martes, 4 de noviembre de 2014

Museo de cera de Londres, episodio 3

¿Que si he oído hablar del proyecto Vengadores? 

Había dejado el relato delante de una puerta, que me conduciría a... vale, realmente a ninguna parte, que era de pega, pero asumamos que franqueé esa puerta. Me llevó a la galería de los horrores, concretamente a... ¡Transilvania!

Ouch, pues sí que pincha.

De esta parte no hay muchas fotos, ya que la iluminación era mala y los seres de pesadilla muy vergonzosos, así que seguimos con la ruta, y seguimos con un conocido personaje de cuento.

Así dormida, no me puede hacer la cobra.

En la foto puede verse a un personaje de fábula, un ser cándido encantador capaz de quedarse dormido en cualquier parte, y también a la Bella Durmiente. Probé a despertarla, pero como había gente mirando, y entre ellos mi novia, pues no era plan de insistir mucho, así que ahí se quedó la muchacha.

Creo que debería cortarme las uñas.

Como puede deducirse por esta foto y la que abre la entrada, tocaba el turno a los superhéroes de la Marvel, sección en la que tuvieron los cojones de poner una peana vacía y llamarla "mujer invisible", pero había otros.

Tú eres el Capitán América, pero yo soy de Bilbao.

Aquí posando con el representante de las colonias perdidas por los ingleses tras el órdago independentista de Washington en 1776, y en esta otra con un importante empresario del sector del metal.

¿Hola, hay alguien?

El señor Stark no estaba en casa. Supongo que estaría en alguna de sus típicas orgías de piscina con supermodelos, a la que ni siquiera tuvo la decencia de invitarme. Por lo que me fui a hacer una visita al entrañable vecino trepamuros.

¡Corre, plátano!

Y ya de ahí, abandoné el siempre divertido museo Madame Tussauds.
Publicar un comentario