viernes, 25 de noviembre de 2016

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas

Estética movember.

Un título muy divertido, aunque un poco engañoso, con una comedia romántica que recuerda inevitablemente al Diario de Bridget Jones, como ya pasara con 3 bodas de más, aunque aquí cambia la brocha gorda por una más fina, un iPad y un café de Starbucks, pues tiene algunos toques un poco más hipsters, y la protagonista (treintañera neurótica que no sabe qué hacer con su vida y tiene gafas) tiene algunos toques más a lo Amelie, pero idéntica actitud de perdedora.

El resultado es una comedia romántica pasable, aunque con momentos demasiado histriónicos y personajes hostiables (como el padre o la hermana) y un argumento, en general, bastante poco creíble, que no es necesariamente malo, pero que hace difícil conectar con los personajes.

Me ayudó a conectar, eso sí, que la película trate (aunque de una forma muy distinta) el tema de las relaciones a distancia, que ya me tocó vivir una, y nada menos que en China. Por eso me hizo cierta gracia cuando uno de los personajes tiene que ir a ver a su pareja... a China, de manera que la situación se me hacía en algunos aspectos familiar.

No es una película que horrorice pero tampoco se pierde uno nada si no la ve. Pasarratos de no pensar mucho, que es lo que le pedía ayer al cine, y con eso cumple. Dentro de unas semanas me habré olvidado de ella.
Publicar un comentario