martes, 30 de octubre de 2012

Volviendo de Budapest

Un Jokin blogueando.

A estas horas ya debería estar montado en un avión rumbo a Bruselas, donde haré la escala para ir a Bilbao, y aprovecho la wifi gratuita del aeropuerto de Budapest para dar señales de vida. El vuelo se ha retrasado, al menos una hora, y eso probablemente sea un serio impedimento para nuestros planes de hacer (como ya hice cuando fui a China) una parada técnica en Bruselas, con el consiguiente aprovisionamiento de chocolate.

Chocolate...

"¡Se ha roto!", oigo gritar de fondo. No, simplemente al escuchar "chocolate", mi cerebro se ha ido.

Como decía, parece que el plan bruseleño peligra. Por lo demás, el viaje todo perfecto, Budapest mola mucho (y la compañía más). Pero ya me extenderé más al respecto en posteriores entradas.
Publicar un comentario