viernes, 4 de junio de 2010

2084 - Capítulo 7


Desperté, no sé cuánto tiempo después. Estaba desnudo de cintura para arriba, esposado a una silla, y me dolía todo el cuerpo. Tenía el torso amoratado, y me sentía la boca sanguinolenta. Palpé con la lengua, y noté que me faltaban varios dientes.

Frente a mí estaba un funcionario del Ministerio. Su placa identificativa denotaba un rango alto, y su número de serie 17.776.980, no era de Ciudad 14. Era un hombre alto, delgado, de unos 40 años, con el pelo grisáceo, y un semblante serio, que miraba como tratando de arrancar los secretos más profundos.

-Ciudadano 13.263.055. Creo que no hemos sido presentados debidamente. Soy el ciudadano 17...

-No se moleste, sé leer. Haga lo que tenga que...agh!!! -una dolorosa descarga eléctrica interrumpió mi bravata. Tendría que aprender a cerrar la boca.

-Soy el ciudadano 17.776.980 -repitió con la misma voz monocorde- por favor, no haga esto más difícil, Ciudadano 13.263.055. Está siendo usted sometido a expediente sancionador 14/3980/57/2084, del cual yo soy el instructor, y las infracciones cometidas son lo suficientemente graves como para decretar la sanción máxima. Pero tiene usted suerte, ya que somos una sociedad civilizada y nos regimos por unas normas en las que en todo procedimiento sancionador se vela por las garantías procesales y los derechos fundamentales. Así que no tema, solo se le sancionará por aquellos actos efectivamente cometidos.

"Garantías", "derechos"... qué vacío suena eso cuando lo dice alguien que acaba de golpear a un hombre atado...

-Ciudadano 13.263.055. El expediente sancionador incoado contiene faltas graves contra las normas fundamentales, contra los derechos de los ciudadanos, contra las Naciones Unidas, contra la Terraformación Es culpable de al menos 4 asesinatos, de posesión de material ilegal, de asociación ilícita, de conspiración para el delito, de dañar material público, de uso de armas sin licencia, de varios quebrantamientos de toque de queda, de reiteradas faltas de asistencia al trabajo, de robo, y de desacato a la autoridad. Tales hechos han sido declarados ciertos por un tribunal Administrativo, por lo que procede como sanción la retirada inmediata de su licencia de ciudadano, si bien tendrá opción a interponer el correspondiente recurso de reposición en el plazo de tres días, plazo en el que usted permanecerá, por su seguridad y comodidad, bajo la custodia administrativa.

"Recurso"... ya había sido juzgado y condenado, y pronto ejecutado. Y algo me descorazonó cuando me notificaron la resolución por escrito, donde vi que el resto de mis compañeros también habían sido capturados y juzgados. La resolución no tenía sus nombres. No hablaba de Jack, de Natascha, del bromista Pat... solo una relación de números de serie, pero era obvio que eran ellos, y pronto esos números quedarían vacantes. Y también el mío, pues la cuenta atrás ya había comenzado.


Capítulo 8
Publicar un comentario