lunes, 5 de noviembre de 2007

Cruce de blogs: Esa película que odio

Matrix bien podría traducirse como "pequeño coñazo"


Verano de 1999, una película reventaba las taquillas y apasionaba a la mayoría de los espectadores. Todo el mundo hablaba de Matrix. Matrix por aquí, Matrix por allá.

Los que la habían visto hablaban de una película revolucionaria, con unos efectos especiales impresionantes y una trama rompedora, totalmente novedosa, unas escenas de acción apoteósicas y una película a la que no le sobraba ni un solo minuto de metraje.

Recuerdo que estaba yo veraneando en Santa Pola, y de vez en cuando solíamos ir los amiguetes al cine. Algunos ya la habían visto y hablaban maravillas de esa película, aunque un día que quedamos para ir al cine, y las opciones eran "El pescador de Vampiros"o Matrix, y como el cifi no es uno de mis géneros predilectos (¡Sí, hay frikis que odian la ciencia ficción!) y además Keanu Reeves no es santo de mi devoción, opté por la de "terror".

A la salida del cine, todos los que habían ido a ver Matrix estaban totalmente flipados, encantados con la película, y no paraban de hablar de ella. No me llamaba en absoluto, pero ya me empezaba a picar la curiosidad.

Total, que otro día me fui a ver Matrix. Grave error. La película era aburrida de principio a fin, con una trama que combinaba Platón, Descartes y Barrio Sésamo, con unos personajes más sosos que el agua de grifo y lo único salvable unos efectos especiales de lo más novedoso.

La película, tan original como una fotocopia, se basaba únicamente en un diseño molón, con esa estética de gabardinas largas y gafas de sol, que supo calar bien, y unas escenas de acción que he de reconocer que sí eran muy rompedoras, algo nunca visto, pero el argumento... ¡ay el argumento!

Pocas películas habré visto tan aburridas. El argumento era pueril, con cosas que rozaban lo ridículo (el momento "ya sé kung-fu" me dio ganas de ir a la taquilla a pedir que me devolvieran mi dinero), pero lo peor no es que el argumento fuera una porquería, lo peor es que esta película entró por derecho propio en el hall de la fama de las películas más sobrevaloradas, por toda la horda de fans que la ensalzaban a obra maestra (¡waaaa, qué original, es la primera vez en la humanidad que a alguien se le ocurre sugerir que la realidad no es tal y como la percibimos! ¡Muérete de envidia, Platón!)

A esta película le siguieron dos secuelas; Matrix Reloaded y Matrix Revolutions. La 2ª, Reloaded, debo confesar que me gustó, pero por una razón muy simple. La película es un pestiño, sí, pero prescindía de todo el aderezo filosófico-coñazo de la primera parte y se centraba en lo único que de verdad merecía la pena: las escenas de acción, y tiene algunas de las mejores peleas de la trilogía. La tercera, en cambio, logró algo que nadie había conseguido hasta el momento: unificar criterios entre acérrimos fans y feroces detractores de la primera entrega; Matrix Revolutions era una porquería que no contentó a unos ni a otros.

No obstante, aunque a día de hoy sigue habiendo gente que considera, incomprensiblemente, que Matrix es una genialidad, cada vez más gente opina que es una patata sobrevalorada, e incluso Homer Simpson hace alguna coña al respecto en uno de los capítulos.

Habrá quien me eche en cara que me estoy limitando a poner a parir ferozmente a Matrix y que apenas estoy dando argumentos, y puede que sea verdad, pero bueno, el tema de hoy no era tanto una crítica cinematográfica sino hablar de aquella película que gustó a todo el mundo menos a mí, y Matrix cumple los requisitos. La otra opción era la soporífera "Hijos de los hombres" (que se redimió en un segundo visionado), pero viendo las repercusiones de una y otra, la cinta de los Wachowsky era más merecedora de mención.

La película que gustó a todos menos a A2metal: Titanic
La película que odia Alvarodelcastillo
La película que gustó a todos menos a Lublu: Los inmortales

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Si se titula "Esa película que odio" no sé porque hay que elegir una que guste a todo el mundo menos a quien suscribe.

Por otro lado yo soy fan de Matrix, por lo que no te voy a decir hasta que puento tu entrada me ha dejado aplatanado. Supongo que tu predisposición negativa a cualquier cosa de ciencia ficción, que te le habían puesto por las nubes (eso desilusiona mucho), y que la verías en mal momento serán las excusas que pueden salvarte.

De todas formas si ya me dices que te gustó más la segunda tu criterio se me pierde por el camino, ya que tanto esta como la tercera bajan el listón respecto a la primera en parecida medida.

A2 dijo...

Pienso como tu, Jokin, es una película sobrevalorada, que todo lo que tiene son efectos especiales, donde gastaron todo el dinero, y olvidaron gastarlo en un buen guión, Pero es lo que tiene un marketing brutal, que vende burros como caballos de carreras.
Es una película normalita, para pasar el rato.

