jueves, 10 de junio de 2010

Kick Ass

Kick-Kick Ass´Ass

Teóricamente inspirada en el cómic del mismo título, Kick Ass es una película divertidísima, pero que se pasa el cómic por el forro de los cojones. Coinciden algunos hechos, como coincide el que Kick Ass sea un chaval que sin más poderes que un traje ridículo y dos palos se dedique a jugar a ser superhéroe, y a ver que no todo es como en los tebeos. Y efectivamente, nada es como los tebeos, ni siquiera esta película, que si bien me gustó, es una adaptación terrible, ya que se carga la esencia de varios personajes importantes, y convierte la dramática historia de un perdedor, con más de Watchmen que de los Vengadores, en una comedia en la que todo sale bien y el chico se lleva a la chica. Por momentos parece un recut de sí misma, y convierte a un personaje dramáticamente absurdo como Big Daddy en un soso cliché (y encima le pone la cara de Nicholas Cage) y se inventa personajes que no vienen muy a cuento, como el compañero de Big Daddy. Sin contar con que diluye completamente al padre, y refunde dos personajes relevantes de forma totalmente artificial, inhabilitando así muchas de las premisas originales.

Me habría encantado, no lo niego, de no haber leído el cómic (bastante recomendable, por cierto) con ese toque de "Mistery Men dirigida por Tarantino", pero ver los cambios absurdos que introducía me rechinaban. El personaje de la chica, y su relación con el protagonista, no solo es totalmente diferente a como es en la película, sino que define al personaje. Puedo perdonarle ciertas cosas, que cómic es cómic y cine es cine, como que cambien la escena de los electrodos por una más aséptica aunque igualmente efectiva paliza. Acepto que la muerte de Big Daddy sea distinta, pues en pantalla no siempre funciona lo que funciona en viñeta, y no me quejo de que Kick Ass y Hit Girl parezcan ser mayores que en el cómic, o que Big Daddy parezca más el comisario Gordon que el mostrenco que es el en cómic (aunque el uso de un actor de verdad, y no de Nicholas Cage, habría sido de agradecer)

Además de los cambios, el guión tiene un agujero terrible, que es el momento en que deciden mostrar quién es el malo, pues mientras que en el cómic es el giro de guión que sorprende al lector, en la película lo muestran en cuanto aparece. Como si Darth Vader le dijera a Leia "hija mía" en la escena del interrogatorio, vamos.

Que eso, que la película me pareció muy divertida, pero mi lado purista sufría y lloraba con cada golpe que sufría el cómic, y me gustaría decirle al señor director, que si no le gustaba Kick Ass, que no hubiera hecho una película sobre Kick Ass, porque esta película y el cómic tienen bien poco que ver.
Publicar un comentario