jueves, 25 de septiembre de 2014

Declaración unilateral (2)

Si te quiere robar, te va a robar igual.

Hoy 25 de septiembre de 2014 (aunque esto ya lo he dicho más veces) Yo, Jokin García (o alguien que dice ser Jokin García), en pleno uso de mis facultades mentales (las dos o tres que me queden) y debido a la reciente resurrección de la moda chorra de las declaraciones unilaterales declaro que pegar artículos al azar de una ley francesa en el muro no impedirá que el malvado Mark Zuckerberg os robe las fotos, datos o textos que subáis. Declaro unilateralmente que vuestra obra es vuestra, así como vuestra imagen, sin necesidad de que lo digáis en un muro, y no se la estáis regalando a nadie, por mucho que digan las condiciones de Facebook (entre otras cosas porque no se molesta en comprobar que somos quienes decimos ser). 

Declaro también que Facebook es un monstruo millonario y que si quisiera robarnos imágenes y datos (cosa que de hecho hace), tener razón o no desde un punto de vista jurídico es sencillamente irrelevante: tiene el poder para hacerlo y el usuario de a pie no tiene poder para defenderse.

En resumen, pegar esa parrafada en el muro y pretender que sirva para algo es como correr por la calle de noche con la cartera en la mano y pretender que gritar "las leyes impiden robarme" vaya a impedir nada.

Legalmente, lo que subes a Internet sigue siendo tuyo. Materialmente, lo que subes a Internet, pertenece a Internet.

Bienvenidos al S. XXI.

¿Por qué escribo esto? Regularmente aparece y reaparece por los muros de Facebook una parrafada escrita en aparente legalés en la que el escribiente (más bien el copiapegante) repite el mantra, confiando en que va a servir para algo. Concretamente, uno reciente viene a decir esto:

Debido al hecho de que Facebook ha optado por incluir el software que permitirá el robo de mi información personal, yo declaro lo siguiente: en el día de hoy, 16 de septiembre 2014, en respuesta a las nuevas directrices de Facebook y en los artículos L.111, 112 y 113 del código de la propiedad intelectual, declaro que mis derechos están unidos a todos mis datos personales, dibujos, pinturas, fotografías, textos, etc ... publicados en mi perfil. Para el uso comercial de lo anterior se requiere mi consentimiento por escrito en cualquier momento. Lo mismo se aplica a todas las páginas que soy responsable. Los que leen este texto pueden copiarlo y pegarlo en su muro de Facebook. Esto les permitirá a ponerse bajo la protección de los derechos de autor. Por esta versión, le digo a Facebook que está estrictamente prohibido divulgar, copiar, distribuir, difundir, o tomar cualquier otra acción en mi contra sobre la base de este perfil y/o su contenido. Las acciones mencionadas anteriormente se aplican por igual a los empleados, estudiantes, agentes y/o empleados bajo la dirección de Facebook. El contenido del perfil incluyen información privada. La violación de mi privacidad es castigado por la ley (UCC 1-308 1 - 308 1 -103 y el Estatuto de Roma). Facebook es ahora una entidad de capital abierto. Se invita a todos los miembros a publicar un anuncio de este tipo, o si lo prefiere, puede copiar y pegar esta versión. Si usted no ha publicado esta declaración al menos una vez, estará tácitamente permitiendo el uso de elementos como sus fotos, así como la información contenida en la actualización de su perfil.

Bonito papel mojado y bonita forma de perder el tiempo. A titulo de curiosidad, los artículos que reseña son del Código de Propiedad Intelectual francés, el cual sospecho que no tiene mucha aplicación en España. Y una sencilla reflexión. ¿Si legalmente sirviera de algo hacer esa declaración en el muro, qué impediría al vil Zuckerberg, administrador de Facebook, borrarlo directamente si quisiera robar contenido?

Pues eso. Ni Zuckerberg es dueño de las fotos que subo a Facebook, ni Blogger es dueña de lo que escribo en este blog. Mi imagen es mía y mi obra intelectual es mía. Pero si dejo al lobo cuidando a las ovejas, pues ya sé lo que toca.

Antecedentes.
Publicar un comentario