lunes, 6 de abril de 2015

Kingdom Rush Frontiers

La misma mierda, pero un poco mejor.

Hace un tiempo hablé del Kingdom Rush, un juego web que con la mecánica de un Tower Defense nos transporta a un simpático mundo medieval para que organicemos nuestras defensas, con las que habremos de hacer frente a las numerosas oleadas de enemigos de aspecto simpático pero terrible letalidad.

Aquel lo jugué en ordenador, y me gustó tanto que me lo cogí para Steam. Pero la secuela, a la que me voy a referir hoy, solo estaba para móviles y tablets. Así que para probar, me descargué el Frontiers en la tablet y me di cuenta de que es muchísimo más cómodo que jugar con el ratón.

Como explicando el Kingdom Rush ya he explicado prácticamente el Frontiers, me limitaré a explicar las diferencias, que no son demasiadas.

Las nuevas torretas.

El cambio más gordo y evidente es que los escenarios son distintos. La dinámica del juego es exactamente la misma: pantalla con bichos que van viniendo y tenemos dinero para construir defensas, y la curva ascendente de dificultad muy parecida. Pero aquí hay algunos bichos diferentes (aunque muchos repiten curso y volvemos a encontrarlos aquí) y sobre todo cambian las unidades de elite. Seguimos teniendo infantería, arqueros, magia y artillería, pero a nivel 4 hay diferencias.

-Cuartel: A nivel 4 tenemos Templarios, duros y resistentes, muy parecidos a los caballeros del anterior y Asesinos, rápidos y con habilidades como esquivar o robar dinero. (¿De qué me suena a mí esto de templarios y asesinos encapuchados?)

-Puesto de arqueros: Aquí tenemos el Fuerte de ballesteros, con alcance muy largo y muchas flechas seguidas o los Lanzadores tribales de hachas, más lentos pero con la capacidad de suprimir magia y bajar la defensa del enemigo.

-Torre de Magia: El Nigromante puede convertir a los enemigos caídos en esqueletos, haciendo crecer nuestro ejército y el Archimago lanza ataques muy potentes y puede generar remolinos que arrastren a los enemigos.

-Artillería: Por una parte el Battle Mecha T200 que es, pues eso, un robot gigante con la capacidad de lanzar muchos misiles y por otra el DWAARP, una especie de plataforma generadora de terremotos flamígeros.

Además de esto tenemos, como es de esperar, héroes nuevos (y la "amable" opción de comprar nuevos y más molones pagando dinero real, en forma de DLC) y algo de guión, con simpáticas viñetas en forma de cómic.

Aparte de esto, la otra novedad gorda son las gemas azules que iremos logrando a medida que matamos bichos, es un tipo especial de dinero que nos permite comprar ventajas entre pantalla y pantalla (empezar con más dinero, corazones adicionales, congelar a todos los enemigos durante un rato, una explosión nuclear...). Estos objetos son de un solo uso, pero como el dinero se va acumulando, el jugador paciente puede repetir cuantas veces quiera las pantallas e ir acumulando objetos para romperle la cara a esa pantalla listilla que se le resiste. Así, no hay excusa para no conseguir las 130 estrellitas.

Por último, también añade, que creo que antes no había, las pantallas de oleada ilimitada en las que se trata de aguantar lo máximo posible antes de acabar sucumbiendo.
Publicar un comentario