lunes, 1 de agosto de 2011

Playa

Comandante de arqueros de Daario Naharis

Hacía años que no iba a la playa (dos, para ser exactos, cuando estuve en Mallorca), y más años aún (podrían ser fácilmente 8) que no me bañaba en una playa del Cantábrico.

Pero ayer estaba yo en casa aburrido cuando me propusieron el plan de ir a Sopelana, aprovechando el buen tiempo (¡por fin, sol en julio!), plan que acepté de inmediato.

Estuvimos un buen rato espatarrados en la arena, con el típico plan playero (cartas y helado) y luego tocaba la prueba de sumergirse en las gélidas aguas del Mar Cantábrico, que de gélidas tenían poco. La verdad, se estaba de maravilla, y me tiré un agradable rato haciendo la marsopa.

Después, como se ve en la oto, tiro con arco y hacer un poco el ganso con balón de playa, luchando contra el viento. Divertido plan, sin duda, para un domingo por la tarde.
Publicar un comentario