permanencia, pero es cierto que entre el partido del miércoles y el de hoy, hay motivos para el optimismo. Sobre todo porque me daba la sensación de que el equipo estaba muy conjuntado, sin nadie que destaque exageradamente sobre los demás. Eso sí, qué bueno me parece Boutelle. A este no lo olemos el año que viene.

sábado, 28 de septiembre de 2019

Ad Astra

Podría salir al vacío sin escafandra ni nada. Es Brad Pitt y las leyes de la física no van con él.

Adastrófica, un delicioso despropósito en el que pocas cosas tienen sentido. Pero en el fondo es, durante gran parte del metraje, una divertida película de aventuras que pese a su pátina de película sesuda se disfruta más si se ve con el cerebro apagado. Aunque le pesa que el final se hace algo tedioso.

Es una película que se las apaña para parecer mucho mejor de lo que realmente es, y disfrazada e científicamente correcta (con una estética impecable, todo hay que decirlo) nos viene a contar una historia de aislamiento en el espacio y cómo afecta a la mente humana, con tropos de heroísmo y sacrificio. Es tramposa porque consigue disfrazar sus múltiples sinsentidos, haciendo que el espectador que los detecta se quede con la duda de si es que no tiene sentido o es porque no ha entendido bien las cosas. Sin embargo, esta reseña, bien razonada y que recomiendo, explica bastante bien que el problema no es no haber entendido la película, es que los guionistas hicieron pira a clase de ciencias. 

La película en sí, viene a ser una eterna revisión del viaje del héroe, y la verdad es que tiene momentos muy buenos. Toda la parte referente a la Luna me ha parecido maravillosa, y la de Marte tampoco está mal. Pero el ritmo a ratos era demasiado lento y el cúmulo de absurdos (las espurias motivaciones de los personajes hacían todo demasiado confuso) acaba por pesar demasiado. Sin embargo, he de decir también, que tampoco es malo que una película parezca buena mientras la estás viendo y no sea hasta después de haberla visto cuando caes en la cuenta de que era mucho más mediocre de lo que aparentaba. Eso también tiene su mérito, ¿no?

viernes, 27 de septiembre de 2019

Blanqueo de armario

Arte moderno.

Una de las cosas que no cambié cuando compré la casa fue el armario del dormitorio (uno semiemtpotrado que me sirve para lo que necesito), aunque esto no es del todo cierto. Para ir más a juego con el resto de la casa encargué unas puertas de madera blanca, del color de las puertas, y que así sea visualmente más agradable que las puertas de color marrón oscuro setentero. Además, algunas de ellas estaban ya desgastadas y no cerraban bien.

Pero las puertas (aún me tienen que venir) no cubren toda la superficie visible del armario, así que para evitar el contraste y aprovechando que hoy tenía el día libre, me he puesto a pintar, para que cuando lleguen las puertas quede todo más uniforme. A ver qué tal.

jueves, 26 de septiembre de 2019

Sordo

El cartel nos deja claro el género de la película.

El Western es un género del cine que se ambienta en el Oeste americano, más o menos en la segunda mitad del S. XIX. Pero no siempre, pues esta película se desarrolla en la España de 1944, nos cuenta una historia de maquis y cumple con la mayoría de convenciones del género, y es además lo que pretende, así que no cabe sino calificarla como tal. Sordo es un Western (o, como se decía antes, una de indios y vaqueros).

Anselmo es un miliciano que lucha contra el régimen de Franco, confiando en restaurar el Gobierno legítimo y desterrar a los golpistas (cosa que, lamentablemente, no pasó) y en una operación militar en la que casi todo su grupo acaba muerto, se queda completamente sordo a causa de una explosión que le pilla muy cerca. 

Tiene que ser un forajido, intentando sobrevivir y tratando de liberar a un compañero superviviente, mientras debe sobreponerse y acostumbrarse a convivir con su recién adquirida sordera, en una historia de mucha violencia, persecuciones a caballo. Y también mucho silencio, ya que cuando vemos el mundo a través de sus ojos, la película no tiene sonido.

Malos muy malos, algunos casi caricaturizados, con momentos muy exagerados, como la francotiradora rusa, que para demostrar lo mala que es, mata por matar, incluso militares franquistas, y a nadie parece importarle. No sé cómo será ese personaje en el cómic en el que se basa la película, pero aquí quedaba demasiado exagerado. Tampoco me termina de convencer, por quedar demasiado forzada, la relación romántica que introducen, que parece metida con calzador y sin ganas (pausa para chistecitos). 

Por lo demás, una curiosa película de acción, que saca el Western de su hábitat natural y se desenvuelve con bastante soltura y sobre todo mala baba. 

miércoles, 25 de septiembre de 2019

Llegó el carnet*

Casi sobre la bocina.

Esta temporada va a ser complicada en lo baloncestístico y las dificultades han empezado desde bien pronto, con la obtención del carnet. 

Me debería haber llegado a casa, pero la pregunta era a cuál, claro. En verano me mudé, pero era poco probable que el Bilbao Basket supiera mi nueva dirección por ciencia infusa, así que pregunté a la antigua casera si había llegado y nada. El carnet seguía sin llegar y la semana pasada fui a las oficinas del club a preguntar dónde lo habían mandado. Me confirmaron que a la dirección vieja, pero que estaba habiendo problemas con los envíos, no solo de mi carnet, y que si esta semana seguía sin llegar, me pasara por ahí para que me hicieran un duplicado.

