jueves, 29 de diciembre de 2011

Euskocena

Mmm... chocolate...

Ayer hicimos una kedada con los organizadores de las jornadas de Santander, y también con los frikis de Durango. El plan fue, como puede deducirse por la foto, gastronómico. Concretamente, al wok de la calle Luchana, donde nos pusimos azules a comer, en especial con la fuente de chocolate: algo malvado y contra las leyes de la naturaleza, sin duda.

Tuvo su "gracia", el mensaje de una persona, cuya identidad no revelaré, pero diré que es mi madre (¬¬), que me manda un mensaje diciendo que se ha roto la pierna y que está en el hospital. Cuando le llamo se empieza a descojonar, y me dice que es la broma del 28 de diciembre. En fin, tenga usted madres para esto.

Después de cenar, y superado el susto, arrastramos nuestras barrigas al Da Vinci, donde intentamos bailar, o algo, lo que era complicado. Pero eso sí, intercambiar batallitas y reírnos, sin duda. Trinunfó el juego de la noche "la porra del kuduro" (acertar cuántas canciones iban a sonar antes de la inefable cancón del verano), que por supuesto no tardó mucho en salir. Poco más, pues a una hora no muy tardía optamos por una honrosa retirada.
Publicar un comentario