lunes, 19 de septiembre de 2011

Por la tarde en la oficina

Mi madre, ejerciendo de tía-abuela

Poco que contar sobre el título. Se acabó el horario de verano, y regresan las tardes de lunes (bueno, no es que no hubiera tardes antes, pero es que no tenía que ir a trabajar*), lo que unido a otro plan, que mañana contaré, hace que hoy vaya a estar bastantes horas fuera de casa.

*Vale, ahora mismo no estoy trabajando, pero me he tomado un descansito, que la tarde es larga.

Contaré un poco por encima el fin de semana, ya que ayer no lo hice. El viernes, como ya narré, nos fuimos al karaoke, divertido plan que repetimos el sábado noche, hasta elevadas horas de la mañana. Antes de eso, sin embargo, había ido con mi madre para ir a Bergara a conocer a Urko, el hijo que tuvo la semana pasada mi prima, y que es mi... ¿sobriprimo?

El domingo fue protagonizado por la partida de rol (Aquelarre) que jugamos en casa, y poca más historia.
Publicar un comentario