sábado, 2 de febrero de 2008

Cena tarasiana

Foto de grupo

Ayer fue la cena carnavalesca de la Asociación Tarasu, cena que se celebraba en el Wok de Deusto (estos restaurantes chinos bufet libre, donde pones el plato con los ingredientes crudos y te los cocinan ahí mismo) precedido por una ajetreada tarde del maravilloso mundo de comprar una tele.

Bueno, realmente comprar el televisor no tiene mucho misterio. Era ir a la tienda y decir "queremos ésa". El problema vino cuando quisimos meterla en el coche, y lo que es peor. Sacarla del mismo, que el armatroste, una tele de 37 pulgadas, parecía haber cogido cariño al coche y golpeaba con todas las esquinas, aunque finalmente, y gracias al maravilloso mundo de los asientos retirables, pudimos, y ese cancarro ya luce en el salón de mi casa.

En cuanto a la cena, pues tan divertida como esperaba. La pega es que después de cenar nos fuimos a tomar algo, pero como muchos de los presentes dependían de autobuses y metros, y éstos se acababan a las 2, pues la cosa duró poquito.

En cuanto a disfraz, pues este año el carnaval me ha pillado totalmente desprevenido, porque entre que ha sido ultrapronto (¡2 de febrero!) y todo el tema del piso, pues no he preparado nada, aunque bueno, como se ve en la foto, reutilicé la bata (mi disfraz era una puta bata, sí) y quedaba más o menos airoso.

Y no, no voy disfrazado de House.
Publicar un comentario