miércoles, 21 de agosto de 2013

Evoluzión

¿El mono viene del hombre, o era al revés?

En fiestas de Bilbao, dicen, hay más cosas además de las txoznas. Ayer pude comprobar que es cierto, y uno puede disfrutar de otras actividades de la agenda culturral que ofrece la Aste Nagusia. Entre ellas, está de la que toca hablar, y viendo el cartel es obvio que ayer estuve viendo a Goyo Jiménez.

Qué descojono.

Como su título indica, la evolución es el hilo conductor del monólogo, que nos cuenta en clave de humor cómo hemos pasado de ser unos primates incivilizados a ser unos bípedos incivilizados... o algo así, pasando por todos los tópicos de nuestra sociedad (los coches, las líneas aéreas, el maquillaje, las tiendas de chinos... en definitiva, los tópicos de los monólogos) en un monólogo bastante bien hilado, que enlazaba bastante bien los gags, sin ser una sucesión de chistes sin orden ni concierto.

Todo ello con el estilo ácido, a veces casi de humor negro (marrón incluso) de Goyo Jiménez, muy incisivo ayer en su desternillante diatriba contra Ryanair.

El monólogo, dividido en dos actos (que el descanso del medio sí es verdad que se hace necesario) es además de bueno bastante largo, ya que se acercaba la duración a las dos horas, durante las cuales, salvo alguna referencia televisiva que se me escapaba (es lo que tiene no ver nunca la programación televisiva) era difícil no estar constantemente riendo o al menos sonriendo. Y otro detalle muy de agradecer, era que el monólogo estaba muy cuidado para adaptarlo al público, haciendo uso de unas cuántas referencias locales, lo que le da la frescura de no percibir un "monólogo enlatado", sino que estaba pensado para el público al que se dirigía.

La verdad es que fui con bastantes ganas, y salí muy a gusto.
Publicar un comentario