jueves, 19 de enero de 2017

La coterie de Vampiro

Obra de Olatz Goñi.

Vampiro: Edad Oscura fue durante bastante tiempo uno de mis juegos de rol favoritos, cuando a finales de los 90 Mundo de Tinieblas lo petaba, y prácticamente no se jugaba a otra cosa. Jugábamos tanto que acabé terriblemente saturado, no queriendo volver a jugar (lo que paradójicamente no me impidió, por pura nostalgia, comprar la edición 20 aniversario).

Pero no se debe decir lo de no beber de ciertas aguas, pues en octubre, reconozco que un poco por compromiso, me apunté a una campaña de este juego que se iba a empezar en la asociación, y la verdad es que la partida me ha acabado gustando más de lo que esperaba, sobre todo por el buen rollo que se destila alrededor de la mesa, y por eso quise tener un detalle con los compañeros de partida y le hice el encargo a una amiga, titulada en Bellas Artes, que me hiciera una ilustración de los personajes. Y a partir de las cuatro indicaciones que le di captó maravillosamente la esencia de los mismos, tanto que hoy he impreso una copia para cada uno del dibujo, para sorprender a master y jugadores, y vaya si les ha encantado.

A mí también, tanto que me apetecía presumir de ello, por ver inmortalizados a Ted, un picapedrero metido a caballero del clan Brujah, Christa, de mujer de enterradora consorte a erudita y estudiosa del clan Capadocio y el peculiar Johnson Dollarhyde, siempre apegado a sus posesiones materiales, que siempre acaba siendo el alivio cómico del grupo, en una partida con la que siempre nos reímos bastante.
Publicar un comentario