Anónimo dijo...

Pues a mi Matrix me entretuvo bastante. Reconozco que no soy un cinéfilo nato, y que entiendo más bien poco de cine, pero cuando una peli me gusta, me gusta. Quizá mismamente por lo simple y pueril del argumento, quizá por los flipantes efectos especiales, quizá porque soy muy friki y me mola cualquier cosa en la que aparecan los ordenadores y la realidad virtual. No se, a mi Matrix, desde el punto de vista de que solo voy al cine a pasar un buen rato y que me dé poco que pensar, me gustó.

Anónimo dijo...

Ah...si lo dice Homer Simpson, será cierto.....

Nereisse dijo...

Tú si que sí,...en mi casa me obligaron a verla y acabé dormida en el sofá! Y en cuanto a als escenas de acción , sólo cabe decir que en mi propia casa las he visto mejores (es lo que tiene tener dos hermanas que se llevan como el perro y el gato en algunas ocasiones). De todos modos, ya sabemos que a la gente de hoy en día los argumentos no les llama demasiado la atención tanto como el hecho de que el/la protagonista que aparezca esté bueno/a, y como que haya peleas o sexo. En fin, si ya lo decía mi abuela: "Si esque sólo teneis una cosa en mente..."
Un besito!! ;)

omacia dijo...

Pues a mi Matrix me gustó. El tema de la película puede simplificarse más o menos, pero tenía algunas ideas bastante interesantes. No ya por Platón sino por la interpretación tecnológica de la fábula de la caverna. El hecho de que se conozca el funcionamiento cerebral a nivel electrico permite estimar la cantidad de información que es necesaria para hacer una simulación perfecta de "realidad virtual" que haría de Matrix una realidad. De ahí a la potencia de cálculo hay otra estimación intermedia y se ha calculado que esta cantidad es finita. Es decir, en teoría se podría construir un sistema informático que realizara las labores de Matrix. Ya no hablamos del "geniecillo maligno", sino de algo más palpable. Ahí, creo yo, radica la originalidad de la idea, en generar un argumento de plausibilidad.
El tema del elegido y esas mandangas es menos relevante. De hecho, una versión de la misma idea pudo verse en "Nivel 13", si no me falla la memoria, que se desentendía de esas necesidades antropocéntricas.

Por otro lado la película Matrix es una gran recreación del juego de Rol "Mago: La Ascensión" (y quien diga lo contrario miente), por tanto, desde el punto de vista comparativo, es de lo mejorcito de su especie (elegid: Matrix o "Dungeons and Dragons").

He dicho.

Omacia.

Megadoux dijo...

a mi no me gustó, pero tampoco me desagradó. El argumento flojo, pero pataditas interesantes... las secuelas ni me molesté en ir a verlas, prefería gastarme la pasta en otras cosas, la verdad...

José Luis dijo...

No he visto tampoco las secuelas (para qué) y sobre Matrix original se ha dicho ya mucho. Me gustó y hasta me pareció una buena película. Supongo que el que se preocuparan por no cometer cagadas informáticas ayudó.

Lo que no me gustó tanto es el endiosamiento al que se sometió la película y la gran cantidad de frikis que tenían a Matrix por una gran descubridora de creencias filosóficas ignotas con las que comulgaban (ejem, Platón; ejem, Descartes). Filósofos de todo a cien, supongo.

En cuanto a lo dicho por omacia, discrepo. No creo que una máquina pueda crear una simulación de la realidad convincente, ni ahora ni dentro de cien años. En parte me motiva a decir esto el teorema de incompletitud de Gödel

omacia dijo...

El teorema de incompletitud de Gödel viene a decir que en determinados sistemas lógicos axiomáticos (entre los que se incluye la aritmética) existen proposiciones que no se pueden demostrar dentro del propio sistema. Se han construido argumentos (si no recuerdo mal Penrose fue uno de los primeros en proponerlo en su libro "La nueva mente del emperador") que el teorema de Gödel imposibilita la existencia de una Inteligencia Artificial. Estos argumentos, hasta donde yo se, son sólo discursivos. No son teoremas probados. De hecho, hay argumentos que se basan en el mismo teorema de Gödel y que vienen a justificar la posibilidad de la Inteligencia Artificial. No obstante ese no es el argumento de plausibilidad que ofrecía en mi comentario anterior.

Lo que yo venía a decir es algo mucho más modesto: que LA INFORMACIÓN SENSORIAL entendida como información eléctrica en el cortex cerebral es susceptible de ser estimada en terminos computacionales (pongamos cantidad de GigaBytes de informacion), y que al ser finita basta construir una máquina que maneje mayor cantidad de información para reproducir una "realidad virtual" de los 5 sentidos.

En cualquier caso, sigue siendo SciFi... (^__^)