lunes, 27 de abril de 2015

Murieron por encima de sus posibilidades

La panda del Panda.

La crisis económica, y sobre todo política, es un tema recurrente en el cine español de la época que nos toca vivir, y el título de esta película ya nos da una pista sobre que ese es también el tema que toca esta peculiar alegoría del 15-M que nació muerto, con claras reminiscencias a "Alguien voló sobre el nido del cuco".

El motín de un grupo de fugados de un manicomio que toman como rehenes a un importante banquero y los invitados de su fiesta es el argumento sobre el que se apoya una historia muy crítica, crítica con lo que pasa en España, pero crítica también con la actitud de la población, apoyándose mucho en esa idea tan católica de "en parte la mierda que nos pasa es nuestra culpa".

Esta idea la suelta bastantes veces, de formas más o menos sutiles e incluso directamente por la boca de José Sacristán. Nos hablan de una situación complicada en la que nos encontramos, un sistema que devora a sus enemigos, un sistema tan diabólico que ni siquiera los que teóricamente lo dominan son capaces de encontrarlos y donde las revoluciones de barra de bar ni siquiera aspiran a solucionar del todo el problema. No aspiran a estar bien, solo a estar lo razonablemente mal que estaban antes.

Puede resultar algo deprimente, y desde luego bastante rara, pero el ritmo frenético de algunas escenas (algunas pueden recordar a la sublime "Relatos Salvajes") y sobre todo el espectacular reparto con el que cuenta (Luis Tosar, Imanol Arias, Carmen Machi, José Sacristán, Bárbara Lennie, Raúl Arévalo...) hacen que merezca la pena verla, y sobre todo porque disfrazada de gilipollez gamberra hay una película que invita a pensar.
Publicar un comentario