Ayer seguía sin carnet y la liga empieza el domingo (realmente hoy, pero juegan fuera), así que he vuelto a las oficinas del club y prácticamente al momento me han dado el trozo de plástico que me habilitará para sufrir cada dos semanas en Miribilla.

¡Aúpa Bilbao Basket!

martes, 24 de septiembre de 2019

Empiezan las Mentiras Eternas

¡La liada eterna!

Hoy hemos empezado nueva campaña de rol, una campaña para el Rastro de Cthulhu (aunque adaptada a Hitos) que tiene mucho renombre pero de la que por suerte no sé nada. Creo que tocará viajar mucho por el mundo e intuyo que habrá que enfrentarse a algún tipo de secta pero ya.

En la primera sesión, un variopinto grupo se reúne convocado por una adinerada diletante que quiere conocer las causas de la locura de su padre, no teniendo más pistas que unas cartas viejas, con origen en Savannah (Georgia).

A falta de dos incorporaciones más, el grupo se compone de una mercenaria/matona (dice que detective), un psicoanalista checoslovaco, un arquitecto japonés y mi personaje, Jeremy Crogan, un ex-traficante de alcohol que se enriqueció con la ley seca y se arruinó con el crack de Wall Street.

Veremos cómo avanza la cosa, de momento la primera sesión ha sido divertida.

lunes, 23 de septiembre de 2019

Quien a hierro mata

Tosar, siempre bien.

El portero de Mientras Duermes se sacó la carrera de enfermería, se trasladó a Galicia y se casó. Allí, encontró trabajo en una residencia, donde se dedica a putear al malo de Fariña.

Esta podría ser la sinopsis oficiosa de este thriller de Paco Plaza en el que Luis Tosar da vida a un personaje muy oscuro, con unas motivaciones y un proceder que generan la duda, sobre el cruel trato que dispensa a un narco ya senil, ya difunto, pero que tampoco lo pone fácil para que se empatice con él. También nos cuenta la historia cruzada de la trama mafiosa con los hijos del narco, continuando con su legado y en una guerra de bandas en la que pasa lo mismo, que son personajes con los que llegas a empatizar, pero no. O, mejor dicho, tal vez se consigue empatizar, entendiendo que eso no significa tener ni la más mínima simpatía por ellos, y vemos que ser un completo hijo de puta no impide sufrir. Ojo, que nadie piense que eso blanquea a nadie, porque también nos enseña que ser víctima no impide ser un despreciable cabrón. No son cosas incompatibles.

Como trailer está muy bien llevado, con escenas muy potentes y una tensión cinematográficamente muy de mi agrado, y logra que pese a ser más o menos previsible, el interés no se pierda. Le falla, en mi opinión, que tiene cosas puntuales, pero vitales para la trama, que chirrían demasiado. Chirría la forma de actuar del protagonista en cierta escena que implica un accidente de tráfico y chirría la patada jurídica que se marca la película con el tema de cierta herencia. Y, bueno, a juzgar por el rechinar de dientes de mi compañera de visionado de película mientras la veía, también se toma sus columpiadas en cuanto a la labor de enfermería que es el motor de la película. Y me da rabia, porque algunos de esos detalles son muy difíciles de pasar por alto, ya que el desenlace es consecuencia directa de ello, pero si me quedo con lo bueno, es una película bastante bien llevada. Aunque también muy sádica, con un Paco Plaza que se queda a gusto y a ratos hace que [REC·] parezca un capítulo de Aquí no hay quien viva.

domingo, 22 de septiembre de 2019

Recreando el Cinturón de Hierro

¡Recluta, dispara con más brío!

Un plan un poco distinto para un domingo por la mañana, hoy hemos cogido el metro para ir a Berango, pues allí se conmemoraba el 7º aniversario del museo memorial del Cinturón de Hierro (la línea defensiva que rodeaba Bilbao durante la guerra civil española) y hoy organizaban una recreación histórica de aquél evento. 

Con actores y atrezzo real, mostraban cómo era un puesto de enfermería de la época, una comandancia de la Ertzaintza, una ambulancia, artillería como la que se ve en la foto... todo muy interesante y con los organizadores, perfectamente disfrazados, respondiendo con amabilidad a todas las preguntas y permitiendo interactuar con las cosas. 

También daban, como se ve en la foto de abajo, "cupones de racionamiento" que se podían canjear en la cantina habilitada por bebidas y picoteo, de forma gratuita.

Trina y chorizo calentito, junto con las mejores aceitunas que he probado nunca.

Una propuesta que me ha parecido cojonuda; divertida y con la posibilidad de aprender algo más acerca de la historia. La verdad es que me ha encantado y me ha parecido una iniciativa digna de aplauso. Espero que hagan más.

jueves, 19 de septiembre de 2019

Personajes imposibles (XXXI)

Blas Gordon

ARIANA GRANDE MARLASKA: Magistrada y cantante pop que llegó a ser ministra.

BILBO BOLSONARO: Hobbit brasileño de extrema derecha, fue el responsable de acabar con los árboles  de Isengard.

DAVOR SUKERBERG: Futbolista croata que jugó en el Madrid y tuvo un sonado romance con Ana Obregón antes de inventar Facebook.

