lunes, 26 de diciembre de 2011

Últimos coletazos de mostrador

Seguro que él también era mentira.

Con la transferencia a Lanbide, bajar al mostrador es algo que irá desapareciendo, o por lo menos, no bajaremos para cosas de Renta Básica. Y eso se va notando, ya que la afluencia de gente es gradualmente menor. Debo decir que en parte lo echaré de menos, y no negaré que un poco también echaré de menos las anécdotas que se generan. Pues de vez en cuándo siempre viene alguno como para dar de comer aparte.

Tenemos la tipología clásica de usuarios que mienten. Además, mentiras ridículas y fácilmente comprobables, como este señor que viene a quejarse de que le han denegado la ayuda. Consulto el expediente y veo que es porque no concsituye unidad propia, al estar en el expediente de su pareja. Le pregunto si viven juntos y me dice que no. Me entrega el padrón, y ale-hop, hete aquí que aparecen ambos dos empadronados. ¿Pero no decías que no vivís juntos? "Bueno, es que ya no somos pareja". Es normal, la gente tiene por costumbre vivir con sus ex-novias. ¿Pero quién soy yo para juzgar a nadie?

También está la tipología clásica del que siempre verá la paja en el ojo ajeno y preferirá ver la conspiración de terceros antes que la responsabilidad propia. Tenemos el caso de señora suspendida por no haber traído documento: convenio de inclusión firmado con la trabajadora social. En la carta se le ponía que debía traerlo, y no lo trajo. Así se lo indico. Su respuesta: "la culpa es de la trabajadora social, que no os lo ha mandado". Consejo del día: si alguien os pide un documento, llevádselo directamente.

Pero hoy el usuario del día, que además ha sido el primero, era un señor que venía airado, mostrando en primer lugar su desacuerdo con que no le atendiera la misma persona que la otra vez, y esgrimía con vehemencia unos justificantes bancarios, junto con una carta de un cobro indebido (tema estrella de las polémicas en el mostrador). Parecía poco amigo de dejarme hablar, y mis intentos de explicar nada eran interrumpidos por sus vociferios, pero a duras penas consigo explicarle que según el expediente, él había cobrado de enero a abril de 2008 una cantidad que no le correspondía.

Él, insistiendo en que la información de la pantalla no era veraz, juraba y perjuraba que no había cobrado en años, desde mucho antes, y que esas cantidades eran falsas, que solo queríamos robar a la gente de bien. Veo también, y así se lo indico, que así como el pago de enero era en una cuenta de la BBK, de febrero a abril se le había pagado en otra cuenta. Él insiste en que no, que eso es mentira, que el no ha cobrado nada de nada.

No consigo hacerle entender que traer los justificantes de una cuenta para acreditar no haber cobrado en otra no sirve, y él sigue erre que erre con que le dijeron que trajera eso. Pues nada, veamos esos justificantes de la BBK, donde según mi falaz ordenador se le pagó una cantidad X en enero de 2008. Curiosidades de la vida, en enero de 2008 tiene un pago de la misma cantidad que le he dicho yo, en la fecha que le he dicho yo, y en el que pone "Diputación". Se lo muestro, y su reacción, totalmente lógica, es decir que eso es mentira. Pues nada, será que con los años he desarrollado algún tipo de talento para falsificar documentos bancarios en tiempo real.

Aquello ya no llevaba a ninguna parte, y el hombre insistía en su fase de negación, diciendo que éramos unos chorizos, y que "él ya sabía con quién tenía que hablar", mientras se marchaba ofendido hacia la salida.

Agradezco que no me haya preguntado la hora, pues probablemente si se la hubiera dicho, habría afirmado que eso también era mentira.
Publicar un comentario