lunes, 20 de febrero de 2012

Empolling

Revival oposicionil.

Hace 3 años estudiar y memorizar formaba parte de mi rutina diaria. Gracias a ello obtuve la plaza, y gracias a ello, estudiar y memorizar dejó de ser esa parte de mi rutina diaria. Pero hete aquí que ahora me toca de nuevo memorizar, aunque esta vez por cuestiones meramente ociosas, ya que para la obra que representaremos en junio, me tengo que aprender mis frases. Y claro, uno ha perdido algo de práctica y tengo las neuronas oxidadas. Además, aprender cosas de forma literal nunca ha sido lo mío (de hecho, jamás memoricé la tabla de multiplicar) y la verdad es que cuesta. y mi intención es aprenderme el texto a la perfección, para que mi opera prima tenga el mejor resultado posible. Que hay cosas que aunque se hagan por gusto, hay que hacerlas bien.

Esto me recuerda a una frase que decía nuestra profesora de Latín en el instituto, cada vez que nos mandaba aprendernos algo, que nos decía "esto os lo tenéis que saber como el padrenuestro", que yo siempre pensaba "como me lo sepa igual de bien que el Padrenuestro, estoy jodido". Así que mejor buscaré otros símiles, de cosas que me sepa de memoria. En todo caso, hasta junio aún tengo tiempo. Luego ya tendré que enfrentarme a otras cosas, como el miedo escénico, los nervios, los despistes, la mala interpretación o la vocalización. Pero poco a poco, y ladrillo a ladrillo. De momento, ¡a estudiar!
Publicar un comentario