ERNST STAVRO BOFILL: Arquitecto catalán y archienemigo de 007. Su estudio de arquitectura era realmente una tapadera para la organización criminal S.P.E.C.T.R.E.

Lope de Vegeta

LUCY LAWLESS LEÓN: Actriz fetiche de Almodóvar, conocida sobre todo por su papel de Paloma, la vecina guerrera en la serie "Aquí no hay quien Xena". 

JULEN LOPETEGUI DE VEGA: Entrenador de fútbol del Siglo de Oro español, conocido por su promiscuidad, pues lo mismo entrenaba a la selección española que al Real Madrid.

LUDWIG VAN VERHOEVEN: Compositor holandés de origen alemán, famoso por piezas musicales como "Sinfonía Básica", "Starship Sonata" o "Para Robocop".

LUIS PONZI: Cantante italo-brasileño que ideó un sistema de estafas piramidales para enriquecerse despacito.

MEGAN MERKEL: Canciller alemana que dio el salto a la prensa del corazón cuando contrajo matrimonio con el heredero de la Corona británica.

QUENTIN TARANTINO CASAL: Cantante y director de cine, autor de temazos como Django desatada, Eloise Fiction o Malditas Embrujadas. 

RAPHAEL NADAL: Tenista de escándalo, sigue siendo aquel que en sus grandes noches gana todos los grandes torneos, digan lo que digan.

ROSALIAM NEESON: Cantante de trap que se vengaba atrozmente cada vez que alguien secuestraba a su familia.

Rosalíam Neeson

SIGMUND FRODO: Psicoanalista de la escuela de La Comarca, padre del psicoanálisis y experto en obsesiones con la orfebrería.

Sigmund Frodo

SYLVESTER STALIN: Actor italorruruso que revolucionó el cine con películas de acción bolchevique, como Camarada Rambo o Proletario Rocky.

miércoles, 18 de septiembre de 2019

Preparando improvisaciones

Los dados seguirán teniendo su protagonismo.

En fiestas de Bilbao actué, como ya contaba por aquí, en el escenario de Txomin Barullo con un show de teatro improvisado. Fue un poco desastre, en cuanto a que el sonido iba fatal y eso nos lastró muchísimo, así como mucha gente no se pudo enterar de nada. 

Pero la idea nos atrae y queríamos volver a hacer más de estas, así que hoy nos hemos juntado para hablar un poco de cosas negativas y positivas de aquella función (por ejemplo, entre las buenas, es que fuimos capaces de no pisarnos unos a otros y colocarnos bien en el escenario, sin caer en el caos innecesario), así como de planificar actuaciones futuras. Todavía no podemos hablar de fechas, pero sí tenemos pensado algo por finales de octubre, principios de noviembre.

martes, 17 de septiembre de 2019

Jornadas 21 de septiembre

Ilustración de Alfonso Berroya

Este sábado me toca dirigir, y es que tenemos jornadas en Abaco, cuya temática es la vuelta al cole. Para ello, y también para promocionar el juego de rol de inminente publicación, 2084, llevaré la partida "Un duro comienzo" en la que los personajes son unos neociudadanos en su primer día de trabajo, muy con la temática.

Además de eso, tendremos partida de Harry Potter con FATE acelerado, Las mansiones de la locura y más cosas de nuestra ludoteca habitual. 

lunes, 16 de septiembre de 2019

Autosaqueo laboral

Utini!

Hoy he hecho una visita a mi viejo centro de trabajo, pues he quedado a comer con los antiguos compañeros (que empezaban hoy el horario de invierno, a mí aún me quedan un par de semanas de cortesía) y aún tenía unas cuántas cosas ahí. En su mayor parte papeles de cursos realizados, pero también algún libro, el teléfono móvil viejo y hasta una caja de bombones que me habían mandado por correo hacía unos meses y se había quedado ahí.

Lo cierto es que muchos de los papeles que había, sobre todo cosas que imprimí en su día para leerlas detenidamente (spoiler: con muchas no pasó) y he tenido que aplicar el criterio de "si en todo este tiempo no lo he echado de menos, es que no lo necesito", dando así de comer al reciclador de papel.

Así pues, he dejado más limpia la que fue mi mesa de trabajo, que se quedó sin ocupante tras mi marcha. Desde luego la sensación de volver era rara y por suerte no me he cruzado con ciertos elementos que no me apetecía nada ver.

domingo, 15 de septiembre de 2019

Finde con campeonato del mundo

Todo estaba preparado para saborear la victoria.

España ha ganado el campeonato del mundo de baloncesto, con una holgada victoria frente a Argentina (95-75), en un partido holgado y sin la emoción que tuvo el España-Australia, pero sin que eso me haya impedido disfrutar cual cabeza de ganado porcino en lodazal.

Pero vamos con el resto del fin de semana, empezando por el viernes. Tras comer, feliz, con la sensación del partido, descansé la sobremesa y me fui a la lonja, para jugar (y ganar) una partida a El misterio de la abadía, una suerte de Cluedo con una ambientación a lo El nombre de la rosa. 

