viernes, 30 de noviembre de 2007

Jungle Speed

Componentes del juego: las cartas y el tótem.

El juego fue inventado hace 3000 años por los miembros de la tribu Abulú en Spidopotamia subtrópical. Los Abulúes, pueblo ruidoso y aficionado a los huesos de mono, utilizaban hojas de eucalipto a modo de cartas. Se disputaban así, durante horas, las ganancias de sus cacerías. El juego solía terminar en peleas sangrientas ya que todas las hojas eran idénticas.

Por ello el Jungle Speed no fue conocido hasta un feliz día del siglo XX en el que Tom & Yako inventaron las cartas del juego.

Esa es la introducción "histórica" que contienen las instrucciones de este juego, editado en España por Cromola, un juego con un reglamento sencillísimo pero al que es complejo terminar de coger el truco, un juego de percepción, reflejos, coordinación ojo-mano, y según cómo se juegue, algo de mala leche.

Las reglas son simples: cada jugador va sacando una carta y el momento en el que la forma de dos cartas coinciden, ambos se tienen que lanzar a por el totem, y el que gane el duelo le da sus cartas al siguiente, lo cual, siendo el objetivo del juego quedarse sin cartas, es malo para el perdedor. Obvio es decir que quien mete la mano cuando no debe y coge el palito sin que le toque también tiene su penalización. En este caso, se lleva todas las cartas de la mesa.

La complicación del juego viene dada por las formas y colores de las cartas, que son bastante parecidas entre sí, y al principio puede haber confusiones, y a eso hay que añadir las cartas especiales, que le dan su enjundia:

TODOS A LA VEZ: Cada jugador saca una carta, y si hay algún duelo se resuelve, generando caos y confusión.

COLOR: Desde que sale esta carta hasta que se resuelve un duelo se miran los colores y no las formas. Adicionalmente, la aparición de esta carta hace que el autor de este blog se lance como un cabestro a por el tótem.


EL QUE LO PILLE PA´ ÉL: Como su nombre indica, todos se lanzan a por el tótem (si se atreven) y el que lo coja se libra de sus cartas.

El juego tiene varias formas de jugarse. La estándar dice que en caso de duelo se mira quién tiene mejor agarrado el tótem (cuántos dedos tiene tocando el tótem, quién lo tiene agarrado de más abajo...) Aunque los jugadores de verdad preferimos la modalidad "Valetudo" donde el último en tener agarrado el palitroque es el vencedor del duelo, con lo que tirones, mordiscos y luxaciones son totalmente legales, aunque para practicar esta modalidad es preciso haberlo acordado antes, no sea que la cosa acabe en juicio. Además, hay verdaderos artistas de lesionar al prójimo contra quienes supone un riesgo jugar. No obstante, nada impide jugarlo de forma más civilizada (¡nenazas!) y cuando se juega contra novatos suele estar bien ir un poco más despacio, porque si no se quedan a verlas venir.

Posibles consecuencias de emocionarse demasiado al ir a por el palito

Existe también una expansión, con más cartas, tanto normales y especiales, ideal para generar mayor confusión y dejar estupefactos a los jugadores, en un diabólico test psicotécnico de coordinación ojo-mano (o según modalidades, coordinación ojo-muñón)

Y tras un par de partidas se comprueba que no somos tan diferentes de los indios abulúes.

3 comentarios:

Sayuri dijo...

Eh! No soy tan mala! Ni un riesgo!!

Esque no sois lo sufcientemente rápidos para apartaros de mis garras xD

Mikelats dijo...

Muy bien explicado, la foto refleja la cruda realidad -_-

Comesuelos dijo...

Como bien dice el refrán, si no hay sangre no es jungle...