domingo, 10 de julio de 2011

Falsa nochevieja

¡Feliz año porque sí!

Celebrar la nochevieja en diciembre es fácil, es algo que puede hacer cualquiera. Pero no tiene mérito. Igualmente, tampoco tiene mucho misterio invitar a los amigos y montar una fiesta en casa (siempre y cuándo se tenga casa, claro). Pero lo que mola es hacer que la fiesta sea temática, y celebrar una falsa nochevieja en pleno mes de julio, como hicimos ayer.

La nochevieja era de gala, con los asistentes trajeados, y con toda la parafernalia que rodea a esta festividad, con champán, matasuegras, decoración adecuada, y naturalmente el vídeo con las 12 campanadas (de Ramón García), convenientemente acompañadas de las preceptivas 12 uvas. Y una vez en la calle, algo de ruidosa pirotecnia, que hay que recibir bien al nuevo año.

Cuando a las 12 dieron las campanadas, nos fuimos al Azzurro, de donde continuamos la fiesta en el Azkena y luego en el Da Vinci, mientras el goteo de gente iba mermando el en un principio numeroso grupo. Pero fue muy divertido, y creo que puedo presumir de que también fue original.
Publicar un comentario