No me retiré muy tarde y el sábado por la mañana aproveché para ir al gimnasio, y aunque luego quería ir al cine, me dio un poco de pereza y me quedé en casa viendo El crimen de Cuenca, que la tengo en DVD desde hacía años y la tenía pendiente. Luego a la lonja, a probar el juego de mesa Estudio en Esmeralda (fumándonos las reglas en la primera partida) y dirigiendo luego la partida de La llamada de Cthulhu (con las reglas cada vez más Pbtizadas) King´s Rock, con el resultado de todos los personajes muertos. 

Domingo por la mañana, más gimnasio para calentar antes de EL partido. Para ver la final había quedado con el amigo Víctor: yo ponía la casa y el postre, él chorizo a la sidra y tortilla de patata con cabrales. El partido, mucho más fácil de lo esperado, ha sido disfrutable pero sin emoción. Aunque campeones del mundo, oigan, quién lo iba a decir hace dos semanas (vale, yo no juego, pero lo he disfrutado como si hubiera sido una victoria del Bilbao Basket).

Luego a la lonja, que había partida (otra sesión de la campaña de Warhammer), precedida de una partida de Clank!. La partida de rol se ha prolongado hasta casi las 22:00, así que de ahí a casa y poco más ya que contar.

viernes, 13 de septiembre de 2019

A la final del Mundobasket

Llull me hacía saltar del sofá.

España 95 - Australia 88.

Me llegan a decir hace dos semanas que España se iba a clasficar para la final de este mundial y me da la risa. Especialmente después de perder los amistosos contra Rusia y una descafeinadísima selección USA. Los partidos de la fase de grupos tampoco ayudaban, pues costaba ganar a rivales como Irán o Puerto Rico.

El partido contra Italia fue un ejemplo de antibasket en el que todo pintaba muy mal, y todo parecía señalar a que se perdería contra Serbia. Pero precisamente el partido contra los italianos fue un punto de inflexión, en el que con defensa y garra España fue creciendo, creciendo hasta el punto de ganar con holgura a la favoritísima Serbia, pasando como primera de grupo cuando pocos lo esperábamos. No voy a mentir diciendo que siempre confié en el equipo, porque mentiría.

Se jugó contra Polonia, y a medio gas llegó la victoria, pero lo de hoy era otra guerra, pues Australia tenía un equipazo y tocaba salir con el cuchillo entre los dientes.

Empezaba España como un cohete, 5-0, pero no tardó el partido en igualarse, incluso con pequeñas ventajas para Australia, evitando un triple milagroso de Llull (de esos que tanto le gustan) que se fueran delante en el marcador.

El segundo cuarto ha sido frustrante, con España incapaz de meterla en un barreño (¡4 minutos sin anotar) y Australia que se iba en el luminoso. Casi era motivo de celebración que "solo" ganaran por cinco.

El tercer cuarto no ha mejorado mucho, y Australia se hacía con ventajas más cómodas (hasta 11 puntos), en lo que parecía que iba a terminar en derrota. Pero remando y remando se ha conseguido llegar con vida (51-55) al último cuarto.

Todo parecía ser el síntoma de un final apretado, y vaya si lo ha sido. Después de muchísimo bregar (y fallar los australianos, que se han puesto nerviosos) España se ponía 72-71 en el marcador con tiros libres de Marc Gasol (hoy magistral). 8 segundos para que Australia intentara meter canasta, el marcapasos con el pilotito rojo.

Atacan, no la meten pero falta. 4 segundos, Australia va uno abajo y tiene dos tiros. Mal asunto... Tira Mills, su mejor anotador, el primero y lo mete. 72 iguales en el marcador. Si la mete hay 4 segundos para encestar, en un partido en el que cada canasta era peor que un parto sin epidural. Tira el segundo... ¡falla! Rebote para España, tira Ricky... ¡uuuuy!

Primera prórroga. 

Empezamos bien la prórroga, pero se iguala y terminamos con un baile de tiros libres en el que la inercia "ventaja para Australia-empate.ventaja para Australia" les beneficia, y cualquier fallo nos manda a casa. A Marc no le tiembla la mano, mete todos los libres y... segunda prórroga. Estos se han propuesto matarnos a sustos.

Segunda prórroga, España sale lanzada, se marca un parcial de 10-2 a favor, Australia se desquicia y por fin, se pita el salvador silbido que da por concluido el encuentro, España vuelve a una final mundial 13 años después. El rival Argentina, que podrá vengarse de aquella épica semifinal.

jueves, 12 de septiembre de 2019

Pathfinder: Kingmaker (rol)

Lord Venado, el jefe final del primer libro.

Hay que diferenciar entre la campaña de rol Kingmaker (publicada en español como Forjador de Reyes) y el videojuego homónimo, que no es que se llame igual, sino que es el videojuego oficial de la campaña.

Kingmaker es una épica campaña para el juego de rol Pathfinder que tiene un importante componente de sandbox (ir explorando libremente el mapa, a ver qué te encuentras) y el aliciente de ir, literalmente, construyendo un reino desde cero.

Cuando me uní al grupo la campaña ya la habían empezado y llevaban algunas sesiones jugadas, pero uno de los jugadores se fue a vivir a Madrid, y como ese día pasaba por ahí, me invitaron a unirme, y dado que soy fácil de liar, acepté. 

