domingo, 5 de mayo de 2013

Romanos, libros y cubatas

 
La cosecha del día. 

Después de una semana fuera, este fin de semana tocaba socializar un poco. El viernes una visita a Zubiarte, donde antes iba todas las semanas, y ahora los tengo un poco abandonados.

El sábado por la tarde, para recuperar viejas costumbres, una partida de rol, una de romanos en las que somos gladiadores (concretamente mi personaje un completo inútil, que no sé para qué se metió a gladiador y no a taxidermista), y luego de fiesta con los lonjeros. Unos cubatas, un par de vueltas, y a las razonables 5 de la mañana, de regreso a casa. La noche divertida, pero empañada por el clásico gilipollas que se pasa por el forro de los cojones la prohibición de apestarnos a los demás con su humo en los bares.

Y hoy domingo, merendola literaria. Esto es, club del libro, de donde me he traído:

-Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay, de Michael Chabon
-Domingo negro, de Thomas Harris
-El libro sin nombre, anónimo
-The Black Dragon, de Claremont y Bolton

Todos ellos se suman a Los juegos del hambre, que empecé ayer a leer, por lo que tengo para rato.

Y mi aportación hoy al club ha sido el divertidísimo Guerra Mundial Z, de Max Brooks.
Publicar un comentario