domingo, 3 de junio de 2012

Blancanieves y la leyenda del Cazador

Crepúsculo y los 7 enanitos.

Versión modernizada del clásico cuento, en la que ofrecen a la historia un extra de epicismo. Con buenas intenciones, y buena pinta, pero que se queda a mitad del río. Vamos a ver, no es un petardo, pero tampoco es la nueva "Princesa prometida".

En esta revisión del cuento, la mala, muy mala, seduce al recién enviudado rey enviando un falso ejército, y una vez casados lo asesina y da un golpe de Estado. Encierra a su hija Blancanieves en una mazmorra y se dedica a reinar, mientras va absorbiendo la esencia vital de cuanta hermosa muchacha se pone a su alcance.

Pasan los años, y cuando Blancanieves tiene su primera menstruación, el espejo mágico comienza a mostrar evidentes señas de senilidad, pues dice a la reina (¡Charlize Theron!) que ella no es la más bonita del reino, sino que esta es Blancanieves (sí, la carapalo de Crepúsculo). Así que la reina, que además de malvada es una loca de libro, decide mandar a su hermano Jaime, perdón, Finn, a matar a Blancanieves.

Blancanieves, asustada al conocer la noticia.

Pero con lo que no contaban es con que una muchacha que lleva encerrada 10 años en una celda, es más peligrosa que un ninja, y Blancanieves logra escapar del castillo. Una vez fuera se encuentra con el caballo Artax, que pasaba por ahí, y llega hasta el bosque oscuro.

Como el hermano y lugarteniente de la vil reina, además de tener un pésimo gusto al peinar resulta ser más incompetente de tomo y lomo, deciden contratar los servicios de Thor, ahora reconvertido a cazador borracho (cualquiera que haya visto películas de artes marciales sabe que el alcohol mejora las habilidades de combate), con falsas promesas de revivir a su difunta esposa.

Total, que Thor se mete en el bosque a buscar a Blancanieves, y ahí se la encuentra. Pero como en el cuento, decide que eso de matarla no va con él, ya que se ha quedado prendado de su... ¿belleza? (Nah, obviamente aún le duraba la borrachera), y se va por ahí a vivir la aventura, por los hermosos paisajes del Reino (aquí es verdad que la película es muy bonita en cuanto a fotografía). Por el camino se van encontrando algún que otro bicho, y entre ellos un enorme Troll, al que Bella, perdón, Blancanieves, intenta seducir. Pero cuando ella intenta besar al troll, este le hace la cobra y huye despavorido.

Blancanieves, sonriendo al troll.

Poco después llegan a la aldea de las mujeres-cicatriz, un pueblo en el que viven todas felices, contentas y en armonía, hasta que llegan Thor y Blancanieves, momento en el que "casualmente" el pueblo empieza a arder (al más puro estilo partida de rol, donde todo bien inmueble acaba indefectiblemente ardiendo). Solventado el problema, tras una confusísima escena de batalla (las escenas de acción son un tanto confusas en esta película), las aldeanas "invitan" a Blancanieves a largarse del pueblo.

Blancanieves, avergonzada.

No conviene olvidar, claro, que esto es Blancanieves. Y por tanto, tiene que haber enanitos.Y ahí se los encuentran, viejos conocidos de Thor. Los enanitos, el equipo completo, con 2 matatrolls; Mudito, que es pelirrojo y habla, y un enano en el que quienes hayan visto Deadwood podrán reconocer al sórdido proxeneta y mafioso Al Swearengen. "Blancanieves, únete a mi burdel".

Aparece por ahí también el príncipe William, amigo de la infancia de Blancanieves, quien compite con Thor por el amor de la mujer más, la más esto... sí, la heredera al trono. Así que cuando Blancanieves muerde la manzana (si Steve Jobs levantara la cabeza...) uno de ellos debe besarla con verdadero amor. Aquí debo apuntar que la forma de hacer que Blancanieves muerda la manzana me pareció bastante ingeniosa.

La mirada angustiosa de Blancanieves al morder la manzana..

Cuando recibe el beso y despierta, Blancanieves decide que se va a acabar la tontería, así que forma un ejército y ataca frontalmente el castillo. Un poco de batalla, que siempre viene bien, y tras derrotar al ejército de la bruja malvada (que claramente ha demostrado durante toda la película ser más inútil que un extintor en casa de Bob Esponja), toca el turno a la bruja, quien es obviamente derrotada. Y Blancanieves, que pese a haber estado encerrada durante 10 años reparte hostias como panes, es finalmente coronada.

Blancanieves, emocionada al recibir la corona.

Y colorín, colorado, el cuento se haq acabado. La película, como ya he dicho, no es ninguna maravilla, y en algunos momentos incluso se puede hacer un poco pesada, especialmente en algunas escenas de acción que son un poco caóticas. Pero se compensa con la belleza de algunos paisajes, y una fotografía que recrea muy bien un mundo mágico de cuento de hadas. Eso sí, escasa o nula química entre el Cazador y Blancanieves, que por si no ha quedado claro, han ido a coger a la actriz más sosa posible.
Publicar un comentario