No soy muy de jugar a D&D y derivados (pese a lo que estoy jugando, además de esta, una campaña de El resurgir del dragón, que es D&D 5ª), pero cuando lo hago siempre acabo jugando con personajes combatientes (de hecho, en la campaña de Warhammer me acabé haciendo, por eliminación, el pegapalos del grupo), y aquí quería variar. Tampoco quería un personaje que me obligara a tener en cuenta cincuentamil reglas y cosas, así que me atrajo la idea de hacer un bardo. Me basé un poco en el entrañable Edward de Final Fantasy IV y así nació Edric Von Kulp, un noble de Taldor que tuvo que abandonar su región por anteponer sus sentimientos a su deber (muy de bardo), y tiene la gracia de irlo evolucionando no solo en la parte numérica (empezamos a nivel 1, ya está en el 7), sino ir viendo cómo pasa de ser un jovencísimo amasijo de nervios a un líder carismático y seguro de sí mismo.

El resto del grupo son Therian, una paladina de Iomedae, la bruja Sirka, el explorador Comadreja y Redy, una niña druida que va siempre acompañada de su fiel pantera Rayo. Y juntos componen el grupo que forjará el reino de la Pantera (nombre en trámite) desde su capital en la Ciudad del Lago (conseguí venderles ese nombre).

Recién empezado el tercer libro, creo que son 6, y la campaña empezó hace algo más de año y medio. Supongo que todavía tenemos Kingmaker para rato.

miércoles, 11 de septiembre de 2019

El 11 ese

Una de esas imágenes que se quedan para siempre en la retina.

El que probablemente sea el atentado terrorista más famoso de la historia cumple hoy su mayoría de edad, y es inevitable recordar qué estaba haciendo yo ese día (señores de la CIA, por si me leen: no tuve nada que ver).

Estaba yo por aquel entonces en la universidad, preparando los exámenes de septiembre (lógicamente), y fue un verano que tuve muchos. De hecho, fue un septiembre en el que fui capaz de levantar 11 de las 16 asignaturas que me habían quedado (pueden parecer muchas, pero empecé el curso con 27), y no estoy muy seguro, pero pudiera ser que estuviera estudiando para la asignatura Gestión de Recursos Humanos, aunque es irrelevante.

Había ido, como solía hacer siempre, a estudiar a la biblioteca de la universidad, y como era habitual había dejado los apuntes allí para no perder el sitio. Llegué a casa y estaba mi padre en la cocina, viendo en las noticias, de Telecinco, cómo algo había impactado contra una de las torres gemelas, pero no se sabía qué era. En la confusión recuerdo ver un avión chocarse contra una torre y lo que pensábamos que era la repetición resultó que era el famoso impacto en directo. Flipando, claro.

Mi padre se fue a trabajar y yo seguí pegado a la tele, mientras Angels Barceló lo iba narrando. Todavía ninguno éramos conscientes del alcance de aquello. No recuerdo el orden de los sucesos, pero sí la sensación de apocalipsis viendo cómo una torre se derrumbaba, luego la otra, comunicaban que un avión se había estrellado en Camp David, otro contra el Pentágono, una furgoneta bomba en Washington... la sensación era "va a estallar la puta tercera guerra mundial y lo estamos viendo en directo".

La tarde seguía avanzando, y parece que el festival de explosiones se calmaba, y fui a la universidad a recoger mis cosas (como para seguir estudiando ese día). Recuerdo hablar con un amigo, Carlos, que al día siguiente tenía que volar a Estados Unidos, pues se iba a vivir allí, que estaba acojonado y luego recuerdo ir a casa de mi amigo Iñigo. La imagen de ver TODOS los índices bursátiles cayendo en picado era verdaderamente descorazonadora. La pregunta ese día, y al siguiente, era ¿y qué va a pasar ahora? Lo que vino después más o menos ya nos lo sabemos, y es que es indiscutible que ese día el mundo cambió para siempre.

Lo que no faltó, y es algo que se veía venir desde el minuto uno, fue el aluvión de conspiranoicos creyéndose en posesión de "la verdad", ansiosos de autoconvencerse de sus teorías de autoatentados y trabajos internos, que primero lanzaron sus teorías y luego ya, si eso, se dedicaron a buscar espurios datos que les dieran, al menos en apariencia, la razón.

Si alguien quiere conocer mi opinión, y no es ya lo suficientemente obvia, las teorías de la conspiración me parecen, y me lo parecieron desde el primer momento, una verdadera gilipollez.

martes, 10 de septiembre de 2019

Tarde y Malaka

Parece la típica foto de Londres, pero es Málaga.

Ayer estrenaba una nueva serie la 1, "Malaka", y la verdad es que tenía bastante buena pinta. Un thriller policiaco ambientado en Málaga con bastante buena pinta, a cuyos protagonistas Maggie Civantos y Salva Reina pudimos ver en la olvidable Antes de la quema.

Ya de entrada, el horario no era el mejor, de hecho era infame (a las 22:40), pero encima empezaba tarde, y encima tuvieron la iluminada idea de poner dos capítulos seguidos, durando cada uno una hora. Una maravillosa manera de tratar un producto de estreno, haciendo que termine a la 1 de la madrugada un lunes.

Así que con harto dolor, aunque lo que veía me estaba gustando, a eso de las 12 tuve que apagar la tele, que me quería ir a dormir. Ya me la veré por Internet.

Mal, TVE, mal.

lunes, 9 de septiembre de 2019

It 2

¡Hola señor Alce, hola señor pingüino!

