martes, 30 de septiembre de 2014

Cuidado con los ciberlinchamientos

El comité de expertos en todología, tras deliberar en la barra del bar. 

Seguro que todos hemos recibido alguna vez el típico correo, o lo hemos visto en redes sociales, en el que viene la foto de un señor acompañada por "este es un peligroso pederasta, que rule su foto", y muchos cibernautas sienten la necesidad de ponerse su virtual traje de superhéroe y hacer un bien a la comunidad rulando el mensaje, desando que una turba linchadora de hoz y antorcha dé su merecido al malhechor.

Porque, claro, lo de pensar las cosas está sobrevalorado.

Todos sabemos que si algo caracteriza a Internet es que todo lo que nos dice es verdad, y que si un correo nos dice que el de la foto es un peligroso pederasta, debe de ser cierto. La posibilidad de que sea una gracieta más o menos malintencionada no existe, ¿verdad?

Sería interesante ver que de vez en cuándo pasan cosas como esta: "La Policía Nacional investiga en Málaga el origen de la difusión de un mensaje con la imagen de un supuesto pederasta que, en realidad, resultó ser un discapacitado al que se acusó sin fundamento, ya que, según confirmaron las distintas fuentes consultadas, no representa peligro alguno. La hermana del afectado, que es la encargada de su tutela, descubrió que su foto se había asociado a la de un delincuente sexual cuando, al llegar a casa, una vecina la abordó y le mostró un mensaje de WhatsApp que había recibido en su teléfono móvil. La alarma había cundido por el barrio de la ciudad donde residen, hasta el punto de que algunos padres habían pedido que se pegaran carteles por las calles con el rostro del sospechoso. La mujer acudió a la Comisaría Provincial y presentó una denuncia en el Grupo de Delitos Tecnológicos para que intentaran detener la distribución del mensaje. La policía ha abierto una investigación para averiguar el origen de la difusión así como a las personas que contribuyeron a expandirlo. No en vano, la familia ha vivido una pesadilla por culpa del bulo, ya que el afectado fue objeto de comentarios injuriosos y amenazantes, e incluso se llegó a identificar su domicilio. «Me da miedo de que lo reconozcan por la foto y lo apaleen por la calle», ha asegurado su hermana. «Mi hermano tiene la costumbre de salir por las mañanas a pasear. Parece ser que unas madres llamaron a la policía porque lo vieron en la puerta del colegio y no les gustó la pinta. Cuando los agentes le preguntaron, él les dio la dirección de casa», ha revelado al diario Sur."

Recordad, antes de picar en la tentación de reenviar ese tipo de mierdas, que le podéis estar jodiendo la vida a alguien de forma gratuita, y que incluso podéis estar cometiendo un delito con ello. Y pensad que no os haría gracia protagonizar uno de esos memes. Si os llega uno, en vez de reenviarlo como si nada, mejor borrarlo y decirle al remitente que se deje de gilipolleces. Que deje que la policía y los jueces hagan su trabajo.

Hay que huir como de la peste de esto, por horrible que sea lo que ponga que ha hecho. 
Especialmente si son muy horribles las cosas que pone que ha hecho.

Y sí, no deja de tener su gracia que la noticia que enlace provenga del mismo medio que cometió este patinazo.
Publicar un comentario