martes, 18 de septiembre de 2012

Se resuelve el concurso

¿Quién quiere ser funcionario?

No ha habido suerte, y como temía, el concurso de traslados de ha resuelto antes de que sepamos dónde nos reubican (si es que nos reubican). La situación es la siguiente: con la transferencia a Lanbide de la RGI, en mi sección estaremos más gente de la que es necesaria, y tan pronto se termine con todos los recursos, habrá movimiento de fichas. Esto significa que unos pocos se quedan en la oficina, y otros serán redistribuídos por otras secciones y departamentos.

Con eso en mente, y coincidiendo que se convocaba el concurso, yo me apunté. La idea era, yo me apunto al concurso, para que si me toca irme de la oficina y no me gusta lo que me den, tenga más de donde elegir.

Pero mi gozo en un pozo, ya que al haberse resuelto ya el concurso, no puedo esperar a ver qué pasa para renunciar o no, por lo que renunciaré al mismo. Ya que si me voy, pues pierdo mi oportunidad de quedarme en mi oficina actual, que es la idea. Así que ahora tendré que cruzar los dedos y confiar en tener suerte cuando toque disolver la compañía, para ser de lo que se quedan. que según mis quinielas, tiene pinta, pero hasta que sea firme no habrá nada seguro.

De todas formas, no es tan importante lo que me haya tocado a mí, sino lo que haya tocado a la gente que tengo por delante a la hora de elegir si marchar o quedarse.
Publicar un comentario