Continuación de la película de 2017, aquí optaban, a diferencia de la versión de 1990, por no intercalar las escenas del pasado con las del presente, sino que la primera película era de cuando son niños y aquí, intercalando flashbacks, se van directamente al retorno a Derry y al enfrentamiento con Pennywise.

No tengo muy claro si me ha gustado, porque aunque es verdad que la he disfrutado, y que pata lo larga que es (casi tres horas) no se me terminaba de hacer aburrida, chocaba que la mayor parte de la película no tiene una historia, sino que se reduce a ser una mera sucesión de escenas terroríficas porque sí, en la que los protagonistas se pasean por Derry mientras van tirando en la tabla de encuentros aleatorios, algunos más inspirados que otros. ¿Problema? Que la secuencia "me doy un paseo, aparece el payaso, me hace una de las suyas, pero en el fondo no pasa nada", hace que al final el espectador se las tome como simples payasadas, perdiéndose la conexión de terror y yendo casi a la película de chistes y sustos. 

Eso convierte la película básicamente en:

¡Riiing!

-¿Diga?
-Hola, soy Mike.
-Lo siento, ya estoy contento con mi proveedor de Internet
-No, Mike, de Derry
-¿Qué Mike? ¿El de la Paqui?
-No. Mike, tu amigo de la infancia.
-Ah, coño, dime.
-Nada, que quiero montar una quedada, pero no os tengo en Facebook. Os mandá la invitación, y no me la habéis aceptado ninguno, jodíos.
-Venga, va, pues me voy a... ¿cómo decías que se llama el pueblo?
-Derry
-Eso, Derry.

Todos juntos.

-Pues nada, ya estamos en Derry. Habrá que hacer una cena o algo, ¿no?
-Por cierto, ¿dónde está el niño judío? 
-Bueno, vamos pidiendo el postre, ¿qué tal unas galletas de la fortuna?

Caos

-Bueno, pues nada. Ya si eso otro día, hacemos otra cena. Venga, chavales, nos vemos.

Y se van cada uno por su cuenta.

Más tarde, grupo de Whatsapp de "Los perdedores"

-Hostia, que no sabéis lo que me acaba de pasar, qué fuerte, qué fuerte (emoji del grito de Munch).
-Bua, tío, pues si yo te contara... (emoji pensativo)
-Peor es lo mío... (emoji llorando, emoji de caca feliz)
-(Emoji llorando de la risa)
-¡Richie, deja de hacer el gilipollas! (emoji enfadado con monóculo)
-¿Qué, a vosotros también os la ha liado el puto payaso?
-Hostia, el payaso, que habíamos quedado en matarlo y se me había ido por completo! (emoji riendo con gota de sudor)
-Bueno, pues igual lo matamos, ¿no?

Y ahí empieza la recta final de la película, que se convierte en una entretenida película de terror con bicho.

domingo, 8 de septiembre de 2019

Finde con Ansible

El rol en vivo.

Al limón con el fin de semana. Sobre el título, hace referencia al Ansible, festival de ciencia ficción feminista, que se celebraba este fin de semana en Bilbao. Pero empezando por el viernes, después de trabajar tocó sufrir un poco para acabar disfrutando del España-Italia y antes de ir al cine a ver Érase una vez en Hollywood, de la que hablaba ayer, tocaba hacer compras de fundas para cartas, para evitar que se me deterioren los juegos de mesa. 

El sábado por la mañana tocaba partida de rol, una nueva sesión de El resurgir del dragón, para luego ir a comer y descansar un rato en casa. Hecho el descanso, me iba a Urazurrutia, donde era el Ansible y me veo metido en la partida de rol La gran tragedia, de Arcana Nocte, que por limitaciones de tiempo hay que despachar en media una cosa que debería durar dos horas. Un poco gallinero, pero no estuvo mal.

Luego a cenar con la gente del evento y a darlo todo en el karaoke, donde me decanto por homenajear a Raphael y su "Gran noche".

Domingo por la mañana toca ir al gimnasio, que había mucha comida del día anterior por quemar y luego me veo el España-Serbia (¡partidazo!) antes de ir al cine a ver la segunda parte de It. Luego voy al piso viejo, donde aún tenía que recoger unas cosas y a la lonja, para jugar un Not Alone.

Finalmente, paseo a Termibus para recoger a cierta persona y ya a casa. Eso ha sido el fin de semana.

sábado, 7 de septiembre de 2019

Érase una vez en Hollywood

Tarantino en estado puro.

Tarantino, en su salsa. Ojo, que aunque a mí me ha gustado mucho entiendo que es una apuesta muy arriesgada y puede llegar a horrorizar. Puede horrorizar porque aquí Tarantino pone en pantalla todos sus fetiches y da el 100% con su marca de la casa, que es hacer que durante la mayor parte de la película no pase absolutamente nada, y gran parte de sus casi 3 horas sean planos lentos, muy lentos, un guiso que se cuece a fuego muy bajo.

Pero lo hace muy bien, porque utiliza el lenguaje cinematográfico y visual de forma maravillosa, jugando con ese costumbrismo y ese estilo autorreferencial que usa como solo él sabe usarlo, y además sabe perfectamente jugar con el espectador, conduciéndole por donde quiere. Te sugiere el final del camino, sabe que va a llegar y quiere regodearse con el paisaje. Todo hasta que en un momento el silbido de la olla exprés haga "pííí" y el plato esté listo para servirse.

