sábado, 19 de mayo de 2012

Art after dark

Arte moderno.

De todos los sitios en los que pensaba que podría acabar un viernes por la noche, era un museo. Y si encima me llegan a decir que el museo estaría habilitado como discoteca, y que servirían bebida y que además se podrían ver las obras de arte a ritmo de música techno, mi ceja se habría arqueado en un gesto de incredulidad.

Pero más o menos eso es el Art After Dark que una vez al mes organizan en el museo Guggenheim (sí, el del perro verde), y al que ayer fuimos, a imbuirnos del ambiente gafapasta, revisitando la metálica obra de Serra o contemplando la obra de Hockney (cuadros realizados con un Ipad), en lo más cool del momento. Modernidad a go-go, sin duda.

La entrada incluía además un pase para prolongar la fiesta en la discoteca Fever, pero uno no es muy fan de ese tipo de sitios, por lo que eso ya me quedé sin verlo. En cualquier caso, una más que original propuesta para un viernes a la noche.
Publicar un comentario