jueves, 23 de febrero de 2017

Fundido en blanco

Portada de Javier Charro.

En las profundidades de Nuevo México, la familia White vive apartada de la sociedad. Sus miembros se encuentran entregados a la endogamia y al canibalismo, perpetuando sus grotescas tradiciones desde hace generaciones. Los incautos los menosprecian, sus vecinos los esquivan y los iniciados ven en ellos una especie de cuento con moraleja sobre cómo el poder de los Mitos puede llegar a corromperte. Para su desgracia, todos ellos los subestiman. Y lo van a pagar muy caro. Bajo los terrenos de la familia, un ser antiguo y poderoso duerme desde mucho antes de que los hombres pisaran la tierra. 

Hoy sale a la venta el primer suplemento oficial del juego de rol "Cultos Innombrables", y me he apresurado a hacerme con él, pues son varias las razones por las que es muy especial para mí, a pesar de que no haya escrito ni una sola palabra en él. 

La primera razón, y la más obvia, es que es de Cultos, juego en el que sí tuve algo que ver, y no me pilla, evidentemente, de sorpresa, la aparición de esta guía, pero lo cierto es que hay más motivos, pues a pesar de no haber escrito, como ya digo, ni una línea, no puedo evitar pensar en este libro como algo "mío".

Para explicar esto hay que remontarse a los orígenes, al año 2007, cuando Manuel J. Sueiro y Rosendo Chas nos deleitan con "Pecados de la carne", una fabulosa partida de rol en vivo que se cuenta entre las más intensas que he jugado nunca. En ella, nos transportan a la atmósfera de una película de terror, en la línea de "La matanza de Texas" o "Las colinas tienen ojos", en una experiencia sin par y una partida fascinante. Era la génesis: había nacido la familia White.

Hubo una secuela de aquel vivo. Pero como mandan los cánones del género, fue mucho peor que la original. Sin embargo, los White, poco a poco, fueron haciéndose su hueco en el imaginario rolero, haciendo su aparición como estrellas invitadas en el juego de rol Fragmentos, del que protagonizaban un capítulo. 

Pero sin duda la aparición más relevante de los White sería en el manual básico de Cultos Innombrables. A la hora de crear a los personajes pregenerados, los que vienen en el libro, no recuerdo si por ocurrencia propia, o a sugerencia del editor (Manuel), decidimos crear a Jason Scott White, pariente lejano de aquella familia de paletos endógamos caníbales. Los White habían llegado para quedarse.

Jason Scott White, primer miembro de la familia en ir a la universidad... y en aparecer en Cultos Innombrables.

A esto le sumamos que el libro tiene una pinta estupenda (físicamente no lo tengo aún, pero sí el PDF) y que la temática ya me parecía atractiva de base, tenemos un libro al que tuve ganas e echarle el guante desde que supe de su existencia. Y creo que lo va a petar, merecidamente.

Al fin y al cabo, ¿quién puede resistirse a la entrañable familia White?
Publicar un comentario en la entrada