Con una fotografía excelente, que recrea ese lujo decadente de Hollywood, esos personajes históricos recreados a la perfección (Bruce Lee y Steve McQueen son maravillosos) nos cuenta la historia de auge y caída del actor, pero nos lo cuenta como parte del todo, pues esto no va de lo que nos cuenta, sino de cómo nos lo cuenta. Simplemente recorta un trozo de la foto y nos lo enseña.

Una música soberbia y unos reparto de campanillas, con actores que se comen la pantalla, haciendo que los largos momentos de no pasar nada se puedan llevar bien, porque nos traslada de verdad a ese mundo, y consigue que disfrutemos la espera hasta poder ver cuándo va a saltar ese Tarantino gamberro y ultraviolento. Porque el espectador que va a ver esto sabe que va a ser así, pero no cuándo ni como.

Tampoco faltan, como decía, los iconos de Tarantino. No faltan pies descalzos (de Margaret Qualley mejor no digo nada) y tampoco faltan los homenajes de Tarantino a sus queridos stuntmen (dobles de actores) o la figura del actor acabado, que tan bien ha sabido resucitar muchas veces. 

Una película que da la sensación de ser lo que Tarantino llevaba tiempo queriendo hacer, una película como medio para contar varias historias de una manera muy particular, y que se nota que ha disfrutado haciendo. Pero ojo, así como digo que a mí me ha encantado, es perfectamente entendible que haya quien la considere un tostón. Yo confieso que un poquito más corta sí la habría preferido, pero en general me ha entusiasmado.  

viernes, 6 de septiembre de 2019

Éxito parcial

Óscar y Rubén, fundadores del podcast.

No soy muy de seguir podcasts (programas de radio que se emiten por Internet), pero Éxito Parcial es uno que me tiene bastante enganchado. Antes de seguir he de hacer la advertencia de que esta es una entrada bastante específica, pues hablo de rol, y dentro de ello de juegos PbtA, por lo que puede haber lectores, sobre todo si no son roleros, a los que esto les suene a chino. Para entendernos y explicarlo a lo bruto con pocas palabras, PbtA es un sistema moderno que utilizan algunos juegos de rol, como Apocaypse World (el decano), Dungeon World, Worlds in Peril, Sombras Urbanas o incluso Pasión de las Pasiones, y que obviamente a mí me gusta bastante. 

Me aficioné a este podcast por recomendación de un conocido de jornadas, y la verdad es que es muy interesante, sobre todo porque explican muy bien cómo funciona un sistema que, si bien es muy intuitivo a la hora de jugarlo, es más complicado a la hora de dirigir, y sobre todo los manuales causan en el lector no familiarizado este efecto de "me mola lo que me está contando, pero no estoy entendiendo nada" (a mí me pasó), y viene muy bien, porque en el podcast lo cuentan de forma muy didáctica y sobre todo amena, con muchos ejemplos, batallitas y coñas, que hacen que el rato del programa se pase volando. También nos hablan de las novedades que salen en este sector, y a veces descubren juegos muy, muy curiosos.

Empezó siendo un programa que duraba creo que una hora, aproximadamente, y ahora se va casi hacia las tres horas de duración, porque cuando termina lo que es el programa, se ponen a desvariar y hablar sobre Marvel u otros temas, y la verdad es que es una delicia oírles, porque parecen una jodida enciclopedia y son más salaos que las pesetas. Además, como he tenido la suerte de coincidir con ellos en jornadas (más con Rubén que con Óscar), donde son igual de majetes que en el programa, les pongo cara y eso siempre ayuda. 

Empezó hará más o menos un año, y aproximadamente vienen a hacer un programa cada 2 semanas-1 mes, siendo muchos de ellos temáticos, lo que está muy bien si alguien quiere informarse sobre algún tema concreto de los PbtA (Px, movimientos, formas de hacer daño, gestión de campañas, etc.), así que llevan ya unos cuántos programas. Recientemente han empezado su segunda temporada, añadiendo como contertulios a Alpo (que llevaba ya unos cuántos programas) y más recientemente a Pau (sería injusto hablar del programa y no mencionar a todos sus componentes).

Y esto ha sido más o menos la presentación, no puedo sino recomendar fervientemente este programa, que está disponible en Ivoox (sé que está en otras plataformas, pero esta es la que uso yo) a quien tenga interés en PbtA en general, pues se han convertido por derecho propio en una referencia al respecto.

jueves, 5 de septiembre de 2019

Películas imposibles: recopilación

Como las mías, pero con gracia.

Recientemente se han viralizado otra vez los híbridos cinematográficos del genial Carlos Areces y obviamente me he acordado de una de las secciones clásicas de este blog, las Películas Imposibles, que parten básicamente de la misma idea (pero sin su arte dibujando). 

Y como mucha gente me está mandando el enlace, me pareció que sería buena idea hacer este recopilatorio de mis entradas sobre el tema, diciendo en mi defensa que las que coincidan (salvo alguna concreta) son realmente coincidencia.


Bonus track: 

martes, 3 de septiembre de 2019

Resident Evil Revelations

Jill Valentine y los problemas de los cruceros low cost.

