lunes, 13 de abril de 2015

Kingsman: Servicio secreto

El cartel.

A veces pasa que vas al cine con unas expectativas altísimas y la película te decepciona. No es en absoluto el caso de Kingsman, que fui a ver ilusionado, esperando ver algo divertidísimo y lo que me encontré era aún mejor de lo que había imaginado. Imaginemos que al Tarantino más gamberro le da por hacer una película de 007 mezclando elementos de Harry Potter, Men in Black y El juego de Ender. Pues por ahí podemos irnos haciendo a la idea de por dónde va Kingsman.

Basada en un cómic de Mark Millar que no he leído (algo que habrá que remediar), aquí parece que sí respetan el carácter gamberro y bruto del original, cosa que no hacían por ejemplo en Kick Ass (para mi gusto mucho más blanda que el cómic) y nos lanzan esta gamberrada de película que nos ofrece diversión y fantasmadas desde el minuto uno y a la que soy incapaz de quitarle un solo fotograma. Las trepidantes escenas de acción imposible, unos personajes con carisma y una animadísima banda sonora decoran una película que se divierte dando bofetadas al género del que bebe e incluso se ríe de ello.

Hay películas que te clavan al asiento y otras que te tienen dos horas pegando botes en el mismo. Esta es de la segunda categoría, solo que cuando aparecen los títulos de crédito te parecerá que han pasado solo 10 minutos. Diversión en estado puro.
Publicar un comentario