miércoles, 4 de junio de 2014

¿Por que no puedo yo ser el Rey?

¿Y si la quiero yo, qué? 

No, no la quiero. No tengo ninguna intención de ser jefe de Estado, pero me toca soberanamente las narices que el señor Felipe Borbón Grecia tenga derecho a ese cargo y yo no. Me revienta sobremanera que él tenga derecho a ocupar la jefatura del Estado en un país en el que no vive él solo, y que el resto de habitantes no. Igual, por supuesto, que me indigna que no se pregunte a los ciudadanos quién queremos que ocupe ese puesto.

Hay muchos puestos que no tengo ganas de ocupar, por no estar interesado, capacitado o ninguna de las dos, pero al menos en un plano teórico podría llegar a ello. Siendo pragmático, es bastante poco probable que yo acabe siendo lehendakari, magistrado del Supremo o alcalde de Ceuta (o incluso Papa), pero al menos no hay una disposición legal que diga que no pueda serlo.

Por si no se nota, esto va sobre esa institución arcaica, absurda, aberrante e innecesaria que es la monarquía, una figura que por mucho que venga blindada en la Constitución, hace que me avergüence de vivir, como en la edad media, con un Rey. Y no me vengan con "hay países muy chulos que tienen Rey, mira los nórdicos". Esos países pueden tener lo que les venga en gana, como si quieren tener un Papá Pitufo, pero yo me quejo del mío. Y es que tenemos que sufrir este lastre indefendible que no tiene razón de ser.

"Pero una monarquía es más barato que tener una república", dicen algunos. 

En primer lugar, que esto no me lo creo, y menos viendo los cambalaches contables de repartir los gastos de la Corona entre las partidas presupuestarias de los diversos ministerios, a ver si cuela. Pero vamos a suponer que me lo creo, pues prefiero una República cara a una monarquía barata. También sale más caro independizarse que vivir en casa de los padres, y aun así, muchos lo hacemos. Pero si el criterio es el económico pues la respuesta es fácil:

¿Que el Rey sale más barato que tener un presidente de la República? Vale, me ofrezco yo a ser Rey por la mitad de precio. Toma ahorro.

"Juan Carlos trajo la democracia a España". 

Dejemos a un lado elefantes blancos y demás conspiranoias y supongamos que es verdad, que gracias a él tenemos piruletas montadas en unicornios en vez de nazis montados en dinosaurios. ¿Y qué? En primer lugar, que solo faltaba eso. "Oh, nos pudo joder y no nos jodió, agradezcámoselo de por vida". No, oiga, yo le estaría agradecido si en el minuto uno después de morirse Franco hubiera dicho "este puesto me lo ha dado un dictador, no lo quiero". Entonces, le estaría agradecido. Pero bueno, vale, supongamos que por la paz social acepto que se le haya dado todo lo que se le ha dado. ¿Qué tiene que ver eso con que su hijo tenga que ser Rey? Mis padres han hecho también cosas buenas en sus trabajos, y no pido que me recompensen a mí por ello.

"Prefiero a Felipe, que es una persona chachipiruli y bien formada a un Rajoy de la vida".

Este es otro clásico de los monárquicos, defender los talentos de Felipe. Vamos a ver, yo no niego que Felipe Borbón Grecia pueda ser un ser mágico y maravilloso, con 37 carreras, 9 masters, 14 idiomas incluyendo el klingon, y capaz de pasarse el Mass Effect 2 sin morirse ni una sola vez. Tampoco voy a meterme en si con él de jefe de Estado nos iría mejor o peor. Pero la respuesta es sencilla: si tan bueno es y tanta gente lo quiere, que se presente a unas elecciones, y no se preocupe, ya las ganará. 

Yo no niego a nadie la posibilidad de votar por Felipe Borbón. Quién sabe, si tan estupendo es, igual le voto hasta yo. Pero por favor, que no nieguen las opciones de votar por otros.

"Se ha preparado desde siempre para ser Rey".

Esta es cojonuda, oigan. ¿Entonces, si yo tengo un hijo y lo preparo desde que nace para tramitar expedientes de valoración, lo apunto a un euskaltegi y lo instruyo en las artes del chupado de tinta, eso servirá para que le den mi plaza cuando me jubile sin que tenga que opositar? 

Diría que no. Por tanto, diría que lo suyo es que si tan preparado está, que no tenga miedo en demostrarlo. Al punto de arriba me remito. Y sobre todo, un apunte: Felipe Borbón no va a ser Rey por estar bien formado, ni por ser alto y guapo. Va a ser Rey por ser hijo de Juan Carlos Borbón, y seguiría siendo heredero del Rey aunque fuera un putero gordo, borracho y corrupto.

"Da estabilidad e imagen".

La imagen que da, me río yo de ella. Hay muchos países con monarquías, cierto, y el único motivo por el que no me puedo reír de ellos ni sentir vergüenza ajena es que mi país también los tiene.

En cuanto a la estabilidad, pues nada, hombre. Suprimampos también las alcaldías y pongamos los municipios bajo el gobierno de condes vitalicios y hereditarios. Me pido Bilbao. Y para las comunidades autónomas, cambiemos a los presidentes por marqueses. En cuanto a Bizkaia, restauremos el señorío de Bizkaia y quitemos esa tontería de andar votando cada cuatro años, que solo da mala imagen y la gente se puede equivocar.

Lo siento, pero no hay absolutamente ningún argumento que justifique la monarquía, ni razón lógica para que un cargo público se gane por derecho de sangre, y no en unas oposiciones justas ni siendo elegido por la población, que sería lo suyo en un sistema que se supone democrático.

Y aunque sé que por desgracia nos vamos a jamar a Felipe VI con patatas: No a la monarquía.
Publicar un comentario