lunes, 25 de febrero de 2008

Regreso de Sevilla

Posando con Marko "Pollo" Banic


Vuelta del periplo por tierras hispalenses, de ver una derrota no especialmente dolorosa (75-72) a manos del Cajasol, equipo que reconozco que me es bastante simpático.
El viernes cogimos Alex (Atxabal) y yo el avión a Sevilla, donde nos recogió nuestro anfitrión, Dani, y nos condujo a su chalé, donde nos dio asilo, y una frugal cena en el "Burrikín" sirvió para engañar un poco el hambre.

A la mañana siguiente un paseíllo por Sevilla, viendo el casco viejo, la Catedral, la Giralda, la Torre del Oro... y una torrencial lluvia que nos regaba. La lluvia en Sevilla es una maravilla, dicen. Salvo que justo coincida con mis visitas a Sevilla, que siempre que voy llueve.
Por la tarde era el partido. Sin demasiada historia, un festival de triples por parte de los andaluces, un resultado muy ajustado, y por sacar algo positivo, que los de Bilbao fueron capaces de levantar una desventaja de hasta 16 puntos.

Tras el partido, momento fan, saludando a los jugadores, y sobre todo con Marko Banic, que posa en la foto conmigo y un pollo de juguete (venga, y que ahora alguien haga la gracia de preguntar "¿quién es el tío de barba que sale al lado de Banic?") que tiene su coña en que "Pollo" es el sobrenombre con el que hemos bautizado al jugador los de su peña. En principio el pollo me lo había prestado Dani solo para la foto, pero Banic se agarró a él, ya que al parecer le hizo bastante ilusión, y no había forma de que lo soltara, así que se lo tuvimos que regalar. Luego estaban él y Savovic como niños con el pollo, todo felicidad. Era para verlos :) Hay que ver lo fácil que es hacer feliz a un deportista profesional.

Posteriormente, fuimos a cenar a costa de Dani, ya que la apuesta era "el aficionado del equipo que gane paga la cena", y tras cenar nos fuimos Alex y yo a tomar unos cacharros tranquilamente, y contra todo pronóstico la cosa acabó en que... nos tomamos unos cacharros tranquilamente (pues ya se sabe que "salir a tomar algo de tranqui" suele ser sinónimo de gran cogorza, pero esta vez no fue el caso)

El domingo a la mañana un poco de turismo cultural, viendo las ruinas romanas de Itálica, y lo que faltaba por ver de Sevilla, y a la tarde, un poco de Poker online, y a sacar pasta, para hacer un poco de tiempo hasta la hora del avión de vuelta. Y luego ya, a casa.
Publicar un comentario