viernes, 24 de febrero de 2012

Revival: Body Vive

No se puede decir que no tocara bola.

No era la primera vez que probaba el Body Vive, incluso ya lo había comentado aquí. Pero de eso hacía bastante, y ayer, tras la sesión de máquinas, me dio por probar de nuevo. Por una parte, no lo recordaba tan cansado, y acabé ligeramente muerto.

Pero lo peor era la parte aeróbica, en la que constataba nuevamente que la coordinación motriz no es lo mío, por lo que en los ejercicios de moverse de un lado para otro, yo me sentía como un pollo sin cabeza, moviendo brazos y piernas sin orden ni sentido. Indudablemente, si hubiera decidido dedicarme profesionalmente al baile, habría pasado hambre. Mucha hambre.
Publicar un comentario