jueves, 2 de febrero de 2012

Silencio en la nieve

Cartel

¿Quién dijo que todas las películas bélicas españolas son sobre la guerra civil? Aquí tenemos una que no, mezcla de géneros, un thriller policiaco ambientado en la fría Rusia, con unos asesinatos en serie, en el seno de la División Azul.

El soldado Arturo Andrade, que en la vida civil es policía, descubre el cadáver de un soldado español con evidencias de haber sido asesinado y un enigmático mensaje escrito a cuchillo sobre su piel. El mensaje está en castellano, lo que evidencia la presencia de un enemigo interior. A Andrade y a su sargento se les encomendará la misión de esclarecer los hechos. Y como suele ser habitual en estos casos, a medida que avanzan en su investigación, más mierda irá saliendo a la luz.

La idea es sin duda interesante, y muy bien llevada a la práctica. El ovillo se va desenvolviendo poco a poco, desvelando con buen ritmo el misterio y mostrándonos tanto la investigación como el día a día de un soldado de la División Azul. Nos irá llevando de una situación de confusión inicial a explicarnos por fin quién ha cometido los asesinatos y por qué.

No me termina de convencer el final, tal vez un poco abrupto y con la sensación de que no sabían muy bien cómo cerrar la historia (dicho esto, he de confesar, desconociendo la novela en la que se basa) y aunque no es un final desastroso, hubiera preferido que narrativamente lo hubieran cerrado de otra forma. Por contra me gusta mucho la ausencia de maniqueísmo en el sentido de que no nos pinta bando bueno y bando malo, sino personas más o menos decentes (y algún que otro hijo de la gran puta, pero de eso siempre tiene que haber).

En definitiva, una película de calidad (a pesar de la mejorable actuación de Juan Diego Botto), que da exactamente lo que ofrece.
Publicar un comentario