Entre las bondades de la Xbox One que me compré en noviembre está el Game Pass, esa especie de "Netflix de los videojuegos" que te permite por 10€ al mes acceder a un variado catálogo de juegos, y ya que lo tenía dado de alta miré a ver qué había y topé con esta entrega de Resident Evil que, pese a haber jugado la mayoría de los juegos numerados de la saga (me salté el 7), no me sonaba.

Como no lo conocía ni tenía referencias de él, las expectativas eran una tábula rasa. ¿Estaría a la altura de los clásicos? ¿sería un spinoff infame? Solo había una manera de saberlo.

El juego nos manda a 2005 (antes del Resident Evil 5), al mar Mediterráneo, donde Jill Valentine (¡bieeeen!) tiene que explorar junto con su compañero, el carismático Parker Luciani, un crucero de lujo abandonado: el Queen Zenobia. Este barco, oh sorpresa, estará lleno de armas, puzzles y mortales bestias biológicas, así como una dolorosa referencia a que fue creado por la empresa "Paraguas". ¿En serio?

Una cosa que me ha sorprendido de este juego es que adopta un formato más serial, tratando los capítulos como si los episodios de una serie se tratasen, con su "en el capítulo anterior" y sus saltos de escena en momentos climáticos, pues no manejamos solo a Jill, sino que en determinados momentos pasamos a manejar a Chris Redfield (el otro gran clásico) que junto con su compañera Jessica Sherawat, tiene que investigar un accidente aéreo en Finlandia. Pero no serán los únicos que manejenos, ya que para ir avanzando la historia nos pondrán en la piel de otros personajes, e incluso algún que otro flashback interactivo servirá para irnos contando la historia y los antecedentes de lo que aquí ocurre.

La parte principal del juego se desarrolla en el Queen Zenobia y si bien la historia no deja de ser funcional, el juego cuenta con un giro de guion que me pilló completamente por sorpresa y me dejó con el culo torcido (quien lo haya jugado sabrá de lo que le hablo si digo Semiramis), con ganas de aplaudir.

No puedo valorar el juego completo, dado que cuenta también con un modo asalto que no he probado ni tengo especial intención de hacerlo, yo estoy aquí por la historia, y es el modo campaña lo que voy a valorar. En ese sentido, me ha parecido que está cuando menos a la altura del nivel promedio de la saga. No es tan bueno como el Code Veronica, por ejemplo, pero es mejor que el 6. (Claro que una invasión real de zombis sería mejor que el Resident Evil 6). Por establecer comparativas, aunque es más corto tal vez lo pondría a la altura del 5.

La jugabilidad es adecuada, aunque los niveles subacuáticos podían llegar a desesperar y la atmósfera queda muy lograda, con unos escenarios muy bien recreados, una música muy adecuada y una gestión de las escenas que encaja muy bien con el tipo de historia que nos quieren contar. Si acaso echaría en falta una mayor variedad de bichos, pero siendo un juego realmente cortito (en horas de juego, diría que han sido unas 6-7 para pasarme el modo campaña) tampoco nos vamos a poner exquisitos. Quedaría por valorar el multiplayer, pero eso es algo que queda fuera de mi interés.

lunes, 2 de septiembre de 2019

¡Cocinado!

Ya era hora...

Ha costado lo suyo (lo mío, para más señas), pero la cocina ya está terminada. No las tenía todas conmigo cuando el viernes, después de insistir, conseguí que me dieran cita con el instalador hoy a primera hora (maldita la gracia, por cierto, tener que gastar horas de asuntos propios en esto), y el miedo a un nuevo plantón ahí estaba.

Afortunadamente, a las 8 de la mañana he recibido la feliz llamada y media hora después ya tenía un operario terminando de montar la cocina, que queda ya con esto (a salvo de que le dé un repaso a la pintura) finalizads.

domingo, 1 de septiembre de 2019

Objetivo: Washington DC

No me dejarán una tarde tranquila estos terroristas, no...

Secuela de Objetivo: Londres, por lo que podemos esperar una película con una gran carga intelectual, personajes profundos y trabajados, y una compleja trama geopolítica que... ¡tiros, explosiones, persecuciones, más tiros!

Vamos a ver, es lo que yo esperaba, una película de acción en la que Gerard Butler, en la piel de su alter ego Mike Banning resuelva la acción a tiros y desmantele terribles conspiraciones de terrorismo internacional. 

En esta ocasión, Banning va a ser ascendido a jefe de seguridad del presidente de los EEUU (que es Morgan Freeman, lo que ya le da un caché), con tan mala suerte de que el mismo día en el que le proponen para el cargo, unos terroristas arman la marimorena, se cargan a medio servicio secreto y solo sobreviven al atentado el presidente, que se queda en coma y él. Pero para que se le termine de fastidiar el día, los malos trampean pruebas para que parezca que ha sido Banning, y se convierte en un fugitivo que tiene que operar al margen de la ley.

No es una película con grandes sorpresas, y las pocas que hay se ven venir en el minuto uno (malos con cara de malo, como tiene que ser) y se regodea en sus propios clichés, algunos de los cuales quedarían ridículos si no fuera porque es precisamente lo que uno tiene que saber que va a ver. 

Cine palomitero a más no poder, y quedo muy contento, pues debo decir  me gustan las películas que son honestas, porque me dan lo que me prometen. Es el caso de Washington DC, una película de acción muy del estilo del cine de acción de los 90, que siempre me ha hecho tilín.