viernes, 8 de junio de 2012

Crematorio

Inmenso Pepe Sancho.

Lamentablemente no es fácil encontrar series españolas de tanta calidad. Talento para hacerlas hay, pero suelen estar lastradas por tener que llegar a todos los públicos, y muchas veces no contentan ni a unos ni a otros. Pero haberlas haylas, y Crematorio es un excelente ejemplo de ello. Una serie que no desentonaría entre otras de la HBO, y a la que merece mucho la pena echar un ojo.

El trasfondo, del que desgraciadamente sabemos bastante, es la corrupción urbanística en la cultura del pelotazo, en una historia de mafias en la que Pepe Sancho da vida a Rubén Bertomeu, un exitoso empresario con largos tentáculos y turbias conexiones. Una especie de Vito Corleone a la española, o por ser algo más modernos, un Tony Soprano. Aunque bastante menos visceral que este último.

La serie es cortita (8 capítulos) y autoconclusiva, y tiene un ritmo ágil, apoyado por unas buenas interpretaciones. No solo de Pepe Sancho, como estrella, sino también de los secundarios (y la siempre agradable presencia en pantalla de Juana Acosta). Entre todos logran una historia desgraciadamente creíble, y que en algunos aspectos bebe mucho de Coppola.

Una producción de muy buena factura, a la que invito a echar un ojo. Y a quien se deje llevar por el prejuicio de "si es española seguro que es una mierda", le recomiendo que lo deje de lado.
Publicar un comentario