lunes, 9 de junio de 2014

Gaymonio

El original, en inglés.

Lo titulo gaymonio, pues no se puede llamar matrimonio a la unión convivencial de dos personas en la que ninguna de ellas es madre, de la misma manera que no se puede llamar patrimonio a las posesiones materiales de alguien que no sea un hombre con hijos. Con esto quiero decir que en virtud de la sacrosanta semántica, un hombre y una mujer estéril nunca podrían contraer matrimonio, mientras que dos lesbianas podrían perfectamente formar dicha figura, siempre que al menos una de ellas hubiera dado previamente a luz. O mujeres heterosexuales, la cosa es que se casen entre ellas.

Y sobre los absurdos prejuicios contra el matrimonio (que me permito recordar que es una figura civil y  anterior a muchas religiones que parecen quererse apropiar del término) habla la imagen, con 10 divertidas razones a favor de la prohibición, en Estados Unidos, del matrimonio entre personas del mismo sexo. El texto no es nuevo, pero lo he visto ahora, y me hace gracia.

Estas son sus 10 razones:

1. Ser homosexual es antinatural. Los verdaderos americanos siempre rechazan las cosas antinaturales, como las gafas, el poliéster o el aire acondicionado.

2. El matrimonio homosexual anima a la gente a volverse homosexual, de la misma manera que rodearte de gente alta te hace ser más alto.

3. Legalizar el matrimonio homosexual abriría la puerta a todo tipo de comportamientos absurdos. La gente podría incluso querer casarse con sus mascotas, porque un perro tiene status legal y puede firmar contratos matrimoniales.

4. El matrimonio heterosexual ha estado todo el tiempo y no ha cambiado en nada; las mujeres siguen siendo propiedades, los negros siguen sin poder casarse con blancos y el divorcio es aún ilegal.

5. El matrimonio heterosexual perdería si significado si se permitiera el matrimonio homosexual; la santidad del matrimonio-solo-por-diversión de 55 horas de Britney Spears sería destruída.

6. Los matrimonios heterosexuales son válidos porque producen niños. Las parejas homosexuales, estériles o de avanzada edad no deberían poderse casar, puesto que nuestros orfanatos no están llenos aún, y el mundo necesita más niños.

7. Obviamente los progenitores homosexuales criarán niños homosexuales, de la misma manera que todos los heterosexuales crían hijos heterosexuales.

8. El matrimonio gay no está apoyado por la religión. En una teocracia como la nuestra, los valores de una religión se imponen a la nación entera. Eso es por lo que solo tenemos una religión en América.

9. Los niños no pueden tener éxito sin un modelo femenino y uno masculino en casa. Eso es por lo que como sociedad deberíamos prohibir expresamente a las personas sin pareja tener hijos. (Añadido del traductor: y retitrar la custodia a los progenitores que enviuden)

10. El matrimonio homosexual cambiará los fundamentos de la sociedad y nunca podremos adaptarnos a las nuevas normas sociales, de la misma manera que nunca nos hemos adaptado a los coches, la economía del sector servicios o una esperanza de vida más larga.
Publicar un comentario