miércoles, 22 de febrero de 2017

Moonlight

Algunos halagos son, en mi opinión, un tanto exagerados.

Vaya por delante que me ha gustado, y que en absoluto diré que sea mala. Solo que no me parece tan buena como la habían pintado, y que además tiene tramos muy desiguales, desinflándose en exceso en una tercera parte, que no debería haber pasado de ser un epílogo largo.

Moonlight es la crónica en tres actos la vida de Chiron, un negro del Miami pobre, que tiene que enfrentarse al problema del bullying, y es acogido por Juan, un traficante de la zona (a quien da vida el siempre carismático y últimamente de moda Mahershala Ali). La película nos va mostrando cómo es la vida de Chiron en su infancia, en su adolescencia, en la que tiene que lidiar además, con los problemas que le genera su entorno por ser homosexual, y más adelante en su madurez, en la que nos cuentan qué ha sido del niño que es ya un hombre.

Podría echársele en cara ser lenta, aunque eso no me suponía un gran problema, y es al final una cinta bastante costumbrista, hablando de ese Miami urbano pobre y deprimido por las drogas, encerrado en un sistema educativo que no da muchas facilidades para salir de esa cadena viciosa (escuela-instituto- cárcel-trabajo basura), pero sobre todo intimista, tratando de transmitir los sentimientos de Chiron.

Lo malo, como indicaba al principio, es que a dos tercios soberbios les sigue un tercero que queda muy cojo. Era necesario contar cómo sigue la cosa, claro, pero al igual que le pasa al propio Chiron, vemos que ese tercer acto... no termina de encajar bien. 
Publicar un comentario en la entrada