domingo, 16 de septiembre de 2012

Vetusto fin de semana

Aledaños de la catedral.

Este fin de semana ha tocado repetir escapada asturiana, aunque algo más urbana que la de hace un par de semanas. Si hace dos fines de semana íbamos a una casa rural en un pueblacho perdido, esta vez tocaba un hotel en pleno Oviedo, donde además de daba la casualidad de que eran fiestas.

Llegamos el viernes y dimos una vueltecilla por ahí, viendo un poco el casco antiguo y su ambientillo, aprovechando también para cenar unas "tapas"... ¡tapas de alcantarilla! Y luego ya a dormir.

El sábado tocaba un poco de turismo, viendo primero la catedral de Oviedo con su museo, y después pasear por ahí viendo sus estatuas, de las que una muy sorprendente es esta:

Culo

¿Parece un culo, verdad? Bien, pues veamos lo que dice su plaquita.

Tal cual.

Hicimos también una incursión al museo arqueológico de Oviedo, donde hablaba de la prehistoria asturiana, y también de los tiempos de la ocupación romana, y más tarde del medioevo. Pero esto era un poco repetir lo ya visto en la catedral. Aunque de esta me quedo sin duda con el grabado que, pese a no estar permitido, no pude evitar fotografiar:

Deus ex escopeta

Si eso no es Jesucristo limpiando una escopeta, que baje él mismo y nos lo cuente. Por lo demás, un fin de semana eminentemente gastronómico, y hoy por la mañana, antes de partir, aprovechamos para quedar con el amigo Gustavo y compartir un par de bebidas y alguna que otra anécdota.

Y al llegar a Bilbao, club del libro, pero a él ya me referiré mañana.
Publicar un comentario