lunes, 25 de agosto de 2014

Desmontando chiringuitos

Desmonta que desmonta.

Aunque ayer acabaron las fiestas, hoy aún había trabajo por hacer, pues lo de dejar la txozna montada hasta el año que viene no cuela y además de desmontar, hay que guardar las cosas. Así pues, ahí estábamos algunos a las 9 de la mañana (unos desde mucho antes, que las labores de desmontaje empezaron ayer por la noche) para recoger el material y llevarlo al almacén. 

Afortunadamente, y al contrario de lo que nos temíamos, hemos estado unos cuántos, con lo que al ser muchos el trabajo ha sido perfectamente llevadero y no ha costado nada. Era la primera vez que acudía al desmontaje (otros años, o estaba fuera o estaba trabajando) y es toda una experiencia lo de ver las txoznas a tan temprana hora de la mañana (y sin haber hecho gaupasa). Y aunque da una pereza horrorosa madrugar para ello, bien cierto es que si todo el mundo piensa lo mismo, para los cuatro gatos que sí vayan puede ser un curro horroroso (que era lo que me temía antes de llegar).

Tras acabar y llevar las cosas al almacén, ha sido el momento de la ronda de pintxos y ya con eso damos oficialmente clausurada la Aste Nagusia 2014.
Publicar un comentario