jueves, 11 de diciembre de 2014

Sons of Anarchy

Los más malotes de Charming.

Kurt Sutter, creador de la gloriosa The SHIELD es también el responsable de los Hijos de la Anarquía, una banda de moteros perteneciente al conocido como 1%, que se ganan la vida con negocios tan poco lícitos como el tráfico de armas, y todo lo que ello implica, dejando las cunetas de California con más cadáveres que 40 años de franquismo.

Concretamente, nos habla de la sección fundadora de la organización "Sons of Anarchy", creada en Redwood (de ahí el acrónimo SAMCRO, "Sons of Anarchy Motor Club Redwood Original"), situada en el ficticio Charming, un pueblo de la California interior en el que, a pesar de tener menos de 15000 habitantes, pasa de todo. Los Hijos son una organización que, a pesar de lo que sugiera su nombre, está bastante burocratizada y además cada una de sus secciones tiene su presidente, su vicepresidente, sus juntas asamblearias, etc. Siendo las escenas de las reuniones y las votaciones de lo mejorcito de la serie.

Hay que decir que es una serie criticable en muchos aspectos, siendo uno de los más sonados su apabullante falta de credibilidad. Es ficción, por supuesto, pero a veces abusa de esa aura de superioridad que emanan los personajes, una suerte de Equipo A moderno, capaz de derrotar a cualquier amenaza a la que se enfrenten. También peca de ser poco realista con detalles como que en esa serie se tarda menos de volver de la cárcel que lo que tardo yo en volver de hacer la compra.

Otro detalle que también queda un poco absurdo, y que es más un reflejo de la sociedad americana es esde doble rasero de "violencia buena/sexo malo" que nos lleva a que en una serie en la que no tienen reparo en mostrar múltiples actos violentos, incluyendo escenas de tortura explícita, no se ve ni una sola teta, a pesar de que argumentalmente la prostitución y la pornografía juegan un papel fundamental. Pero esto es sintomático, ya que de todas las escenas de la serie, una de las que más polémica suscitó fue una en la que se veía el culo del protagonista.

Pero si dejamos de lado eso, sus incoherencias, las múltiples fantasmadas (muchas veces parecía estar viendo una serie sobre el GTA) y los múltiples Deus Ex Machina en forma de "¡no importa lo jodida que parezca la situación, Jaxman tiene un plan!", nos encontraremos con un producto muy ameno y que cumple con creces en uno de los apartados que yo considero fundamental en una serie: sus personajes.

SAMCRO mola, hay que decirlo, y sus personajes también. Ron Pearlman se alimenta de pantalla cada vez que aparece, destilando carisma a raudales y creando un personaje tan odioso como imprescindible. Al mismo nivel raya Katey Sagal, construyendo una inolvidable Gemma Teller. Charlie Hunnam va clarisimamente de menos a más, empezando como uno de los actores más flojos y hostiables del plantel hasta adueñarse del show y el resto del reparto nos regala personajes inolvidables, tanto en la banda como fuera de ella, donde nos regalan perlas como la agente June Stahl, Lincoln Potter (¿a nadie le recordó al pintoresco "L" de Death Note?), Eli Roosevelt y por supuesto el enorme Wayne Unser. Está claro que los polis molan tanto como los cacos. Pero tampoco podría olvidarme de otros como Nero Padilla o Marcus Álvarez.

La serie a ratos es hasta mala, y tiene líneas argumentales que directamente caen en el ridículo (recuerdo claramente que en la trama de Irlanda mi cerebro se cogió la moto y se fue a hacer millas), pero lo importante aquí no es tanto la historia que nos cuentan sino el marco en el que se desarrolla. Y por eso la ficticia Charming se ha ganado un huequecito en el recuerdo.

En cuanto al final, y sin meterme a dar detalles, diré que lo considero simplemente adecuado. No estropea la serie, pero no llega al nivel de grandeza de otros finales, y da un poco de rabia, pues parece que se queda a medio camino de lo que podía haber sido.

Ahora, el tradicional tributo southparkero.

El inevitable homenaje southparkero. ¿A cuántos reconoces?
Publicar un comentario