jueves, 3 de junio de 2010

Autogamia

La alternativa de Rajoy a los matrimonios homosexuales.

¿Puede alguien casarse consigo mismo?

La respuesta la encontré en un expediente con el que me tocó operar ayer, en el que pude contemplar que la unidad familiar estaba compuesta por el marido (llamémosle Narciso Flores) y su cónyuge... también llamado Narciso Flores.

En un primer momento mi reacción es quedarme estupefacto. ¿Es esto posible? ¿Es real tal muestra de amor propio? ¿Este ejercicio de onanismo nupcial? ¿O puede deberse a un error humano al grabar el expediente?

Uno no es dado a desconfiar de la labor ajena, pero hay veces en las que tal probabilidad existe. Observé que el señor Narciso estaba grabado dos veces, una como titular y otra como cónyuge (a ver cómo lo hace el día que le dé por divorciarse) y que el programa no pitaba porque estaba grabado con pasaporte en uno, y con NIE en otro.

Descartado el automonio, cabía pensar que hubiera sido grabado dos veces, pero consultando físicamente el expediente descubrí que simplemente el error estaba en que habían grabado a su esposa con su mismo nombre.

Y hombre, ya me suele parecer mal que en muchos países la esposa tenga que adoptar el apellido de su marido. Pero ya que tenga que coger el nombre, me parece un tanto excesivo.

¡Yo soy Narciso, y mi mujer también es Narciso!
Publicar un comentario