martes, 5 de junio de 2012

Llaves de hotel

Diseño antiguo de pendrive.

Suelo ser bastante escéptico con los correos reenviados que nos cuentan las "terribles verdades del mundo", y la mayoría los borro según me llegan. Pero a veces hay algunos que resultan especialmente risibles, y este en concreto me ha sacado la carcajada por lo absurdo.

Procedo a copiar:

LAS TARJETAS-LLAVE DE LOS HOTELES

¿Alguna vez te has preguntado qué información se guarda en las llaves magnéticas de los hoteles? (las que se asemejan a las tarjetas de crédito)

Mira la respuesta y cambia tus hábitos:
a. Nombre del huésped.
b. Domicilio del huésped
c. Número de la habitación del hotel
d. Fechas de entrada y de salida
e. Número de la tarjeta de crédito del huésped y la fecha de validez.
f. Nº de Carnet de Conducir.

Cuando devuelves las llaves a la recepción del hotel, la información queda disponible para cualquier empleado con acceso al 'scanner' del hotel. Más aún, el empleado puede llevarlas a su casa y, mediante la utilización de un aparato de scanner magnético, tener acceso a la información contenida en las llaves y usarla para comprar por Internet.

En general, en la práctica totalidad de los hoteles no se borra la información de las llaves magnéticas hasta que son utilizadas para un nuevo cliente.

Hasta entonces, la llave se queda en el cajón de la recepción del hotel con la información del cliente anterior disponible para su utilización.

Resumiendo:

1) Para evitar problemas guarda las llaves magnéticas, llévatelas contigo o destrúyelas.

2) No las dejes en la habitación, ni en el cubo de la basura y JAMÁS las devuelvas a la Recepción del hotel cuando pagues la cuenta.

3) Los hoteles no pueden cobrarte porque no les haya devuelto la llave (es ilegal), y de este modo, tendrás la seguridad de que no dejas la información personal que puede ser de fácil acceso y utilización por parte de terceros.

4) Igualmente, si te das cuenta en el aeropuerto que todavía tienes la llave del hotel no la tires en el cubo de la basura, llévatela a casa o destrúyela con unas tijeras cortando la faja magnética en el reverso de la tarjeta.

Pásalo a amigos y familiares para que queden advertidos.


Este correo, que no es algo nuevo, sino que lleva rulando desde 2003 (las primeras versiones hablan de que se había "detectado" esto en los hoteles de California), resulta tan risible como poco verosímil. Vamos a ver, ¿a santo de qué iban los hoteles a meter esos datos en las llaves? ¿hacen falta para algo? Esos datos los tendrán en el ordenador del hotel, no en las tarjetas, las cuales solo necesitan "habitación que abre" y "fecha de entrada y salida".

Además, tiene su gracia que hable de destruir la tarjeta como medio para evitar que el hotel tenga acceso a unos datos que... ¡ya tiene! Y mucho más lógico es además pensar que el malicioso empleado, en vez de consultar directamente la base de datos del ordenador, se va a llevar las tarjetas a su casa, para mirarlas en su escaneador de tarjetas marca ACME.

De verdad, me gustaría ver la cara del encargado de recepción cuando vaya un cliente listillo diciendo "no os devuelvo vuestra llave, que contiene mis datos".
Publicar un comentario