sábado, 25 de febrero de 2017

Precarnaval

El animado concierto

Llevo ya unos años sin salir en carnavales, y este año no sé si va a cambiar la cosa, pues lo cierto es que la carencia de disfraz no ayuda (¡y me niego a salir vestido de calle!). Sin embargo, ayer sí que salí, al igual que el año pasado, el viernes previo, pues aunque no hay ambiente propiamente carnavalero, sí que hay cosas.

Salimos, provistos de sombreros (a falta de disfraz, algo había que tener) y aunque no llegamos a tiempo para ver el juicio de Farolín y Zarambolas (este año no participé, pues aunque fue una experiencia muy bonita y divertida, consume mucho tiempo), sí vimos, aunque empezado el escarnio. Un poco retomándolo donde lo dejé el año pasado, que tenía cena y me tuve que ir pronto.

De ahí fuimos a hacer algo típico del Casco Viejo: el pintxopote, y terminamos en la Plaza Nueva, donde había un divertido concierto de Asier Bilbao, amenizado por sus irreverentes monólogos, trazados con gracia y brocha muy gorda. Y cuando terminó, una vueltecilla, una visita al Azzurro, que hacía milenios que no iba, y a casa.
Publicar un comentario