jueves, 29 de noviembre de 2012

Argo

-Ay, dame argo. 
-¿Así que, un graciosillo, eh? 

A veces pasa que vamos a ver una película sin esperar absolutamente nada de ella y nos llevamos sorpresas. Y a veces pasa que estas sorpresas son agradables. Y este es el caso de Argo, una película que he ido a ver, de la que no sabía absolutamente nada, y que me ha encantado.

Basada, supuestamente, en hechos reales, nos cuenta cómo tras la caída del Sha de Persia, en el Irán de finales de los 70, la embajada estadounidense es tomada por los iraníes, y 6 de los empleados de la embajada corren a refugiarse en la embajada canadiense. Y la CIA debe tomar cartas en el asunto, a fin de liberarlos antes de que sea demasiado tarde. 

Para ello hacen uso de los servicios del especialista Tony Méndez, quien idea un plan en apariencia descabellado: inventarse una película falsa, de título Argo, y usar su teórico rodaje como pretexto para sacar a los 6 americanos de territorio iraní.

La película tiene un ritmo muy bien llevado, haciéndose muy divertida en los momentos relajados y tensa en los climáticos. Por una parte mostrando pinceladas de los entresijos de la industria del cine y los chanchullos de la CIA, y también nos dejan ver, como ya hiciera la genial y recomendable Persépolis, el Irán de los principios de Jomeini. Y por su parte, escenas como la toma inicial de la embajada, o la alocada carrera contrarreloj del final, mantienen al espectador pegado a la butaca. Todo ello para un desenlace en el que, debo confesar, me he emocionado. 

Podría criticarse que a lo mejor es un poco sensiblera en algunos momentos, pero en mi humilde opinión esta sensiblería entra dentro de los parámetros adecuados, y si acaso le sobra algún minutillo al final, pero tampoco llega a estropear la película.

También podría pensarse que peca un poco de propagandista, de "qué buenos son los americanos y qué malos los iraníes", pero creo que el mensaje de "el Sha es un hijoputa y los EEUU, que fueron quienes lo pusieron, le ayudaban por el interés" rebatiría esto bastante bien.

Me ha gustado mucho, y la verdad es que Ben Affleck, quien no estuvo mal en "Ciudad de Ladrones", y tampoco desentona como actor, demuestra que podría llegar a convertirse en uno de los grandes directores de Hollywood si sigue por esta línea.
Publicar un comentario