lunes, 29 de septiembre de 2008

El teorema del ninja

¡Cuidado, viene solo!

Los ninjas son esos temibles villanos de las películas de artes marciales, que vestidos de negro, sigilosos como la noche y mortíferos como la malaria, pueden hacer que se hiele la sangre del más templado.

Siempre y cuando, claro está, vengan de uno en uno, porque como ataquen en manada están condenados a una más que humillante derrota, y es curioso que en muchas películas o series sea así. Un único ninja es la hostia, pero como sean muchos, caen como moscas.

Para buscar una explicación a esto, recurrí a mi amigo Óscar, físico científico especialista en matemáticas él, para formular este Teorema del Ninja.




En términos más comunes, se entiende fácilmente si se tiene como constante la fuerza del enemigo, y que la suma de las fuerzas de los ninjas es la misma sean el número de ninjas que sean, y si un único ninja tiene una capacidad de matar P, una cantidad N de ninjas resultaría que cada uno de ellos tiene una capacidad de matar P/N. Ridículo, vamos. Por tanto, de igual forma que resulta más fácil enfrentarse a 25 niños de 4 años que a un experto combatiente, mucho mejor, sin duda, que al ser atacado por ninjas estos sean cuantos más mejor. Así ya se entendería, pero es que es más, como bien explica Óscar, no es que la fuerza sea constante e invariable, sino que esta decrece, siendo la fuerza del conjunto inversamente proporcional al número de ninjas. (Óscar lo explica muy bien en su comentario)

Este fenómeno también se da en otros tipos de enemigos, tales como zombis, aliens, nazis, predators, legionarios romanos, inspectores de Hacienda... y echando mano de cómics, videojuegos y películas, no es difícil hacer memoria y sacar unos cuántos ejemplos de todo esto.

Así que, por contra de lo que dice la creencia popular, multiplica y vencerás.
Publicar un comentario